Skip to main content

Full text of "Ensayo historico-apologetico de la literatura española contra los opiniones preocupadas de ..."

See other formats


Google 



This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 

to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing tliis resource, we liave taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuals, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrain fivm automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other areas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for in forming people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at |http: //books .google .com/I 




U^ c. ^/, 



x/ 



\ 



X 




)«■■ 



En Zaragoza : En la Oiicina de Bias Mxedes^ 

Impresor de Io^eal Sociedad. 

Ano de 1784. 



ENSAYO 

HISTORICO-APOLOGETICO 

de la literatura Espafiola contra las opi- 
niones preocupadas de algunos 
Escritores moderhos 
' ' V ' . . Italianos. . . T 

DlSBRTAClONBS BEt SMfiOR AsATE'' 

DON XAVIER LAMPILLAS. ^ 

Parte Segunda 

DE LA LITERATURA MODERNA. 

TOMO SEGUNDO 

TRADUCIDO DEL ITALIANO 

POR 

D-'- JOSEF A AM AR: T BORBON, 

residente en la Ciudad de ZaragnzOj 
Socia de merito de la Real Sociedad 
JEconomica Aragonesa de 
Amigos del Pats. . 

Con Licencia, y Privilegio. 






ADVERTENCIA- 

XiOs notas que viin con esta serial 4|k 
se laA puesto por la TraduQtora cotm 
tonducentes al asunto. 



V 



PNrvF'^snT 



\ OFOX'fORD ^ 



\' 



1 



^'5^ 



-• ^ 






» * 



0) 




DISERTACION IV. 

t^sEspcmolfis rastauraron^ prmtovieron , ^^ ihs^ 
traron los Estudios Sa^rt^s en Italia en el 
' si^o 1 6. M.cmorias que- pueden scrvir de^ «i#* 
plemento al toino septimo do: la Hiitoria lite-^ 
raria de- Dtalia. ' -' . - > ' > ' 



^^^^g^^^Upuesto que los Escritbres Italianos mo- 
^*^!BfT-us^tM (jernos exrgen con tanta soiicitud aqde- 
M I ^ tm ^'^ gi^at^ memofia que'debe Espana a al- 
M\ y m 8""°^ Italianos que la ilusiraron en el si- 

^^^sb.— — 5*'%^ glo i6. jparecia justo , que se mostraseii 
^^=^^^^^ no tnenos sollcitos en recordar a Italia 
)a obtigi^cio#-^e gratittid ^cia tanto^ distinguidos literatos 
EspaHoies , que colocadois th las' primeras C^edras, instru- 
yeron k los Italianos eh las ciencias mas graves y utiles j y 
esparcieron, abandante luz sobre la literatura Italiana eon 
sus dpreciabilisi'ihas obras. Perb esto no hay que esperar-' 
Id. L^^quertieilwn'^rMaestros'a los italianos J son alis-- 
A a ta-. 



(4) 

lados > §egun v<»emoi , entre los benemeritos de la Iketu 
tura Italiana ; mas 16s que van a ensenarles > son del to- 
do olvidados ; como si fuera una afrenta de esta ilustrads 
fiacion el recibir luces de la literatura extrangera* ^ 

No obstante habr&n de llevar k bienque corraelvelocoa 
que han ocultado aquella nobilisima multitud de £span61es> 
que compitiendo con los mas famosps Italianos hicleron el 
siglo 16* uno de los mas gloriosoi que jamks han visto las le« 
tras ; merito que exigia del erudfto Hiscoriador de la 
Kteratura Italiana qu6 diesft h, aqiiellbs- digno lugar ehtre 
los hombres eminentes que hacen el principal asunto de su 
Iwtoria. literaria. Para que se. vea.claramente quan fundadas 
son esta'pretdOsioQj y mis. q^ega^, contra dicho Historiador 
cbservense las razones en que estkn apoyadfs. 

§. I. 
LOS, LIT^R^:^QS:ESP4mLE^ ILUSTRADORES^.T 

promfve^orfi^ de lasJetf^ enjtalfu^ en el sigh id. fienen jus* 
J to 4erecbo,a ocupar i0f It^gar d^istipga^ido-^h iistoria liter a* 

fia det 4bate Tiraboscbi^ que tos -pasa por alto. 

EN. el Tgnio a, dela primera pa^te. de este Ensayo me 
queJQ amistosamente del A|>at^ Tirab. por haber ne— 

la literatura Italiana. No estipi6 justas eistasc^ejas^el erudxr; 
to Escritor ; antes crey6 tener razon para burlarse de alias, 
)^ reputarlas como indignas puefilidadejt.j para^as^gu-^ 
rar major al publico de su inclina.d^n,i 2iHaest):4;Stqi;^tyrfl,r 
y pot ,consig\iiente d^ qus^ lejos estaba, dfif^tQH Qc^itai;; ' 

' el 



<s) 

#iii«rito d« iiYiesfroi^iiMos fu^gft k$u ooiredponsal que lea 

Jos tomosd^su historia Gorr espondii^Qtes al siglo i6. , los 

jque no habta podido ver el Abate Lampillas quando public 

CO la primera parte del En^gyo* (a) ; > i 

.; .Si i>ien be \fi\do cieHipie <x>n sumo cuidado todos los To* 

inos de ia bi^coria literaria de Italia por el gusto que me 

jcausa la elegancia y erudicion de este famoso £scritor> 

puedp decir con vef dad ^ que fue mucfao mayor la aitsia quf 

jtev^ 4e ker los dos ultimos que tratan del siglo i6. Con«t 

lieso que hallandome estknuladodel debido y tierno afect<y 

por mi nacion (el qua! no es razon. disimular) reconpci di« 

chors libros hoja por hoja con la esperanza de ver cok)^ 

cados en ellos^ en el alto lugar que merecra> ttntos hev 

roe$ literacos que viniendo de E&pana 9 Italia respland^ci^ 

ron en esta singularmente. .^ \ ; 

iPero; que asombrado quede quando vi burladas mis est 
p^ranzas! Leia una yptra vjgz ^ capHplo dondeestan re^ 
feridos lo^ ilu^tradoresdft, lo^ es^)diQS sa^ado[s> y nolieiUat 
^>a un Espafiol rPasaba h los-lietr^dqa^y, tampoco encontra^ 
ba Espanolalguno : Lp mismo cm sucedio en las deinks cien^ 
cias-j Ei)tonce?(Si qtie.enipece Jj tener por cierto lo^qjue \is^^ 
^^t'^^l!'^ifi:'t'^P^hk^ ^.qujfcal Ab..I^afl?piUas <5^ k anun 

blan ajgjinfti v^ffs ia^- oiqsde ^npdo que no encuentra^ ni 
ye en >u historia liter aria lo que todos los dem^s ven y. 
Italian, (b) Con^cfectp ^ mas fundamento habiapara pensar. 
-:::*'.';' .". .'; "i;.! :', n':,/' ' ' ■'•..' . ^ esto ^ 

<a) Carta publicada en Modena See. (b) AUi. 



tsioy que para §&ip6t^sx qd% T^fab^ Intsiftlirftdisctilpai^ 
iie haber blvidado 6i b f* Espafidles eala primera parfe dfc 
su historia y con mostrar al publico que ett la segunda h)l^ 
bia omitido un centenar de eltos^ 

^ Asegurido finalmente por persbnas graves dotadas 46 vis* 
ta mas clara y p^spicaz que la mia de que no se haHaBit 
en los dos tomoii ultimos^ que ha dado a luz el Ab. ^ ni un Es^^ 

4 

{>aliol tan solo queocupase el lugar merecido^ me apliqu^ k. 
examinar las ra^ones con ^ue dicho Autor puede ju^tificar ess 
ta conducta. Y en primer lugar me ocvLTn6y si la naturaleza 
y objeto de una tiistoria litetaria permitia que se ol vidasen lok 
extrangeros que influyeron bastante en el esfado de la lite^ 
ratura. Pero hiego halle > que la exactitude de una bistoriel 
literaria requiere todolocontrario; porique no siendd esti 
una ester il Biblioteca de I^critores nacionales > no hay mo- 
tivo p^i^ excluir i los extrangeros que tubieron parte en las 
revolUeiohes de laliteratura ^ que forman la s^rie de la his^! 
toria ; k qual debe con^render ^1 naeimiento > progresois^ 
y decadencia de las letras ^ con todos aquellos sucesos mas 
aingulares pertenecienies a las mismas. 

Bajo este principio, digo^ quesi en 9lgufaaepoca contri- 
buyeron algunos ^tratigeros & los ^elahtamientbs' d& la IW 
f er atura ItaUana ; 6 si al contrario fueron cnuik ^ fatal^ de Ik 
decadencia de ella deben ocupar su lugar del mismo modo 
que los nacionales en la historia literaria de la tal epoca. Np 
es diversa en esto la historia literaria de la fiyil. Si los ex- 
ttangeros han tenido parte en el estado civile ya sea por Ui^ 

ma« 



(7) 
nutacion de gobierno > ya por el establecimieoto de nuBr 
yas leyes y 6 por los estragos y ruinas ocasiooadas por ldi( 
^fiolentas irrupciones ^ d continuadas guerras ; en qualquie^ 
ta de estof ca&o$ deben tener lugar en la historia civil de^ 
aguella n^ion. Por esta re^ y si los Espanoles influyeroa 
considerablemente en el estado de- la literatura Italiana del 
9iglo 1 6i tienen juste derecho k ocupar un puesto digno en 
la historia literaria de Italia del expresado siglo. 

En segundo lugar : ^Es por ventura diferente la indole de 
la historia literaria de Italia de los primer os siglos^ y la d&losf 
ultimos? ^Luegasi el docto historijuior ha juzgadok propo^ 
sito emplear bastantes paginas de sus primer os tomos en la. 
narracion de la literatura de los extrangeros Griegos > Afri«. 
canos , Franceses > y Espanoles ; ^Por que han de ser olvi- 
dados enteramente los extrangeros en los uldmos? ^Acasa 
es mayor el merito de Seneca ^ de Lucano > y Marcial^ que 
el de.tantos Espaiioles inmortales que se hicieron famosos. 
en Italia en todo genero de ciencias en el siglo i6? 
. JSio es^^te el motivoque nos seiiala Tirab., sino ptro que 
pj^f^ce ,bastaiite razonable : demasiado crecidoy dice> es el nu-^ 
Vfero, de, fmestro^ Italianos de quienes tengo precision der ba% 
Uar pur a que me sea licito detenerme miicba en tratar de lo» 
extraf^cros- (a) Con lo qual viene a decirnos en sustan^? 
cia ,, que mientras no. tenia suficiente numero de £scrico<» 
rj^s Itali^aaos que pudieran componer un volumen comple^*^ 

to 



* 



>»^m^mm^kmm,^m-^^mmmm^mmm>m^mmmmmmmmm0''»m>mmmmummmmmmmmmm'»^^''*^^^ ; I ' i ■ |; "^ 



>t%)_Toiii. 7* parte 2. pag. 400* 



' («) 

to de dlgun siglo^Ie haparecido licito aprovecharse d«' 
los extrangeros que re$idif ron en Italia^ y llenar con ellosf' 
Ids puestos vacantes de su historia ; pero quando Ilega k tin 
tiempo en que encuentra tantos de su Pais que pueda for-^ 
mar tres tomos de la historia del siglo 1 6. habrkn de tener* 
paciencia los extrangeros 9 aunque se vean olvidados* ^ 
^ Pero replicaran estos: ^Y quien ha prefijado al Ab. el no-*- 
inero de tomos que ha de contener la historia litetaria , de 
forma que para llenar el numero seiialado haya de dar lugar 
h, los extrangeros antiguos , y omitir k los modernos por no 
exceder de la tasa? Otros puede ser que digan con licencia' 
del Ab* y que si hubiera usado de mas economia en hablar- 
de algunos Italianos ^ le hubiera quedado espacio para ex-- 
tenderse a algunos otros extrangeros. Pongo por exem-' 
plo : en el capitulo donde trata de los estudtos sagrados 
ha creido que debia hacer mencion de Alberto Pio , Prin-* 
cipe de Carpi, que escribio una obrita contra Erasmo.' 
Enhorabuena ^P^^^ ^ Q^^ Ilenar 11. paginas hablando de 
este Teologo , quando con solas 10. se desembarazatle'to- 
dos los que hubo en el espacio de 40. anos? Por cier- 
to parecerk h, algunos , que todo el merito de Alberto- 
pio en los estudios sagrados se ensalzaba bastantementd' 
con darle un espacio igual al que ocupa el gran Belarmi- 
Ao 9 que no son mas de dos paginas ; y de este modo so->' 
braban nueve que pudieran haberse Uenado con las no* 
ticias de una infinidad de Espanoles insignes que ilustra- 
ron dichos estudios ^ y que eran ciertamente mas oportu- 



(o) 

ifas pftra significtr el astkdo «q qne se hallabati eitos en 
kaiin que las noticias 4e kaumtactones civiles del Principe 
de CarpL 

' Mas en svuna; aqneliak i u ^agkiat ^seHenqdean en bablar da 
im sugeto qiie auhqiieiaDmereciesela niayor distincionentre 
16s cuUivadores deios ^studios sagrados> por lo menos fue 
on Principe bienhediOr de lasltfras. Pero consumir mas 
de 10. en escribir la vida de un loco^ no sh si podrkn sisfiir^ 
lo tancos c^liebres extrangfcrds corao son ios que e^ln 'doi^ 
deidos de la historia literftria por falta de sitio. Hablo de^ 
Ortensio Landi , de quien ^1 niism^r Ab. refiere i que fiU 
bamkne de tnucb^ in^enio y pero dt poco ^estudio ; Autor'de va^ 
Idas opuscuiQs breves, que m son de grande utilid'ad a ias le^ 
Has. (a) Aoadiendo despues: no es de maraviilar quz un bom^ 
bre conio esiefuese tenido por loco ; el mismo lo confitsa y y 
bace vanidad de las ventajas que babia consegmdo. (hi) 
' Na^erk^extrana esca pfegunta: ^ ptidteran levantarsedel 
sqnilcco Ios muy sabtos^ y eruditos Espaiiotes i Sepulveda^ 
Agustin^ Cbaco% Maldonado > Mariana^ y Suareizrcoa atros^ 
muchos que dieron esplendor ik balia en el siglo i6^ gno: 
^ndri:an jUsto motivo cfe quojafse de I^^rab. ^ poique em^. 
pleando la paginas en tratar deun locoy Auk>r de breves 
opusculosy que no son de grande tailidad d las letras, no se dig- 
na concederles k lo menos media ho^ para Meordar in me« 
nto> y sua obras volumiaQsas ji^ «rucBta% y jstoqi^ 
T§m.IV. B las 



Ca) Tom. 7, part. si. pag. 171. .:;: , - o(b> AULpate. if U 



]fis quales fberon de tamo pmvecha i las letraa Italianasf 
Es verdad que se buscao coir mas aiisiar en Italia los opus^ 
culos de Landi ^ que las gravisimas obras de nuestros Auto* 
tores^ por carecer estas de aqudlas hennosai dotes que en 
opinion deTirab. excitan^ ^ desear con soUcitud los referidos' 
opuscules y eh los quales ^ seguin el mismo^ lo que principal-^'' 
mente bace que se busquen > son tas tocuras que el Autor bm 
kuertado. (a) - ^ 

Omito infinites lugares de la historia literaria ocupadoSf 
ya por Autores Italianos de merito muy inferior kl de los^ 
£spanoIe$> y ya por relaciones tal vez meoos k proposito 
para dar una justa id^a del estado de la literatura ItaUa*^ 
Ha en aquel siglo> quanto lo seria la noticia de las literariaai 
fittigaa con que la ilustraron varios eruditos Espaiioles. Con* 
c^dere al Ab. que engolfandose y como el dice^ en el Ocea^ 
no inmenso de los Escritores Italianos > no causaria ad«^ 
Itiiracion se hubiera olvidado de illgunos Amoves Espaiio* 
]|6 ; pero lo que no puede dexar de asosibcar es > que 09* 
gol&do en aquel Oceano se entretef^a eo observar bas-^ 
taniesbaxeks Italianos depoco vulto^ perdiendo almis4 
sao tieidpo d^ vista tiin ricds y crectdas naves Espanoiasy 
4ue fikeron el prindpal honor de aquelias ^uas; 

Estas reflexionea bastarlan para convencer de poco ra^ 
Mnable la eseusa ii{)untada por el Ab. : pero aun tienen 
bs JEqpafioA^s otrp motive was poderoso con^que ju$tificai^ 



mmmmmmmma^mimmmmmmmmmi^mmmmmm 



^ ht§u ^%e4o psg. 171. 



00 

su sentimiento. Si se hfaimstsL propixsio Tirab. no bacei^ 
jliencion ck citrangero Algwlo tti te biitorh del siglo i<(. 
wan Msi podriait qoilisrse lo§ Es^nfidles oon neis f uridamenni 
qaequtlqiEUBt^ etfa itaidon > rfespeoto de qiie U £^&cd9 
fii^ i lit que mi debieron las ktttn Italianai de aqufel m^ 
^: ^peato quktfo mat jnsta serk Qtitostra qoigiei y Yiehdo qnb 
h pesar del igrSiit fimnflrtr d^tofianw $ de que debi habbr 
el em<fiteriastoriadbf > ha eflbontieadirlugir endonde drafeaa 
de aigatkoicittntgitai y y no lehk faiUado para loY Espt^ 
Bolefe? 

( Hsbfandatf AIn dd laa lelignag e j^t thtig e r ag en el^pkidAi 
9;. del Libtojd se. cree en tMigaiioB^ de Ue'iiir la , menbs $» 
fagiiia&coii algiiiKte Gridgofr que ecnkr^ittyerob en mubha 
ii'promover el estocfio de su idkmuL En e^to es laudabid 
la gradtudde esfee jka^t parsi con aqueHos bprabfids biebfi^ 
tneritoa die laa letlvftltaiilafe. jiPefo'Como n<^ha ciiekio pcr4 
eisoren^el capitate deles'esfudtoi^.sagrados > en el de la Ju^^ 
dsprQdeQda'9 de la Fik>sQ£tfr) de la Histdria^ de Bi- Antigue^ 
dad y y de dtras GkActas gastar algmia hoja en disicucrir de 
los Espaiiolea* que ceii.su . Mpagistcirip :^ y conobsas may 
apKciables d^feamareo 4:oplosa luz sttbce todiis e$iA 
ciciicias 9 ^Es acaso wiks dstimable el estudio de la lengua 
Griega que todos estos otro^ gravisiinas > y utilidmos^ ^^O 
€i9 menos celebre el ncMinbre de los E^bnolei 
del Ab. y que el de los Griegos de quienes hface 
yeasbaqui una'praeba dela^qn6;c6i^escdta icn lapri* 
need Dismtmm sobre el popQ apreciot de los estudios §&^ 

Hz 



(12) 

lidos en coifiparacion de las letras amenas. . 
. £1 muy ilustre CoJegio.de San Clemente de Bolonia dio 
, por SI solo a Italia en el^iglo i6. hooibres digqbs de com?? 
phrarse no solamoite xon los ma^ doctos Griegos ^ sino 
con los mas Smiosios Italiafios ^ que son el principal objeto 
de la historia literaria. Y y^ qmeen su^ gallarda Carta p(>^ 
neXirahoschipoF testigo a teda el numdo de la memoria 
que faa hecho de la ftindadonde este Celegio ; podia tam«* 
tttCT manifestar a todo el mimdo x]^ukita debio^ la :litetatu<* 
ra Italiana del siglo i6. a nmchos de sus ilustres lodivi*-: 
dtiQs». Uria y^ que el Seiior Ab.' no ha p^dooatkytrabajo 
ep^deseaterrar Cronieas antiguas y cartas famiiiares pa« 
la ilustrar* el merica litevaslo de los* Italianps^ podia tarn* 
Uen exa]Bkiar:los:mommientos que se conservaa en el k* 
ferido Colegid parahonrar la qieoioria de tantios sugetos 
b£iienieiito& de las. Giencias en • Italian Hisdxera . oic^itrada 
ea aquello$ nobles Indrici(faio& Ift taaiyok gdnerosidad. en« co^ 
sQQnica?le ks npticias condocentes para daf h conocer tl 
mecitO' de sufr ancepasados;^ coma laihan usado conmigo^ 
qne^ me coiafieso; deudor.^ii la bizMna y efudicion det 
Uusff e Coleg^ Don^ Juan, de ^ Alfiranca de miacfaas noii^ 
ci|is cunosas perteaecientes k k vida > y £|tigaa litera^* 
Irias de los celebres Espanples^ que fueron en aquel sU 
glo honor de dicha Casa ^> gloria de^ nuesera nacioa^ y ad*" 
miracioade Italia^ . .. . ♦ 

JL decir la verdad ^ 6^ btea se considere (I numero de los 
JEspa|ioles que residieroa en Italia ea aquel siglo > b $u 

dw-.l* -. U me- 



(13) 
nerito literario > lo cierto ts y que ellos exceden en ma« 

cho k los Griegos que ilustraron pof entonces las estudios 

Italiaoos* Y aun sospechoque no ha sida estaU menor 

causa para no darles lugar en la historia litertfia. Porque 

ciel eradito Historiador hubiese tenido k bien bablar de 

todos los Espaiioles de merito rgual y b superior al dff 

k>s Italtanos > y extencter ta relacion de sus hechos del mis^ 

rod modo que cuejita los de los ultimos y se hubiera. visto' 

precisado k publicar algun otro tomo sobre la historia del 

siglo 1 6, Que esta i^opo^cion no sea una vana jactan^* 

e» yo ridtcula exageradon > se lo persuadiran quantos le* 

yi^xen en este tomo apuntados los nombres de ciertos Espar 

fioles ^ e insint»do su merito^ 

. £ste merito singular de nuestros insigoes literacos pue^ 

de hfiber serVido de bastaote embarazo a ua historiadCNr^ 

qUe pretend^ colocar la literatara Italiana de aquel siglo 

cemo sobce un trcHia Imninoso >. de donde salen los ra** 

yo$ que ilnminaron k toda Eur opa ;. ckbiendose esca cl«^ 

lisioia luz a los lAgeoios Italianoa ^Por consiguionte ^com^o 

habia de cdnqparecer tal la Italia y^ si en todos los capttulps 

dsf la historia Jiosraria donde se: nos pinta por oaerior^^V 

estado de las ciencias y, ae viesan alistados los nombres de 

tantos c^lebfea profesores. Espanoles sentadot sabre laf 

primeraa Caiedras de aquelhi:$ y. se prensnsi^e dalaniji? €t| 

portentoao iiun3er0.4e..abra3..IkQa$i de pi^wUi^^j^a^ci^ 

d€^^ec(|dicion^>^y de elegancia^ con las quales excitaroa 

U ddouijaLCiftQ d§, Italia. > y de tpdo. el mundo ? Tamo naas^ 

quao* 






quanto su raerico es tan notorioqiie'no se piiede disputat 
como el de Seneca ^ de Liicano> y de Marcial ; y de ot<a 
^rte nopuede pcmerseea duda su patm como Ja ds Smk 
Dvnaso > de Teoddfc^^ y de Gerardo* 
" Yd 9 puea 3 no por obscurecei? ]» giorta juscamente ime* 
lecida por Italia en el s^lo itf. ^^ino por vihdicar !» de tipM 
son di^os noestros sabios ^ dard iina aockita^noticia de kit 
inais cKstinguidos k quaenes debieron ign»i luK loe'estndMi 
ttalianos ed aq^el siglo j c^yos memorias podr^' aervir<if 
suplefiiemo i la bistoria licecaria de los mtsoios^ 

Conchiyamos este p^rrafa con el ilustre testimoma dto 
iHiCfitico Itoliano^ aupuesto que el modo coa quese exif 
plica de Pedro Chacon declara quanto debio Italia klm 
*E5peiio!e$>eiiLel:sigIo i6« Fdtif y atque in onmiamcessaria 
^ vUa imm praducenda fart His r ac faamda Hisptmiai anii 
'st^eriwOfus amis ^ nonmniy m^lls j.oltiqm ca^maiy.nfmU^ 
fti , spartiqw vim J cujM etf fer^a imprimi^mmumrumyvd 
-ipnod^ nitiitt ejus amncf vebwu y-- vel qucd OMtnm^ e» divite 
isrrad^hdityaliaqua tiUuris laudande^ bona ItaliiSy^ urti* 
que Ibomaisuffeciti s^ pknum doktrinanm omfiium Xbesm^ 
mm mis^ i cujjus opfbus ntm Itali modo y ai(pie Rommi y sfA 
Galli y Germani ^ atque cdi^eGetttes in* uUimis t&rris posita 
toeuptetarentur t vel potius perenn^scitniiwrum omnlmnfiunmn 
iedSt' y sujus tonquam undis irtigata non bajus> modo avi j sed 
^cidorum-omtMm kigcnia uber9SMSi.fru€tas:e0ertmUi^(a}^ . 

(a) Jfan* Nic. Eritr* Pinacothec. torn* a. iranu 11 2* 



(IS) 

$. II. 

SSTADO DE LOS ESTUDIOS SAGRADOS, EN ITA^ 
lia y en Espana desde tl principio del sigfo i6« busta el 
CtmciHo 4gi Trento. Vase noticia de aigmos Espaf^ks Uutr 
tra^tes de estos estudhs en Italia en aqueUa eppca. 

DEmasiado cierto.es lo que escribe Tirab* empezando k 
hablar de lo$ estudios sagrados en Italia en el sigk> i^ 
Si bubo algm sigh en que necesitase la Igksia dc Dias dm^ 
ttek^s doctos i ingeniosos fue este de que escribimas, (a) 
£s constante que jamiis se vio la Iglesia mas combatida; 
pOr todos lados de enemigos atrevidos > y poderosos* No^ 
bubo error antiguo contra la Fe > que no se viera $alir d^, 
nuevo de las tinieblas^ y obscurecer su pureza ;. fiieroa 
iaiinitos los nuevos errores que produxeron los entendi*^ 
snientos destruidores contra las verdades mas ciertas apo^^, 
yadas en la revelacion ; innumerables las tramoyas asesta* 
das pwa destruir ^ si fuese posible 5 hasta los fundan^mo^da^ 
nuestra ^gion. ^ Y quien era cap^z de hacer frjente k e$u^ 
torrente asolador? ^ Quien podia, ponerfreno al arrojo dtt, 
los novatores? ^Qui^n defender la Silla de San Pedro dck 
Jt>s peligrosos asaidtos de sus enemigos?. Ciertamente no se^ 
podia e^rar.este de losbeilos ingenios sumer^ps:en el^ 
placer de los estudios amenos > sino unicamente de 1<^ 
ynimosos y eruditos Teologos.^ 
^y quh tales eran estos en Italia ? Con justo dolor con- 

fiesa 



>mmm» 



(a) Tom. ]u park i* pag. 2i8< 



fiesa su pobreza el Ab. Acaicid entonces , dice 9 para co^ 
man dano > que puntudlmente no fuese muy fecunda Italia de 
aquellos Teohgos que convenian en fates tiempos. (a) ^ C6md 
es posible que p^sados 50. afios del restableGiioiento de ks 
letras eri ell9> estubiei^e aun Ufti mtittl de animoso^ Te<dio-» 
gos^ ^S^ ^" opinion de Betineli se hallaba Italia Uetia toda 
de Hteratura ^y la difunMb desde si par toda Eurdpa , ciU 
bierta todavia de tinieblas y que n6 podian destmir lalSsiso^ 
fastica y la Peripateiica y la JrahigU y en la extrenfoda su^ 
fileza que inuiikntnte dominaba en aquetta unica y y fePo^ 
fhentei(h) ^Como^ vuelvo k decir^ se conservaba aun la Teo^ 
togia llena de especulaciones inutiles y frias ; desfigurada cen^ 
inil vocablos barbarcsy estra/iosi ^Camo eran miradas pot in^ 
dignas del Santuario la erudicion sagraday profana y la inte* 
Ngencia de las letras y la critica ? (c) 
^ La razon de esto ya la hemos apuntado en la primera^Di- 
^rtacion ^ y es cabalmente la misma que Tirab. da tn es^ 
te lugar dioiendonos y que los que aspirahan a bao^se'itus^' 
ires porsu ingenlo y vlendo a los Papas y Cardenales'y yPtin-^ 
apes dedicados principalmente a promovery avivar lapoesia 
eon los oiros e studios de la lite^atara amena y se apUcaban i' 

• 

ellos solamente y quedando par to comun encerrada la^ Teoh^ 
gia en los Claustros y avergonzandose de ponerse delante de: 
los bellQs Espiritus. (d) fi 



(aV Alii. (b) ResUuracion part, i pag. a5ti 

(c) Tirab. lugtr ciuda* . '(d} Alli< 



or) 

-May dirtiuto fti^ el ^tad^ delos'SagradosEstudios en 
Espana desde el principip del siglo i6. Aunque empezo h, 
rena(^t en ella mas oirdd la^cttlta literawra^ con todo ca-^ 
siisepropagardn fei» p^fanferos raybi de aqueUa^forturiada 
lu!^ sobre 1^ letra^ sagradas^procedi^indo^esto de 1» igotid^^ 
con que pensaban auestrds Principes ^ : y Cardtoales y y 
liuestrctf primeros rettauradomdslos estudios. Vieron es« 
tos 4^e lu^ iu>vatof«a hicitr^io vanidad de Jaet adioion de 
los 9anto$ Padres -y de lot ihomiinentw eciesiasticos^ y 
por esur ver^ados en las letaguas^ Gri^ga y Hebrea se 
grangeaban mas credito con la multitud ^ y dabaa ma« 
yor fiierza i^ Bus'viole^tas filtapretaci0ae3.de ioslibi-os 
sagrados*^ : . : - 

En virtud de esto se aplicaron k la inteligenciii de laa 
lenguas doctas > a estudiar los libros sagrados en sus fuen* 
tes 9 y k desmeotir la '&lsa jactancia. de las noiratores ^ qu^ 
crelan ser ellos solos capaces de ei^tendery explicar lai» 
Santas escrituras» ^ste era el primer paso necesario qae se 
debia dar para elrestablecimiento.de los estudios Teologl^ 
cos yy e&eJue eljabjeto del 2sdh> del inmOrtal iCardenajl 
^Lkr&siez. Conodd bien estegrande^hombrequedoilibtos 
sagrados son . el principal ' fundamenco de la Teol<^ia \y y 
que ellos debian ser 1» primeras ' armas boh que los Cau* 
dillos de la Iglesia habian de salir k combatir en campo 
abler to contra les enedGt^osidelajr^gion: Por eso pro* 
cur6 acalorar y extender el estudio de las lenguas / con 
^^yo auxilio emprendio y llev6 al termino la famosa Po- 

Tom. IF. C . / , .liglot^ 



(ft) 

Uglota. Que este fuese el fin qae sepropuw a^paelhmn<> 
bre memorable > lo confirma lo que refiereAlrar Gomez> 
afiriQandq haber oido aJuaD(i BcOctriA^hijade QuUierma> 
Impresor de dicha P<^gk>ta > -q\» qitfmdo lltvb el ultiixio 
tomo al Cardenal ^ volviendqse k sus &miUares Uend 
de alegrla les dija : Cum mUfta ardua > & diffkilia Rsipu^ 
bUae causa bacttnus ficwim > itii&i/ e;tf.> Anwi., 4e f^io fo^M 
wigUp:atut:ati debeatisif qtiom d9 bac BfbUarum eHHonet 
9Uie UM sac fiiis nostra Rt^HghnisfinlUs /y temp9fe per qumm 
necessario y apcrit ^ undc mult^.purior Tbtdlogica Disciplina 
baurietur. (a) 

Veaseaqui el primer ineritD angular: de Espaoa en he^ 
neficio de los estudios sagrados en Italia , k donde dirigio 
Buestto Cardenal la Poliglota dedicada k Leon X. ; como 
si enviase anticipadamente k Roaia esta provision de ar* 
mas escogidas para que pudieri^n valefse tie elias sus Sol« 
dados 3 mientras ^e aguerriaaenEspana tantos Caudiilos es^ 
fi>rzados9. que habian de coociirrir desptfes k Italia a la^de^ 
fensa de la Silla Romania. Es seguro que en Espana no te« 
Aia rubor la Teologiajcte ponerse defamte de los bieUos 
espiritus 9 antes biexi estos hacian raxndad de dedicar suS 
amenisinlos talentos.al estudio de la f elt ion. 

^Pero que Teologos hubo en Italia que se aprovechkran 
de estas armas antes del Concilio de Trento 3 Tirab. lios 
asegura ser infinito ei aototeo 4^ ios Escritoies Teologos 

- ' ' ■' que 



4a) Com, de reb, gest. C. Xfm. lib; «. pag. 44, * 



k^ mas fmimM yy ctk^' ok^ me^t^ (Ovidadas el dia de 
t^y,nlycu^€mjmttmmtM^.cM^^ palw. hx nombres dt 

4US Aussores. (a) SiaintiiKiiMS qual sea el merito de estos 
3%ologos mas fimosps plita podci; iafotiic el deaquel nume^ 
ro infinito de que no habia. 

- : £1 primero q^e nospreaeata ies Ambrosio Fianditio ^ Na« 
politano 9 qne escribio tr^ obias contra Latere > bien Qutf 
fiingunaha visto la luz pi^bltca* Los, que. estan mas ver«^ 
aados que 70 en I6s Escritores Tealqgos podriui juzgar.al 
es famoso en los fastos de la Escuela Teologica el nombre 
& aquel: £d quaoto k imqUisietA ^aberdelAb. ^c^mo 
es qbe ias i^ras dgFimdibam ^stMQtvid^d^el d(ade bcy^^ 
ni yacen en €/ fohio quando mhgfma ba saiidb a luz ? 
: £ls9gund6 Teologo famoso es el Italiano Andres Bau*^ 
lia > Ferrarense. Ikii obstante nb ea xeatimonio xrmy h^ 
vofad3le;de la ebuena opimbade JpsHe: Escritor ^I haber 
pc9hib|do:Le(»i;Xw que continual ta impresidn de elDe^' 
fonsoYkm ApastoUca P^tesfath eonfra Lutberum , por alguna 
sospecha que. tenia 4e la f6 de Bauria, aufique niuerto. 
aquel Papa se^^&lied fa'^ialibra. Despues ile* dquel-sl-i 
guea PedrbrAuitolwoSitnisto iVenetmii0^y^(ktotimoNt^ 
gri, Plamontes > ambos celebres entre los Teologos. Tarn- 
biefn *ria,iahiefs6 el. ^iiian>:Tedloga ^Ivestre MaraoKni, 
Uamado comunmente SUvestre Prierio , sino incomodasea 



MMiMHBMtA 



(») Tom. *f, jmrtt i, pag, 220. 



, J V > t 



(ad) 
•Igim tanto k su favor los dos testimopios ijue ci&t 
£1 primero de Erasmo y quien hablando de la obra de Prie« 
jrio contra Lutero dice : rfsponditPrieras tarn feiiciter , ut 
ipse Pontifex indixerit itti silentium. (a) Ei segundo del Car« 
denal Sforcia Palavicini , el qjLial aunque celebra k Prierid 
por su doctrina y particularmente en la Teologia Moral y en 
Ip tpfante a su dialogo contra Lutero se explica aai : Qf^an-* 
to tenia de.ajustado entMstrar la equivocMhn de las razoms 
Mptmtadas por Lutero y otra tanto tenia rde esteril pstra con*, 
veneer con r ozones contrarias ia falsedad de sus j^i^osicio^ 
nes. (b) 

Sigue despues el Cardenal Cayetano y no obstante que eft 
mismo Ab; condesa la obsctiridad de este^ origloada de 1ft 
barbaric de las irases escolasticas. Por ultimo nombra al fa^ 
iDosisimp Teologo Alberto Pio, Principe de Carpi j^ cuya 
disputacon Erasmo nos ha procutado. Ia satisfaccion .de^ 
IpQt ex^caday en ii..pagi$aa lasihazanas de hk vida deee^ 
te Principe. Estos son Jos famososT^eolqgo^uli^ajioi y cuyas 
(^ras no e^tdn el dia de boy olvidadas > niyacen en elpotvo 
jy^t amende con ellas^QA mmhres de susautores4 Ya. se d€;|a.pre«: 
^umir de qye ^^ito^sersn! lafii dejtqdeL^n4^ mfAgrbtAjieii 
ViscritofiesT^Qgfis^^^f^^^iitLn^^ 
literaria. :"'•. ^ ••'.!. • ' .: . :''.♦• •'• - ''"' :^''^ 

^ Ajlucboimenos podre yo. caStactodoslbs Teoidgos deStt-^ 

w .: ^^i'r^ r..- . _i ::Sl 9Mr.iVi.2 -vi :>':^i^- »i*.'>^ •'«&-. = 1 

■ Til ii II I 11 II ft' nirii _.^--^^ — --^ .^^^...^ — 



?•«.*•■•• •• "' 



,., ,■— r. . ».•••* —»■»•• / »,^ ,c ..•».«>..«* «1 



|b) Historia del Concilio de Trcnto lib* <• cao*^*' 



f i. 



(II) 

itfl* que ilastraroil la E^pana antes del Concilio de Tr^rtto, 
£specialmente no escribi6ndo una historia completa ^ sino 
solo un en$ayo de nuestra literatura. Me cenire k apuqtar 
itres 6 quatro pftracompararlos con los famosos Italianos. 
. Merece el primer lugar Francisco Victoria ., restaurador 
de la Teologla. Hie (escribe Ma,tamoTOs)Tbeohgiam, ut So'-* 
crates quondam Fbilosophiam y ^ coslo evocavH y quam nam 
iti Hpspaniife tfiodo CivHates y sed damoreHamy & animos bor^ 
vpifU4r$ sie^ invent ^ Ut smt bodie pfr-multi illius diskipuliy quos 
propter admirabilem iQkntiam'y & exquisUam rerum eopianiy 
extern naiimes jure debeant adtmrari. (a) Con efecto no es- 
taba la Teolog^ de yictofiavUana deL questiones fiias^ h^ 
uiutilf s ; ni juzg<^.indigna$ deit S^atuai^io la lerudicion y Ik 
critics y la elegancia , anwis bien adorn6 con ellas los es* 
tvidios series de tal manera y que los bizo. amables aun a los 
bellos espiritus > como de lasAcademias de Espana afinns 
CfW!?.!> QV^ep h#i>|a,'de yicf<>ria dOre^tcf Inoxtd ; I?<? fV^ep*. 
\qrff^divtmlibentm,i q^i Acadimias HispoMsi. ade^ imigni-i 
ter ingfmo suo y & docTrina ittustravH > adeoque nostris bo^ 
mmibus ^ spectabUes y ^amabiles reddidit , ut in. eas cer^ 
ta^mjifn cc§^»erita mda y se4 irruperint. (b) Las 12- re- 
k^oijfs flw |:enppa9s,suyas $on pruebaauteoticade $u nie^.^ 
ritp. En' dla3 trata enue otras gravisimas material de Potes* 
fate. 'Ecc4esi^de Potest ata Ponfificii y 6?, CmtciliKy &c. 

AI 



*rii n i ii i 



(a) De Acad. & Doct. Hisp. Vit, 
(b). De loc. lib. X2. cap. 5. . ; ; 



(24) 

Al ihisino tiempo que Victoria iliistifaba Yft UhiVcgrsidMl 
de Salamanca^ hada lo mismo en la de Alcalii Joan de Medi- 
na; y de el dice Gomez. HU plusqumn viginti ann^sTbe&^ 
logics ScboliB prapositus ^ lantam sibi laudem cw^parfnait y tit 
ejus mmenbrevi celeberrimum per untoersam HispOfnam fise^ 
rih (a) No se necesitaba poco k la verdad para haceise c^ 
lebre en los estudios Teolbgicos k tiempo en que Victoria 
ecupaba la atencion y admiracion de todo el Ke^ad* Siii 
embargo el gran credito-deeste hombre^ ho basfe^* k ot>sJ^ 
carecer la fama de Medina. Despues de hacer Alfonso Bfa4 
tamoros el debido elogio de Victoria^ anade : Huic vers tant 
exccUenti y & 4ivino bo$nini^femfuisse arbkramuf Jeannm 
Metinmeum^ uon U/^tnio solum y quo plurimum vaUmt 5 sed 
doctrina j qaem nee d icribendo diterruit amptitad^ Victoria^ 
nee bujus unius viri studia potuit quisquam sua copia 0bscu^ 
«ire.(b) . ♦ 

^ que Teologo hhso servir en aquellos tienipos.todaiilatf 
bellas letras a las aagradas ciencias iliejor que' en Alcara'el 
elegantisimo Ciprian de laHuerga> Mbnge Gisterciense? 
Oigamos k Andres Scoto : Tamo vir ingenio exceUentisque doc* 
trinafacundia f omnes m $ui admirationem ut raperet yUtpote^ 
cuineque ab etoquenticf ^ neque a vera y atquie sdlida ddbtrina'^ 
quidquam deesseu • • • siquidem ad gracas y & fathias liUefas^ 
bebraiMs > itemque Caldaicas praclare adjunxerat. (c) Nin-» 

gu- 



iU* 



j(a) De rebus gest. Xim. 

(b) De Acad. 8c Doc. Hisp. Vir. (t) BtUiot. Hbp. 



(*3) 
gano ttibo tau opertunidad de admirar su meiito como su 
discipulo el may eloquente Pedro de Fontiduena y quien ea, 
el prolo^o ^ los comentarios de Cipriano sobre las Salmo& 
ppne Qqftre otros muchos este elogio de su Maestro : Numer 
tOM cwdiuit m ^ejus celehr^ gymnasium studi^sorum muUitudo$ 
multi gravissimi bomines > sapkntissimi viri , copiosa nohilh 
tfis ; quin^ & quo4 nUrOri s^pe soleo y eonfecti jam aiate s€r 
tm. haet4is inntxi suis s^dibuf (ui eum audiendum Mcitaiattrm 
ut ejm sapietttia cum summa eloquentia conjwtcta perjruantuf^ 

Pudiera anadir k estos un Bartolome Carranea y un 
Melchor Cano ^ un Pedro y un Domingo tSoto>. sifueran 
precisos para hacer el paralelo de nuestros Teologos cxm 
Bauria^ Fiandiao,y Prieriq j pero no esmenesier tanta 
para ofuscar la fama de estos celebrot Teologos $ fuera de 
que los insignes Espanoles nombrados ocuparka en otx:t 
parte lugar mas oportuno y glorioso, 

Yk que Tirab. ha creido ser no pequena gloria dela lii^ 
t^atura Italiana el poder contar entre los ilustradoreji de 
las ciencias sagradas alguiios seglares > de quienes se debia^ 
esperar todo io. cdntrark) que el verles dedicar ; sus talentot 
^ loff estiidios teologicos > . no serla xazon pasar en.sUencia 
que tampoco por esta parte tieae Espana que envidiar al- 
guna gloria k Italia. Siendo cierto haber visto en aquella 
dos seglares IJLenos de critica ^ de erudicion^ y de elegancia^ 
los que en el centro de la anlehidad de las bellas letras^apli- 
caron los mas serios pensamientos al estudio de la religion. 
I Quien hubiera imaginado que en el tiempo mismo que el 

. gran ^ 



gran iNfebrija parecia estit enterarhentd ocdpftdo tsri reitattJ; 
rar la culta literatura^ pudiese emprender s^riamenceel em^ 
peiio de ilnstrar las divinas lecras ? Pues ello as pjsttiro 
que ad^tnas de la parte que tubo en la edicioti de la Polin 
glota compuso la obra intitulada : Qf4inquagena tres l^do^ 
rum sacne Scriptur/e non vulgariter enarratorum ; de la qual^ 
escribe Ricardo Simon : Sobrado fundamento time Dth phi 
para celebrar las observaciones cr if teas de Nebrija sbbteva^ 
rios pasages de la Escritura en la obra intitulada : Quid* 
quagenae y &c. Es esta una obra y dice Du-pin y llena de cri^ 
Hcayy deJnsfruccton. Podia anadir , que en todas las nofasde 
Erasmo no se balla cosa que deba compararse con las observa-^. 
eiones de N^brija. (a) No fue ella sola con la que did bas« 
tante claridad a los estudios sagrados. Otras pueden verse 
en JMicolaB Antonio, (b) 

Mas admiracion causa que el famoso Luis Vives (>{<) jo« 
ven lleno de espiritu , de critica y de erudicion ; reputado 
por uno de los mas bellos ingenios de su siglo> pudiese ha>- 
Mar lugar para las mas s^rias meditaciones sobre las santm 
Escrituras > y dogmas catolicos ^. en medio del enmsiasma^ 
que dominaba entonces de la amena y culte literatura^ * 

en 



(a) Critica de la Bibliot. de los Aut, Eclesiasticos de Elias Du-pin 
torn. I. lib.^ 8. cap, 3. 

(b) fibliot. Hisp. Nov. torn. i. pag. lop. 

(*}•) Para gloria de nuestra Nacion y bien de la literatura se es-> 
t^n imprimiendo en la C^udad de Valencia por su Ezcelentisimo Ar- 
zobispo en varios tomos, de que ban salido ya a luz 4. todas las 
f bras de un insigne Varon* 



f n la que casi no reconoci6 superior. Sim c^ebres 
rios sobre los libros de la Ciudad de Dios de San Agustini 
9on prueba ai^entica de su instruccion en los estudips sa^; 
grados. Y aunque no fs razon disimular que en eUois stf 
tncuentran algunas m^ximas que no aprpbaron enteramen-*; 
te todos los Doctores Catolicos y no dexaron por eso da. 
producir un sumo aplauso k Vives. De mas merito se ren 
putaron sus cinco ^ libros ds verHate re^ligipnis CbrifticnkSpf 
impresosen Basilea el aiio 1543.5 y reixnpresos en el si*-} 
guiente. Posevino dice de ellos : fuerunt postremus ejus^^ 
fytus , & in quos plu^ diligent ia at que labor is impendit. (a) 
pu-pin 9 y Simon aseguran y que hs Teologos no deken.apre'^i 
Cfar menos sus cinco libros de la verdad de lareligion ... .eth 
iqs quales manifiesta que la entendia a fondo. (b) OmitO: 
otras obras suyas en las que^ segun Sixto Senepscf^ summam, 
efoquentiam cum absolutissima eruditione > & cbristianissima^ 
^^jB^tate canjunxit i (c) como asimismo los sabios documen*^ 
YQs que se advierten en sus apreciables libros de tradendis^ 
disc4plinis y seu de institutione Christiana y muy conducentes a 
I9S profesores de los estudios sagrados. 
/ li^stt lugar tenia entre los Espafioles la pura y saiK|» 
Teologia quando en Italia se avergonzaba de ponerse de-- 
lante de los bellos espiritus. No faltaron tampoco £spa«« 
fioles qjue le dieran el debido honor en la Italia misma* 
Al principio del siglo I6. se distinguid mucho ea Roma el 
Tom. IK D doc- 



(a) BibUot. (b) Ric. Simp«i Igc cit. tap.. $.. :.- Cc) Ja BiWr 



(26) 

doctisimd Teofogo Domimcano CIpriano Beneto ^ Arago-» 
lies, Profesor de Teologia en la Sapiencia de esta CapitaL 
Hicieron singular estimacion de el los Sutnos^ Pontifices Ju-* 
lio IL y y Leon X. ^ a quienes dedic6 sui obras tmpresas ed 
Roma en isix^ enlasquales tratacoir profanda doccrina: 
De prima orbis Sedezn Dc ConciUo=iDe EccUsiasttca Potest a^ 
»e=: DePontificis Maximi aucroritate: y no fue mcnos aplau-^ 
dido el dialogo que publicd mtitulado : De excelkntta , ^ 
utiUfate Teologia. (*) 

En la misma ocasion hizo admirar en Roma el Agust iniano 
Diontsio Vazquez tantasu inteligencia en la Teologia co- 
mo su eloquencia. Fue de los primeros Profesores de los 
tfstudios sagrados que esoogio el Cardienal Ximenez para- 
ilustrar la nueva Universidad de Alcalk. Y no solamentc lo 
liizo en ell^ , sino tambien en las de Toledo y Paris. Se 
iMani£est6 por ultimo en Roma ^ donde entre las muchas 
pniebas de su admirable sabiduria y exquisita ekHjuenci^, 
6xcit6 el comun aplauso y el asombro con la oracion que 
rlscito h presencia de LeonX. De simplicitate y & unitati 
t^rsmce Cbristi in duabus tuaurisy abundante de Teologica-* 
docttini y de ciistiana elegancia , de modo que segun se 
cuenf a arrebatado de admiracxon el Papa exclamo : yo creia^ 

que 



■>*«i*fc*» - - 1 ■ T 



: i*} Bernardo de Linremtntrgo cuenta » que habiendo sido quemada 
en Roma la Estatua de Lutero juntamente con sus libros el ano 1521* 
€orain bac machina frahabita fiiit Oratio , (f declaratio senterh- 
tice fer venerabilem Patretn Cyprianum , Ordinls Pradicatorumj 
Sacra Tbeolbgia lectorem , legentem in sapientia de Domo Vi- 
0mrii. Papa.y In caial», h»ret« de Luthv - Ltb^ g^^ particula 2* 



4ue Dionisto wrcia fn el CicfQ^ fer§ bqy k- fn vi^oenift 

hs bombref. 

. Los escritpij puWica4?< ppr el famps<? Eraano Roterdam 
(4icron ocasion i £i8p9nole$ h ItalUnos de tnanifestar^u sat 
J>iduria en las yagradas cieQcias. Ferp hasta en tsXMS coar 
tiendas iiterarias podemos afirmar sin vana prestmcion> qu9 
puestros literates se pFesentarpQ provistos de m^ores Mt 
mas que las 4^ los Italiapps. Enire estos ocQpia jun. lugar 
jtnuy distinguido en la historia iiteraria Alberto Pio. Princir 
pe de Carpi ; y aunque al ver olvidados en ella vjirios Esr 
panoles que tQoiaron en Italia la pluma contra Erasmo^ pur 
diera creer alguno qpe hsn sidp in^npres en valor a aquel 
Principe Teologo ^ na obstante el puesto rentajoso qo* 
logran en las obras de otros celebres Autores imparcia^ 
les y que tratan de las disputas ventiladas contra Erasmo^ 
f e debe considerar como una calificacian bien s^ora d9 
^s^ meritp nada vulgar* . r 

Sin duda alguna puede coqtatse Diego Lopez de Zunigii 
jfn ^ numero de los mas valerosos combatientes contra 
los escritos de Erasmo. Armadode un tal^nto extraprditui- 
lip , de un-profundp conocimiento de las Sscritutas > y miif 
eha inteligencia en la lengua Griega ^ se aplico a exaitiinar 
las £atigas Iiterarias de Erasmo sobre la Escritura y.la$ 
pbrasde San Geronioio ^ y dio kluz.otras^ en las qua^ 
les queda con vencido aquel de muchos errores. En estos 

escritos se muestra siempre Zufiiga tan excelente Teologo 

p. • "* 

9omo critico^ y sobre todo muy versado en la lengua Grie- 



gau Olgamos la que de hi dice Ricardo Simon. No es ZuAU 
^u del numero de ciertos Doctores que no saben otra cosa que 
ia Teologia Escolastica. Est aba instruido en las bellas /e« 
trashy sabia el Griego y el Latin y por lo menos tanto coni$ 
Erasmo. No era menos insigne enlacritica que en la Teo^ 
9ogia:sz Tomd a su cargo confront ar algunas opiniones de 
Brasmo con^otras de Lutero concemientes d atgunosSacramen^ 
los yd' la Primacia del Papa y y ceremonias usadas en Id 
Jglesia : Enionces conocid Erasmo que Zufnga no se contenta^ 
ha con convencerle de malgramatico y y critico y sino que d 
mds de esto pretendia acreditarle de berege. (a) 
^ Pero lo que hizo mas aprecjable en Roma la gran cien<^ 
cia de Zuniga fue el verla unida ^ una singular virtud y 
modestia^ sin que en estas disputas literarias seolvidaseja* 
inks de aquella cortesank que forma el caracter de los lite« 
ratos juictosos. Juan Gines def S^pulveda que penetr6 bieni 
el merito de este hombre insigne habla de el asi : Tbeolo^ 
gus laiincy graceque doctus sacrarum ecclesiasticarum historia'^ 
rum peritissimus ; amdntistmus y & perquam egregius pietdiis 
cultor y qui non malevolentia , sed veritatis studio scripsisse se 
in Efflsmum martens non obscure declaravit.{h) Otros vario$ 
elogios le: hizo en una carta escrita en el ano de 153^^* h 
Don.Iiiigo de Mendoza^ que despues fue Cardenal , en la 
que para eternis^ar la memorla de aquel eminente Teologo 



ana- 



«Mi«MM«liMM«MMMMMUMi«flM«M«M«ta«i«ta«MMIMifeMMMM«ki 



(a) Crit. de la Bibl. de Du-pin torn. 1. lib. 8. cap. j* 
(b>^ hk AutapoL pro Alb. I^lo contra Eras. 



y 



\ 



(»9) . 

)inade un ciilto epigrama con el fin de gravario en su se- 
jpulcro f cuyos primeros versos son los que siguen: 
Flete virum cbarites y jacet bic virtutis Alumnus 
Stunica , laus scecli y delkiaque sui. a) 
^ Estos testimonios de la ciencia y moderacion de Zufiigi 
fnerecen ciertamente mas credito que lo que escribi6 con- 
tra el Erasmo en algunas de sus cartas^ con especialidad en 
las dirigidas k Pedro Barbirio > h Francisco Vergara y ^ 
Auberto Barlando. Fallecio en Napoles aquel grande hooi* 
bre en el ano 1530. 

Las alabanzas con que Sepulveda ensaka justamente el 
merito de Zuniga^ quizk le son debidsis mejor al mistno Se- 
pulveda y cuyo nombre solo bastaba para hacer eterna ea 
Italia la gloria literaria de nuestra nacion en el siglo 16* f 
juntamente la de el ilustre Colegio de San Clemente de Bo- 
Ionia y del que fue singular ornamento. La erudicion ca^i 
nniversal de que estuvo dotado nos darat trfotivo de hacer 
erir otro lugar honrosa memoria de su tnstruccion en va-« 
Trias ciencias. Aqui solo le podemos considerar como Teo- 
iogo. . Alberto Pio , Principe de Carpi y Mecenas declarado 
de los literatos y hizo sumo aprecio de Sepulveda , y quisa 
tenerle k su lado para disfrular mas de cerca de la sabi« 
duria de este famoso Espanol. 

Esto did ocasion k varios de creer y divulgar que li 
critica de Alberto Pio contra Eiasmo era obra de Sepul* 

ve- ' 

(a) Epist. libt sr«. ep. ij* 



y:eda. A la verdad se hace h^tatUfi vevlsunil <jjf^t eiste tOf 
viese no pequena parte en ella } porque es indudal^ qu^ 
excedia noublemente h Alberto Pio en el conocioiienta 
de las materias Teologlcas ^ y en la erudicion de las £s« 
^rituras. Asi lo creyo aun el imsmoErasn^ r^eroSepuU 
yeda y segun advierte Tirab. y nos asegura en su Antapolc^ 
gia contra aquel y no ser suya la otra publica4a por Alberto 
Fio« Sin embargo qualquiera conecerk que qo basta est^ 
testimonio para persuadirnos ^ que no imierviniese en aqu^ 
escrito y bien que no iquisiese privar de este honor a q^ 
Principe de cuya proteccion gozaba. No faltan exemplo^ 
con que poder confirmar esta no vana sospecha- (*) 

Sea qualquiera de los dos el Autor de la obra y lo que 
no admite duda es y que quanto escribio Sepulveda contra 
Erasmo en refutacion de los errores sembrados en sus es^ 
icritos ^ y en defensa del referido Principe le puso en tal es* 
irechoj que no se atrevio a responder> aunque significa has* 

ber 



i^ai 



(*) Eiitre varios ^xemplos tenemos uno del tiempo mismo dc Scr 
pulveda. £1 Cardenal Francisco Quinones publico en Roma «! afto 1^6* 
el c^lebre Bceviario de tres lecciones , comenzado por orden 4e Cle« 
xnente VII* y aprobado por Paulo IIL £st« Breviario sali6 a nom- 
bre de dicho Cardenal > y a el atrlbuyeu toda la gloria no pocos es- 
critores ; no obstante es positivo que Don Diego Neila ^ otro de los 
insignes iiteratos Espanoles que «n aquel siglo di6 a Italia el Cole- 
^o jde San Clementc de Bolonia » tuvo la mayor parte en la forma- 
cion del <:itado Breviario. Oigase como le alaba por esto Juan Vaseq* 
Didtfcus Neila j juris PonU DocU if SalmanU Canofu prater intre- 
dibilem bumanitatem , gra^€ j lattneque doctifsimus f id quod satis 
indicat Breviarium trium lectionum ab ipso , jussu Francisci Quin^ 
Monii Card. » auspiciis Summi Pontif. , ita venuste § ita erudite co9^ 
$innatump nt uibH fufrm* Chron* Uisp. cap. 7. 



(30 
t>er tornado este partido por no romper sa amis tad con $e^ 

pulveda. Sin embargo este critico Teologo no creyo que 
tin ihotivo semejante le obligaba k disimulair los alticina-^ 
Ihien tos de Erasmo en la version del nuevo Tiestamento ; lotf 
que bacdpatentes con el testimonio de un exemplar Grie-^ 
go de la: Biblioteca Vaticana. Oiros errores descubre en las^ 
obras de- Erasmo en materia de Geografia y otrospantos;en 
€uya explicacion seacredita de Teologo perspickz > y niiiy 
instruido' , como puede verse en las cartas que eicribio af 
i^ismo Erasmo > especialmente eii lii tercera ^ quarta y 
quints del libro primero de ellas. Pedra Curcio habia corf 
mucho honor de Sepulveda en la apologia que compusa 
^n defensadelos Italianos contra Erasmo r zQuid tti y dice 
k esit > Genesium Seputvedam Hispanumyqui Pbilosopbiam, 
ac Tbeoiogiam gracis , latinisque litteris grdviter persequutus^ 
u^ramque etiam orationis uhertate y &? vita gravitate decora* 
vii y^ ai^scrihmdum contra te traxisse cogites y nisi officium^ 
nist pietaiemt 

No fueron estas solas las obras con- que ilustro Stepul- 
t^eda las sagtadas ciencias en Italia ; pues en el afio de' 
1526. publica en Roma tres libros doetisimos Defato, ^ 
libera arbifrio contra Lutero > en los quales segun Miguel 
Medina^ 6? Qceronis eloquent i am y iS Aristotelis Pbitoso^ 
pbiam y & quod prius est y Cbristiani pectoris ititegritatem in^ 
venias. Con efecto ^ aunque Sepulveda se adquirio rtiucho 
eoncepto en los estudios fUosoficos , la Teolog;ia fue a la 
que dedic6 s^riamente su extraordinario ingenio. Basta 

Jeer 



leer su eloquente carta a Fernmdo Plnciano > quepretendla 
separarle de las sagradas cienci^s y aconsejandale se dedi^ 
case enteramente a la amena literatura ; entre otras cosas 
Ic responde : Principi doctrina non primum banorem defers 
re y nee opera plurimutn conferre contra ojjftcium esse duco. (a) 
Asimismo en otra carta dirigida k Martin Olivan dice hablan? 
do de sus estudios teologicos: in quibus consenuu (b)Esto era 
suficiente para procurar k este erudito Espaool un lugar dis«, 
tinguido entre los que ilustraron las sagradas ciencias ea 
Italia en el siglo i6. (^) Qual le corresponda entre los 
mas esclarecidos Filosofos de aquel tiempo > lo mostrare*, 
mos en otra parte. 

V En vista de todo pregunto : Si la disputa de Alberto, 
I^io con Erasmo dio derecho a aquel Principe k ocupar 1 1. 
paginas de la historia literaria de Italia en el capitulo de^ 
los sagrados estudios ; ^qukntas correspondian k Zuniga y 
Sepulveda ? En rerdad y que si el puesco se conce^diese iqa 
la historia literaria k medida del merito > como parece ra« 

zon. 






. (a) Lib. 3. epist, 44. (b) Lib. 5. epist. 6Z* 

(y) Aqui podriaii tener cavida los celebres cscritos de Sepulveda 
en las ardientes disputas con Bartolom^ de las Casas sobre las con* • 
quistas de la America y guerras contra los Infieles. Escritos en los 
quales manifesto Sepulveda su recto modo de pensar en puntos tan 
delicados y y que critican y reprenden muchos Autores ; unos per es- 
piritu de partido k favor de Bartolome de las Casas; otros que pot 
ser extrangeros no pueden sufrir el ver defendida Espana por un horn- 
bre tan grande en una materia en que ellos la increpan injusta*. 
mente* Pero las obras de Sepulveda seran las mas oportunas para 
formar la apologia tan justa como necesaria de nuestra nacion acerca 
de su conducta con los Am€ricanos« 



fe9n > mncbo m«s. altole opuparlanr tsMs dos E^paflotes qatf 
9quel Italiano. Pero habran de darse por contentos con la 
poco qvie y o . l^ , apuntadp dc su singular m^rito , aunque. 
^ea carta recompensf para quieu se ve olvidado en ana 
historia inmortaL Podrkn tambkn consolarse k exemplo de 
otros muchos ilustres paysanos suyos que han sufrido igual 
de^gracia. ^ 

i^ UJZ QUE R03IBIERON DEL CQNCILIOIM 
. Tr^^o /o^ ^studios Sagrados en Italia y en fodo el mundoy 
se debid en la mayor parte a los EspafMes. 

EL Concilio de Trento^ que sera eternam^ite de glorioi 
^ sa y perpptua memocla en la Iglesia^ puede llamarse^ 
con razon la epoca afortunada del restaiblecimiento de Ios» 
^Sludios sagrados. La defensa de los dogmas catolicos comrt 
):>atidos de tantas bereglas > y la reforma de la disciplina 
f^siastica^ requerian un fondo de doctrina que no po**' 
dia h^Uarse.ni emre las biellas. letras de Iqs ingenios ame-i 
|K>& y ni entre la barbarie de los Sofistas. Entonces fu6. 
ipando conQcierpn los qiayores hombres que las araia$ 
necesarias para triunfkr de los enemigos de. la;r£ligton ecani 
1^ San^s iEscrkutasi y las is>bt^s de los Padres >i y la 
§rudicion Sagrada 5 manejado todo esto con aqueUa fuer<«^ 
j^a solida y vigoix>sa que. ens^a la Egcolasdca bien en-^ 
fendid?.^ J^cclem C^cyib9:5legaoterociite:ifliJE$pafial Bent 

drp. de Fontiduena) qua se crudtliter ah bostibus vulnera-^ 
ri sentiebat ^ ad ilia quam ppmum se contulitpra^s^ia^^j^ 



(34) 

ea tonfugit armuj quihus ejus salufy'&'bosttum petnicies conti^ 

netur : suosque propugnatores diuturnit ate pacts redditos seg^ 
mares^... , ad intermissa sacrarum litterammy & anfiquoi 
rum Pafrum studm cenvertit , Oc reirocOvit ;, veferesque illbs^ 
ac prastantissimos Duces bominum negUgenfia sepultos es^'^ 
iraxit e sepulcris ipsis y & tanquammitifes veteranos in pri^ 
ma.eos acie collocaviu (a) Esta memorable asambl^a no so- 
lo debe considerarse coraro la mas famosa escuela de to- 
do el ihundo , fiina tambien como un teatro clarisimo en 
que todas las naciones dieron pruebas de su valor lite* 
rario. For fortunate abrio aquelta despues depasado casi 
Hn si^o de la restauracion de las letras en Europa. Pe- 
dm hombres versados en todas las partes de la Teologia^ 
en la Jurisprudencia ^ en la erudicion sagrada y dotadasi^ 
de eritica ^ y aun de una eloquencia nada vulgar. Todas 
las naciones enviaron a Trento personas doctisimas que! 
eausaron admiracion con su ciencia* For con^lguie^k* 
aquella nacion puede pretender la preemioencia de ^la glo^ 
ria Ikeraria en aquel siglo, ctiyos literatos hicieran^ feSS 
brillante papelen Trento^ y dieran pruebas mas esclai'edtP 
dasde su sabiduiria., : : . ! ' 

i Si bien es ii&tto ^e la naddnrltaliana fue muy su- 
perior en numero k la Espanola en dicho Concilio ^ tanto 
que casi habia en ^1 para cada Esp^flol crnca Italianos; 
coil todo eso pretendo iio sing^ave fundamento > que en 

el 



t ■» ''.■• 



r 



ijky Carta dedicatoria de sus ohcclones al Cardenal Esfanislao Oslo. 



el joserito liteif rla . excediQ en.xaudho.h nuestra 4- U I^h 
liana, y a todiaa ias demas, , Apuntare algunas razoae^qii 
gue se fonda csia pf«tensioi» j^ el que quisiese fHpfiU^n 
^e blason ^ Ks^apa. habr^ dfi pef suadirse^quQ na Ip to«.4 
seguira con solo llangiar a mi. proposricioa una paradoxal 
9 vana jactancia ^ mientras no responda a laa rasoaoa <a^ 
flue esta flpoyadai.. : . . 

^. ^y iQinpez?^ndo por iina Jtey 53^)18. publicad^ ea ^IGou-i. 
cilio J . que segun confies* ej Ab* fpc la ma^ utU a los esn 
^ios ^agrados digo ^ qua en esta tubieronpe^pecjal in^ 
l^xo Ips Espanoles. Por ella s? , reconiendaba qon^ tpucb^i 
isfjffiinci^ a todos los Qbispois qt^e afirksen en ^«f ffsg^cU:^ 
i^ar Dioce^ls un Semitiario ^ para qm.pudi^mn/instruirstt^ 
con rms facilidad^ los Bclesiasticos jovenes , en las cienciof 
propias de su est ado. (a) En esto siguio el Tridentinp el 
cjcemplo que habian dado a l^Ig^^sia lo? Espaiiol^s m\i-« 
chos siglos antes ; Desde^eJ sexto ^ pcomulgo el,ConcL4 
Jio Toledaao 2. una ley igualmente , pportuaa , . cuya 
monumento es el mas antiguo que tenemos de. e^ta. uti^ 
li^ima proyidencia; pQrque segun prueb? el Cardenal 
^uirre en las notas k dicho. Concilio, se eelebi^d e$te e^ 
«no 527, , y no el 530. oomo crey6 Benedjcto XIV. en ej 
^bro de Synodo Vioecesana , (b) y por lo mismo fue an- 
terioi: al Concilio Vasense celebrac|oen.el giguj^eca d^ 
que^ en este Concilio no se prescribi6 una forma arj:e£la44 

E 2 ' de 



(a) Tjpm. 7. pax*; i. pag^ lop. <b) Lib. )|, 



de Seminarios ; sino solameme que cada Parroco instriii 
yese en su Casa a los Clerigod de su Parroquia. 
• ' Aun da mas perfecta id&a de tales Seminarios el Conci^ 
lio Toledano IV. en el aiio 633. Vease su Canon 24..,.. Cons^ 
fifuendum oportuit , uf si qui in Clero paberes aut adoks^ 
etntes ^xistunt , omnes in uno Conclaviatrii commoretaury ui 
lubrica atatis annos , nonin luxuria y s€d disciplinis' Eccl^i 
sfasticis' agant y deputati probatissimo Seniori y quern Magis^ 
trum dQctrin<e , & testem vita babeanu Asi pensaban naes^^ 
tros Obispos 9. siglos antes del Concilio de Trento. Se 
&eron descuidando desde elsiglo 1 1. estoi Seminarios Epis* 
copales segun observa Thomasino ; (a) pero el c^lebrc 
Raymundo Lulio hizo todos sus esfuerzos en el Concilio 
Vienensepara restablecerlos , con el fin de instruir en ellosr 
}l los jovenes en las lenguas Orientates , y fbrmarlos minis- 
fros idoneos para la defensa y propagacion de la religion, 
Posteriormente y y antes del Concilio' de Trento conforme' 
iidvierte Benedicto XIV. (b) el Cardehal Reginaldo Polo 
Ordeno la fiindacion de tales Seminarios en Inglaterra y y 
arregld su'fortnacon la mira de restablecer alii la disci-^ 
plina eclesiastica. Piidiera haber tenid6 presente este era-* 
ditisirad Pontifice^que antes del afio 1556. , en que el di-* 
cho Cardenal dispuso el menciohado estableciraiento en 
tnglaterrai ya habia visto Roma un exeniplo memorable en la 
ftindacion del Colegio' Aleman id6adO por San Ignacio de 

- ' Lo- 



i«^^Mrfw«*i«ai*MMM»a^^arfttW. «to ■'MMiMfa 



(a) jDe. y^t. & nov. Eccles. (J^^iph^par^t, s>...Ub^^i...caE* iQji* 
^) De Syuoa. Dioeces. loc. cit* 



(37) 
Loyola. Finalmente no contritniy6 poco h la propagaciott 

Be Ids Setninarios despues del decreto del Tridentino , la 

lingular bbra del muy docto Maliorquin Miguel Thomka 

Taxaquet De variis Collegiis ad utilitatem pt4blicam ami^ 

Htueruiis y estampada en Roma el afk> 1565. 

Vease quanta parte tuvo lanacion Espanola en la le;f 
tnas ventajosa publicada por el Tridentino k fin de promo^ 
Ver los estudios sagrados , asi por haber sido la primer* 
ique enseno este proyecto a la Iglesia^ como por su apli-< 
c^cion en establecerlo ; por el exemplo tambien , que did 
i Roma en el tiempo raismo de dicho Goncilio > y por bar 
ber demostrado su utilidad dei^ues del sabio decreto dtf 
aquellos Padres. 

' ^Mas qile dir^ de tantos memorables Espanoles , que no 
inenos con sus virtudes que eon su sabiduria ilustrarod 
aquella sagrada junta> y excitaron la admiracion del mumte 
entero? Ellos y es verdad ^ no tubieron el respetabte carac^ 
ter de Legados Pomificios ; pero la autoridad que les falta^ 
ba por carecer de esta honro^a digoidad^ se la gr^ngearod 
con su singular doctrina > habiendo sido como el brazode^ 
recho die las Eontliices y de los Legadosr . I 

Y por decir algo de algunos Prelados £spanc4es y |Q]l6 

fama no se adquirio Pedro Pacheco Obispo de Jaen , des- 

pues CardeAal > jbow^re de tneritos inmortales con aqmfiCoth' 

cilio y como escribe el'Cardenal Palavicini? (a) £1 merito de 

c'- .' '• ♦ . : ■ • . \ - este 



^ .*! " - " • - • • _ — : '^'i ■ I ^ BiJi 



(a) Historia del Coucilio de Treuto lib. 15, cap. ^. 



(38) 

este grande hombre casi lo elevo h la. Silla ApostoKca^ quan« 
do. dcspues dc la muerte de Paulo IV. lo aclamo Poatifio9 
«1 Sacro Colegio ^ bien que quedo sin efecto esta dec^p 
don, 

Ni fue inferior ai Pacheco Pedro Guerrero^ Arzobi^po 6^ 
Granada^ aplaudido d^ Pala vicini en toda la historia de aquel 
Cpncilio^ como quien jun^ba k sus raros taleotos y subl^ 
Sie doctrina un zelo ardiente pqr el bien de la Igl^s^^} yir7 
jtudes que le hicieron insigne no solo con los Espanole^ 
fiino con todos los Padres del Cpncilio. Tubo por com<; 
petidor de su gloria otro Prelado Espanol^ tambien celebre^^ 
g;ae fue Martin Perez de Ayala Obispo de Segovia. Con 
dificultad se hallara otro de los P.P. que se pre;;semase eq 
Jrento dotado de mks sabiduda ^ ni del conj unto decir- 
punstancias necesapas k un yaleroso Caudiilo delalgle^ 
(ia*. Filosofo sutU , Teqlpgo profuado , muy versado .eq 
J«s lenguas griega y hebrea ^ y suoiamente in^truido ei\ 
la historia sagrada ; fue tres veces a ilustrar aquel Con--; 
cilio de^pues de habigr dado esplendor a la Alepiania y 
la Flandc&^ Este elogio hace de el el incpn^parable Aria^ 
Montano^ lestigo de vi^tn de la; nobles fatigas de Ayala etl 
^qqella sagrada asamblea. 

Te Lat%(e gent is pridem y te Gallica lurba 
Mirata est ; Te iau4avit Germania qaando 
CcmcdUo. intereras sacrc > quod prisca Tridenti ^ 

: Cbristi colum populo ^ rebusque petentibus ipsis^ 
JEiomano diet ante etiam pastore , coegit. 

Hie 



• •' *■ - -. •• -■ .^ ,» ••..,*.<» (^ / 



' ' Wt tua laudata est cunctis sapientia , ^ dltum^ 

Consilium , & magna doctrina munera tanta, 
> . Qmis vix sufficerent mutti ; seu ponder a return 

Explkitisse pares > quibus bac mysteria Divwn ♦ 

QhseriMa latent , syria vet voce sonandum, 
Hebrao aut sermone foret , superumque hqueUsi 
Attica seu quando petitur facundia , librps 
Exposifura novos , leges , monumentaque Cbristi^ 
Unus eras y cut cuncta simul prcestare daretur^(a) ' 
No satisfecho con derramar alii copiosas luces sobre Xds 
mas importantes dogmas de la Tglesia^ quiso tambien comu«^ 
nicarUs k todo el mundo en la profunda y erudita obra dw 
vidida en to. libros De Divinis ApostoUciSy atque Ecclesiastic 
cis Traditionibus &?r. que publico el ano 1549- Es de notac 
ei modo con que se explica de ella Miguel de Medina^ uno 
de lo^ mayores Teologos de aquel Concilio : Martinus Aya^ 
ik \Segovietisis Episcopus Vir prater integrum animum , (9 
isitetteh^. ingenium , veteris ecclesiastica lectionis consultissi^ 
mus ; quibus dottbus sic urget bareticos opere illo De eccle*^ 
Siasticis traditionibus , ut nisi oculis animi capti essentyUperte 
viiuri sint > quantum impiaista novationes a veteris ecclesict 
fnoribUs' distent, (b) 

Asi conio ocuparon los primeros asientos en la Teologia 
estos y otros Bbispos Espanoles;, de la misma suerte ex-** 
cedteron en la Jurisprudencia y erudicion no* pocos dd 

nues- * 



> 



(a) Rethoric. lib. 4. pag« 144. 

(b) De recta ui Deuiii fide lib* i; cap, 4. 



(40) 

nuestros. Prehdbs ii todos los extrangeros* *Y k d^it la 
verdad ,^qui^n podra entrar en comparacion con el j[amo* 
so Antonio Agustin Obispo entonc^s de Lerida^ del qual 
dice Juan Leunclavio : doctissimus ontnium Episcpporufn , qui 
nostra vixere saculoi (a) Lo . que nianifestar^mos nidS)ade« 
lante del merito de Agustin acreditarji la justicia de este 
singular elogio. 

CcMnpiti6 con este grande Obispp en la ciencia del De<- 
recho Diego de Covarrubias Obispo de Ciudad Rodrigo. 
'Los elogios que de el hacen los mayores letrados de aquel 
siglo son bastantes para perpetuar su nombre. El insigr 
ne Martin de Alpizcueta se explica asi Firum esctra . om^, 
item ingenii aleam posUum ; (b) y Francisco S4rn3ient9 
Juris utriusque summum verticem. (c) Pero mas ilustre 
fue el testimonio que dleron del merito de Covarrubias . 
los Padres del Concilio con el hecho de cometerle a ^el^ j. 
%\ celebre Hugo de Boncompagni > despues Grego^io XI1|( 
la extensipn de todos los decretos de reforma ; y si 9reemQ§ 
ii Juan Orozco > cedio Bontompagno su parte en aquel tra^ 
Jbajo It Covarrubias. (d) Como quiera que sea no* hay du« 
^a en que los elogios dados a t$it por los mayqres hqiQ-^ 
bres de aquel siglo > y los monumentos literarios que ixo$^ 
)ba dejado y se hallan en Nicolas Antonio^ (e) le califican 
jde superior en la ciencia del derecho al <^ctisiipo B/oa^ 
cpmpagno. „ ,. , P^ ^ 



mmmmmmumi^mmmt mmma^ •■■■■iMflkaaaMI 



(a). Prolog, ad coUec. Eccl. constit. . . _ ,^ 

*" \b) *De Spons. lib. i. cap. i. (c) Injur, quxst. 

Cd) Lib. Emblem. (e) Bibliot. Hisp. no v. tpm. i. pag. iiA^ 



Pasemos ahora a! muy noble e^qiiad^on de Teologos Es^ 

« 

* panoles mae tanta Iu2 eiparcitf oil sobre los dogmas sa« 

'gradocu HablahdQ l^rab«^ del Coiicilfo lie frento describe: 

'Este'seria uri lu^ar oparfimo pafafratarde aqmiUo^Italian^ 

queen el dienn, pruebas de su saBidurid ; pero esto ioh 

-pedia un crecido tk9tomef}.(a) Con todo soy de sentir^ que si 

••olamente se hablase de Easprueb^ <k)ft qu6 ni^nifi^taroh 

-iu sabidbrla^ seria este volumeh nienbs crecido que ^i he- 

cesario para comprender las que dieron los E^panoles. Por 

el contrarioV sien ibl hubieran de contarse la$ particular! •? 

dades de. las vidts :de todos y aun4uelno muy p?eei$as pa^ 

r^ conocer su nlerito literario^ siendo muchos ttiafs Ids It^ 

lianos que los Espanbles , el voluni^ de aquellos^ habia 

de ser mas dilatado que el de los nuestros.'^ 

Limitanddse pues el Ab- k unos quantos^ escoge los noha^ 
bres mas ilustres empezando por los . dos Gardehates M9« 
ion y Serlpando ; nombres no solo ilustres , sino iliistri- 
sifnos. £1 alto empleo^de Legados Pontificios es tisstimcmio 
.^u&:iente^e su cdnqf^id^ rfeputacion come 'afirma Tirab- 
I JlsS© ni puedenegjarsfk^tlj me es posibie en esta parte contra- 
pon» CspanpJ alguno d/b igual digmdadJi la de estos din-- 
.tinguidos Italianos* Pero no le falta por eso ^ noestra m% 
.cion Qjra gloria ^ingwlar que.la hace mas sobresaEeate en 
materia de li|e»ttiiir« , ;qne fiS e]i ia$um<r-|te -que :aqttii«e 
..ti^tif . :...^ r* . - - J •.:.:■ - r/'!; t * . 

. Tom. IF ■ , P • Ert 



<*^mm0m,^ikhmmmmm^tmm^ 



1 < ■ ^" m w t m 



W Tom* 7. part. i« psg. 25^^ 



^4i) 
. En efecto no cabe duda en que'es mayor praebade 

la eminente doctrioa de lo$ Espaaoles el haber sidoele- 

.gidos para Teologos Fontificios eoaqueUa menioiabie 

.asamblea ^ que el haber estada descinados : alguoos Itdia- 

.nos para presidirla en calidad de Legados ; puesto que . e^ 

tos $e vallerou siempre de aqudlos para adarar las mate- 

trias contrpvertidafrv^ Quienpodta conocer ragor d meri- 

io de aquellos Teologos Italianos ^ cuya sabiduria reque^ 

•ria un crecido volumen , jque losr tres" sumos Fontifices ba- 

jo Ids quales se celebro el Concilio ? | Quienes interesa-* 

ban mas eo en viae a el personas: capoces de sostener con 

•dignidadel ilustre nombre de Teologos Fontificios> y de- 

.fen<fer con teson los dogmas catolicos y derechos de la 

Santa Sede ?. Sin embargo vemos que los tres Sumos Poa* 

^tifices feligieron entre todos los Teologos Italianos y y aua 

• entre todos . los catolicos ^ k los Espanolesr 

Quan skbia y cristii^na fuese en este punto la deterrai^ 

tnacionde las cabezas de.la Iglesia ^ lo justifican losn^m. 

.'br€sindelebles:de Alfonso S^Imeron^ dePedroSofdideDie- 

.go Laynez^. de Francisco de THOTre$<> condcido> poir^l 

Turriano > y de Caspar Gaidillo VtUalpaTido j-noonbres qQe 

' se leerki siempre con respeto y admiracion en la historia 

de aquel Concilio y donde se pueden ver sus latigas litera*- 

rias.^queyo'iipeoas tengo lugar^e apontir^i .*.»::.. i 

En otra parte hablaremos de Alfonso Salmeron •; b«5« 

taiido para confirmacion dd su merito lo que dice ' el Car- 

. jdfia9i£aldvicini.Xfis^ jque^fue ial>»qne.mfreri6 entrar. co- 



• • *. 



-- -• '- .1 .;•; i .: .1' '' vipo 



u, 



moprinderTeaEdbg^ ponttfici0«na(^la subntne Junta:(a^ • 
Que las. aortas dd Catdenal Bonroin«o k los L«gados sig- 
nificaban el alto conoepto en que le teiuan ^^1 y su Tio ,* f > 
quepor lo comuii'^era. jse|;mdo el.dictamen quedabad 
escrima; . (b) > , . ' '' 

o Bedro Soto > otto < de lot laityores Ombres dequepHfe* 
den gloriacse los sagrados 4estudios de aquel siglo ^ sup j ' 
juntar ix»n una .singular doarina la fama no menos apre* ^ 
ciable de irrepr^tmble bo&dad El^^ctedito qu<^ se gran^^ 
ge^icntrie aqii<fel}os irendr^lei Padi^ se vio ^li su inuerte^ ^ 
acaecida en Trento el ano 1563. JSifa muene acompaitada 
can peffecto Bxemfio de retigiosa devocien'^fui de sumo4is^ ^ 
gusto al ConciHo y ol qmil le paredial qM&iiP cdmoen una 4n^ ^ 
fyusta ab^urMad i peirdiendo' una de sus miiyafes. iUmkre^Ai^* 
4n toda close. Asi ae eicpliea Palavlcini. (c) 

^iQue lugar no se hiZQ Laynez entre los hombfes tnas ' 
insigdes ite aqliella AlMaqbtea?- ^'Con qu^ estimac^n fue« 
real :5iempre • reoibid^s! a]is:d6cti$iibbl discursos y^onser^ 
vandose.coibo predosas memo^ias de la mas sublime doc- 
tviiia? Quahdo ios otros * ( ^soribe el mismo Palavkifii>i&a^ 
klabM dssdesu. eitioylen pte^^estB^'se^ hac^^hVAr ahm&dio y* 
M^itpfOaka'ZB^jsin^'ienika difu^^ 

so ehsutjim^s^f^ ia ilputfdn que motyaban eh los deniisy . 
€M meste mMeria deuUtbanza y cekhmdos^ mlguna ve%i 
Sa^Somn seiajplar anri^ Jv. ^qtud q uiefru bU»n ime^dhhiein^ discer^i 
•M^ili F 2 nird 

(«)^ Hlstom dcljConci^io de Treiito M^*. i?^ cap. 13, 

Cb)* Alii* cap, 6.' CO Alii lib. 20. cap. ij/ 



nkd fkcilmente '3 V^ ^0$ bonares MtraoriUharios bubieram 
sido incompcaibles en una Congregacian semejante > no re* 
cayendo sohre un merito muy distinguido. (a) Fueron obra 
de Laynez en mucha pone kt docmoa del Sacramento 
del Orden , y los Decretos de la Gracia y Justificacion. 

. Si hemos de Jusgar de los m^ritos .Irterarios d^ Ids 
hombres insignes por los monumentos que han dejado pa- 
ra etejrnizar su memoriae se debedar el primer lugar ji . 
Fr^ncij^co de Torres > que se llaAd eft Utin Tmrisno*. Ea 
otra parte propondremos una idfea de sus^ apreciabilisifnas .. 
obras. Los Cardenales Osio p Baronio ^ y Lindano ensal« 
zan justameme sQ merito. Juan Creselio le, llama Doctorem 
excsllentisfimum x'^^irtsm turn ehquenfiay tufn multarum re* 
rum periiia ^ & mirabili n^enii flu/nine prastmtissknmiij 
Wbilosopbum insignem > Tbeohgum Sacrarum kgum exetci* 
tiftissitmm , ^ fidei defensorem > & propag/atorem acerrwym^ 
gtaco y atque latino settnone ad perfectiim insirucium* (b) . 
.NfierU). t] Teologo Contifioa Pedro SotD. ^ cveyo elSaii* 
to Cardenal Borromeo que ningun otro podia Iknar tnas 
dignameate estQ. hooorifico empleo que Caspar Cardillo ^ 
Villalpando ^ quiei9i ya habia dadot kx (x>Q0cec ea el Con^ 
cilio asi si^j^ingal^ eloiqu^iicia en las tres. osaciones que . 
r^to a los Padres y eomo su eruc^tciaa y profunda! doc-^^ 
tcina>con laqual refuto skbiamente los erroKs deVergelio 
y. de Monnano^ Su^Di^^rtaQioo de u^. Calkis Bo^mU mn^ in^l 

;: i . dul^ 






(•^ Loc* cit#Ub» sz. cap. 6. (b) In clog, part; s. 



(45) 
df^end^ ceim|)rftsft Anldias veocsi s6ra Un testinloQio per** 

maaente de su inteligencia exx las cieocias sagradas. 

Con solo estos cinco Teologos se podria asegurar k la 
njicion Espaincila la supenqridad sobre todas las <kmks.eii. 
eli Goncilio de Trento : Ptiro hubo ottos muchos 6 supe* , 
riores^ .o iguaies k estos. Ci5!m4ose Tirab. d isUgtmn 
Italianos de quienes baquedado mas clarafama^ nombra'k 
Ambrosio Catarino como uoo de los mas c61ebres« Que 
estt i&itiw. Auy inferior ^ otros Dominicanos Espanoles^ i 
lo: aCDe4itan;^on ^eyiileiicia. laa dlsputas, que tubo con el 
f^moso Domingo Soto ^ en las quales salio aquel vencido* 
Ni podia esperar mejor suerte 9 queriendo haberlas con 
uxk h4»iil>re como Soto ^que.desde el principtodelCon^. 
cilio gano laestimacion d6 todos los E^dres > a Ips quales 
preientd en el i545« eus doctisimos libros de Natura ^ ^^ 
Gratia. (*) ; . / . ._ 

^y acasjo v£k s<i aventajo a Catarino et effegamisfmo Mel^ ] 
cbctfT Cano ? CHgaibosia jcensuila del Cardenai EafoKia fFa^ a 
lavicini;, Aa.tt»r tan impircial como clasico: Lege Mekborem: 
C4mm ^41 aureo plow voUmine banc ipsam de locis Tbe^ . 
hgici^ yrattmicmm ante otmtes y-mp'ra^ vmnes estjexjeqtmtus^ ; 
I^fnque ^ftimtsfmt \y ne^r > qui docuerii > & quod: minus ist, , 
latinam ,p9^guam hi :l^teo j^iAia\(^ari y & quod tnaximum^l 
' ': >' .. '/ i : ^ Catbo* : 

m 

(*)*^Hie tan estiraado de los P.P. de frento la obra de Soto 
que mejreci6 Ja^j?artjcular,di«tinci9n .qvi^.Jfi.couced^^^a p.qder usar ^ 
el glorioso Lema de dos manos enlazadas con Uamas ea medio y 
csta im(;,fi2CioM I Fides qua fer cbaritatem operatur. . . 



efecto la obra de Canoes de>m|Qdlasque bsstafr k hacert 
eterna la memocia deun hombre> yaaegurarle la gloria de 
ifigenio sttbUme 5 de fina critica > de/crndidoa imbGnsa yi 
escogiday yde singular etegancia: Circln]8taacdaa^qIl& ie^ 
ccmstituyeion sopericHr ^ no solameme a GiEicarnia^ «iiioi^ 
todos los de su Orden^ tanto que uno de eHos^ ; bien coho- ^ 
cido en la' repdblica literarta> no tuba dificultact eh escrU - 
bif deCano : Cujus ingeniumprje caterU jyomMUoMi' OrdU-^ 
nis Scriptorihas ^ postS. Tbomm jingdicam numtmtti moKt^ ' 
fM suspicio. (b) 

lOtros dos Domimcanos (i»cieron brilladie piapel en el- 
mismo CovviAioyes a saber ^Bartolom^ Cat^rauza^ y Friin^ 
ciico Fpw>tro^ Las obras que pobl^icd el p^itafeno antes del ' 
Concilio y en el tiempo en que sedelebraba ^ conyieneea : 
quan digno fue del singular aprecio con que le distiu** 
guleron aqudios Padres^ Mo p^ueba mem;^ k fiivor del s^- 
gundo-el faaber sSdollamado y xletemdo en Rodia^ltta> 
perfidonar el C^eoismd ^ eegun eccribio el Cardenal Bon' 
roflieo al Rey Don Sebastian en Noviembre de 1564. Tam^^ 
bien* tubo mtBcfaa: pai^e^FQreycoen la f or{naci£>tr del Indke ^ 
de^ los-litords prohibidos ; y suyo' es ol prologoa'^cho^ 
Indice impreso ^n : Roma ien^ el ^citado^iio 4s*4g6i^* ^' ^^ '' '* 

Sin embargo de ser tan celebre en Treato ia fama de 
estosTeologo$>aob3St£>.a obscur^^er la de.ios,u:esu.«scla!?.. 

(a) Vind. Soc. Jesu cap. 28. 

(b) Natal. Alex. Hist, Eccl. Saccul. XVI. In'synop. Art. i. ' ' 



(47) 
.tecidos'Fmciacanos Andres Vega ^.Iruis de Gorvajal^ y 

^IMiguel.de Medina. £1 :prtin6co iue envUdo al Concilio 

por Carlos V. y Felipe IL ^ y se hizo admirar eiQ hi tantp 

;po]^6ii*:eIbquriacsa^ instnicckwi en las Isnguds :s|ibta$> qijan* 

fto por su proftmda doctrina. Antes de la Sesion sexta eta 

• que tiebiaa definirse Ids aiticulos rehtxvos i la justific2|r 

ifiiQnri0](»rimi6 udaobra muy docta c^ ^ titulo : Doctrir> 

ina \umversm dt justifimtion^libris XV. ttadita & centra om^ 

iMs omnium trrores difeiisa i con Ibl qual did mucha loz ^ 

aquellos^ Padicesi^ y se procura el concepto > que confirman 

los elogios que kaeen de hi los primeros Escritof eade aquel 

•^glo. gPero que mayor recoanendaclon. de e^ta obr a que^l 

haberla reimpreso el gran Pedro Caniisio » aiiadiendo extr^* 

prcUnadas alabanzas deel Autor? Caryajal fue uno de l<|ia 

pocosque supieron adomar los^ esilidios' Teok^icos con 

la energia y amenidad que se ve en susf eiegantisimos e$« 

criios. Unio los estudbs serios con los ameoc^ ^ form^p* 

dose de este modo^ como dice Juan Eisengrenio > 9n^i/« 

JiQne & oioqu^miai clarus ^bilos^opbus atqug Orator penfectis-' 

simus y neculli Tbeologorum secundus. (a) En ningunajde 

presX&s cdiidades fu^ inferior Miguel de M^ctina famosc^; por 

esusUbros: Pe recta in Deumjide y de los q^P GerQijin^o 

. Magto.ep Mcurta d^dicatoria «1 Card^oal IMs Qofip^r^o 

. habid: de-T^sta: sii^e -^ NikU omnino pr4^rmmt[ ^ ijuod' adpf^ 

u lbo4QK(mfii9mfiskkndamy. ^.dmi^iQri^m-Qi^m^is.^i^ndiQ^^ 

danv 

" »■!! I l'' / II i I t ■■■— — iW^^MI^ii— ^— fci^l I li ** till Ml 

' -(1) In Catal. test. ver. 



dam facer e ponit . . . . Omnium nobis ", & pasterltati UbrofWM^ 

'& Tbeelogorumy quantum ad bujusmodi disputatiams oMnet, 

Hnstarfuturus sit. '{ 

Cierren la noble fila de los Regulates dos. dbccisim(|S 

- Agustinianos. Cristoval Santo*Tis benemerito de la religion 

en una y otra Alemania^ produjo conocida utilidad klsL Igle« 

sia con sus literarias fatigasen Trento, donde al 47«dif0 de 

Teologo anadio el de eloquente Orador con la oracion de 

•S^fif^ vera Ecclesia > que en 1563. pronuncio delahte de los 

Padres. Logro la particular distincioa de que se impri« 

miera por orden del Sacro Conciiio su obra erudita : Tea-* 

trum Sanctorum P. P. El otro es Juan de fiurgos ^ Valen* 

* ciano > de quien hizo mucha estimacion el Cardenal 
Seripando ^ siendo General de su Orden. £1 que lo era el 
ano de 1562. le envi6 k Trento con el honroso titulo 

' de Teologo de la misma. Alii entri varias pruebas iluitres 

' de su sabiduria adquirio universal aplauso por la eloquen- 
te y docta oracion : Ve^ quatuor extirpandarum baresum 

' preecipuis remediis y dada k la prensa ra Bolonia el iao &U 
gUifcnte. 

: No cedieron h los Regulares los Teologos Seculares 
enviados de Espaiia al Conciiio de Trento : Solamente 

' nombrare algunos de nlas clara fama. Entre los que en^ 

* vio Felipe IL a aquelia Sagrada Asamblea, brilto el ex-- 
traordinario merito de Costne. Damian Ortolk ^ Abad de 
Villabeltrando en la Diocesi de Gerona. Ya era bien co- 

-aocidala erudirion casi uoiversal de .este . eminente lite* 



(49) 

tito; ^ues antes del Ooncilio habia logrado alto con* 
cepto en Paris y en Bolonia y en cuyas Cindades se le 
estim6 por Filosofa sutil y Matemitido $ teologo 9 Letra-^ 
do y y perito en las lenguas griega y hebrea. Qui* 
$0 traerle k Roma el Cardenal Gaspkr Contareno > perdr 
Cosme tubo por mas justo esparcir en su patria el fru^ 
to de su sabiduria. Eatando en Barcelona le nombro la 
Ciudad,.en el ano de 1543. Retor de aquella Univer« 
aidad ^ en la qual se hizo celebre k $iy y i ella nusma 
anterin tubo el raagisterio por el zelo con que promovi6 
todo genero de ciencias > y por los eftatutos muy oportu* 
jitfs que arr egla A la fiima de su doctrina debio el ho^ 
I30F de concurrir k Trento con el respetable ticulo da 
Teologo del Rey de Espaiia. (*) 

. Jgual gloria produjo k su Patria Barcdona yk toda lai 
nacion Espanola Juan Vileta , Teologof del Obispo de di^ 
cttt .jCiudad. Su larga y elegante disertacion de Commu^' 
nione sub una panis specie ^que recito delante del Sacra 
C!o2ictlio> tnerecio iQuchos elogios y y tambien ser impresa 
cepetidas veces. Vease lo que refiere el Cardenal Pala« 
vicini. Con t^Mo fastidio comoJUe escuebado aqueUa ma&a^ 
na un Regfdar (J^t. Aolante Servita Teologo del Obispa 
Tom. IF. G de * 



. . . f 



^^^''^i^'-^^mamtmmmm^mmi^K^^m^mmm^mmi^mmmmmmmmmmammmmam^mmmmm^ 



(*) Entre otras obras de Cosme Ortola se imprimieron en Vene^. 
cia el ano i5S5. sus comentarios sobre los Canticos. De los qua^ 
les dice Andres Scoto : Hthraorum , Sanctorumque P. P» omnia tinc^ 
t0 discipjinis f^quibus uibil in.eo genere sen^iptum vidi aeemr^uw 
€um a Veteribus Gracii Origins 9 Nicang Olimgioiom disccsscris. 
Bibliot. Hisp. 



de Sabenico ) conptro Ufnto apUmso fie oiAo pw la tardt 

Juan Vikta ^ Clerigo Sewlar EspaAol ^ que iha con el Obiipe^ 

de Barcelona. Este J at , ^rtd'ob^iafae ^ hcUlb di^gustadn 

bs didos de las mucbasy ^ frequemtes y difutat confirencids 

$obn la fnisnfa jnateria y . tom6 la palabracon tat gra^ 

Cia y proniltud que avivd ei apetita m los bartosi tant$ 

que defpu^s de bahr bMadi^ :ita^ bwtas y y bdbersi 

convenido en concluir : la Sesion por^eser acdbaba eldia^ 

k rogaron continuaie elr^azonamientotamaikmasipuente.(k) 

, I<os Obispos ide Salamanca y Segovia llevaronpor sus 

Tedlogos al Concilia,;el prhnero al eloqt:rentmiiio Pedro de 

Fontidueiia y y el segjHido- al grande Aria» MontanOv ^Quk 

Teotogos Italianos podran medirse con estos hombres sin* 

gulares? Y a quienes fueron inferiores los celebres Portu- 

gfieaes IKego de Psiva y Andrade y el Doctor Comano , y 

Piedro Cornelio? De los^dos pcirrteit^ cuenta Palavicini, ip*^ 

ormdron atgums escritos eruditas d favor de la aut0ridad 

Pontificia , los quotes comunicaron con mucba recomendacion 

ks Pmsid^esalCardmal.^^ apfobade 

iatnbim cori igml los .Teotogos -de Kamtt j'y del PnpalPorU 

que se dieron en su riombre d los Autores aqmlkis gracias esi 

peeiales j que son verdadera seAal no dean cordial afecto ^ sitte 

de .una alta estimacion. (b) . • 

. He aqui algunos de-los -celebres Teatego** Espanoles qtie 
pueden entrar en paralelo no solo de los It4lianos,siho aqa 

de 

(b) Palav* Loc. cit. lib. ip. cap. 15* 



(if) 

Kidtt |0S suHef l«s «)«$ ;to)pQft«Mss< <quQ se trataionea el 
Co6ciiio ;9tuv)efoolos Espaooles 16 mayvM: pajcte> Hablea-^ 
doBse jele^g^di3!)4i$lz 'p^nmas.4ft entreiiodas lasjiaciones pa-, 
jra v^htilar la solemn^ qonfer^ctA sobre ios matdajonios 
^IandetdtKf$,de<$oldM£^panolas€!iiC)inbf!iiii9a ^mio. Sendo 
tambten dignp de coo$t4eradon que loa ^scucsos pronuo* 
ciadodpar los JgspaQotets^i;^ ix^nseryamn y'ii anotaroh co- 
onpisi^jtite eb ^XSaxio. 4© dlchovConc^o. En la colaedcMi 
de wlsattas in5>r^ Vacias yp/Ues, y .rcimpreiBa pjor Labbe,en 
el l:«pd XIV. de la <cte «st€, la ro^yor parte de las disertacio-J 
tiessdJide loe JEspaliQleft.iPjero qud mas? Hasta eri la sagrad* 
eioqueflpia «xce4i«f »n a fodew: pijes d«las Waciones que se 
cecitaron defeqjtede aquMlo? P, P^^jerjcnaoecen imprests 24. 
de los Espafipies , a cuyo numeto ap«ias llegan las de to- 
das. Jas d^mfe naciqneft. .... 

. MeomQfuorxffigiu^VQs Teologoa las^ principales lum- 
bre«a».|)«ra ilu&irat l4^ materia* .<XMJitcoirerJidas en |aaife&^ 
pctable asambl<«,dd SRi^mo medo fiieroir los:yafcro^&dom» 
batiejues % quieflesconfiaron^as Pkdnesila defen^a de su- 
honor < jCog^ayjeci^. len Tjcfisnto una obra ^nijy imofeme c©n-« 
traiftqueila augusta congregacion compuesta por -un ^iortoi 
Fabricio Montano, Aleman jjio pudieron meno§ de.ballarr! 
se penetradps, de jgstadplor todoslos, P.P. a vista del es- 
candaio que-se fieguina a todo ei miiBdO'por las negras ca- 
hxaim jd^' 4".fe:Mib4rab:a>'flu^l -Rer'ijcwsft.iescrUG.Ju?^ J 
ton preaiio pr^avdr el inmiheme dafio publfcando lina jus- 



«rdefenst« E^ta pe<fia linhombre eaquiea cofieurriesen &l 
ciencia Teologiea ^ la erudicion ^ la critica y la eloquencia; 
{Y entre que gentes se hallo iste sagrada Tulio? ^Por ven^ 
tura entre los Ciceronianos de Italia? No por cierto. Sefaa« 
U6 si en Trento entre los Espanoles. 
i Pedro de Fontiduefia, Teologo del Obispo de Salamanca^ 
cuya sublime eloquencia se habia hecho ya c^lebre en aque* 
Ua Cludad por las varias oraciones recitadas h los P»P. y fue 
tl sugeto k quien rogaron los Eminentisimos Legados que 
tomase la pluma en defensa del Concilio ^ segun hi mistAo 
refiere en la carta dedicator ia al Cardenal Osio ; diciendole 
en el exordio de la Apologia : ut ilustrissimis Sacri Concilit 
Legatis > qui mibi banc prwinciam imposuerunt y i^piis etiam 
alHs y atque doctissimis viris ^ qui id d me impense flagitarura 
saHsfaciam. . . bunc mibi laborem suscipiendum putavi* £1 me* 
rito de esta Apologia es tal que puede pretender la pree« 
minefncia sobre quantas obras salreron h, luz con ocasion 
del expresado Concilio* En toda ella resplandece la mas 
▼erdadera doctrina unida k una s61ida eloquencia digna de 
Ciceron ^ a quien imito Fontiduena ^bien que sin la afec- 
tdcion xidicula y pueril de los Ciceronianos de aquelsi*^ 
glOt ••(^) ' -• A .-• 



1, I I- I iBiii > 9i\ 



• (*> Eatre la» rtprtirfas cdfciortes de Its obras dc Fontiduena es 
t^fillbtma la que. se liizo en Amberes por orden del CardeoaX' Ost^ 
lajo la direccion de Arias Montano ; pero iio cede a cs;a laultim^ 
hccha en Barcelona en el anb de 1757. por el arudit?o y elegante Pi 
Xavicr Elias , de la Gongrcgacion de Sin. F^ljp^ Ncri. J^jXfi^i^ip(^% 
m erte de este ilustre 'Sabio ha privado a uuestra nactou de los pre* 
ciotfot frutoa de Uteratura de que nos baUa dyylo fmdtdas espcrauw^ 



(si) 

'" A este modo daban en Trento los £spanoles pruebaa 

Sttstres no de sutilezas escolasticas y sine de escogida era- 

dicion> de suma elegancia> y de eloquencia Ciceroniana. Ha« 

blando Tirab. del Cardenal Seripando dice^ qwefuk dehs 

pocos que supieron bermosear y adornar de suerte basta la 

misma Teologid que pudiese agradar aun a hs enemigos de 

tas sutikzas tscolasticas. (a) Pero en seguida nos hace saber 

que las obras Teologicas de este eminentisimo Teologo 

ban quedado ineditas. (b) ^ comb podremos perdonar h 

Italia un peirfuicia tan grave ocasionado a los estudios sa- 

grados? ^Qua tiempo hubo jamks en que fuera masp precise 

hacer amable y grau la TeologU? ^Por que ban deqae-^ 

dar entretanto ineditas unas obras que la podian hacer 

agradable aun h los enemigos de las sutilezas escoUsticasy 

esto es k todos los bellos ingenios? Ha sido fortuna que^ 

no quedasen ineditas las obras de Fontiduena > de Cano^ 

de Carvajal^ de Vileta ^ de Ludena y die tantos otros Es-^ 

pinoles que supieron bermosear y adornar la Teolog^a en 

Trento de forma^ que conservando su soberania y se presenta^ 

amable h<asta k los ojos de los ingenios mas • delicados j 

descontentadizos. • * ^ 

No obstante que entre los Teologos Espanoles habia 
algunos que estaban muy instrufdos en la Jurisprudencia 
Ecclesiastica y no faltaron en Trento Canonistas de la mis«^ 
ma nacion que sirviefon de mucho en la decision di&algu- 

• ■ noa 

(a) ToiUt 7« part* t< pag. 268« (b) AHi pag* 25p» 



fiofr piffitos |ifopto»€|e su pfo&»oii« SJ^ Rdtti«:«cog]lb 3i 
los doctos Espafiol^ por 5us Teologos en el ConcUio > lit 
xTiismo bi?o .«nvisndo por Canooista Pootificio M jra ctt^ 
lebrado Mallorquifi l^gu^l 7oi&a3>elqiiat^^oI>r<^.jilgttiia4 
mat^rias forqiQ sabiosi «5Piiitos qpe efitifnaraii <}ig€08 los L»^ 
gados de dirigirlos al Papa, (a) Entre Jos Jtiriatas yi hemoa 
didho que obtuvieron Jos primeroa puestos Antonio Agiut 
tin y y Diego €ob9rruvia«. A este aco(QpaS6 en el .Conci^ 
)jo su heraaano Antonio ^ fami^so lambi^a M la! cffflcia:del 
dere<^ cotno ds&n lestimpnio sus obras > y lOs elogioafii 
au f»ve^ de los literatos de aguel isiglo.* Jutto jLipsto Ifl^ 
dice eo. una carta; [0 Qurnm fW. Eurapam rltspfaitlxufi 
non marid^ > ^ tttroi commeUtibMspatojotlProfecto inttrins wf^ 
tf4m tnsifinsit Hisfumifim vestram cursim sttml.^ S^TeHnett 
were^TsHispaniijetUie magnum /^meni (b) Familia ilustre) 
y , afoituiiaci^ de Cbiftar^uvlas .en la cp^ parecia hereditaria; 
laliteratura, pues a un fnisraQ.Jieaipo:tuvo quatfo hora- 
bres sublimfes en eilat Con razon e^aribio el elegante jBidg^; 
gio. Lopez: 

• ' His fim J^ • 

Toletum fact at quatuor y ilia duos. \ . . : ^ . f V 

• En suma : Atm Jos -Embajadores. «que ^ vianoa Jd Tctftto 

nuestros JMonarcas fueron digijos no r&mo^ por«urerucft# 

cion que por su xespet able dignidad.de ocup?r distingtiidd 

lugat.en.aqui^Ua fti^u^ta mfxM^%^ £1 piw^^di^efiiftJEfam 

Cisco 



f. ' •■ 



(a) Falav. Loc. cit. lib. 2i; cap. i. 
Cb) C^t..epUtt ad. Hwp. ep« 7.7 ._ 



tiscD de' Vhrgaft , «darecido letrado di6 tales muestras de 
$u saber> ya en Trento> y ya en Roma^ que mereci6 asistir 
4 las cofiferencias mas graves tenidas eh esta Capital con 
nootivode losasuntos del Concilio. Oyganioslo de boca de 
jPalavicfni : EL Pontifice para obrar con mas madurez conoof- 
€d a su presencia los Cardenales dlputadosy y quiso escucbar 
Mlpa^'^e^t de cada uno-^bnAiallamado tambien a aqueliajutp^ 
ta a Francisccrde Vargas y Embdjador Espanol^era reputa^- 
Ida por may capd% de inrervMir enaquel Concilia > coma quien 
elevado a tan noble empka mdspor subltmidad decienciayqM 
4e nacimienta , ntamfestaba un ceJa nada inferior a su doc-* 
frinayy d la piedad de su Sober ana* A consequencia deestasxa^ 
iidades compuso Vargas un escrifa igualmente docto querelii^ 
gioso d favor de la autoridad Fontificia^ elquedespues se did 
^ la prensa^ Tm babiendo permitida la difusode el e f volar pm 
aquei correo mas que un sumaria > quisa el Papa despacbar el 
dia siguiente nueva expreso sm otra objeta que llevar el escrito 
entero &c^ (a) 

Otra de los Embajadore^ Espanoles en Trento foe cI 
rauy noble Don DiegaHurtado de Mendoz3> nombresu-* 
mamente grato a las Musas > gloria y esplendor de lak 
vrmas > . de la Toga > y de las letras^ Eoipteado en Italia. 
en los primeros cargosde la milicia > pasaba a semejanza 
del gran Scfpion > en im Acad^nnas y . entre los sabfo^^ 
mqucl ocio que le concedian las^ empresas miHtares.. Mas 

* de 

(«) Loc» cit» hb» 21.' cap. ii*. 



(56) 

de este sabio 6 iltistre Mecenas de las letras hablaremoff 
en otra parte. > 

Quantp he dicho hasta aqui del merito de la$. Espat> 
iioles en el Concilio de Trento puede ser suficiente para 
persuadirnos , que la claridad que recibieron: de aquella 
doctisima Asamblea los sagrados estudias asi en Italia 
xomo en todo el mundo^ se debio en la mayor parte k 
los Espafioles. Y no obstante que no he hecho mencioa 
de todos> temo que alguno me culpe de prolixo > y 
tenga por desabrida la seca narracion de tantos celebres 
Espafioles : Pero se ha de considerar que nada de esto 
sobrapara desvanecer las preocupaciones contra la lite* 
ratura Espanola > y aun quiera Dios que baste« £$ difi.^ 
€il hacer gustosa la narracion del merito de tantos hom« 
bres en la estrechez de. un Ensayo. En quanto k mi me 
doy por satisfecho con. que no se me pueda reconvenir 
justamente de que me extravio en vanas investigaciones> 
poco conducentes para dar a conocer el merito lite]::a9» 
rio de mis compatriotas , unico objeto de mis desvelos. 

$. IV. 
EL RESTABLECIMIENTO DE LOS ESTUDIOS TECh 
logicos en Italia despues del Concilio de Trento ^fue obra 
de los Espafioles. ^ 

LA luz que recibieron los sagrados estudios por me^ 
dio^del Concilio de Trento^ se comunico inmedia^ 
tamente k todas las Escuelas catolicas. Los zelosos Pa« 
dies (que en aqueUa Asamblea babian visto palpablemen? 

te 



fS7) 
le qiAm ' BccesicUd tisma^ U leligioirde TeoIo|{oJ dqotot 
y ciratificoi) restituidos ii sui r^spectivas Iglesias >; promo- 
Tierbn estds divinas ciencias. Los Samos Ppotifices Ue« 
»os d^ ^selo por el bien de la Igle^ia^ conocieron de quati^ 
to datto faabia sidQpara esta el d^scuido de tales estudioSi 
TP(x esta se dedicaron s^mmente k protegerU>s y firvore^. 
cerlos con un empeiio semejante ^ al que babia mostrada 
Leon X. en promoyer las belles letras* 
V Asi to conflesa el .Ab. Betineli contando eqtre las cau« 
M8 <}e la degadencia de lajs bella^ letras en Italia > el babee 
recobrado su honor los estudios s^rios pw medio dd Conr 
cilio deTcepto* Se puede aiiadir ri lo referido ( dice ) el fra« 
ier c^btiflth gewr^lmeffte honor los nuevos estudios mas sUh 
4or a. Qauia del Conctlto^ ie Tremo , skndp entof prtmoroidai 
4^onst^n$emefite por los Papas Paulo IILy IV. ^ Pio JV* ^y 
V* > XjrregoriQ XI 11. ^y SixtoV. (a) No hace por la verdad 
mucho. honor a la literatura Italiana que los graves estur 
idios iagrados fiiesen nwvos en Italia despues del Coqcilio 
^e Trento. 

Anade el Ab.: Desde entonces fue mirado el sigh de Leon X^ 
y su Corte como prof ana ^ porque babia protegido los Poetas^ 
ids Musicos > y los Artist as ; en una palabra ^ todos los bellos 

m 

Sngenios. (b) Pero con su peraiiso , digo , que no fue con- 

tfiderado como profano el siglo de Leon X. , porque hu« 

.biese protegido este Pontifice las Artes > y l^s b.ellas letras^ 

Tm.IF. H si. 



mtmmtmmmm^ 



\^~ • 



Of) Re8ti|uracioii part. 2t. pag. z£2« (b) Alii* 



^no pot hsbdrlis'prefer!(&> k los estudios sagradoiry s6lU 
d6S| olvidados po^eL Fah mirado conio profiuio y porquf 
en conformidad de Ic que escribe el Cardenal Falavicini 
falt^ Leon d saobUgachn en olvidar aquella parte de lite-i 
ratwraf que na solo ee la maf nobk ^ Mm la mat proper^ 
eianada 4 stf estado. Se mir6 coma pro&n6aquel siglgi^ 
jerque Leoa llama con mar instancia a los que estahan 
instruidos en las fabulas de la Grecia ^f en las jocosidades 
de los Poetas ^ que a los que tabian estudiado' las bistorias 
Eclesiasticas yy docfrina de los Padres^ coma refiere'ei xms« 
mo Falavicini. (a) - 

D^pues del Concilio de Trenta tubieron verdadero . de* 
SCO los Sumos Fontifices de remediar este desdrdeti ^ pro- 
tnbviendo . It parte raas noble de la literatura^ y *Ia mas pro- 
porcionada h su estado. Una reflexion puede hacerse so- 
bre la dicho^ y es , que en el tiempo que Leon X. protegi6 
las artes j bellas letras>se vio Romany aun.toda Italta^inun* 
liada de poetas j y escritores cultos y ameno5» Se hallaron 

• 

Pintores , Escultores , Arquitectos faraosos ; en suma flore- 
cieron todos quantos bellos ingenios hacen la gloria y las 
delicias de aquel siglo afortunado en las historias de los 
escritores modernosr Subieron al Solia de San Fedro pasada 
uquella epoca 6^ Santisimos Fontiflces^que con empeno igual 
a su zelo y promovieron las divinas ciencias , y favorecieron 
4 sus cultivadores : Sin embargo no se via por esto 

Roma 



|a) Historu del Concilio de Tcento lib. i. cap. s. 



Aoma ixiundiide de famosos TeoIogos^ItaUflnos;^! pudittcKi 
ptesentav ios estudios «£^rado8 siigetos dt uo oaerito^como 
el que tubierofQ en tiempo de Xie^n los Cultivadores de la^ 
tetraff am^oas. En^&cto > si se lee la historia literaria de Ita^ 
lia y$e advertira la rnisana esCasez de Teologos despues de 
4icho Concitid , que antes de ^1 ^ hasta Ufcgar al gran £^4 
laniiino que Aoreoio omchos t^$ 4e$pue& - 

Mas Ids ingenios subUtnes que no haUaron los ^tudioy 
Teologicos entre lo5 Italianosise encuentran entre los Espa^ 
^oles que vihteron a Italia a restaurarlos. Roma 9 madre 
dela r^ligjoQ^ at|ogi6 cbn {)airticular a&cto a un noble exep^ 
<sito de liteFatos Espaiioies^que concurrieron ii ella para hi^ 
cer respland0<cer las ciencids utiles a la defensa de la Santa 
Sede. El Golegio Romano y la Sapiertcia fueron los clarb- 
$imos teatiTos .de sus deivelos literarios ^ qu6 sirvieson de 
tanta utilidad k la Iglesfa ^ y que debieron las demostracio* 
lies ma&. particulares i los Romanos Pontifices ^ bien que 
no ban inereddo lugar en la historia literaria de Ita« 
Jia. 

En ^ta ocupa. un pueato distinguido el Colegio Ro^ 
mano ^ del qual jse dilUndieron copiosos rayos de luzso>- 
■bre fodas las ciencias. Para formar el brillante retrato de 
^ 3 se vale Tirab, dela elegante Carta , con la qual dedicd 
vAIdo Manucio a. dicho Colegio las historias de Saiustio 
<en el ano. 1543* haciendo en ella eLimparcial escritor 
el debido elogio del merito literario de sus escuelas. Anade 
/despues el Ab. En otrajfape bahlarpmos de algunos ^ que en 

Hz jf^ 



(60) 

el discursd^de este sigh enseHaron alii con apJaiiso. (a) De^t 
bia ciertaroente hablar en otra parte; ^Pero por venture 
lo ha hecho? Debia hablar en el capitulo de lo» estudiot 
sagrados de tantos hombres ilustres como ensenaroh alii 
la Teologia con aplauso el ano de 1553. >y los ^guientes^ 
Quaado trata de los escritores sagrados- debia hablar de 
los. ingenios sublimes que explicar(H^ alii las sacltas escri-^ 
tnras^ y perpetuaron sus noqabkes con las obras publicadas. 
Era justo que hablasa«^i- el eapitido dela Filosofia de los 
^ primerosv Maestros que la dictaron alii > nosoiamente con 
i^lauso >sino con admifacion de Roma. Pteiro de ninguno 
de estos ha hablada^ el. Ab* ^Y creer^. haber satisfecho d 
la gravisima* obligacion que tenla^ de hablar de este punto 
con haber apuntado alguna alabanza de Perpiiian? Yo 
pues supliendo la obligacion confesada y no cumpMda por 
Tirab. > senalar^ los nombres de algunos Profesores Edpa- 
noles ^ a. qisienes debio eh Cofogio Romano I9 gloria )i« 
^rarta que celebra Aldo Manucio. Y respecto de que con 
la carta dedicatoria de este nos ha formado el Ab. el *re«* 
trato de aquelias^ escuelas^ me raldt^ de otira oana dedi«« 
catoria para, sacar d de sus Profesores. ' 

Uno de los Espanoles. insignes que ihistraban el Co- 
legio Romano en aquelios tiempos es d Padre Juan de 
Mariana J este nos ha dejado una digna-memoria de los 
sugetos doctisimos que excitaron el asonjbco d^ Manucio 

en ' 



II I ■ I ■ I I I ' II I !■ ■■ I 

/ 

||a) Tom. 7* parte x« pag. 104* 



(&0 

en e! Magisterfo de las Escuelasllotnanas. En la- carta en 
que Mariana dedica al Cardenal Belarmino stis comanta^ 
rios sobrela Escritura> recuerda al Sabio Cardenal lo^ ano9 
eh que • ^endia las piencias b^jo la direeeicfn. de Mftes<- 
tros Espanoles^y en que era uno deellos ei mismoMa* 
nana. Memoria eqUiSetmsuperioris tempqris (escribe) obkctare 
animum vokbam : (veniam banc senidaipX cum. 9^omatt9 
quidem past okitum avunc^tf tui NLarceiiuFont^M. 0:^ata^ 
lisy sed& artmrn^ Uberalium knpigro pede prima spatia^ mei^ ' 
tiebairtSy ParraPtaceptore tu^y amico.nostro^^ & aquali^Sg^ 
Ssbolas Tbeohgiaas expiicabam imrnatura quainvis atat^ijnfc 
efu^U(^ firma*. In Italia m$lim tMtri Ordims ^ qui earmpro'* 
vineiam sustineret;; nunc inmmeri > ut audio x& credaHb^tim 
ter f sic tempora^ comntutantun. CoUiga^ tamen in ea^fes-* 
siane tunc erant Emmanud {de Saa} ^ ^Isdesmim^^q^a^ 
Us y & quanti viri ^ ingmio y eruditione y & mod^stioLIfi 
Ebitosopbia Tol^tusy qui erudftionin erg^ Tbecflogica, pasfeu 
donatusestiPurpura; Pereira ehganti prorsus ingenio. Aecessit 
udcosia mbiio aUis, injifior. ArtjsmOratQriam Perpiniams tra^ 
debai.^ ax cujus ^r^ mcUe dukfof fiuebal- cratio y efoquenti^ 
taude cum-primis nostras aHHHs comparandus y neque antiquis 
ubsimUiSs Matb^sim Clavius > ex suis libris satis, mtus: > i$ 
nohilis. Hebraic as Utter as Baptist a Romanics y. inter sua\gen^ 
tis spinas rosa odorata, & sumus^moribus magis quamfch 
c/e* Grcccas Stepbmus^ domo y^atentinus*^ Neque te y Jftco^ 
.fc Paeci y (dubium ir^enio y an gratia major), sileniio in^ 
wlvo r meormn^quondam in litteris prime sodaHutfitp piibi^r^ 



eatteris cctre. tJoH Matddnafum > iqaainvh exigud teMpdre Ai 
iR^omanorUm Prbjvssorum mmero ^ Mstn/e hdtionU > & ordi^ 

w 

hzi decusi 

'" Vea aqui it\ SdSdr Ab. once£kp^61es doctisimos de 
ijuielies debia habliar en otra patu, y sin embargo los ha 
blvidadb {excepts P^rpinan) . Parra 5 Sail ^ Lednma 9 M^ 
Vlana :, "Foledo 5 PeVera j Acosta ^ PerplSan , Esteve 5 Pe^ 
'rray'Maldonado sdn los grahdes hombres que admirx) Ma^ 
nucib eh las Escuela's Roinina$^ y i qdieaes son dfeadords 
^stas dh la gloria i que se vieron elevadas. Ellbs fa^feffii 
ISeiior Abate y Itos Maearos de sos Italianos : A los sudo- 
res y trabs^os4tteran6s de escos ikistres £sparlol^ > se de« 
bietoii 16s frutos que despues cogieron Ids Italianos > biea 
"que olvidaiido para siempre h quien sedebianprimeramentei 
ISlitigub Ita^liano estpbo en disposicion de oCupar una Cate«* 
'(^ra de los estudios sagrados hasta tanto quefueron instruU 
do^ en ellos ^or los Espanoies. No fueron isolos los Italiai. 
il6s los ilustrados por nue^ros Teologos , sino toda hi 
lEifrbV)a , 'pues qiiein aqoellos tiempos estubieron de oyen« 
Vef de lbs Maestros Espanbles en iasEscuelas Romanas ^a« 
^iosjoyenes de 16. naciones distiiltas. Si pudiese el Sr. Ab. 
deeir btro tatitodesus paysanos^ los hubiera llamado sin 
btra diligeticia maestrosde todoeImundo;y*no-fie verlan 
^olvidados <iomo lo estan los nuestros. 

Sucedieron en las mismas Escuelas'nueVos Maestros que 

''Vinieron de Espana papa acrecentar mas y mas el credltode 

^ellas: iioes posible hacer elcorrespondiente^logiode ta- 

dos. 



60s. l^^aqmhri dej9Mhde maravUIarse de q^e enla^I^ii^ 
foria literaria de Italia^ quanda se trata de lo^ estudios sar- 
grados del sigia 16. > na se hallen registrado$ lo$ noxnbrea 
imnoJTfales de ua FranciseaSuarezj Gabriet Vazqpez^jr Qzer 
goriode Valencia^ al paso que »^ leep cq ella losQOfnbre^ 
desconocidos de tanto9 Teolpgos luliano^ de poca notal 
HablandaTirab.^ de los Teologos del siglo: 15. profiere, qu€ 
no ifHenta discurrif sinaie los: mas cehbres ^y solo h quebas* 
re para dor una jusfa idea del^sfadaen quese baUoBan en 
Italia semejanfes estudios^ (a) ^ Na no5 dir^ por nxerced e| 
docta historfador ^ que Teologos hubaen Italia ma$ c^Ie« 
bres que I0& Espanoles citados arriba? i Quibiei^ eran mas 
frproposito para damos una jusca idea^ del estado que te-? 
tifein tales estudiosr en Italia ? Re^o^ y no 81131 fiindainento^ 
que de intentana hahablado de nuestras Teologos por 
no daraos^ una justa id^a de la situaclon en que estaban 
los estudios Teologicos eix Italia en la era de que se trata; 
idea que seria de tanta gloria k nue$tra nacion como de 
poco honor a la Italianar 

g^ Y sr va ^ decir verdad ^ de que Teologos Italianos pue- 
de afirmarse con mas razon> que su» obras no esc^ olyidaf- 
das eldia de hoy>ni descansan 6n ei polvo juntamente 
con ellas los oombre^ de sus autorei^ conlO puede decirse 
de un Suarez y 6 de un Vazquez? j^^/j: eww(escribe el muy' 

docto 



^i^mi^mmmm.mm^mm^m»^mmm,tmammmmam» 



wim 



(a) Tom. <S. pag. 197. 



tfocto Lordnzo fi«rtt ) vet A Umine TbeoUigiam siiitttnHt y.ti^ 
'fgnota stnt FrancischSuMrmti , & Gabrietis Vazquez nomine 
teleberrimai (a) g Qui elogio podre yo haeer que no se^ 
sbuy inferidr li quanto haii escrito de Suarez los hombrai 
tnas T'ersados en. ios estudids sfegr^dos ? Suofezio ^{iMTDsi-* 
gue el rdferido Serti ) fiuUum leglmus modesH^em ^ & 4^9c-i 
Hiorem. (fo) Pero d mas digno de t^t grande hombre lefor^ 
ihan sus obras inmertales ^^ue en 24. tomosrcrecidos seraa 
hxa monumento eceriio de su vasta erudicidiii prafund^ doc*^ 
trina^ J estupendo ingenio. Obras que excitaran siempr^ 
la adntiradon de los may ores sabios j y humillaran la altlr 
Vez de aquellos espiritus' d^biles 5 que ufaoos con hab^f 
.ojeade^lgmKlespredable librejo^ocon haber entreteniplp 
'al publico ccHi dos 6 (res romances ^ creen haber ecerniza^o 
su notnbre en 4os fastos de la repiiblica litararia ^ y sin ha(- 
l)er 9 no digo etiteiidido ^ pero ni leido las obras de Suarez^ 
las despredan como pedanterlas de un miserable Teologo* 
- 'No plehsanaisi loshombresque fmedenjuzgar ea esias 
materias^ pues admiranen las obras de Suarez el ver tra*^ 
tadas con suma erudidon y discernimiento y solidez las 
mas sublimes concroversias en orden k la religion > a la 

,' moral crktiana ^ y aambos derechos» De suerte > que coa 
dificultad se hallara Escritor Teologo posterior a Suarez^ que 
no se haya aprovechado de las luces que dio este hombre 
f amoso «k los mencionados estudios. Fue taato el aplau-- 

^^ so 



•*• •• 



(^) Brev. EccL hist* sec. 17* cap. 4. (b) Ibid« 



40 eon qtvfe Itf escudiftron en Roma > que el sapientisimA 
Pontifice Gregorio XIIL quiso honrar con su sagrada y au^ 
gusta pre^enciaia primera lecicioti de S'uare2 ; denioscracion 
que hace igual honor k nuestro Teologo y que al grande 
Pontifice ; quien manifesto por este medio quales fuesen 
los estudjos mas acreedores al faror y proteccion del Ro« 
mano Pastor. Estos bechos son los dignos de contarse en 
una historia literaria > para manifestar k unmismo tiempo 
el merito de los literatos > y el recto modo de pensar de loa 
protectores de las letras. Sin embargo este hecho no se 
lialia anotado en la historia literaria de Italia ; pero se ha«« 
Ua 8t ^ que el gran Mecenas de las letras Leon X. honr6 coil 
sa presencia la primers representacion de la Calandra en 
cl Palacio del Cardeiial Bibiena ; como si este espectaculo 
fiiese mas digno de un Romano Pontifice ^ que las escuelas 
de los estudios sagrados* 

. Di6Ies nuevo esplendor en Roma el prodigioso ingenia 
de Gabriel Vazquez. En la temprana edad de 25. aiios ob* 
tuvo en Espana las primeras Catedras de Filosofia y Teolo«. 
gia ^ y estando cercano h los 30. > le vio Roma con admi^ 
racion en la prijicipal Catedra de las divinas ciencias. De 
ki dice Nicolas Antonio : F'ir fiUt acerrimo ingenio > singu^ 
lari y ac recondita rerum sacrarum eruditione y totius Teoto^ 
gica doctrina callentissimus ^ atque in veterum Patrum monii^^ 
mentis exercitatissimus. (a) Prueba autentica de la singular 
Tom. IF. I sa- ' 



^tmimtmmm 



1 

(a) Bibliot. Hisp. no v. tonu i. pag. jpx. 



sabiduria de Vazquez son loa lO. tomos de sUS 'apreehf^ 
bilisimas obras. 

Concurrio k la misma Capital Gregorio de Valencia des« 
pues de haber ilustrado la Alemania por espacia de ^o* 
anos con la claridad de la mas sublime doctrina ; cvijM 
nomen( escribe Jano Nicio Eritreo ) ob singutarem doctfU 
nam^ prastantemque rerum maximartm scientiam soils inf^ 
tar orbtm omnium terrarum sua luce lusfrat y &compkU (a) 
. Dicho Valencia hizo lucir igualmente la escolastica que la 
dogmatica con obras voluminosas > doctas y elegantes^ 
en las quales en opinion de Alegambe , la energfa de su 
estilo presento h los delicados Ndvatores menos desagra* 
dables las controversias teologicas* 

Elogiando justamente Tirab. al gran Cardenal Belanhino 
jflrma set este doctisiroo escritorel primero que ha for- 
mado un cuerpo completo de controversias* Mas no se por 
qae se ha de privar de este nombre al cuerpo de contro- 
versias de Valencia dado a luz con este titulo : Die r^&w 
jSdei boc tempore controversis , aunque quizk no sea tan ptfr- 
fecto en el orden, ni tan exteftso como el de Belarmino. (*) 

Mieri- 



. <a) In Piiiachot. alter, num. i. 

(*) Ademas de estas obras public6 Valencia algunas apologUt 
tftt defensa de siis escritos contra los hereges que intentaron res- 
poriderle. Sc. d«be tener presente que comenz6 a iniprimir sus obra9 
el ano 1574. es decir ii.afios antes que Belarmino; y que la co- 
leQclon de todos sus libros en un cuerpo ordenado de contrbversiaa 
se poblic6 en Leon en 1591. esto es 5, anos antes. de cstar com- 
pleto' e! de Belarmino. En Valencia se hallan tratadas todas las ma<t 



(67) 

- Jifientras ilustfjE^an estos doctos. Espanoles con su sabi? 
^uria las Escuelas del Colegio Romano ^ el domimcaao 
Tornks Manrique se distinguia por su inteligencia en lot 
ejtudios Tepl<)gico9 en el Palacio Apostolico , del que fue 
cf^ado Maestro por Pio IV. en el ano 156s* Su sucesor Pia 
V. hizo tanto aprecio de aquel > que habiendo instituido ea 
€l aiio 1570. un Canonicato en la Basilica Vaticana para 
.cpnferirlo a un Maestro de Teolog)a , lo dip al citado Man* 
rique > que con si\ma credito hizo sus lecciones teologicas 
fn aquel respetable auditorio* 

Mayor fue la £ima de insigne Teologo que se gran-* 
.ge6 en las Essquelas de la Minerva Diego Alvarez ; 30. 
jnps ,dt Catedra de la^ spgradas ciencias le adquirieron 
ui}0 de'los primeros Iugare$ entre los Teologos de aqtiel 
f igla Sus obras impresas ei| Roma a fines del 1 d. y pririci- 
pips del 17. > que despues se ban reimpreso en varias partes^ 
jlau una prueba concluyente de su particular merito en 
aquellas ciencias. Siendo bien notorio k los Sumos Pontic 
iices Clemente VIIL y Paulo V* le aseguro la estimaclon 
de ambos y como se acredita de haberle colocado en' la Si* 
^la Arzobispal de Tran^ en la PuUa. 
. . Unp de Ips sucesos mas celebres y que no coiitribuyeroa 
inenps para fomentar el ardor en el cultivo de |os sa<^ 
grados estudios fueron las famosas controversias de auxi^ 
ifiVj ^ que tuvieron principio al fin del siglo 16. Estas die« 

1 2 ron 



terias mas grsives coutr Overtidas en aquellos tiempos con doQtvmt^ 
erudicion yelegaucia* 



ton motivo h muchos eruditos Espanoles para acreditar 
su pericia. No ^endo pequena gloria de nuestra nacion el 
que casi todas las escuelas teologicas de Europa toraaron 
partido> 6 bajo las vanderas de Luis de Molina ^ 6 de Do« 
mingo Bafiez ; dos ingenios singulares eiure los que pro* 
dujo Espaiia en aquel tiempo ilustrado. 

El Vaticano fue el teatro brillante de esta memorable 
eontienda literaria y en que k presencia de los Papas pelea* 
ron jantos ralerosos caudiUos Espaiioles. Gregorio de Va«* 
lencia ^ Pedro Arrubal ^ Fernando de Bastida > y otros en 
defensa de Molina ; Diego Albarez > Tomhs de Lemos , f 
Gregorio Nunez Coronal por el partido opuesto. Las 
continuas dispytas que se tenian ^n Roma sobre los gra^ 
visimos puntos de la Divina Gracia , no podian dejar d6 
interesar las Escuelas contrarias ^ y de excitar en todas el 
i^mpeiio de estudiar las materias controvertidas en las 
obras de aquellos Padres^ que por una y ocra parte se pre* 
lendla traer a su partido* 

: Parece que un acontecimiento literario tan famoso ^ y de 
tanta utilidad a los estudios sagrados > debia referirse en 
una historia literaria ^ como se contaria sin duda alguna 
en una historia dvii qualquiera guerra larga h important 
tc. Pues ello es cierto que en la historia hteraria de Ita- 
lia no ha tenido lugar este suceso ^ siendo asi que se men- 
ciona en ella la disputa originada entre Dominicanos y 
Franciscanos sobre la adoracion de la Sangre de Cris- 
to* No me atrevo 2t adivinar la razon que ha podido te- 
' ner > 



tier el histtffiddor para caOarla. Lo cierto es , qixe no hi« 
cieron menos rtiido las controversias de amUiis ^ que las 
de la Sai^e de Cristo ^ asi por su gravedad > como por 
las ventajas que se siguieron con este motivo a los estu-i 
dios sagradoj >: por el respetable teatro en que se miinv 
torieroQ > y uldmamaite por la calidad de los cmnbk^^ 
tiemes. Hemos visto que en las perteneciemes k laSan* 
gre de Cristo > ha d'l&unulado ^1 docto historiador lar 
parte que tubo un insigne Espafiol. En las otras no se po- 
Sia ' ocultar la que cilipo h, tanto luitnero de los nuestro^ 
si habiade hablarse de ellas. 

Acaso se disculpark el imparcial Historiador diciendo ha 

fomado este medioL. por huir la nota de parcialicfaid acia air 

^no de lois parties beliger antes* ^&fas no nos diri qua 

paicialidad ha mostrado entre Dominicanos y Fr anciscanos? 

-^qu^ partido be tornado yo haciendo mencion de estaft 

cohtroversiast Me parece lo mas segara, que no ha juzga- 

do digoas de la historia literaria unas controversias llenaa 

de sutilezas escolasticas ^ por la misma razon que no ha re« 

putado merecedores a los Teoiogos Escolasticos de ocupap 

lugar entre los literatos del siglo 1 6* Es de alabar su pm<. 

dente econonila;^pues reserva el lugar para mater ias mas 

importantes. No se ' si entre estas se hallarkn alistadas las 

utilisimase impoctantes guerras literarias^ que ocupaban por 

aquellos mismQs tiempos a las Academias y primeros in * 

genios de Italia sobre la divma Comedia del Dante y las at'^ 

mas piadosas del Taso^y ^l Pastor Fido de Guarini. Qual^ 



(70) 
quiera echtri de ver qudnto mas debeniifteteMr \ la Res* 
publica literaria esihs graTuimas materjits ^ .qu9 qo l9s sife 
tilezas escolasticas sobre la eficacia de la Divina. Gracia^ 
la Concordia de la Divina Prescieheiacon nuestro libre al^ 
yedrio^la econoniia de la Predestinacion > y otrasyag^-^ 
telas semeganteS) en que pierdenel tiempa aqueUos pobves 
Teologos^ cuyos estudios fueron abismos donde perecier 
son infinitos Petrarcas . y Galileos. (^) 

$. V. 
IAS SANTAS ESCRITURAS T LAS OBRAS DEWS 
, P. P. recibieron mas claridad de las liter atos Espanoles en 
I Italia en el si^o i6.^ que de hs mas £klebres Itaiianos* 

SI bien es de grande honor h, nuestra literatura la ineiu» 
taja que hicieron ya en Trento ^ y ya eo Roma lo»i^ 

mOfi : 

^' (*) La estrechez de Unensayo no me pcrmitc htblardc otros li^ 
"• teratos Espanoles que ilustraron los estudios teologicos en Italia des- 
pues del Concilio de Trento : Tales fueron Alfonso de Plia , l^olt* 
dano , Insigne Teologo en Roma , en Aleniania , y en Folonia a qjuien 
llama Baronio Vir doctisimus j omni litteratura atate sua nobitissi^ 
; tius. Append, torn. 6. Ann* 

Josef Esteve Valenciano , Orador muy eloquente, y erudito Teo- 
• logo," s'umaraente estiniado de Gregorio XIII. y de Sixto V. en pre- 
^ aencia de los qtiales Tecit6 algunas oraciones, que esdui impresas ^ coma 
asimismp Ias obras cruditas De adoratione pedum Rom» Font.; Dt 
'Epis'copi in tempestate officio. De dignit ate Presbyter orum y otras, 
impresas todas en Roma. Fue hecho Obispo de Viesti »' y despuea 
de Orihuela. 

* Luis de Beja , Teologo del Cardenal Paleoto , y Maestro de Teo* 
logla en Bolonia por xo. anos continuos, despues Maestro de Moral 
de la Igiesia Metropolitana. a 

•^ Marsilio Vazquez, Cisterciense , Profesor de Teologla en'Ploren-^ 
da y Ferrara i Teologo de Fernando L gran Duque de Toscaiia: 



(71) 
fnosos Teologos Espanoles k los Italianos 5 con todo pue-** 
de haber algunos qoe la graduen por efecto de las sutile* 
^s escolasticas y de las quales se cree fecundisimo tmes^ 
ff clima. Pero yo quisiera preguntar ^ A qn^ causa se atri^ 
buir^ la ^uperioridad de los Espanoles sobre los Italianos ea. 
ilustrar las Santas Escrituras y las obras de los P. P.? Est^ 
es indudable que requieire conocimientodelas lenguas, era- 
^icion en la historia antigua sagrada y profisuia ^ recbi 
ciitica> y mucho juicio y solidez* 

£n esta materia > dice Tirab«. como en los estudios tea^ 
logicos^ senospresentariaun exercito numeroso de Interpretet 
de quienes bablary si se quisiese bacir mencionde todos^ ehire 
el gran numero que se podrian citar (prosigue el Ab.) eUjo co^ 
ino para prueba solos tres Augustin Steuca de GUbbia > Juan 
BauHsta Tolengo y y Sixto de Sena, (a) A estos precedea 
otros tres Italianos benemerito^ de las Sagradas Escriturast^ 
y son Cdyetano > Sadoleto >y Clario; delos que hacepar^ 
ticular mencion en el roismo capitalo^r 

Este erudito Historiador , a cuya vista se presenta aquel 
exercito tan nummeFoso de Italianos Interpretes de la Sa« 
grada Escritura y podra hacer la comparacion con los cele-* 
bres Espanoles ilustradores delos estudios Biblicos>que 
se hallan nombrados en la nueva Biblioteca de NicoUit 
Antonio en el tomo ^• desde el folio 4s^2» hasta el ^oa^ 



Public6 una ©bra erudtta de auxiltts dedicada a Clenicnte VIII. vease 
Bruchero historia criticadela Filosofia torn* 4* part* i. cap» 2, pag. ii^i% 
. ^a) . Tom. 7. part, u pag. 314. . " 



(74) 
y asegurtrnos qual de los dos exercitos ezcede to numero 

y calidad. Alii podra ver establecidas por los Espanolcs 
las reglas mas s<Uida$ para interpretot los libros santoQ 
de&ndida su autoridad ^ desatadas las aparentes contra^ 
dtcciones > expUcados los lugares mas dificil6s ^ indicados 
los mas oportunos para confirmar las verdades de la re^ 
ligion 9 y preceptos de la moral cristiana $ confrontadas ^ y 
corregidas las versiones : Alii vera en fia ilustrados todot 
los libros Santos por una noble multitud de Espanoles doo 
tistmos en las lenguas Griega > Hebrea y Caldea ; versadi* 
simos en la historia antigua^ y en los ritos de los Hebreo&r 
' Siendo sumamente dificil que yo pueda trMar de todot 
en este breve ensayo ^ dejare al cargo de los historiado^ 
res de nuestra literatura^ que hagan el debido elogio de 
quantos se distinguieron en Espana > asi por la edicion 
de la Poliglota ^ como por la interpretacion de las Santas 
Escrituras. Que campo tan dilatado se les ofrece para ha* 
cer triunfar la gloria literaria de nuestros nacionales ; y si 
Italia puede gjioriarse en su Sadoleto de un elegante ex-> 
positor de los libros sagrados > podran aquellos contrapo** 
Berle un Cipriano de la Huerga y un Luis de Leon y un Die^ 
go de Zuiiiga y un Caspar Sanchez^ y un Francisco de Ri- 
vera y que por cierto ninguno de ellos cede a aquel ni 
en laelegancia> ni en la« culta latinidad* 

A mi me basta poder oponer ^ los seis Italianos alaba« 
dos por Tirab. doce Espanoles^ que dieron mas luz en Italia^ 
en ViCj^tX siglo k los libros santoS; que todos los Italianos 






ef35 

iqtie fiombra eh su historia^ y que aquel exercito numerosa 
djeque no denelugair de hablar. Veansepor una parte los Ita« 
lianos Cayetaao $ Clario i Sadoleto y Steuco y Folengo y y 
Sixto de Sena ; por otra los Espanoles Alfonso Salmeron^ 
Luis de Sotomayor y Juan Maldonado y Juan de Mariana^ 
Manuel de Saa y Benito Arias Montano y Benito Perera^ 
Francisco . Toledo ^ Angel del Pas ^ Juan Bautista de Vi* 
Ualpando 9 Geronimo Osorio y Juan Pineda : Y quien nm 
sea enteramente forastero ea el estudio de los libros san-* 
tos^ no podr^ dejar de conocer quan superior es el merits 
de estos ilustres £spanoles al de los seis Italianos ala^p 
l^ados. 

. Se ha de advertir en primer lugar y que cinco de estoa 
tuvieron la desgracia de. no darrios una doctrina del todo 
yana en sus comemarios* Los de Cayetano los condeno la 
Universidad de Paris en el ano 1544. (^) Dejando a parte 
los escritos amargos de Catarino contra las obras de Ca«- 
yetano y este ha sido doctamente impugnado por Cano. (b) 
Tambien el Cardenal Sadoleto tubo el disgusto de ver pro* 
hibido en Roma su comento sobre la Epistola de San Pa- 
blo ii los Romanos > y no pudo conseguir la aprobacion 
de la Universidad de Paris. No se repuc6 libre de error la 
.. Tom. IK K cor- 



mam 



O De este Decreto nos ha dejado copia Ricardo Simon ea la 
0ritica de las vidas de los Autores Eclesiasticos toiu. i. pag. 644. 

<b) Lib. 7. de loc. cap. III. Alii combate Cano la regla estable* 
«ida por Cayetano : ^f quando occurrerit novus sensus textui con^ 
Sonus , quamvis i forrente Doctorum Sofiforum aticnus $ aquum 
4i trsfb^nkt ItQtor ^cnsonm. 



eorreccion de la Vulgatt que en 1542* publico Clario y f 
por esta se puso entre los libros ptohibidos hasts tanto que 
fuese exammaida y y enmendada ; Todavia se hallan entre 
los libros prohibidos los comemarios de Folengo sobre laa 
JEpistolas Canonical de San Pedro > de San Tiago^ y la pri*-^ 
mera de. San Juan ; y I08 compuestos sobre los Salmos de 
^avid lo fueron igualmente interin que no sean expurga- 
dosr Pe la Biblioteca de Sixta Senense^ hizo quitar algu« 
4ias proposiciones la Inquisicion de Espana^ Con este juicio 
y reflexion escribian los Interpretes Italianos de mas fama. 
jQu€^ diitinta fue la solida y sana doctrina de los doce 
Espanoles que ilustraron en Italia los libros santosl Siendo 
.4fis obras mucho mas crecidas que Isis de aquellos > no ha* 
ftb que censurar en eUas el 2ela mas escrupuloso y perspJK 
ckz, de los Tribunates Catoiicos^^ Bien al contrario ;^ puea 
al misoio tiempo que los libros de los Italianos estaban ano- 
tados entre los prohibidos ^ tubo Francisco de Toledo un 
tescripfo singular de Gregorio XIIL con la facultad de po- 
4er imprimir sus Coxnentarios siii sugetarlos k la censura 
de Tribunal aIgudo:ra«rflr^^ (le dice el Pontifice) doctrina, 
Jldes^ ac diligeniia tua.^, uf iua scripta y sicut caterorum alio-;' 
rum y judicio y & examint subiici aquum non siU Ifaque com-- 
mentaria ilia iua in 17- Joarmem sine alterius cujusquam ap^^ 
f^f^^tione y out UcmUa > quandocumque tibi videbitur in lu^ 
^$in idendi ^ plenam y ac liber am tibi damus facultatem, (i^ 

El, 

(p) Apud Aleii;. BibU Scrip. Soc* JcHI^ 



(7$) 
El minno honor cooeedio el Maexro del SacroTak«4 

cio ai iQuy santo y docto Fraaciacano Angel de Pis > Ca^ 

talan^ itaut (escribe Nicolas Antonio) per sacH Palate 

tdagtsprmn irgm oppido novam) ci Ucuerit ^ nulla illius natmf 

§f4f sfgiilo > /fuod moris est ^ munita y pralo y & ocalis om-i 

nium cimmittere* (a) Re$idi6€stegrande hoinbre en Roi«^ 

ma hasta su noiuerte con extraordinaria fama de santidad 

y doctrina 9 y* logrd un singular aprecio de los SumMr 

Pontifices Gregorio XIIL > Sixto V. y y Clemente VIIL S117 

doctisioioslibrosen ^ue comenta los Evangelios-, eon las 

otras obras de mucho volumen que pablico en Roma > le 

aseguran nombre eterno« 

No sirvio de menor gloria h Luis de Sotomayor el r e»i 

crifMpde Clemente Vlli. con fecha de 2S» de Marzo de 

1597^ > exortandole^ dar al publico 6us eruditisimos co-^ 

mentarios sobre varios libros de la Escritura. Quan dife^ 

rente de la de Cayetano fue la ley establecida por este ik^ 

bio interprete ^ quien en la exposicion de las sagradas Es« 

crituras y tomo siempre por guia a los Santos Padres ^ re^ 

pitiendo frequentemente esta solidisioia maxima ^ Nib^ 

sapif y qui sine Patribus supiu 

Poco trabajo se necesitapara pifobarque cada uno de 

los mencionados Espanoles es superior en mucho a los sti% 

Italianos juntos. Sin ser preciso sacar de el polvo algu« 

oa Cronica antigua y b desenterrar algunas cartas inedi-* 

K 2 tas 



|i) Bibh Hisp. noY. torn. i. pag. ft, 



\ 



(76) 
tas J basta poner delante las doetas y voluminosas obrai 
que andan en manos de todos los que se dedican al estu* 
dlo de los libros Santos. ^ A quien de estos sera desco« 
nocido el merito de los i6. tomos pubUcados por Alfonso 
Salmeron? ^ Que sabio de aquel siglo no admire en &1 ua 
vasto ingenio > una sunia erudicion ^ conocimiento dd 
las lenguas y singular eloquencia ? prendas que le hicie- 
ron insigne en Francia y Alemania ^ Polonia > Inglaterra> 
y en las Ciudades mas famosas de Italia ; siendo mucho 
mas estimables por estar acompaiiadas de una vida eicem-^ 
plar : Vita sanctitntem ( escribe Latino Latinio al Carde« 
n^l Varmiense ) cum singulari renm , linguarumque cogni^ 
tiane y atque prudcntia conjunxiu ^^ 

' ^Yquedir^ del c^Iebre Juan de Mariana ? ^Podrknen- 
trar en comparacion con el ni Steuco ni Folengo ? ^O po- 
drk presumir de mas elegancia Sadoleto ? Dejando a parte 
sua elegantes historias , que ban inmortalizado su nombre^ 
y haciendo mencion solamente de sus eruditas fatigas en 
orden k los Jibros santos ^ que con tanto aplauso explica 
en Roma y Sicilia y Paris , merece uno de los primeros. 
lugares entre los sagrados expositores por sus doctos co- 
mentarios sobre el viejo y nuevo testamento , por sus 
Parafrasis en verao de los Proverbios y Canticos de Sa- 
lomon , por su tratado de ponder ihus y £f mensuris ^ y po r 
la disertacion en defensa de la edicion Vulgata. £1 Sabio 
Frances el Padre Tournemine Gonocio bien el merito de 
tfitas dos ultimas obras de Mariana > y por esto las reinu 

pri- 



(77) 
primio^ h insertd en el suplemento II Ids comentarios de 

Henochio. 

En el prologo h la edicion de ' Menochio hace el doc« 
to Frances un elogio inuy particular de Mariana. Ha^ 
blando del tratado de ponderibus , & m^nsurh dice : Ma* 
riana de pcmderibus ^ & mensuris tractatum idcirco alHs, 
tjusdtm arguments scriptis praposui ^ quod cateris persj^ 
€uitate priecellat ^ & veteris supputandi rationem ita exp9^ 
suerit y ut multos Scriptune nados feliciter dissolvat ^ nibiU 
ifue eredi exigat a tnoribus nostris nimis semofunu (^) 

No tubo menor credito en Roma que en Paris el &m 
inosojuan Maldonado. Sus comentarios sobre los Evan- 
gelids se estiman por una obra perfecta^ ita ut ( segun op!-* 
fta Don Nicolas Antonio ) a//ax of^i^ie^ ab bujus argument! 
replicandi proposito deterruisse videatur* (a) Gf egorio XIIL 
hizo tanta estimacion de el que le Uamo la segunda ves 
a Roma para que presidiera k ia edicion Griega de lot 
aetenta Interpretes* Igual concepto adquirio en aquelU 

Capi. 



(*) Vease el elogio con que $e expiica el P. Tourneraine ; Ma" 
riana ^ His tori a Hispania if Scholis in utrumque TestMvneuturm 
notissimus ^ saculorum XVI. (f XVII. Gentis Hispania ac Socg 
sua mugnum dec us ; maximo ingenio f peracri judicio > singulari 
fnemoria , muUorum annorum studio y omne disciplinarum genus df*, 
Kgentissime excoluit ^ if ad Saeram Tbeologiam raram omnium li^ . 
heralium artium , if Historia turn Ecclesiastic a ^ turn prop h ana 
€ognitionem ;' aC prater ea latina y greccs , at que hehraica lingua p e- 
ritiam adjunxit* Erat in inveniendo acutus j in judicando seve^ 
rus , in disponendo distinctus , pespicuus in explicand0 , 0Cff ki 
iisputando. he. cit. 

4a) Bibliot. His]^. nor* tom. i* p«g. 5j8. 



(7^ 
Capital Manael de Saa , no $olo porelMaglsttetio tolaf 

primeras Catedras de los libros sagrados , jsino tambiea 

por las Dbras que compusp ; entre' las quales son muy 

apreciados :sus breves conientarlos stfbre tod9 U EscritiH 

n^ pues en eUo$ , inanifiesta quan instruMo estaba ai I<%s 

idiomas Griego > Hebreo ^ y Caldea PioV. quiso qngk 

Sakjuntamente con el docto Espanol Pedro Parra ^ inter*^ 

viniera en la correccion de la edick>n de la fibtia. 

- ^Fero quien de los Expositores Italiaoos podfk^er ^om* 

parado con el elegante y eruditisimo Bemto Perera ( j^ 

no Fereyra como le Uaman alguoos ) oroamento de su 

jpatria. Valencia > y de toda la nacion Espanola? ^Q^^ clear 

cia dej6 de ilustrar este gr ande hombr e ? j^En^quialno 

fue eminente ? No puedo menos de copiar el .elogio quo 

hace Nicolas Antonio : Gnecarum litterarum egregia cog^ 

tutUme y immensa omnis generis Scrlptorum kctione > Pbihti 

sopbarum ^ Tbeohgorumque dogmatum eximia sdentia > ittge-^ 

i nii cultu y & £laritate ^ per magnoque judicio y id conseqmh- 

tus est y ut in its omnibus y quas tractavit doctrine partibusy 

nobiliorem ex alium y ata prastoittiorem vix tulerit bactenus. 

feracissima bujus mercis Hispania. (a) Que nada haya 

exagerado Nicolas Antonio el merito de Perera y lo acre* 

ditan las muchas y estimadas obras publicadas por este 

ilustre Escritor y siendo admirados de todos con especia- 

lidad y los quatro tomos sobre el Genesis y y los cinco 

de 

(a) Bibliot. Hisp. nov. torn. i« pag. 16$* 



(79) 
de questiones escogldas sobre la ^criturlEi. ^No sera justo 
en este lugar quejarme en aica voz y y sl presencia de todo 
«I mundo del Autor de la Historia literaria de Italia^ por no 
haber hecha mencion en ella del inmortal Benito Pere^ 
ra ? I Si su merita literaria no ea bastante para ocupar 
lugar y qual habra^ que la sea? i £s posible que 50^ anoa 
que consumio en Roma instniyenda k los ItaHanos eti 
las cieneias ; los ocho de ellos ea la eloquenda , doce en 
la Filosofia > y treinta en los estudios sagnidos 9 con tan-* 
to frutode log oyentes coma asombra de toda Roma^ tan^ 
tas libros sabios 5 que saco k luz y se ban reimpreso en to- 
da Europa : Es posible > repito> que toda esca no baste 
para alistarle en el numero de los hambres benemeritos de 
las cieneias en Italia? Bien puede engolfarse el Ab. Tirabr 
en el profiindo Oceana de las literatos Italianos de aquel 
siglo 5 que no descubrlra facilmente alguna que exceda ea 
merito h este celebre EspanoL i 

' Tambien vino k Roma k excitar la admiracion universal 
c I Tulio PortDgues Geronimo Osorio > a quien recibio Gre- 
goria XUL con las^ mayores demostraciones de a&cto ; k 
este Pontifice dedico sus s* libros de vera sapientia. En Ro* 
ma publico sus elegantes parafrasis de \rarios libros de la 
Escritura ^ y sus doctos ComentarioSir De este digno li- 
jterato hablaremos en otra parte. Admiro asimisma dicha 
Capital entre los sagrados expositores a Juan de Pineijay 
y Juan Bautista Villalpando y el primero in^igne por sus 
tomentarios y parafrasis del Ubro de Jab , y por sus och^ 

cm- 



«ruditos libros de Rebus Saltmonh i El segondo por sas 
eomentarios sobre Ezequiel , y por su tratado De apparatu 
Urbis , ac Templi Hierosolymitani , impreso todo magnificat 
mente en Roma de orden de Felipe IL el ano 1596. Hi« 
20 mas apreciable esta obra la erudicion de la antigue- 
dad ) y de los Ritos hebreos , las laminas en que se ven 
figurados el Templo y y ornamentos sagrados y disena* 
do todo por el mismo Villalpando. (^) 
• Al mismo tiempo que estos Sabios Espanoles ilustraban 
en Roma los libros santos ; he aqui que entra en el Vati- 
cano el incomparable Arias Montano con el fin de pre* 
aentar k Gregorio XIIL la Regia Biblia Poli^ota , monu« 
mento ilustre de la Religion de los Monarcas de Espaila> 
y de la erudicion sagrada de los Espanoles. Por grande que 
fuese la admiracion que causo en los Romanos aquella 
cbra magnifica j fue mayor ciertamente la que excito el 
grande Arias Montano* Presento los libros santos al Ro« 
inano Pontifice con una eloquentisima oracion : En la edi* 
cion de aquellos consumio muchos caudales el Rey Ca* 
tolico Felipe IL y el citado Arias todos los de su doctrina 
y erudicion. 
A pesar de quantas censuras hacen de las literarias fati- 

gas 



(*} Esta grande einpresa la comenz6 Geronimo Prado » Maestro 
de Villalpando f pero sobrecogido de la muerte $ la continu6 y per* 
ficion6 su discipulo. 

Algunas cosas de las que se encuentraii tocantes k Geometrla dice 
Claudio Ricardo que fueron obra de uu tal Cristoval Grueiaberg* Vo8« 
^9 Scicnt« Mathem. cap. 14, 



(91) 

^$ tie Montano algttnos critiecw desfcmphdos ^ y -entvi 
ellos Ricardo Simon ^ siempre sera venerado esie esclare-^ 
xido Espanol como uno de los mayores hombr^s que pra« 
.iduxo el siglo i6* , fi^undo de talemos sublimes, A. la inte^ 
Jigencia de las Jejpguas latina > griega , hebrea , caldea^ 
^yriaca > y arsibiga junto la de c^i todas las lenguas vi^K ^ 
yas de Euf opa ; ^ la erudicion de la historia profana , la 
4e toda la historia antigua ; y a la profunda penetracion 
de los estudios sagrados , toda la amenidad /de las bdilas 
Jetpas^ pues fue de los mas cultos Poecfts latinos de su 
tiempo. 

Sus ilustraciones de casi todos los libros santos ; sus it* 
libros de las antiguedades Jadaicds ; sn apparatus sacer^ en 
HHe trata de Hebraicis Idhtissimiside Arcamscrmonei M 
4icUone ) she babitu ; de sacris ponderibus y atque mensurisi 
de iacra geograpbia ; de sacris fabricis; de saculisy (^ tem^ 
4iiQribusi su elegantisima parafrasis en verso latino de los 
^almos de David ^ con otros quatro tomos de versos sa« 
grados ; todas estas obras y con las dem^s que pueden ver?* 
ae en Nicolas Antonio (a)^ aseguran k Arias Montano unod& 
los primeros puestos entre los sabios benemeritos de lo^ 
libi^s. pantos. :. i; ^ 

Esto no es mas que una idea muy sucinta de los tra?;* 
bajos literarios con que 16s Espanoles ilustraron en Italia 
las sanxas es;crituras. Ruego k los doctos e imparciales Itar 

Tom. IF- ; h lia-i 

. ' r 

(a). Bibliot* Hisp. noV. torn* x. pag. i6i^ 



Uanos que pongan ^ utia p^te los seis Cxpositoces alaba^ . 
dos por el Ab» y y h otra los doce Espanoles que yo he 
celebrada ; a un lada todas las obras de Io» Italcanos y^yk 
otro las de los Espanoles Uevanda en media la Foliglota 
de Xmienez enviada h Leon K.y y la de Fe^e U. preseji* 
tada a Gregoria XIII. y y digan despuea de esta si es pa^ 
radoxa afirmar y que las Escrituras Santas recibieron if 
los Espafioles mas claridad en Italia y que de los mas cele* - 
hres Italiams^ 

Iguales vehtajas produx^roti h lialitf las desvelo^ lite- 
rarios de orros eruditos Espafioles y que sacanda del olvi^ 
da algunos preciosos manoscritos sepultados en las Biblio-* 
tecas Italtanas y dieron k luzp mas correctos las F^ P.. La«» 
tinos> tradqxeronal latin algunas obras de tos Griegos/en* 
Tiquecieron la reptiblica literaria con varios opusculos ine* 
ditos hasta entonces ; ilustratidola toda con preciosa doc- 
itrina^ Por no exceder los limited prefijados de un Cnsa^ 
yo me cefiir^ sakmente k f res que soti Pedro Chacon, Fran- 
cisco Torres, y Aquiles Stacio j hombres mas dignosde . 
eternizar la memoria de un siglo literaria y que Ra£ael > Ti^ 
*ciana y Correggio^ . ^ ^ 

La inmensa erudiciort^ la agudeza deingi^o, y ^aha 
-critica deP^dra Chacon ^ le adquirieron f anta gloria lite- 
raria en Roma y que fue tenido por una de las primeraa 
lumbreras de aquel siglo iIusti;ado. Tal fue sm duda algu- 
na el concepto que fbrmaron de este Espanol los prirae-^ 
cXO^.Jiiibios.de aquella^como lo atestiguan los extraordina- 

rios 



mo$ thgio^ son que le exaltan Baronlo p Latino Latlnio^ 
y Juan Nicio Eritreo ; este ultimo refiere habcrle conocU 
do en Roma ^ y que 3I pas^r Chacon por las calle^^ todcis 
Je seSalabaft como k un prodjigio de liter atuta; y el mtsmb 
le llama pknum doctrinarum omnium Tb^saurum > & pennnt 
sckntiarum flumen, (a) 

. Eutrelas muchss y «abiw iatigas deeste grande faom^^ 
btpy fueroQ utilisiaias £00 especialidad las que empleo en 
corregir h ilustrar diferentet obras de Escritores antiguos; 
pues 5egun dice Andres Scoto^iue Chacon ad antiques Scrip^^ 
toff^s instauroAdqs > bono publico^ tanqttam e ca^lo delapsus* (b) 
Y Juan Nicio Eritreo en el retrato que hace de Chacon pro- 
fiere.; omnlno babcb^U boc y ut in sanandis veterum tihrorum 
plagis nemo ipso melius medicinam facent ^ adeo ut Auctorum 
eorunfdem anitiM $ ut simniavit Pitbagoras^ immigrasse in 
ipsutn y suamque eidem de its nbus ^ quiC erdnt in quastionep 
sententiam quenmdmodum apertdsse vidcrentur, (c) 
: Y sin detenerme en los Escritores profanos que ilustr6 
^te hombre insigae 9 veanse aqui algunas de las obras sa» 
gradas k las quales dio- nueya luz* Corrigi6 con notas erut 
ditas Jos ocho libros de Arnobio adversus gentes 9 las que 
publico juntamente con las suyas Fulvio Ursino en el ma 
1582. Las obras de Juan Casiano en 1580 Juan Vosio celebr* 
infinitaasi estiaedicion como las notas de Chac(K]# Las obras 

La de 



^' 



(4) Finacotheca i« (b) In Orau fan. Ant* Au^u 

(c) Loc. cit* 



de Tertuliaho 'que di6 al publico Latino Latinio M ISS4^ 
y alguoas de las de San Geronimo y San Hilario , San Am^ 
bro$ia ^ y los veime libros de las Ecimologias de San Iti^ 
doro» Hablmdo Juan Grial ^ Edkor de las obras de Saii 
isidoro de estos ultimos eseritos de Chacon dice ; Petrus 
Chacon y sic enim iflse se nostra , non Ciacbnufn , am Cia^ 
€Xmmny Itahrutn more scribebat > ia qui Hispanum sey& To* 
ktanum y quum Romanum y atque Sabinum baberi malht^ ft 
igitur y quod multos annos in antiquis Auctoribus mtndandis 
v^rsatus y de hoc opere restituendo in prinris cogitarat y diet, 
vix potest quantum apis attukrit vtringinio ^uidustria ycon^ 
Jidefidi arte quadam singulafi* (a) ' > 

Estos y otros excelentes meritos de Chacon > que tanta 
estimacion le grangearon en Roma^ debian haberle servi- 
do para una grata memoria en la historia literaria de Ita^ 
liar Pero aquel honor que no ha teftido per conveniente 
concederle el docto historiador y se le tributan los escri* 
tores amiguos y modernos s y Roma conserva indeleble la 
memoria de este sabio en la inscripcion esculpida en map- 
mol sobre su Sepulcro en la Iglesia de Sian-Tiago de lof 
Espanoles ^ en la qual ( y es lo que hace mas al intento ) se 
lee ; Qui d Gregorio XIII. P.M. Sanctorum P.P. librisy sacrls* 
que CanofUbus , &? sacrosanctis Bibliis perpurgandis prapo^ 
iitus in eo munere obeunda yitudttione y Judicio > fide ac dili^' 
gef^ia prastitit (&?a 
iQufe . 

(a) la pr^ef* ad oper* S. Isidoru 



^Qah literato prodt^o la Italia tn aqtiel siglo afbrtuna- 
<io > cuyo infatigable estudio haya aclarado mas los escri- 
tores antiguos^ y juntamente ilustrado con las propias obras 
las Sagradas letras y como el incomparable Francisco Tor^ 
ireis^ llamado el Turiano? No sin fundamento dice Nicola; 
Antonio : Ut quern ipsi comparemus in super tori saculo to^ 
f^s erudHiontSj amni^emeque doctrime ad aliorum usque in^ 
vidiam fulgeniissifnis luminibus spkndenfem^ unum^^ alter 
rum y out vix paucissimos inveniamus. (a) Perlicionado en 
tbdo genero de literatura fiie a coniunicar los mas preciosoy 
fiutos de ella a la Italia. Esta > justa apreciadora del merito 
del Tuirianb y le destind al Concilio de Trento en calidad dp 
Teologo Pontificio > en cuya augusta asamblea merecio ser 
venerado como uno de los may ores hombres de ella. Bien 
podembs afirmar que ninguno de quantos Sabios se juntar 
con aUi ilustro la religion con mayor numero de obr^ 
dbctisimas ; poes publico Torres hasta veinte distintos li* 
bros dogmaticos sobre los puotos de religion coutroverti* 
dos en aquellos tiempos* 

' Despues se dedico a examinar los manuscritos antiguo^ 
t^pultados en las Bibliotecas de Italia y y sacd a luz tra« 
ducidos al latin muchos opusculos de los P.P. Griegos. Y 
si bien uno ii otro de ellos ha sido notado despuespor 
apocrifo 6 supuesto > la mayor parte es estimada de los es;^ 
critores de m^or crif ica. Se cuentan hasta veinte y dos opu%- 

cu- 

■ t. • 

(a) -SibL Hisp. nor. torn. x. pag. 372* 



(8d) 

culos de dlferentes Padres Grregos que debeixlbs at Tar«* 
liano 9 cuyo catklogo puede leerse tn Nicolas AntoniOw 
Fallecio en Roma este insigne literato el«no i$84.diade 
la Presentacion de Nuestra Senora j festividad qtie habui 
defendido y y logrado que ae escribiese m ios aagradof 
fastos de la Iglesia. 

Igual luz did k Ios Escri tores antiguos el ffluy elegante 
Achiles Stacio^ gloria y ormmento de Portugal. Su aiii^ 
gular eloquencia^ y la elegancia con que escribia asi ea 
verso como en prosa^ la. erudicion griega y latina ^ j 
un estudio continuo le hicieron amado de Ios Sumos Pon* 
Jifices Pio IV. y V. y Gregorio XIIL El segundo le eligio 
por su Secretario de las partas latinas. Mas adelaate trar 
tareiDOs de la erudition profana de Stacio ; por ahora bas;- 
la apuntar sus fatigas «obre Ios escritos de Ios P.P. Saco 
del polvo algunas obras latinas de San Ferrando Diacono 
de la Jglesia Cartaginense ^ de San Gregorlo Obispo de 
iliberi > y de San Pacomio Abad. Tambien traduxo del 
griego al latin algunos opusculos de Ios Santos Juan Cri^p 
aostomo 9 Gregorio Niseno> Atanasio> Gregorio Antio* 
pheno J Sofronio ^ Cirilo ^ Anastasio ^ Marciano y JNilo 
AbadL 

Los elogios con que hablan del merito de Stacio dl 
Cardenal Baronio p Justo Lipsio > y Latino Latinio le xnai- 
nifiestan uno de Ios hombres mas ^ruditos de aquel siglo. 
Tubo una libreria numerosa y escogida que dejo a Ios P.P. 
del Oratorio de San Felipe Keri ^ en cu^o poder se coa« 

. servji 



t«7) 
serva con el citulo de Biblioteca Statiana ; la qual sirvio 

de mucho al gran Cardenal Baronio en el inmenso trabajo 

de sus Anale5# 

De esta especie fueron las fatigas Cterarias de los men^ 

'cionado^ Espanoles para ilustrar en Roma las obras de 

los P.P. y nada inferiores k las de los Expositores sagrados. 

£n vista de esto desafio al Abr Tirab. k que presente al 

piiblico otros quince Italianos superiores 2i los quince Es*- ' 

fiaiioles que he alabado eri este p^rrafb. Estoy bien segu- 

To que no los hallark entre todos aquellos de quienes ha^ 

bla tratanda de los estudios sagrados ; y aunque se en^ 

golfe mas adentra en el ancho Oceana de sus Escritores, 

•no por eso le pronostico major suerte } antes me persuada 

se vera^ obligado a confesar y qui apenas se encuentran ea 

aqoellas aguas tres 6 quatro Italianos que puedan com* 

pararse con la numerosa tropa de Escritores sagrados £s« 

panoles ^ que ilustraron la Italiar 

LAS VENTAJAS ORIGINADAS A LA RELIGION 

por hsf Hteratos Espanoles del sigh 16. los bacen supe^^ 
riores d los de Italia y y de las detnas Naciones^ 

COncIuyamos esta Diserraclon de los estudios sagrados 
con una reflexion de suma gloria para la Nacion Es- 
panola ; no obstante que es la menos estimada de los be^ 
Uos ingenios de nuestro siglo^ Digo y pues y que las ven^ 
tajas que produxeron U la religion nuestros literatos del 
siglo 16^^ les d^n una noble prerogativa sobre las dem^ 

na« 



/ 



(ft) 

naciones que 6n aquel mismo tiempo cultivaron las des^ 
cias. 

Hase de notar que los siglos mas instruidos no han sida 
los mas utiles ^ la Religion Cristiana. Esta nacio en el si* 
glo mas culto 6 ilustrado que se ha conocido ^ qiial fde 
el de Augusto. Pero no fueron las Academias de los ha- 
llos ingenios donde hallo sus propagadores y defensores; 
Los tubo si en las rusticas chozas de los miserables pes« 
cadores. Y aun se puede entender de los ingenios mas 
ilustradosde aquel siglo lo que escribe San Juan ; que tu« 
bieron en mas aprecio his tinieblas que la luz. ^ Que sii- 
glo ha habido mas elegante y culto y y erudito despues 
'del de Augusto que el i6,? jPeroqu^ funesto no foe. a la Re* 
ligiori! El nuestro blasona y no sin fondamento > del titulo 
de ilustrado y y aunque no puede negarse que han hecho 
en el gloriosos progresos las ciencias y es muy lamentable 
la guerra que han movido a la religion los mismos inge- 
nios que presumen de mas instruidos. 

Me parece descubrir dos causas de tan fonesto fenomeno^ 
La una la vida sensual ^ y el libertinage que suelen acorn- 
panar ^ y no muy de paso^ k la brillante literatura y per* 
virtiehdo el entendimiento juntamente con el corazon : La 
otra aquel orgullo hereditario que nos dejo como en su- 
cesion el primer Padre de todos los mortales. Este hace 
que inmediatamente que el ingenio humano . se considera 
algun tanto ifias instrwdo en las ciencias y desvanecido con 
algun nuevo descubruniento $ b con algun dote literario 

que 



(69) 

^e te. d«va (fobfe el yulgo; «e avergueivea de indiniv It 
eabeza a la religion 9 y no pudiendo sufrir que haya ver- 
dades t9a alta$ que sobreppjefi a su initeligencia^ preten- 
de examinar atrevido las verdades reveladas ; mas quando 
ftttfnsa reducirlaa k lo$ limites de la comprehension hu« 
xnana > sd misina olevacioii le deja anonadado : Enton- 
ce%AOvm fsl {upesto partido dt negarlas por no confe-» 
sarse inferior k su sublimidad* 

, Yo afirno > que' la nadon Espanola en el siglo i6. , no 
•olamente supo combinar b elegancia > la erudicion > la 
critic^ y todas las cieacias profunda^ con las ideas mas pu^ 
ffas on Of d€si a la religioa ^ sino que hizo servir en utilidad 
^e la mismajas letras hunianas y divinas; y por consiguien* 
te la prerogativa mas ilustre y la gloria mas singular de nues« 
tros literatoses haberse conserrado porsu medio la Reii- 
£^on pura en Espana ; el haberla defendidp contra, susene* 
iDigQs; el haberla propagado entre los Infieles; y el haberla 
promovido e ilustrado entre los Catolicos. Veamoslo. bre* 
Temente. • 

Vuelvase la vista al teatro universal de la Europa desde- 
los primeros anos del s;glo 1 6. ^ y eh ^1 hallaremos unida^^ 
las circunstancias mas tragicas a la Religion. Perseguida y 
despreci^da en Alemania , Polonia ^ y Francia y desterrada. 
de Inglaterra ^ sin hallar apenas en donde establecer su do- 
miciiio tranquilo ; y qual otra fugitiva Astrea y si no vuel-? 
ve al Cielo en donde tubo su origan^ se retira al Vaticano. 
€omo h, un asilo inviolable. Desde los siete coUados diri^^ 

Tom.tr. M ^ ^ . ge. ; 



»»■ 



getiernas miradisa Italia JiPdro qisf tttthinosoa olijexot 
penetf an su corazon de dolor! jQukntos estragos cansados 
por la heregia advierte en su amado pueblo! jQukntos de 
sus mas favorecidos los ve hechos caudiBo^ <le sutf enemi-^ 
gos! jDe que horror la cubren los Valentinos Gentllia ^ lof 
Socinos > los Occhinis > losr Vergerios y los Pedros: Mar« 
tyres > con el crecido numero de Proselitos de su impie^ 
dad! 

No le son objeto de mayor consuelo los bellos ingemos^ 
que sin respetar la costumbre cristiana llen«i <le deforiQidad 
aus escritos ^ (')^) y en ellos casi tienen verguenza de mofr- 
trarse cristianos ^ apreciando mas los nombres de Jupter y 
de Juno ^ que el de Cristo y de los Santos* Muda su i^ista 
t otra parte la Religion ^ y busca si acaso ha tenido mejor 
duerte entre los cultivadores de las derails ciencias ; ;Pero 
que nuevo tropel de impios se presenta a siis ojos! Los Are-i 
^nos^ los Pomponacios^ los Carddno5> los Brunos> y los Va« 
ninos. 

Vuelve finalmente sus compasivas miradas acia Espana^ 
f de repente se serenan sus ojos ^ se enjuga el llanto > y 
9e so^ega su corazon. Reconoce distantes de este Reyno 

k 



(*) El eruditisimo Francisco Maria Zanotti dice en sus ra^pona- 
fiiieiitos del arte , poetica : Las chatizas no deben C4)ntener im" 
fiedad alguna ni contra Dios , ni contra los Santos ; por lo que es 
digno de reprtnsion nuestro Bocacio ; tampoco deben ser viles ni 
dijfhr^es , cuyo vtcio es tan comun en los Italianos que por esto 
no se ecba tanto de ver ni en Bocacio , ni en AriostOm Razona* 
fluehtO 3. pag. 138. impres. de fiolonia en 1748* 



tklsKb t^&emigDs ; advierte voaersdo el Tronio edoode JreMi- 

.de .cofiQO Keynd^ obedecidos sus Oraculos^ adoudos^w 

;altares > y refipetados sua Ministros. Se complace viendo^HK* 

^pefitdos los Sabioa Espanoles en ilustrar ias divinas cteo-. 

.cias ain uepc^ar enarrores; los Filosofos onuy agen^ 

, de la imfdedadi; Jos belles ingenioa elegances y jocosos 

ain acrimoaias los criticos sin pretuncion. Se compadece 

ram embargo. de^lvdescUchada su^rkede ua Sery^ y de un 

. Valdea 9 l|ue ciukIos b^yo un dima extrangero p babieroh 

-en hi jgl.ireBeiiO de que los hubijsse pteaervado su Pals nal. 

tivo > en donde no ise atrevieron a poner el pie ^ ni k iiv- 

•^Uoducir la.poiffona. Con todotubo motivo de consolarse 

i$A confempkit cantos amenos ingenios Espanoles^ que so- 

'pieron coi^eryar ilesa su ie aiDin colocados en medio dc 

Pueblos inficionados de la heregla» 

. Para que nose crfi^ exagarada esta gloria singular d^ 

los Espajiolesy vease.aqbi el testimonio que nos dk un 

Italiano^que vivid en Espana en los cieifipos de que ha^ 

blank>s* Enim v^ ^ escribe Maifineo Siculo ^ magna nunt 

est Hispanorum R^i^h y mc^gnus Dei timor y & cultus y mag* 

fia Sacefdotifmsaniniatifmcura : ; • : quare meo quidem juiU 

0k> in Of be f^MMmafti^ .fluHa^ &ms ^sffiodie Hispana, iff 

ita ^cam y CkristimioTp (a) No cause ya adoliradon qda 

«1 eloquence Perpinan en el cencro de la Prancia^ 7 perca^ 

do de Hereges hiciese una ilustre vanidad de este cimbre da 

.- Mi' su 



' T ' ■ , ■ ■ IJJ I 



|a) Lib. 5* de Reb. Hisp, 



(91) 

iu Nacioii , sin tenior de ser desin«)ticlo; Tratando de los 
Hereges , dice ; Hispama notnen ipsum arbitror istos exbor- 
rescere. Etenim est Xota ilia Provincia valdt inimica nwitatH 
salutaribus institutis ita munita , & septa , ut ad earn isfa 
beltua aspirare nullo mdo possit 5 nuUkm in KtUgUme yiUa 
ne levissimam quidem suspicionem patUur novarum rerum, 
&c. (a) : 

No puedo omitir aqui , que aunque Tirab. ednfiesa c<m 
•^mparcialidad digna. de undocto historiaddr, el deplora- 
i)le- dano que causo. la heregfa eh Italia j pretende hac«r 
cargo al Espanol Juan Valdes , Juriisconsulto de Napolei^ 
de las dos &mosas caldas de Pedro Martir Vermilii , y de 
Bernardino Ochino. (b) jDestino fatil de los E$pafioteJ fen 
Italia ! Un solo Espanol perjudicial basta para corrofflpiq; 
los mas femosos Italiarios , y^ en la literatura , 6 yk eh 
Ik religion J y esto nuncase callaen la Wstoria literaria. 
Cien Espanoles sobresalientes colocados sobre las prime*' 
xa$ Gatecfras de Italia , no bastao para forinar algua mei 
«to k nuestra Nacionlfccia la literatura Italiaria , d p<>r lo 
menos queda olvidado en dicha historia. ^ 

Y sobre todo jqu6 embarazo halld la heregla de yald^& 
para dilatar SOS Conquistas! en Italia? Desde el nacimieitto 
de la heregia Luterana hizo empfeiid , s^jgun nos dice- el, 
Ab. , el c^lebre Librero de Pavia Calvi de e^arcir por. 

■•■-■•■ Ra- '. 



'■'■■ ■ '"' 



(a) Orat. de veter. rctirt. Relig. ad lugdun. 
'(b) Torn, 7. part. i. pag. 292. y 2^6. Alii cita Borer. Annat 
CajpuCf td ant i54i« -> 



iltalia^ lis obias de Lixtero > y proairarle sequaces y pa- 
Hegiri^as. Con efecco ^ se vieron publicadas presto en di« 
cho Pals las de Lutero > las de Melancton ^ Calvino ^ y 
cBucero. ^Qu^ danos nocausarkk lareHgion la resident 
*i:ia de;Calvina en la Corte de Ferrara con elnombre de 
-Carlos Hipebille ? No era por cierto Academico de M6« 
4efna Juan Valdes , quando comenz6 k echar alii profun^ 
ijdas rakes la heregia> que hizo taato ruido en Italia y y puso 
en bastante coaster nacion a Roma. Ni la fiima de . VaU 
•4ibbera tal que-: inidiese Uevar tras si k un hoikibre; tan 
iconodui&.por su sabiduria^ y por los^altes empleosqud 
Xubo en ^ ReUg^on.^ qoal fue Pedro Martir j y a otro ce* 
Jehravhk fiontDda: iBalia> y. General dos yeces de Una rei^ 
fietibih?o«den > como fae Bernardino Ochtno* lyiucho.m^t 
^erisupil jes que Valdib bebiese el veneno de la heregla 
-en 'ilguno de los muchos Italianos que nombra Gerde* 
<k$io veil \ sii tpftut a <5pf d«icii Itatia reformat a ^\ 
i\rV(x coQsta^ que la tnorada de Valdes en N^poles sindese 
d& gn^n perjuicid k la religion de esta Ciudad ; lo qu^ 
si sabemos es y que en aquellos tierapos fueron seducidot 
tfifioitoa. eil .N^oles. por. Pedro Martir VerOiilli y segun 
exptesa Apostolo Zeno en el lug^r en que babia dela 
apostasla de doi ilostr^s persanas Italianas : Quixdj fueron 
ffervertidas (escribe yptxr Pedro Martir Vermilliy que sembra* 
4fa entances la Hernia l44ferma m Napoks^ (a) SabemCif 

m 

igual- 



Cw3) 

las vagahtes Uamas de la hen^^ -Tcataiido Al^Stn^ cie 
Alfonso Salmeron diee: NobiUssintam Qiviiatem 'NkapoUi^ 
fUtm scinrttiis ^rr/^m mrfiiH Hdef^corum fnat0a ^nUattt^ 

lamirate ac periculo liberavit;, ($; No obstante esto^ptim 
tendido roal hccko por Vald^s no se disimula ea la hist6-> 
ria literaria; qiiaDdo=e$ oltidado tfi eU^ eLUen p6siiiifa> 
que hizo Saltneron. • 

La 4\J^ paz qm g02o en Espafia' Is Religion 9 lia4^ 
4o motivo k algunps para creer que no ban comhiiiiD los 
EspaSdIes <;OQtra los enemigos de la tglesia > y que por 
esto no haisicio muy fecunda nui^stra Ndcio&aiiirGpHikovfer^ 
fistas insignes. Mr. Bailt^ se explica asi; A'litwrdbd Ef^ 
pa^a Ha dado a la Iglesia pocos Ttologos Potemicas yque noh 
s^r0s Uamamos Cotftraversistas. Esto no espor efiutd'de Uf^ 
terilidad y sino qt^e como la divina misericof^ la hat praser^ 
ifodoidel '^tneno de la beregia ; no babimd6 tenldo £9ml^ de 
la Religion y ho ha n^cesitado de armas tU de cambatiefaes. (b) 
Apoya este dictanien en el dicho de Nicolas Anionio en el 
preftcio de )a nu6va Bibliotec^ Hispaaa , donde esie eiasH 
dito Espafiol Opin* del iiiisftio modo« ,' - 

Sin embargo^! tratamois del siglo id^^tmllo^^ii^iiaestra 
]^acion tan yalerosos combatientes contra las herag)a5>que 
ni p6ir $i mtmto ni' pot el valor cedes i los de otraa pas^ 

tes. 



r«Mfc.aMaM»**M m^kptmmmmtmttmmtmmmtmzmi 



(a) Bibliot. $0C* J^ "^ (¥) Juici^ 4e los SabiGtetboi. tt !• £• 



(>5) 

tei. Es dtfto que no tubieron &iemlgos en casa contra 
quienes pelear ; pero no por eso estubieron io^ol^ntes en 
^ oeio > nl d^aron de creerse obligados k tomar ks ar- 
naas y concurrir a S98teaer la Religion en aquellos Paisea 
«o :q;ue se haliaba asakada. ^No vio acaso la Francia sa- 
lir a campo abierto contra los Hereges que la infestaban 
k un Mariana , un Maldooado , un Perpiuan? ^Qu^ cau- 
diikM vio k Alemania superiores en esfuerzo a un A&bo' 
to de Viruea, Pedro Soto, Alfonso de Pisa«, jrunGrer 
gorio de Valencia? 2 No admiroFlandiesk lesolucion con 
que peleo confm todas las heregks introdUcidaa el grande 
Alfonso, de .CastioS 

rEI 6mosj> Concilio de Trento fue el teateo ma^ apropos 
ailo para laostcar d valor en k defema de los Dogma». 
Catolicos, porque en ^1 se hizo una discusion de toda» 
Us cohtv&vemns en punto.de HeHgion, gY acaso se ha-' 
lkr<^ «n el k» £spailoies menos provistos de las armas 
aecesarias para defenderla? gNo foeron como hemos vistOf 
kw pcimeros y los mas animosos combatient;es? Juntense 
todas ks.obras pubKcadSs por quanros Teologos ilustraroi* 
aquelk asamhlea^qne nose halkrim, nodigo superiores, 
pero igwalea aks qne pijblicaron Obmin^ de Soto, Fran- 
cisco Turriano, Ayala, Vilklpando, Fontiduena , Miguel 
dcMecfina, VHeta, Ludefia yotros varios-EspanoIes.St 
la fistredi^. de «8tB; ;MM8yD me permitiese. presenter a lo» 
Jectores el Catalogo de todas las obras Polemicas que die^ 
wnrkhalot Espafioka- «. el tiglo ,<5., estoy segurodir 

que 



•i. 



qae solo 6Stof bastafia i disipar' sfetn<$aittie ptedcupaciodf 
contra el merito de nuestros Teologos. ^ 

En el mismo tiempo que peleaban valerosameme los E^: 
panoles en todos los Reynoi de<Ei;tfopia contra los enpiuK*: 
gos de la Religion y dilataba el Imperio Catolicorc^ano^ 
bilisima tropa surcando el inmenso Oceano ^ y levantan**'^ 
do el estandarte del Cristianisimo en los PaUes mas remow 
tos y desconocidos diel Ortente y del Ocidente^ zQl^ bene^ 
ficio practarius ne aliquod in bistatiarkm acta sita refirre ba^ 
bent > qua cot^dentms de se existimoHt ^ magn\ficosque titu^^ 
los pracipMt inter Cbristianos nota sibi arrogant natione^: 
alitei Hac vera prorsus not a est dilecti pra alus A^ Deo Po^ 
pfj^i > ^o4 /fi novitm otbem fidei vexilta intuUmus'^.. Sinas, 
& Mtramque Indtam y & Africa plagas verum actorare Deuin 
fecimus > dice Nicolas Antonia (a) * * 

^Quien podrk delinear en aste breve compendio los su^^ 
dores y &tigas de tantos zelosos propagadores de la £6 go« 
mo renovaron en el nuevo mundo las maravillas y me«^ 
ritos de lo$ primitivos Apostoles? Los nombres solos de 
Xavier y Luis Beltran bastan para hacer eterna eh el OrieiK 
te y Ocidente la memoria del zeio de la nacion Espano^ 
la. Mientras que Lutero^ Calvino > Carlostadio^ ^^hglioi 
y otros monstruos de desolacion arrancaban Provincias 
enteras del seno de la Iglesia ^ multiplicaban aquellos hom*' 
bres Apostolicos el numero de las almascoavertidas a Cris«« 

to 



m* 



(a) Bibliot. Hisp. nov.PrxftU. 



(97) 

to comb las estrellas del Cielo^ 6 como las arenas del 

Mar, segun dice el Oraculo del Vaticano. En el tierapo 

ten que el furor de la heregia en Alemania , Francia , e 

' Inglaterra demolk los sagrados altares 9 y profanaba laa 

venerables Iroagenes de jlos Santos ; Iqs Espanoles lienor 

de piedad erigian sobre las ruynas de los Tenjplos profa« 

•nos nuevos altares al verdadero Dios , y destrozando a 

millares los Idolos del Gentili«nio y presentaban a la va* 

neracion de aquellos barbaros las divinas iinagenes ; com« 

. pensando de esta suerte los ultrages hechos a la Religion 

.. por tantot Europeos sacrilegos i con los fervorosos home* 

nages que le dirigian millones de Americanos rusticos, pero 

devocos. 

A una empresa de tanta gloria sacrificaron los Espanoles 
BUS sublimes talentos > abandonando la que podian adquL* 
rir en la republica literaria de Europa. La infatigable 
constancia con que se aplicaron al estudio de tantos Idio* 
mas barbaros , y el haber publicado en ellos utilisimos li« 
bros , debe hacerlos mas benemeritos de la Iglesia 9 que 
los primeros Sabios de la Europa. Quantos de ellos podrian 
decir con mas razon que San Geronimo ; que despues de 
^ haber estudiado la dulce locucion de Tulio > se veian pre- 
tisados k violentar la lengua para aprender , y pronunciar 
Tocablos rudos. 

Publicaron los Espanoles en el referido siglo diferentes 
Catecismos en las lenguas Etiope ^ Caldea y y Siriaca. An* 
dres de Oviedo Patriarca de Etiopia ^ compuso un docto 
Tom.If^. N . libro 



t9«) 

libro de Roniamt Ecclesi^ primdtu en lengtia Etiopica. Axt- 
tonio Fernandez de Erroribus JEtiopum. Luis Caldeira tra-«> 
dujo en el mismo Idioma el nuevo testamento ^ y escribio 
otras obras. El Catalan Francisco Ros ^ Arzobs^po de Cm- 
ganore vertio en lengua Cald^a 6l Misal ^ Breviario > y 
Ritual Romano ^ con otros libros sagrados ; en la Siria- 
ca la forma de administrar los Sacramentos > y un* Cate- 
cismo en lengua Malavar. - 

gQuantas Gramaticas ^ Diccionarios ^ Catecismos y otras 
obras pertenecientes k la Religion no dieron k luz en len* 
gua Japona Diego Collado ^ Caspar Villela 5 Luis Sotelo^ 
Eduardo de Silva , y Pedro Gomez? gEn la Chinesca Fran- 
cisco Diaz > Juan Morales y Martin de Bada > y Raymundo 
del Valle? En la Bracmanica Diego de Rivero , Caspar 
de San MiguM , Pedro Sanchez de Aguilar^ y Pedro Sua- 
'rez Escobar? gQue multitud de Espanoles insignes no po- 
-dria referir si quisiera hablar de todos los grandes ingenios, 
-que k costa de inmensas fatigas , y continuo estudio ^ ilus- 
traron la portentosa variedad de Idiomas que estkn en 
'uso entre los habltadores de los dilatados Reynos de la 
America? En la Biblioteca de Don Nicolas Antonio sepue- 
den ver alistados los Escritores Espanoles en mas de 40. 
Idiomas di versos, (a) 

Yo quisiera pregnntar, jque nacion ha promulgado el 
Evangelio despiies de los Aposioles en tanta variedad de 

len- 



« » 



40 Bibliot* Hisp. nov» tom^St pag. 543. y siguiente^ 



(99) 

krngBas? ^QuM ht dirigido al Cielo las divines jprpq^sf^^ 
tantos Idiomas distlntos? No se por que no le ha d.e con- 
«iderar este merito de los literatos Espanoles como el mas 
ben^fico a la Iglesia, Ciertamente no le han sido tan uti- 
les k est^ todos los esfiierzos de los bellos ingenios de 
Italia ocupados en estudiar la locucion Tuliana i esfuer* 
cos que quando mas dieron k $u Pals algunos Ciceronian 
nos \ al paso que los Espanoles con el estudio de las len- 
goas bacbaras. dieron k la Iglqsia millones de nuevos Cris* 
tianos* 

£1 zelo por el aumento de la religion ^queestimulo k 
tantos fervorosos y doetos Espanoles ^ propagaria entre las 
gentes mas barbaras y desconocidas de un nuevo mundo> 
exoito a otros a promoverla e ilustrarla entre los Catolicos> 
reformando la devocion mal entendida ; senalando el ca-f 
mino mas seguro de la perfeccion cristiana ; explicando 
los documentos de la moral evangelica j y descubriendoj 
J desarraigando los vicios inveterados en mucha parte 
del Cristianismo. 

La barbarie de los siglos antecedentes , que tantodor 
jnin6 en las Escuelas^ y ofusco el esplendor de lascien* 
cias , se comunico tambien h varias practicas de religion. 
£1 fervor que no estaba gobernado por la luz de la pru« 
dencia ^ produjo alguna vez tales excesos ^ que andaban 
Ciudades enteras por las Provincias con espectaculos im- 
prudentes de penitencia ; de aqui se seguia frequentemente 
que acababan en ruidosos escandalos las practicas decon^ 

Na pun- 



Ooo) ... 

puncion bien comenzadas. Infinites hypocritas ilusos y 
naticos abusaron dela creencia religiosa de los pueblos, Iq« 
liumerables Ciudades se consternaron por las falsas pra« 
fecias de algunos impostores. 

Dignose el Cielo derramar sobre los pueblos cristianos 
nueva liiz ^ que les descubriese el camino seguro de la de*' 
vocion y perfeccion cristiana 5 y les preservase de los 
cnganos de las falsas virtudes. Parece que la nacion Espa- 
fiola fue la escogida para tan gloriosa empresa ^ concloida 
en el siglo 16. Los ilnstradores de todo el mundo criscia^ 
*io fueron Santo Tomas de Viilanueva , San Jgnacio de 
Loyola ^ San Juan de la Caiz > Santa. Teresa de Jesus, 
Juan de Avila , Luis de Granada, (*) Luis de la Puente^ 
Alfonso Rodriguez, y Diego Estella.Sus escritos Iknoi'de 
clarldad celestial se esparcieron luego por todas las na« 
ciones de Europa j se tradujeron en todas las lenguas , y 
se consideraron como reglas seguras para conseguir la mas 
imporrante de todas las ciencias. Quanto han escrito 
en dos siglos los maestros mas ilaminados en esta ma* 
tferia 5 ho solo no ha excedido el merito de aquellos san- 
tos y doctos Espafioles , mas ni igualado. La fama que 
se adquirieron sus apreciabilisimas obras la conservan al 
presence , pues se ven reimpresas en todos los Reyhosj 

' an- 



.j__fc— _. .^.^ . ^^^ . _^ la- ^ «fc «*i«<ifc— m I ■ ii.^N»<il 



(*) De este grande hombre escribe lo siguiente Apostolo Zeno: 
A dectr la Hjerdad esfe gfan Maestro de la vida espiritual es la 
ftincipal fuente a que se encaniinafon . el gran San Francisco de 
Sales f y quantos Asceticos se le siguieron. Bibliot. de M. Font» en 
i$ltsipr de la Ascetica* 



ttAliift eh tnmo9 de qnantos aspiran k la perfbccion cris« 
tiana; y finalmeme son tales ^ quehasta los mas preo« 
eUpados contra nuestra nacion y las confiesan superiores k 
todas las que se han publicado en este asunto. 
> Un testimonio tan universal ^ no permite extenderme 
en ihanifestar el merito de aquellas almas inspiradas > que 
son gloria inmortal de la nacion Espanola y supuesto que 
sus prendas no han estado sujetas a ciertas preocupa-* 
ciones y que tanto ofuscan el merito de los Espanoles en 
otra clase de ciencias. Pero quando estas preocupaciones 
tubiesen mas solido fundamento del que tienen y para per- 
petciar la gloria de la literatura Espanola no se necesi« 
ta otra cosa que verla ocupada felizmente en conservar^ 
defentier:>'prdpagar^ e ilustrar la religion Catolica. 

' ' DISERTACION V- 

A rrtds de los ilustradores de los estudios sagra-' 
dos j> tubo Italia en el sigh 1 6. tantos celebres 
JEspanoles benemeritos de todas las ciencias se^ 
rias , que sola la nacion Espanola bastarta pa-- 

T- ra eternizapJa gloria de aquel siglo literato. 

ESia proposicion en concepto del historiador de la 
literattifa Italiana^. ser^ una de aquellas que el de« 
fine con el bello titulo deParadoxasy Gigantescas. No- 
tese que el Ab. Lampillas ya no hace ostension de sus 
-^Ardhesy ni pretende manitestar^quanio baya debido todo^i 

mundo a aquiltu nacion ; sino que . presenta ii la pi^blica 

lux 



(102) 

hiz vfiribs 'Espandlw caln» y ratriitds 9 k :q\ut 
negado el Ab« Tirab. d la^ qae merecfan^ en 
toria i e imenta demostrar quanto les debio la ltte# 
ratura Italiana del sigla i^ £1 Tribunal de Ids Skbioii 
iHqii^ CT&yb Tirab. poder apelar yjnzguk despues qual 
de nosotros dos cs E^ritor de Paradoxas : Si el Sencv 
Ab. que escribe que tres Pintores y un Escultor eran tn*^ 
ficientes para eterni^ar la memoria del siglo 16. ; 6 yo> 
que pretendo que un centenar de Espanoles jconceptuados 
pdr los primeros maestros de las . ciencias mas CktUes ^ y 
truyas obras son todavia apredadat de los sugecos ttai 
juiciosos y eruditos > debe bastar para perpetuat la glo« 
ria literaria de aquel siglo. : > 1^ : 

Con los Espanoles que he celebrado eh la Disetlacioa 
antecedente ^ habia lo bastante para asegurar este honor k 
mi nacion entre aquellos sabios ^ que hacen el aprecio 
que se merecen las ciencias : Los que voy k nombrar 
en esta y serviran para desenganar a varios Italianos^ 
que no reconocen otro merito literario en los Espanoles^ 
que las sutilezas escolasticas. 

Les hare ver que en todas las ciencias que forman 
la serie de la histbria literaria tubo Italia en el siglo itfv 
Maestros y Escritores Espanoles iguales> y aun superiores 
a los mas celebres que se hallan alistados en la historia 
de Tirab. ; aspecto que no podrk menos de causarles una 
justa admiracion ^ al considerar como no se hallan nom^* 
brados unos hombres , que meredan ser. la parte mas no<» 

blc 



t>le ^e ella. Es la historia como una imagen de los tiem- 
pos pasados > en la qual se yen representados los suce« 

. SOS mas faxDOsos y las pei^onas inas ip$i£^es. En conse- 
tquencia de esto gcitmo podra Uamarse justa imagen la de 

. la literatiira Italiana del siglo i6. no descubriendose tan«- 
tos grandes hombres que la ilustraron ? ^Ni inumerables 
cbras erudiusimas que hacen su principal parte? Esto ea 

. lo que interne manifestar, en estas Disertadones. 

$.1. 
ZA JURISPRUDENCIA CIVIL T ECLESIASTICA 

tubo en ItaHa entre los Espanoks > ilustrador^s tMnfamosos 
como Iq^ tm^ esfcelente^ Italianosi 

A Si cijtmo en los estudios sagrados se hicieron acreedo^ 
res de la Italia tantos literatos Espafioles ] quantos he-^. 
mps celebrado en la Disertacion antecedente ; del mismo 

.. xnodo fiieroxi insignes en ambos derechos muchos de ellos^ 
que 6 bien se considere el aplauso universal con que ense- 
xiaron ^ 6 las doctas obras que nos ban dejado , 6 los elo- 
gios con que los alaban los hombres mas distinguidos de 

. aquel tiempo y de qualquiera manera es preciso confe- 
sar ^ que no solamente igualaron ^ sino que excedieron k 

Jos mas ilustres Jurisconsultos Italianos. Tocare el merito • 
de diez 6 doce ^ que fueron los de mayor fama. 
. Empezando Tirab. a tratar de los Jurisperitos del si- 
glo i6. antcponeeste bello retrato de su merito: Talcs 

.fueron sm embargo cast todos los Jurisconsultos de este siglo. 
Vn ciimulo desordenado de citas ; una repeticion inutil de lo di^ 

Jtk9 



€bo antes mil veces ; an abuso frequenti de especulacione^ 
escolasticas ^ eran el metodo ordinario de sus escritos : A h 
qual se afiadia un estih confUsoy barbgrOi*. El granie AU 
ciato fue el primero que aclaro aquellas titUeblas cofi la an^ 
torcba de la critica y de la erudicien &icr. (a) No se puede 
negar que algunos de los Juristas de aquel siglo tubifc-- 
ron Igs defectos que aqui sereprenden ; pero si han sido 
de esta clase easi todos ^ lo vftreoios tratmdo de lo6 £$« 
panoles. 

For lo tocante \ su obscuridad originada de la mnl- 
titud de citas y de las especulaciones escolasticas (^) ^ los 
que estan mas versados que y^ ^n 1^ ctencia del dere- 
cho y podr^n decir si son mas claros muchos de aqueHos 
Jiirisperitos , que se glorian de hab^ aclarado la Jurispru- 

den- 



(a) Tom. 7* part. 2. pag. 96. 

(*) Entrc las niuchas preocrupaciones contra los Escritores E$co» 
lasticos J suele ser la principal el tachar de obscuras sus especula* 
eiones siitiles. No niego que estas sou viciosas en algunos ; pero en 
otros mas celebrcs , puede decirse que nace mas presto de falta de 
ingenio en quien lee sus libros , 6 escucha sus lecciones ; 6 tal vez 
de aborrecimiento a la aplicacioa s^ria que se necesita para pene- 
trar las cspeculaciones sublimes. A este proposito rcftere Mongitore 
itn hecho gracioso; y es que siendo Profesor de Teologia en Ro- 
ma el doctisimo Espanol Antonio Perez tenia en su Escuela muehos 
jovenes Italianos , entre los quales habia algunos Sicilianos. Los otros 
Italianos acusaban de obscuras las lecciones de Perez ; pero los Si- 
cilianos dotados de un taleato perspicaz , como lo estan comunmente 
los de esta ilustre nacion> hallaban solidas y delicadas las lecciones 
del Espanol , culpando a sus compafieros de la preteudida obscuridad* 
Llegaron al Maestro las quejas de los Italianos j y volviendose a elloff 
les dizo : mittite me ad Shuhs &" me intelligent. Mong* De Siculr 
ingen. 



(I OS) 
dencta con la antorcha de la critica y de la eradlcion; 
lieanse las obras de Iqs wks fatnosos Jurisconsultos entre 
lo^ Protestante$ ^ que son los que mas se abrogad esta 
prerogativa > y vease si e$ mayor el ci^mulo de erudicion 
estudiada ^ que el de las citas que se reprende en los an« 
tiguos. Los libros de Jure belli 6? pads de Grocio , cum „ 
notis ifariorum y & comment arils Henrici Cocceii y nosdkn uo 
exemplo patente ; esto sin hablar de las obras de Puifea^ 
dor£ 

Si consideramos despues de esto la utilidad para el usa 
qiiotidiano de los letrados y se habrkn de preferir cierta« 
mente mucfaas obras ^ que sin tanto aparato de critica y de 
erudicion ^ son sin embargo mas a proposito para descu« 
brir el espiritu de las leyes. Geronimo Magio pretende> que . 
por la misma razon que el &moso Alciato se entreg6 de*. , 
masiado k las buenas letras ^ se ha alpartado ordinariamente . 
del conociraiento del derecho Civil (a) Yo ciertamente es-i 
timaria poco un letrado^ que con toda la antorcha de la cri* 
tica y de la erudicion no fuera capaz de conservarme mi. 
derecho en los Tribunales j asi como (afnpoco me conso-^ 
larfa un Medico que me matase doctisimamente. 

Vamos ahora a los Juristas Espanoles ^ que iluminaron 
la Jurisprudencia en Italia en el siglo i6.y empezando por 
aquellos que precedieron h la re^plandeciente antorcha de 
Alciato. £1 ilustre Colegio de San Clemente de Bolonia did 

Tom. IK O . h 



(fi) En Tessier elogio de 19$ hombres fabios toio, ^ z. pag« 4s^ 



Si esta Universidad un Maestro igualmente cMebre eti Atti^ 
bos derechos* Este fue Antonio de Burgos y de quien hace 
mencion PanciroIo> en el Khro 3» ca/>»54*pero sele ha 
escapado de la vista al Ab. Tirab» no obstante haber dicho 
que seguira comunmente > como babia becbo antes , el ordett 
dePanciroh y anadienda donde sea necesaria aJgunos que estt 
bay a pasado en sileneio. (a) Podia Aecit ^ y pasando en sikn^ 
cio algunos pertenecientes a la bistort a liter ariade Italia , dt 
quienes bahla Panciroh ( segun lo ha executado con cmca 
Espanoles iiisignes) anadiendo coma babia becbo antes^ 

Al findelsiglo 15* comenzo Antonio de Burgos ken- 
seiiar la Jurisprudencia en Bolonia > grangeandose el nom« 
bre de Principe de los Jurisconsultos de aquellos tiempos? 
Asi lo r^fiere Sepulveda : Antonius de Burgos Salmanticen^ 
sis y cut doctorum consensus primas in Juris Pontiflcii cog* 
fUUone defert. (b) Habietido Uegado a Padua el credito de 
este ilusrre Espaiiol en el ana 1505 y eft que dejaba la Gate- 
dra de prima de Canones el famoso Filipo Decio ^ crey 6 esta 
Universidad no poder hallar sucesor digno de un hombre^ 
que en sentir de Tirab, y su nombre parecla obscurecer et^ 
de todos los demds Jurista^ y (c) de otro raodo > que Hainan- 
do con un grande estipendio k nuestro Antonio Burgos 
Como escribe Tomasino* (d) Desde Padua volvio a Bo- 
Ionia y donde cunipli6 2o» anos de Magisterio.^ Jamas hu« 
- ' ble. 



Mi 



t^mmm^mi^-^^r'r^' 



(a) Torn. 7. part, 2. pag. 97. (b) In dcscript. CoUeg. S, Clem, 

(c) Tom. 7. part. 2, pag. s>9^ 
M) Pc Gymxu Patav. lib. a* cap* £0 • 



(107) 
Jbier^ :permitido esta Universidad el verse privada otn 
vez de un sugeto tan insigne^ si Leon X. noticioso de 
iu raro m^rito ^ no le faubiese llamado a Roma para va« 
lersede las luces de tan profundo Canonista en losasunr 
tos mas graves de la Iglesia. Sepulveda manifiesta el xnu« 
cho sentumento que causo it los Bqlpneses la partida de 
JBurgos con estas expresiones : Cujus discessum mtrum est 
quam ^gre tulerit AeadmUa Bononknsis > tAi bonestissimn 
fondiiiime jus Pontificium jpubli^e docebM y cum est a Leo-- 
pe X. P0 M. bujusmodi opinhnis fama cammoto Romam ae-^ 
cer situs y ut ejus doctrma, acjudichin tnaximis rebus ute* 
refuu (a) La estimacion que logro Burgos de dicho Poa* 
sigce es prueba clara de su distinguido merito; mayors- 
xnenter d ^ considera 5 que Leon no ^ra hombre dispuest<^ 
h Jhacer mucho aprecio de un literato cuyo sistetna fuesp 
uii cumulo de especulaciones escolasticas 9 y un estilo bar* 
jbaro y confiisp* No le estimaron menos Adriano VL y Cle- 
mente VIL Las muchas obras^ de Jurisprudencia que pu-- 
lico 9 y comenzaron a imprimirse en Pavla desde el ano 
.I5ii« y que despues se continuaron en Parma y Vene- 
cisLy se pueden ver en Nicolas Antonio. £1 Sepulcro de 
.este famoso literato existe en Roma en el Hospital de Sai^ 
^tiago de los incurables 9 con una magnifica inscripcion 
puesta por Monsenpr Juan Mateo Xiberti , Obispo de Ve- 
lona 9 la qual califica faaber errado Pancirolo en creer su^ 

O 2 ce-- 

(a) Lngtr citado. 



c6dida la mucrte de Burgos en Bolonia, interpre'tando mo- 
las palabras de Sepul veda que acabamos de citan - 

For el mismo tiempo debio la Universidad deBoIonia 
al Colegio de San Clemente el> sumo honor con que la 
ilustro Fortun Garcia de Ercilla Arteaga^ Caballero del 
Orden de Santiago. Vino h Bolonia en 1 509. instruido ea 
las bellas letras^ en la Filosofia ^ y en uno y otro de^-^ 
recho. Muy luego se dio h conocer k la Italia el ingef 
nio de este noble Espanol^ que defendio eruditamente ea 
Bolonia y Sena y y Roma 1500. Teses : Gin^s Sepulveda> 
que paso a Italia el ano 1515. dice, que hallo extendida 
por todas partes la fama de Fortun^ nam quid homines 
(escribe k Santiago Arteaga)eo tempore quo ego in Italiam 

m 

advetitavi y nisi de Fortunio loquebantur% (a) Vamsde escas 
Universidades solicitaron tenerle por ornamento de su^ 
escuelas y distinguiendose entre todas en los convites qtife 
le hfzo y la de Pisa* Pero no tubo por conventente abans 
donar la de Bolonia donde ocupo algunos anos la Cate- 
dra de Prima > siendo venerado de todosf como. Oraculo 
de la Jurisprudencia. Oygamos la explicacion del ya ala- 
bado Sepulveda, tesfigo de vista del merito y fama de 
Fortun : quod ad UtteraiuratH affinet sciet mihl esse admf^ 
ranioni , quod cutrr ad eum tanquam ad Oraculum Pitbiuniy 
Scolastici juvenes magna turba quotidie venirenf y nodosas, 
ahsfrusasque quastiones sciscitabundi y nihil est quod ignoret; 

nihil 



mtMm^mm^immtmtmtmkt^w^mm^immmmi^miimmmmitmmt^t 



iSk) Ejpist. lib. 7. ep. 1 01^ 



•Crop) 
ti/6/l tamen ntmre > 6? sine cunctatione respondeh (a> 
^ Desde el ano I5i4.empez6 apublicar sus eraditas obras 
^ecibidas can aplauso universal > como atestigua el mis- 
^axo Sepulyeda : Videbam praierea cammentarhs illos de pac^^ 
4is y iruditionis remoHssifme y qui jam in manus omnium exie-^ 
want, Bonoriiit ctrcun^rri y & apud docfissiinum quem^ 
inpretio essei nunc vera cum Cacilio dicere possum i magna 
Fortunium fama prJecesseraty major inventus est^b) Pero riin- 
'gnna ie-adquiiio tsnto crediia como el eruditisimo trata« 
do De fine utriusque Juris y impreso difereiites Teces en 
Italia Y en Coloma > e insertado despues en el primer to- 
ino de lo6 Yarios tratados de los Jurisconsultos. Esta obra 
no es pc^ ckrto un citmUio de especulaciones escolasticasy 
j^inoi'yno^ i^ eruditione scattntesy en juicio de 

Se^ulveda y quien na dud^ atguna dtetaba mucho de dque^ 
Has y que seguii Tirab. no saben juzgar rectamente de ta* 
cosas > y per tso d^ el nombre de excelentes Juristas k 
4od que no lo mereeen* (c) . 

- La mencionada otHra de Fortim extendidsu lam^alas^ 
Universidades de iuera de Italia. Habierado llegado ^ la 
-de. Dovay^. fue fan cdebrada que el insigne Fro&sor Boe* 
.cio. Epo qoiso dedicar a Fprton sii tibro De vero juris 
rEcele^iastici fine y como e&ctiyamente io hizo> y se haUjn r 
f«n el tojDD aeguhdo de hs abras de aquel Autor. La mis^ J^ 
^msk obra e» somameme aplaudida por Axnoldo Baert Juri^ '^ 
-: . con- 

.(a) AOL . (Ir> AllL (<f) Tom. 7* port* s« pag. iix* 



consulco de Bruselas f y poc otros muchos eBcritores :de 
^otiu Deseoso el gran Carlos V. xle .premiar eL m6rito 
lie este digno. literato ,^ y de que Espafia cogiese log 
irutos de su doctrina^le llamo k su Cocte 5 y le ca» 
^rio el honorliicQ emplieo de Conse|erQ. en .el sttv 
premo^ de CastiUa. No pu^ieron delenei'le en JtaUm 
ias ma9 lisongeras esperanzas ^ ni los repetidos ruegos 
<le'sus amigos > k quienes re$poQdia% segun dice Se^ 
pulvreda y vuelvo k Espaaa ut R£gi mto dcsfrviam $ bw 
'£St Optimo cttique v(aisexp0tmium..{i3i^' 

Entre tanto que la Uaivbrsidad.de Bolonia reputaba por 
\in grande honor el versf distinguida por estos e^larecb 
dos Jurisperitos 9 ilustraba la de Padua el docto Valeo- 
tciano Luis Qomez y easenando en eUa la Jutispoidencia 
-en pi ^i&o i$^2« y y teniendo por compafiero al celebre 
Marcos Benavides y de familia Espanola y bien que nacidd 
^n Man(ua y por lo que le liaihaban Mantua Beoavidea 
Pasados algunos aiios de niagistorio del der^cho ea Par 
4ua y se traslado Gomez a Roma k desiempenar el lm« 
portante destino de Auditor de la Sacra Rota. Este resr 
petable Tribunal recibi5 nuevaiuz.de este muy erudL- 
to Espafiol con los iibros que publico perie^eoieiates k 
# la Rota .^ a la . Cancelaiia y .'ala Penitenciari^ y los que , sie 
"* hanimpreso repetidas veces, y se refieren en Nicole 
Antonio, (b) Que xlicho Gomez era hombre etudito y lo 

acre- 

CO .^Hg^ citadp. (b) Bibliot. Hisp» ttOr> torn* a* pag. %h 



(Ill) 

acredican sus sabios comentarios de proiighsii Tyheris /»- 
nundationibus ab orbe condito ad annum M JO. XXXI • im- 
presos en Roma en et mismo ano» 

- Remunero Clemente VII. las gloriosas fatigas de Go« 
mez con el Obispado de Sarho ^ pero quiso que continua^ 
te en Roma en el empleo de Auditor > y de Regente de 
la Penitendaria ; cuya noticia debemos k Don Nicolkt 
Antonio ^ y de ella tenemos una prueba cierta en lot 
libros que de la liteerla de Gomez compro Antonio 
Agusiin y y regald al Colegio de San Clemente de Bolo* 
nia y pues . en algunos de ellos se lee : Ltidavici Gomez 
Episcopi Sarhensis y Auditoris Roia y i^\SiP. Regentis. 
Tubo por sucesor en la Rota al grande Antonio Agus* 
tin y de quien faablaremos mas adelante. 

Ya bemos: visto tres insignes E&panoles Frofesores del 
derecfao; en Italia 5 antes <|ue fueran iluminadas por. Al- 
cidto las* c&tedras de este Reyno con la antorcha de Is 
critica y de la erudicion. Aparecio finalmehte esta lum<* 
brera de la Jurisprudencia y primero en las Escuelas de 
Francia \y y despues en las de Italia ; mas no pudo ofas* 
Car don su claridad la faiha que consiguio en los mis* 
mos dos Reynos el crudito Portugues Antonio Gouvea, 
que estubo teriido en concepto de uno de los mayores 
Juriscopsultos de su tiempo. Profesor de ' Jurisprndencia 
ftn Tolosa^de^de el aiio 1539- despues ; en Pijon > en Ca* 
hoes y en Valencia del Delfinado ^ y en Grenoble y lo- ' 
i;f6 en todas partes aplauso general. Para eternizar la 



ClI2) 

memoria del ih^rito de Gouvea basta el testimonio que 
nos dej6 Cujacio con estas paiabras : Antonius Goveanus . 
cut ex omnibus quotquot sunt y autfuerunt Justinianai Juris 
Interpretibus y si quaramus quis unus exceUut y palma de» 
ferenda est. (a) Tal es la opinion que de la doctrina de 
Gouvea formo uno de los mas famosos Jurisperitos de* 
aquel siglo > y ^ quien me persuado que irontark Tirabw 
entre los pocos que supieron juzgar del verdadero mef^ 
rito de los Letrados y supuesto que estk escrito sobre 
9U Sepulcro: 

Cujacii y Tbemidlsque vides commune sepulcbrum 
Conduntur simuibic y qui periere simuU - 
Aunque Vicente Gravina hace el debido elogio del m^*- 
rito singular de Gouvea y sin embargo cree muy exage-> 
rado «1 que formo Cujacio y y pretende pecsuadir con 
debiles congeturasno haberse ^scrito este canmuchasin- 
ceridad ; (b) pero ciertamente que aquellas no soil tales 
que puedan justificar el juicio poco ventajoso de la in*- 
genuidad de Cujacio. Major que Gravina puede juzgar Tua-* 
no y que trato intimamente con aquel Jurisconsulto y de 
quien nos refiere : certe ex Cujacio ipso y cum Valsntia ei 
operam navarem y & postea septus audivi y ita se de Go^ 
veano semper sensisse ; & laudabili amulatione tunc veri^ 
turn esse y ne is speratam in eu professiene ghriam y quam , 
Mssiduo studio y & longa vita, omnium consensu postea meruit^ 

. . sibi ' 



mmmmmm 



(jl) Tit. 6. in Fragm, Ulpiani vcr. ne€ interests 
(by De ortu , 6c proges, Jur. Civ* 



s^i prariperet. (ay Gb^xrtse que Cujacio no parece te^r 
oiia otro tanto de Alciato ^ que entonces esparcia bus lur 
ces con la antorcha de la erodicion* . i 

Habiendo Uegado la fama de la doctrina de Gouvea ^ 
Filiberto Duque de Saboya y deseo tenerle cerca de ^ 
Joe combido con partidos honrosos y que admitio Gouvea; 
y dejando la Francia se fu^ a Turin > donde permane* 
cio mas de 30. anos > difundiendp por toda Italia copiof 
sas luces en todo genero de literatura ; siendo corap es- 
cribe Tuano unus > rara hoc av^ gloria y communi Doctorum 
suffragio hoc adsequutus est ^ ta & Poeta elegantissimus y £? 
sUftttnus Pbilosopbus j & prastantissimus Juris inferpres si^ 
ipul^ l^ab^emr. (b) Ademas de las obras de Jurisprudencjia> 
compuso Gouvea otras en verso y y algunas correcciones h 
iliistraciones eruditas de las obras de Virgilio y de Ciceron 
y da Terencio. 

Aqui puede > \6t el Sefior Ab. un Espanol , que estubo 
en disposicion tanto como Alciato y de resucitar la Jurisprur- 
dencia en Italia de su antigua palidez y y embarazar que 
despues de la muerte de este volviese luego a recaer di*« 
cha ciencia en la acostumbrada barbarie y como nos ase« 
gura que recayo. (c) De muy distinto modo se pudiesa 
escribir si hubiese hablado de Gouvea siguiendo el or^ 
den de Pancirolo. En este se halla tambien otro in$ig- 
ne Espanol > que llena el cap. 55. del lib. 3* Este es el nun<^, 

Tom. IF. P ca 



(a) Hist. lib. 84* ad ana* 1586. 

(b) Lug. cit. (c) Lu£. ciCt 



(114) 

u bastelntemente alabada Martin de Azpilcaeta Ilamadb 
d- Navarro. .Por mas que Tirab; se empene en juntat en 
una la £aro3 de todos sm Juristas en ambos derechos ^ no 
Megat&' it igualar la que consiguid Navarra en Italia^ y y 
en tbda la republica de losLetxados. Oygase el testimq- 
'niodel erudite Italiaho de aquellos tiempos^jFuan Nicio 
Eritreo : Si de cujusque ingenicty ^ faculfate existimare ex 
cetebrifate nontinis* Uceaf. . . ^ non video quern antep(mam Mar* 
Uno AzpUcueta Navarro y Juris Pdniifieii y sacrorumque-Ca^ - 
^onum nostra tempest ate Antfstitu Eorenim de singularf 1)0^ 
minis doctrina omnium anmos itivaserat opinio y ut domus 
'tfusdem > non unius rmdc^ chitatts y sed totfus orbis terratum 
ihraeufum baberetur y qua omttes confugertnt i wtdt in suii 
rebus dubits responmm rejerrent j quodque dictUm af^ ^io tsset 
kton aliunde quam ex ApolUms ore prolatum acciperent. De- 
nique quemadmodum olim Roseius nobills tnstrioy assequutus 
jfitisrat y utinquo qmsque artificio excelleret in sua genert 
^dSciusbaberefury itais^y conversis in s^ hominum sfudiisy 
sibi pepererat yufex sua nominey honoris vocabulo y quicumquc 
In aliqua facultate excelleret y Navarrus appellaretur. (a) 
' Si yo habiese dfcha otro lanto de Navarra, se me repren- 
yeria el ciega amor de la patria y que me mueve a propo* 
irxer pdradoxas ridiculas ; y es asi que no hubiera (fiefto mas 
que lo que escribio un Italiano desapasionada > lestigo 
"(die vista del merita de* aquel ,. y de su fama en Roma. 
* Vino 



» • » a- 



H— — i W iB II I ■■■■^i m —ii m^M 



(n) Pinacot* i» pag^. i 



Vino h, lescft Ciudad per defender al celebfe Bartoicnf^ 
Carranza^ y se mantuvo en «Ua ha$ta sn niuerte^ emr 
pleando el tiempo de su largavidaen Uustrar igualmjeoh 
te con Ja santidad de sus cos{umbFes>qiieicon.su singUi- 
lar doctrina 9 aquella MetropoH del miutdo. l^os tres Sumos 
PontificcsPioV.^ Gregorio XIII. y Sixto V. le tuvieroo 
j^n tanta estimacioo ^ que ensentir de Nido Efitreo ynan 
alio Consultore uterentur in its dijudicandis ^ quibus conscieotifl 
^onstricti unemur. i Y que mayor demostracion de aprecio 
pudo hacer Gregorio XIIL ^ que la de ir a visitarie a su 
xnisma hab^tacion aconjipanado de var ios Cardenoles ; y 
la de pararse frequentecnente qu^do pasaba por C9sa de 
J^varro para hablar con ei como con un 4migo de con« 
;£anza ? ^Que lestimonio mas distinguido de 4a ^Itisimia 
•idea que se lenla de si) persona ^ que el. que dio en su 
.muerte Sixto V. y mand^i;^ queel respetable cadaver> qua 
habia sidomorada de ^quella vgrande alma por e^acio 
de 94* alios y fuese acompanado al sepulcro de todo el 
Clero Secular y Regular de Roma ^ de Ios Auditores de 
la Sacra Rota ^ y de Ios demas Prelados? 

Se merecio estos honores extraordinarios el inmortsd 

' Navarro por Ios exemplos de . acr^ditada santidad que le 

• hicieron venerado en Roma ^ por la admirable doctriua 

con que ilustro la Ftancia , E?pana*;, Portugal > e Ita^- 

'lia ; y por unainfinidad de obras doctisimas ^ que fue* 

ron y son al presente la admiracion de Ios Canonistas* 

Agenode todo viciOj» y amantede laparsimonia yabs- 



tinencia > se conservo habil para las fatigas literariai 
hasta el fin de su dilatada vida« Si hubiese hecho lo mis^ 
mo el famoso Alciato y no se hubiera apagado esta bri« 
Uante antorcha por la demasiada crasicie de p!ibulo.(^) 
: En la Iglesia de San Antonio de los Portugueses de 
Roma se ve el sepulcro de Navarro adornado con sa 
^busto y con una magnifica inscrlpcioo y un Epigrama ^ cu^ 
yos primeros versos son: , 

Marmore sub gelido Navarri arentia membra 
St ant clausa ^ in cineres noti abitura levesy 
Ast animus parts purus se se intulit astriPy 
Cujus perpetuo fama superstes erit* 
Los do^ famdsos Jurisconsultos Diego y Arttonro deCo* 
barruvias y que tambkn iltistraron la Jurisprudencia con 
la luzde lacritica y de la erudicion, se formaron en 
la Escuela de Nivarro. Eran may dignos de ocupar lu- 
gar distinguido en esle p^rrafo^ pero babra de bastar 

lo 



t I I I I U t I *i^M*i»— i^hM>^i^— ^iM— — ^>fc««w^— <fc.«tar— *— ^1— 



(*) Es opinioi> comun entre los Essritores, que tratan de Al- 
ciato , qu€" le ocasidno la liiuerte el uso iiimodefadd en la comida, 

Iporque ho fae memos (^odicioso de itMtnjare^ que de dincro, Quan dis- 
tante estiibiese Navarro de cstos dos vicios , se demuestra de no ha- 
ber qvrertdo dlsptfns^r^e de la ley dd ayuno nl aun k la cdad de 90. 
Unos , y de &u profusion en socorrer a los iiecesitados ; tanto que 
la mula ea que camiiuiba por Roma se paraba en vieudo qualquie- 

*ra pobre'j-dando iugafr k su caritativo amo para exercitar la piedad 

. cristiai?©. El mhiijo Juaij Nicio EiritileQ » 6 Victorio Rosi , conne^a 
haber experinieiitado la gene rosidad de Navarro quando con ocasion 
de Uevarle cierfa pension , era r^ompensado por e3te generoso Es- 

.pamol cqri Algun escudp de plata. Vease tambien lo que escribe de 
Navarro Pilipo Thoinasino en lo^elogios dc los hombres ilustres , y 
PoJcvino in ^ffaratii Sacron "' - 



(117) ^ 

Id que de ellos hemos dicho hablando del Concilio de 
Trento. Es de advertir sin embargo ^ que aiinque estos dos 
Espanoles florecieron despues de Alciato , no trataron de 
tino y otro derecho segun la acostumbrada barbaric y si- 
nb con elegancia y critica y y erudicion ; calidades que 
reconocen en ellos muchos de los que saben juzgar del 
^erdadero merito de los literatos. 

De josticia debia tener lugar entre los mas celebres 
Canonistas que hicieron bastante honor a Italia en aquel 
siglo y el yk alabado Miguel Tomas. Quando Roma le es* 
cogio por su Canonistaen Trento^ gha de quedar sepul^ 
tado entre la desconocida turba de Letrados pedantes? 
Solo su obra de ratione babendi Concilia provincialia y ac 
Dicecesanay ac de Us y qua in ipsis pracipue sunt tfactanda 
basta para distingufrle del vulgo de los C^onisraa; asi 
como otra obra semejante hizo tanfo honor al doctisimo 
Pontifice Benedicto XIV. Dtonos este sabio Mallorquin 
tesEimonio convinfcente de su arregiado modo de pensar 
sobreel estutfio de la JuriSprudencia en las dos eruditas 
disertaciones y una de tola Juris Civilis ratione j y otra 
de ejusdem discendi via & modo0 

No le hizo menos benenieriro del derecho Canonico la 
grah parte que tubo en promover y perficionar la en- 
mienda del- Dccreto de Gracianor El Ab. TiraU se con- 
teiita con nombrar los Italiahos que tntervinieron en tstOy 
como si las fatigas de los Extrangero^ no hubiesen con- 
tribuido infinito para ilevar al cabo aquel importante tra- 



bajo^ que es Qe tanU gloria. para la iitetatitfa Itdiana dA 
iftismo sigio* La trtuUcion y . la critica ^ j^acribe €1 Sr. Ab* 
que baciaya miicbo iiempo dtnamahariucvajolaridadsobn 
todas las ciencias y hahia btcbo comcer que si bcdiaban mth . 
Cbos errores en el Decreto de Graciano. (a) Asi lo coaoGio 
con su critica >e instruccion Miguel TomaSi9 7'por(esose 
dirigio k los Sumos Pontifices Jl Ha de promoter la c^ 
fada correcdon. £1 y Pedro Chacon ,5 tambien £spa9ol> 
emplearon con aplauso su notoria critica .en tan itDportantjt 
objeio. (^) Latino Latinio en la carta que escribio a Arito*- 
nio Agustin el aiio 1^77* manifiesta quanta mas e^tinu^ 
cion meredan las ^s^rias fatigas de nuestros iiteratos > que 
its de algunos Italiaaos ocupados en .el estudiodelos ves- 
ligios de la antigua Roma ^ hablando de este modo: 

Viderit bac Pyrras y videat quoqtie Ftdvius.; at m^ 

Non Petrus id CiacomuSy 

Nee mibi jamdudum €onjunctus inter Iberos^ 

Tbomas Micbael perdecenti^ 

^Quorum lecta pits solers industria ^ acrijsque 

Ad Gratiani vulnera 

Non sananda modoy sed restltuenda fUtori, 

Truetus perennes farturit* 

Hos 



(a) Tom. 7. part. 2. pag. 153. 

(*) Por ci^rto es cosa gloriosa para Espana , que de diez Extran- 
geros que se emplearon ^en ia correccion ide Graciauo ^ los nueve 
fueseu Espaiioles : Juaa Marsa , Francisco Leon , Juan Rodrigo , Achi* 
les Stacio , Melchor Gornelio ., Francisco Pcila , Juaa Bautista Car* 
dona* , ' Pedro Chacon , y Miguel Tomas. 



(119) 

Hos ego Censorif vita ,. motwnque Magistros 
Libenter Jntoni sequor^ 

En €fecto si creemo^ i los escritores deaquellos tiem^^ 
pDs X tul^eronr la mayor parte en aquel molesto trabajo 
e$tos> d^o^eruditos Espanolesr^ dignos por ranro de ser re- 
cdrdadosp en una historia liter airia ^ en que $e habla de la 
eitada correccion y y se especifican los Italianos que tu« 
bieron parte , aunque natanta como- Tora^s y Chacon, 
Antonio Agustin en el Dialogo tercero de las^ enmiendas 
del Decreto de Graciano escribe la sigmenter H^&: exlibris 
Micbaelisr Tomasii acaepi y qufunu^ ex sekctis Kom^ viris, 
aiqi^y ut aiidio^y magna pars' ejus belli fuit y norf sine Tbe^ 
^O'PefPoCiacofje'ySivfe CiacohiOyCujussiuioribuscuque erudition 
n^mc^ms progres^s fecif^ Mas^ claranrente da la preferencid 
Andres Scoto a Chaconentre todoslos qneconcurrieron a 
aquelia obra y aikmando que el solo confrontaba cada dia 
ffras pasagjfes? de' G)f acf ana , que todos los- otrosjuntos:, cum 
Wiius^ pluray. qtrnm cateri omnes^ qmtidie conferreL (a) 

Pero es precise confesar que el misttio Chacom suprU 
mi(S' nuicbas enmiendas delas que habia hecho^ jr que 
se retird de iquella em^esa,. ofendido de la emulacion 
dealgjiifios de sus cotopaneros ^ que diVulgaban pretend 
dia abrogafse • la gloria de aqiiel erudito trabajo , segun 
tefiere Scoto^ Estaba miiy distaiifi^ Chacon detal debili- 
dad J pero -sus eraulos temian lo que con* razon podia so- 
licit 



(a) Bibliot. Hisp. 



/ 



licitar > y lo que qmza hubiera.intentado > & no sertle un 
caracter qual nos le pinta Scoto ^ esto es : bomo morta^ 
Ham omnium ab amkitione ^ gloriaque cupiditate maxime aHe-* 
nus^(jaL) y como escribe Juan Nicio Eritreo summus g/o** 
riay rerumque omnium bumanarutn contemptor. (b) Lo que ha^ 
ce creer 9 que si pudiera volver al mundo Uevana con re^ 
signacion verse olvidado en lahistoria literaria de Ita^ 

lia. 

No me atrevere a decir otro tanto del Ilustri^imo Juan 
Bautista Cardona > Valenciano ^ primero Canonigo de On-* 
huela 5 y despues Obispo de Tortosa ^ que fue tambien 
del numero de los Correctores en Roma del Decreto de 
Graciano > como de las obras de San Uario ^ y San Leon^ 
Segun parece no estaba muy satisfecho este ilustrf Esr 
paiiol de la conducta de los literatos Romanos : Pues 
eri una carta dirigida a Don Antonio Agustin con fecha 
de 14* de Julio de 1581.9 en que Cardona le recomen* 
daba hiciese imprimir las obras de San Leon ^ que habia 
corregido y le dice entre otras cosas : En Roma nada se 
acaha asi por la inconstancia natural de las cosas , eomo 
pQf las frequentes diferencias entre los literatos ^ que se con^ 
gregan para el trahajo de qualquiera ohra ; ellos se sdben 
uprovecbar muy bien de las fatigas agenas ^ y de los es^ 
critos que alia se envian ; los que sino se extr avian , salen 
despues a lu% con nombre de algun particular ,• • . no qui* 

siera 



(a) AlU. (b) In Piaacot. 



(121) 

isierd que Meran tn sus manos misfatigas tohrt las ohtds de 
San Leon , &c. (a) 

i El temor de exceder los estrechos limites de un Ensa^ 
yo y me obliga k no dilarme en el elogio de otros £s^ 
panoles benemieritos de la Jurisprudencta en Italia en 
aquel siglo. gQuknto no pudiera decir en alabanza del 
lUustrisimo Fernando de Loazes 9 singular ornamento del: 
Colegio de San Clemente de Bolonia > Pro&sor de Jurist 
prudencia ^ primero en la Universidad de Pa via ^ y des-» 
pises en la de Bolonia? Marcos Mantua Benavides le 
ceieljTa^ (b) Pero su mayor elogio le hacen las supremas 
dignidades Eclesiasticas k que este insigne literato se viQ 
elevado en Espaiia por su singular doctrina ; despues dft 
4iaber ilustrado varias Sillas Epfscopales ^ fue nombrada 
Airzobispo de Tarragona ^ posteriormente de Valencia ^ f 
<Patriarca de Antioquia. La muerte le arrebato la Pur«« 
^pura que le tenia destinada el Santo Pontifice Pio V. 
/ En la misma Universidad de Bolonia ocup6 una Cate^^ 
dra del derecho Civil Don Andres Serveto de Anifion Arar 
gones 9 individuo tambien del Cokgio de San ClemeQte* 
Dio esplendor h esta ciencia con sabios escritos ^ que se 
imprimieron en dicha Ciudad en 1546* 4l« y 5^. £1 Rey« 
no de Napoles admiro la dilatada y profunda erudicioa 
mn ambos derechos de Alfonso Alvarez Guerrero > Pre^ 
sidente de la Camara de aquel Reyno > y despues Obisp^i 
Tom.iy. Q de 



(a) Esta carta se conserva eu la Biblioteca del eruditisimo Va-^ 
knciano Don Gregorio Mayans. (b) In Epltom. Vir. lUtt&U; 



(112) 

de Mdnopoli eA el aiio' 1 572. Sus doctas obrfo dadas k 
la prensa en Napoles , Florencia 1 y Venecia se hallan en 
Nicolas Antonio* (a) Mas honor dio aun a las letras en 
Napoks Diego de Simancas > Ofi^ispo Facense y enviado 
desde Roma k aquella Ctudad por Felipe IL conel mandp 
fcublime de Virrey. El c&Iebre Covarrubias le llama : Di* 
vini & bumani juris peritissimus ^ varice Uctionis refertissi' 
tnus, (b) Etta escrito con niudha ertidicioti el O^msculd 
deEplscopis Juris perittsimpreso en 1574. ; ocTOaasimisino 
Idgrahde obra Institutiones Catbdica &c« que ^rimerctsaf 
lio k luz en Espana en 1552^ y despues en Roma en 157^ t 
publico otras varias que se mencionan en la Biblioteca 
de Nicolas Antonio* - i. -.* 'Lf^/.jr 

' Fara que no hubiis$e Reyno de Italia qiie no Hwminz^ 
^eh los Espanoles con la anlorcha de la Jurisprudencia^ 
tub enviado k Sicilia el muy culto y erudito Jurisconsult^ 
Antoifio Quintanadoenas ^ despues Marques de la F^orest a; 
ttiyd tStulo obttivo por la muy noble inuger con qnien 
tJas6 en aquel Reynfo. 

AUi exercito los distinguidos empleos de Consulter del 
Tirrey , y Prot<?ctor de la Real Hacienda. Sus escritos de 
'Jurisdictiorie (^ Imperio nos le dan a conocer por uno de 
los Jurisconsultos de mayor cultura y erudicion de aquel 
siglo* Para recomendacion de esia obra no se necesita 
S)tra prueba , qae saber fu^ la ekgida por el esclareci* 

'i do 



\z) Bibliotr Hisp* nov. torn. i. pag. 7. 
Cb) Lib; t. Variar. caTp. «• 



do' Gerardd Meennan entre todas lai que habiah tscrUq 
sobre. dicha materia loc primeros Letradof , habiendose ser- 
vido de ella para enriquecer m Tesorodel derecho Ca^ 
soaico. y Civil > puhUcado pltimameme en4a tiay^. De^ 
pues de noinhrar ^1 erudito Cdectot los faombres fkmo^ 
$0$ que ilustraron aquel punto del derecho 9 7 entre ellog 
^.Alciato^ Gouvea^ yAccursio> anade : sed omnium ohu^ 
cedentkm coMtus longissimo super avit inttrvalh mster Quin^ 
tanaduerm ; neque etihn sufficere ^xistimavit si afwrum ves^ 
tigiis in ardua bac materia explicanda insisteret , verumquid* 
quid ad Romanorum Magistratuum Jurisdictionem pertineret 
ex limpbiissimis fontibus Juris ^ nempe bistoria ^ veterumque 
Jureconsutrorum etiam gracorum reti^iis^ exquisita erudifione, 
tnultoque judicio expliaatum dedit &c. (a) 

Vea el Senor Ab. si despues de la muerte de Alciato 
fecayd la Jurisprudencia en la acostumbrada barbaric ; y $i 
consumida esta antorcha de la cxitica y erudicion ^ quedo 
la mencionada ciencia sepultada en una horrenda y ter- 
xiebrosa noche. 

Pero antes de concluir este pkrrafo , quiz^ sobrado largo, 
no puedo menos de recordar el particular merito del yk 
celebrado Francisco Suacez resp^ctivo i haber ilustraxjo 
la ciencia del derecho « para que se vea con mas clari^ 
dad elagravio que ha sufrido en olvidarle en la historia 
bteraria de Italia* £1 tratado ie ^gibus solo es bastante 

Q2 para 

t 

Ct) Tom. t. praet 



para coiocarte distinguidamente entre los mas insignis Jt^ 
risconsultos > j para desengaiiar al mismo tietnpo a va<^ 
rios literates Cat61icos que cAhn penuadidos de que lot 
Srotesiantes sbn los uoicos que han escrita doctamentet 
de Jure natura 6? Gmtium^ (*) >i< Oygase el juicio que 
forma del merito de Suarez d ceiebre Padre Daniel Coik 
cina : Ingens de legibus volumm Exitnii dactom Francisct 
Suiirtz pravakt omnibus operibus , qu^ bac de argtrnKntO' 
wilgatuM Pi^ndorfius y Buddmsy Tbmiasinusy Vo^fim y cct-^ 
tertque onmes ex Pratesfataibus. (a) . 
De aqui es que el Husue Ab. Juaa Bautista Faure > de«^ 

seaa- ^ 



■l9MHaMMMMM««iMi«BB«kWHWiawMpWIMaHMWtMWIi«B*4B 



t ....... ' . ,- 

(*) Antes que Suar^^ trato csta parte de Jurisprudencia Francisco 
Victoria ^ de quien segun escribe Briichero se sirvio no poco Gro* 
€i<>^ aj2tt<|ue le Aombra de pasa. Afiatfe Btiichero : Nee id diffitetur 
v/r doctus f qui vindicias Grotianms nobis dedit , qui Hbrmn Re^, 
lecttohnm Victoria , in quihus ho€ arguinentufn tettgify Theologis 
fariter , ttc ^rec^^nsuhis mMxima Usui' es'ii fosse mbhei <^ ade& 
quippe Mceurate 9 (f subtiliter disserentis de rebus morum , at sine^ 
kdfnifafiofie Ugi noti posstf. Hist. Critid..Phil. tora, 4. p. r. cap. 2. 
No se aproveclu) menos Grocio de las obras de Femando Vazquez,' 
y Diego Covarnibias ^ como confiesa el nvisnao-Anouimo. Iguabiiente es- 
^riMemn de' Jure BeUtButes die^Grdcio ; d ya celebra Jo Francisco Vic- 
IbriaiyFrtiKjaco Arias yBftltasarAleaiary Juaii Lopes , Juaa Sepulve-^ 
da 9 todos EspaiiolTes. Vease k Gronorio en sus Comentarios a Grocio*, 

•J* BovadJUa- , MaYque^, Amsiya , Antunez , Salgado , Cevallos , Ka-' 
luirez , Ayala » y otvos' ha^v tratado skbiamente de yairios puujt0!» dt de^ 
recho piiblico. Y en nuestro tiempo lian escrito de intento Don Ignacio 
Onegij del Con^ejo de Ordenes , y ef Ilustfisimo Senior Don Pedro Perez 
VaKen^^^^el Con&ejo y,Camai*^ d« C^stUJa;,. quien cm sfu Apetttato (ea^oe 
ofrece Ccwitiuuar la obra ) manifest* corresponder esta 4 la acred'itada 
literaftutfa desu docto, h ilustre Atrtof. Grocioeii la suya confiesa haber- 
se valido en muclia parte del tratado que cscribi^ Ayala de ^re , ff^ 
ifficiis ffellicis.' 
^) Discurs. proleg. de J, N. & G. Clip. 7. • - 



seatido:arraticar de las manos de la juventud Catolica lot 
libros dc los Protestantes , escribe : Si quis J. N. i^ G. ins^ 
titmiones doctissimas , easque perspicuas vulgare velit , quod 
CatoHca juventuti opportunisstmumfore nemo negmerit ; satis 
trit bcc unum y trt quade bocargumento scripsitEx. D. Prune. 
&tare% Mm in dispute ad i. 2* D. Tbom. y turn in tract, delegf^ 
hus y aUisque m loeis , cum ipsissimis ejus verbis sub certa ti-- 
tulorumserk digerefet^ (a) 

- £ste utiKsimo proyecto le executo felizroente el erudita 
Abate Juan Baatista Gudrini Palermltano y pubiicanda en el 
alio 175s. un opuscula bieD ordenada bajo el tkulo : Juris, 
N. & G. principia ^ & Officia ad CbrisHani Dofforis regutam 
(txacta y & expticatad D. Ex. Franc. Suare%r (b) En verdad 
deben confesarse obligadas a) Ab. Guarini las Escuelas Ca«i 
tolicas por baber en esta obira vindica<k> su honor contra 
los Pf ot^stantes y coma per otras producci#nes miry ^bias^^ 
con que prosigue emiqneciendo la I^pi^blica literaria. No 
estanmeoosobligados, loe Esp^nc^s a este getseroso li« 
terata y porque ba virldicado el agravU^^ que hacoi algu«^ 
nos al gran Suavez > unos con ei olvido , y otros con el 
despredor Eoefecto > una de tas ra^ones: que nos d^ el Ab«; 
Goariixi de $u ttil faiiga e$: ut scilicet diicasa cdiqui es se-^ 
midoctarum grtge y qui muttiplicia x at doctissima Suaressit 
volumina nunquam attigermit yt tantum Virum banc quoqu^ 



C*0 In Dissert. Palem; RdtiKc i^SZ^ 

(b) Se ha] la reimpresodicho opu^culo ea la Coiecdoa bnio dtituf* 
Thesaurus Tievhgw tom.*S^p^. fr 



mensem infacfam ntm Yeliquisse > quin ix prq/ksM 4^Jtarh N^ 
&"" G- priadpiis p G egregie dispt$iasse» («) 

$• n. 

PARANGON DE PON ANTONIO AGUSTIN. C02§ 

/ .Andres Aldatd en la ciencia del derecbo. 

LQs ierudUos Espanoles que be alabado en el parra- 
fo antecedente bastarian para persuadir i los skbtos 
imparciales ^ que la Italia debi5 a Espanaeoel siglo i6% 
una parte no peqtiena de aquella nueva luz que wt es^ 
|>arci6 sobf e la Jurisprudedcia. Pero nuestra Nacion pue* 
de pretender algo mas que esto ; y es ^ que nn £spaf^ 
nol aclaro aquella ciencia en Italia con la antorcha de la 
fcritica y erudicion ^ excediendo al mas c^ebre de todos 
lp$ Italianos* , 

He aqui que presento al Tribunal de los S^bios al 
l^de Alciato> y al no menos jgrande. Antonio Agus-t 
tin ; apuntare solo sus meritos ^ dejando ^ cargo de loa 
Jueces imparciales la decision de qual de los dos es su^ 
perior al otro ; como tambien^ si Agustin tienejusto de^ 
recho para ocupar un puesto nada cpmun en la historia 
literaria de Italia y y consiguientemente si podra quej^rse 
con bastante razon de quien se le ha negado indebidamentQ^* 

Que Alciato sea el^ Jurisconsulto Italiano mas famosQ 
del siglo i6. > lo creera qualquiera que lea la historia lite* 
raria de Tirab. Ya hemos dicho que en la opinion d^ 
- e$te 



rn^m 



(a) Ell la introdttccion alcitado opusculo. 



^ste dbcta historiador \ casi todos los Jaiiitas de aquel 
*dempo no ponian en sus tratados mas que urla colecion 
desocdenada de citas > con un abuso frequente de espe^ 
culaciones escolasticas ; que Alciato fu^ el primero que 
aclaca aquellas tinieblas ; pero que tube corto numero 
de setjuaces j ^(yt lo que inmediatamente li su muert^ 
volvid a recaer la Jiirisprudencia en su acostumbrada bar«* 



^ No obstante ^^lo 'afirmo ^ que Antonio Agustin die mas 
tuz k lajurisprudencia con la ahtorcha de la critica y 
erudicion \y que Alciato ; y que solo Agustin basta con 
iuSieruditisimas obras para mantener la Jurisprudencia ^ 
ifbp^dif su recakfa en la acostumbrada barbarie* No du*^ 
d(? qlie aundmre Ids^ Italianos habrk algunos que estark? 
por Agustin , si bien prctenderan que Italia tiene ma^ 
^recho que Espafia para gloriarsede la sabiduria deeste 
Espafiol; y cj"® ^^ merito acrecienta nueva gloria a' At 
ciato ., de quien foe discipulo. Si asi fuese tendrian just9 
TOotivo los kalianos para quejarse del Ab, Tirab. , por bar- 
ber callado la singular gloria que dk a Italia el haber pror 
visto de ciencia St un 'hornbre ^ que despues ilustro toda la 
tepiiblica literaria : AI contrario , los Espaaoles deberia- 
mos estar muy reconocidos al generoso Historiador , por 
tio habernos reconvenido con esta gran deuda que te- 
tiiamosacia Italia 5 la qual Junta con otras qiie se nos 
atribuy^n , nos poridiia en cstado de nopoder pagar de 

ihodo alguno* 

Pera 



' Pero exaMinerhos de buena £6 si hay tal deu3a. Trata» 

do de Nebrija dixe^ quan mal fundada es la pretension de 

filgunos autores Italianos ^ en querer atribuir a su patria 

ia gloria de la sabiduria que adquirieron en eUa al^unos 

farnosos Espafioies 9 que Ilegaron despues kser Blaestros.de 

los mismos Italianos. Los talentos extraordinarios que for^ 

man ^poca en Ids Anales de la repi!iblica literaria , y que 

fueron en su siglo y son al presente mirados con respetd 

y admir^ion por la inferior tarba de rliteratos / no de- 

bieron por lo comun k. los Maestros de quienes faeroit 

byentes la extension de sabiduria con que se elevaroti so* 

4>re la jp^ma de sus mismos Maestros ; sino it aquel pals 

afortunado de donde sacaron un ingenio sublime y* * pers- 

pic&z > k cuya vista se descubren los tesoros mas recQOt- 

dicos de las ciencias > que en vano hubieran buscado coa 

^ola la luz y qiie les comunicaron sus preceptores. ^ AcasQ 

podrkn alMTOgarse la Francia ^ ni Alberto Magno la gloria 

^Igran Tomks de Aquino > honor inmortal de Italia^ 

porque hiciera la carrera de sus estudios en aquel Rey- 

no , y bajo aquel Maestro? 

Mas volviendo k nuestro asunto : Entre muchos cente* 

* 

nates de Italianos y Franceses que fueron oyentes de 
Alciato 9 ^quantos Agustines salieron de su Escuela? Y si 
este ilustre Espanol debio su extraordinaria sabiduria k la 
Italia ^ y ^ Alciato ^ ^como anduyo esca tan liberal con esr 
te Extrangero , que derrarao en el sqIq los mas ricos te* 
soros de las ciencias? ?C6mo esparcio tanita luz Alciato 
^ con 



^ 



uron la antorcha de la erudicion y la critica sobre el 
ingenio de Agustin ^ siendo tan avaro ^cia los suyos , que 
:tubo tan corto numero de sequaces ? Quanto pudo dar de 
Mi la Italia h Agustin ^ ciertamente lo di6 tambien a inu- 
ftaerables estudiantes del derecho ; no obstante vemos que 
Agustin se elevo sobre todos quantum tefita solent inter vU 
imrna cupressi ; con que es claro que no recibio de Italia 
lo que ie distinguio entre todos. 

^ £s verdad > diran los Italianos ^ que Agustin debio k 
EspaSia, el prodigioso ingenio que era necesario para sa<- 
lir tan perfecto literato ; pero este ingenio se desenvolvio^ 
se cultivo ^ y se ihistro entre los Italianos ; en Italia tomo 
el gusto de la buena literatura : Alciato hizo con Agus<* 
tin lo que Socrates dice que praeticaba con sus discipu*- 
los : To penetro ( decia ^1 ) en el ingenia de mis discipuhs 
la que babia antes \ y lo que babia puesto la naturaleza. (a) 
Para discurrir con ftindamento en esta materia > es nece<* 
»rio ver qual era ya Agustin quando vino a Italia^ 

£1 erudito Don Gregorio Mayans ^ singular ornachent^ 
de la literatura Espaiiola del siglo presente , publico en 
1734. una historia exacta de la vida de Antonio AgMS^ 
tin. La traduxeron en latin dos ilustres literatos de Luca^ 
y se halla impresa al principio del tomo segundo de la 
xnagnifica edicion de todas las obras de este ^ hecha ulti-« 
mamente alii. De este instrumento sacaremos las princi- 
. Tom. ly^ . R pales , 

<a) Apud Bernard. Lami Dialogos sobre las ciencias. Dialogo e« 



palesfcpocas de la vida de este c6Iebre EspanoL Nacio ea 
Zaragpza(^) en Febrerade isi^*>^onK>8einfiere>i mat 
de las pruebas que trae el Senor Mayans , de la inseripf- 
cion puesta en el sepulcra de Agustin en Tarragona > don-^ 
de se lee^ que £alleci6 a 31. de Maya del alia 1586. > de 
cdad de setenta anos > trea meses> y tres dias- Acabados^los 
primerofr estudioi de Latinidad en Zaragosa , fiid enviad(» 
k la Universidad de Alcaic en la tierna edad de nueve anos*. 
AlU estudio* dos > segun el misTpo dice a Doft Juan Qua*^ 
dra en una carta escrita en Bolonia eit Enera de 1540.. 
Despues i^sd a Salamanca > en donde por espacio'desiete 
afios prosiguia la cartera de los otros estudios^^ particu^ 
larmente el de la Jurisprudencia. Habiendose restkuido k 
Zaragoza su patria ^ partid desde elta para Italia .a los ul«^ 
timosdel afio isss*^^ coma se deduce de una carta que 
escribio Agustin a GeronimaZuritaeaOciubrede £S?3-> 
y de Andres Scoto (a) ,■ que senala el ar ribo de Agustin k 
Bobnra en el segundo ana dd Pontificada de Paula IIL p 
tlegido Papa en Octubre de 1534- 

For Gonsiguiente tenia Agustin 19.^ anos^ cumplidos^ y^ 
ia»^ de estudios en Espana^ quaiKlo vino k Bolonia.. En 
ctsta Ciudad fue oyente en el ana £53,6^ de Pablo Parisio>. 

d)e 



, C^) El Padre de Don Antotticr Agustin fuc Don 4jitor:i« Agiistin, 
Vic^canceile^ del Reyno de^ Aragpn f y la Madre Dona Alfoiisa. de 
Alhiinel^ de Barcelona;; na Dona I*abeL , Duquesa de Cardona como 
4ice U. Ad vocat. en &ui Diccibnario > daiido k la Madre cl uombrc , / 
titulo de la: hennana de. Agustin.. 
Ca> hv Orat. ul morte A. A^ 



03 1) 
ide qaleTiTirab.so1amenteapuntael ndmbre. £1 ano 15374 

€ue a Padua y y se detavo algunos meses , asistiendo a las 

lecciones de Mariano Socino 9 y de Marcos Benavides^ 

^elebres Jurisconsultos de aquel siglo. A su vuelta a Bo* 

ionia oyo por la primera vez 3i Alciaio al fin del ano 

'X53<« £1 mismo lo escribi6 asi :k Mateo Pascal. En 1539* 

fue admitido en el celebre Colegio de San Clemente de 

Bolonia 9 delqual debiaser singular ornamento 9 y acre« 

centar la inmprtal gloria que se habia merecido aquel 

domicilio de las ciencias por tantos ilustres literatos. 

( Establecidas estas epocas veamos^ conio la Italia pro- 

wtyb de sabiduria a Agustin ^ y le descubrio el ingenio. 

AL cabo de un alio que se hallaba en Italia > paso segua 

bemos dicho k Padua ; desde alii escribio una carta k sa 

grande amigo Bernardo Bolea^que se habia quedado en 

Bolonia ;^ y en ella le dice y Heri Mariani Socini 9 MarcU 

que Mantua Auditoresfuimus « •« « De Hits si quarts : alter 

mibi satis se bisferiis expolivisse y ut quamplurima non ad^ 

modum ponderosa nonnullo eloquentice sale aspergeret ; altet 

sive infirmtatey sive dedita opera jejune dixisse videfur. (a) 

Asi se explica aquel muchacho rudo que iba a sujetarse 

a la ferula de los Italianos^ y a suplicarles se dignkran des* 

cubrirle el ingenio. ^Y c6mo pudo ilustrarle tanto en el bre« 

ve termino de un aiio el privilegiado clima de Italia > que 

le hiciera capkz de poder formar una justa critica de la subs* 

R 2 tan- 

(t) Tom* 7* de lit tdicioii 4e Lues. 



t 

tancia y del modo de eftsenar de bsprimeros Profesores de 
este Pais? Y esto antes de recibir de Alciato aquellas luces 
que difundia con la antorcha de la erudicion^ y de la critica. 

No parece que Agustin seguia muy contento aquella an- 
torcha ; pues escribiendo a Bolea en 1539* le dice > bic 
Alciatum inviti amplectimur > (a) y yi en carta dirigida en 
el ano antecedente a Mateo Pascal se escuso de decirle su 
sentir en orden al merito de Alciato : Qfud mibi adbuc Jl- 
hiatus > nolim quceras. (b) £s constante que jamas tubo 
este la aprobacion de Agustin > ni el lo ignoraba ; por 
tanto siendo extremam^aite vano> y estanda bixichado 
con los aplausos que ie daban > no podia sufrir que ua 
joven Espanol no admirase su ciencia > y anienazo vei^ 
garse $ como cree el Seiior Mayans que lo hizo en el em^ 
blema contra los Jurisconsultosr 

Pero este jbven Espanol pensaba muy distintamenfe^ 
y tenia ya eritonces sobradas luces para descubrir bas^ 
tante obscoridad en aquella antorcha. Meditaba Agu&- 
lin desde dicfao tiempo la grande obra que emprendio en 
^541* 7 y publka en iSA-i- intitulandok Bmendatiemtm^ 
& opinhnum Juris CiviUs > obra que coloc6 k su ^utor en 
uno de los primeros asientos de la Repi^blica de los Ju- 
rispecitos y aunque la compuso en la^ corta edad de 2^ 
anos. Qfio lihello ( nos dice Andres Scoto ) Italiam y qua 
patet > nominisfama conturbavit > nomenque cum omni pos^ 

teri" 

(«) A1U# (b> LfOC. cit- 



ins) 

^eritate aditqu^viu (a) No fue aquella sola la que com- 

puso Agustin en los pr imeros afios de su mansion en Bo« 

Ionia* Tambien escribio el erudito libro de kgihus , fif 5c- 

. Mims consultis y aunqcie no k public6 > y lo hizo despues 

Fulvia Ursino en isH* s aiiadiendo algunas notas. Que k 

. escribiese en Bolonia se infiere de una carta suya k Ur« 

.sino ^ impresa al principio del Mbro referido y en don- 

de hablanda de una copia de la mencionada obra que bar 

bia enviada a Pirro Faf o dice ; Ilhid Pyrri nostri cxemr 

.plarcumBononiaessemscripsL . ^ 

Se ocupo igualmente en Bolonia en el curioso frabajo 

de algunos Dialogos eruditos sobre y arias questiones del 

derecho i vease como escribe k su amigo Bolea.- Qflicstio^ 

m^f' aerittrd Doctoribm Jwis €x:agit(Uas conscriba yfiuihus 

fnei mediocfkatetn ingenii in inveniendis y coilocandisque y& 

diluendis^ argumen^is^ x cognitionem latithB lingua: y si quam 

babeo y in' exorttanda qtuestione y & ad TulUanan%y Socra^: 

ticamque imitationem ded^cenda y quoad per me fieri potest y 

0stendo.^Si quaHs y quibuscum irr bis disputem^ Tecum pri-* 

snum y em magnam eorwrtr partem debeoy cumqtie Ruitioy (^} 

& 



tmmmmm^ i*^. 



(*J Pedro Ruiz de Moros , ertidito EsptSol , gratide amigd de Agus- 
fi'fl* y coutemporaheo suyo* eii ei Cblegio de San Clemente , 4 quicn 
.se leen escrita^ algunas carta's. Eiv una de Agpistin dirigida a. Bo^ 
Ua, en el ano 1537. prefiere' a Kuiz , i Lazaro Bontfniicl eU la hi- 
Ifcligenefia de la letigua griega% Fuh muy instruido en el dertcha civil, 
^ue enseno en Bolonia, y despues en-Polonia. A esta cicncia grave 
junta el estudlo* de las belfas letras ; escribio con mucha elegancfa 
(anto en versa como en prosa-v- Veig^e el. fL^rr^fo^* i^ l^^i'^^^-^^^'^^'^ 2* 



034) 

^ Sora bpinor 9 conAhcipulisqtH' aJiUrnkt^ 

profectionem p Bononiam , inque meam venetunt fdmUiaH^ 

tattm. 

Estas dos obras \ fruto noble de las primeras iktigas 
literarias de Agustin en Italia ^ basiarian por si solas para 
asegurarle un piiesto superior a Alciatb , y para krreba- 
tar k este su Maestro la gloria de xestaurador d« la Ju- 
risprudencia : Con efecto qualquiera que le* at^ntamente 
'el juicio que ban formado de «llas los mayores Juristas 
del siglo i6. y y tambien 16s del nuestro ^ no pddrk imsr 
nos de admirarse de la satisfaccion con que quiere pin- 
tamos Tirab- k su celebrado Alciato por primer restaurah 
dor de la ciencia del derecho ; anadiendo y qu^lajuris^ 
prudisncia , que parec^ debia resMitar de su anfigua fcdi^ 
dez con los auxilios de aquel grande homhre y recayd iuegji 
en la acostumbrada bdrbdrie ; pareciendo mas facil u tos^ 
Jurisconsultos el samtno trillado basta entonces ^ que el nuevo 
que les babia senalado Alciato. (a) 

Yo digo todo lo contrario, y es que lajuritprudendft 
$e recobro de la antigua barbarie despues de Alciata^solo 
porque los mas sabios Jurisconsultos abandonaron el ca- 
mino seguido por «ste. Para probar «sta proposicion bas* 
te la autpridad de Agustin y que sabia mejor que Tirab. , 
qual era el camino que le habia senalado Alciato ^ y qual 
el seguro para conducir la Jurisprudencia i un buenor<« 

den^ 



*m 



(t) Tom. 7. ptrt. tt p«g. 91^ 



(I3S) 
den yr y verdadero esplendor. Agustin 9 pues ^ en el llbro 

segundo de sus enmiendat hablando a Miguel Mai ; en 

seguida de haber hecho mencion de sus maestros Pablo 

Parisio ^ Mariano Socino 9 y Andres Alciato > anade : Qfsi 

€fnms in omtuum Interpretum lihris declarandis versabantur\ 

quod mibi y cum illis operam dabam > probdbatur ; cum ab 

eorum scboli& discessi y nescia' quomodo non optime factum vl^ 

debatur*^ Nunc video- nos barum disputationum laqueis^ tempos 

rum viiio teneri &c^ Esta era la senda trillada por Alciato* 

fPera tuba Agpstin por correspoodiente k su talento y 

buen gpsto seguir las huellas de su Maestro? No cierta- 

mens >. y aun^ por eso> proague dieiendo'> quejuzga mas 

digna de mt sabio* Jurisconsults opt are quidemry & cura^, 

re y trt pmstaniissimoi si pos»s^ sin: minus: meliora vulga^ 

ribus facias.^ 

& consequencia deestas> palabras" de Agustm^* escribe^ 

el' crkica Don Gregpwrio* Mayans : Con esto quiso* significar-- 

nos^ modesfamenfe >. ccmo' acostumbraba Austin y que\^etfu^i 

et primer o que dejb Ic^ costumbre antigua dr ttatar la Ju^ 

fisprudencia j que sesegmaen aquellos t tempore est&esy,acu^ 

mulando injmitas^ interpretaciof^es y y perdiendo et tiempo em 

dispums^ Iknas' de sutikzas* (a^ Vease aqui aquel cuinulo' 

cfesordenado de ciras y y aquet abusa de especulaciones 

escolasticas J qne desterro de la Jurisprudencia Alciato, si: 

creeisios a Tlrab^.^ pero qtie e&ciivamente fueroa eL sistenva 

de 



4«) Historik de Ik vida de Antoiiro' Agustin. 



0S6) 
de sus leccidnes segun Agustin ; e! qual fuh «1 prknero 

que senaloel camino nuevopara volver la mencionada cien- 

ciak su primitivo esplendor. 

Esto misnio confirma Andres Scoto > qtiien hablando di 
los libfos de las correcciones ^ primera obra que publico 
A gustin^ dice : Ad b^ecy fiurimos exteros homines mo juvand^ 
J urisprudentia exemplo excUavit ^ ut iisdem ingressi vestigiis 
It alt > GaiU y & Belga homines doctissimi ^ polifiorem Ulamf 
qua bodie saculi aurei felicitate ^ deptdsa iarharie ^ fhdmur^ 
juris civilis tractasionem amplecterentur. Hoc amplius effee-^ 
turn est 9 ut Gain ^ & Etlga jus vetus > adbibita Pbiloto^ 
gia mir^e iHustrarini. (a) £sca fue la verdadera antorchft 
de la critica y de la erudicion que aclaro las tinieblas en 
que yada sepukada la Jurisprudencia. Al grande Agus* 
tiu > y no al grande Alciato se debio este nuevo dia clara 
4ue amauecio sobre aqueila ciencia y y que vio no sia en* 
vidia el mtsmo Alciato. Elfu^ testigo de este triunfo de 
Agustin^ que le hizo mirar como ilustrador de sus maes*^ 
tros. Lelio Taurelo ^ faaK)so Jurisconsulto en Italia y en una 
carta que escribi6 a Agustin en Septiembre de i $46. vi^ 
viendo todavia Alciato y le habla de este modo : Porro perge 
mi Augustine ; probe enim nostris bisce Magistris juris osten^ 
dis quanta ipsi non cognoverunt > qui c/eteros se docere posst 
arhitrabantur. 

£n verdad no se debio al magisterio de Alciato ^ que 

Agus- 



qpaPIBi 



(a) Orat. in fiinen A. A« 



0Z7) 
Agnstin wDprendiera y cancluyera felizm^nte aquella utU 

Usima.obra ; antes foe necesarib ,que este venciera todos 

los estorvos que oponia su Maestro contra la tal empresa. 

Habla ridiculizado Alciato a tres ilustres Italianos que 

habian trazado aquel trabajo ; mas no se intimido por tsto 

el valeroso Espafiol ; pues segun escribe Everardo Otom 

quum enim Akiatus in diluculo renascentis Jurisprudential 

publice , & privatim ridere s^titus fuisset Politianum , Bo^ 

hgnimim ^ & Taurettum^^** Anionius Augustinus nihil m$rch 

tus temerarium Praeepforis sui judicium 6?r. (a) Bien puede 

agradecer la jurisprudencia k este grande hombre su va« 

lor en de&preciar las burlas de Alciato ^ porque de otra 

suerte hubiera quedado privada de aquella apreciabilisima 

obra con que Aguscin y en sentir del erudito VJucente Grar 

vina , a Civiti y iS Pontificio jurt lobes abstersit. (b) 

i Bien se que no es corto el numero d6 los elogiadores 

y i admiradores de Alciato^ que le reconpcen por re$tau« 

fador de la Jurisprudencia. Pero se tambien que hubo $u«- 

getos insignes ^ que no hicierbn de el mucho aprecio. No 

niega Tirab. que tubiera contraries Alciato ^ pero con su 

4C0Stumbrada imparcialidad > unicamente nombra a los que 

no pueden incomodar a la fama de su heroe. Por esto 

tratando del merito de sus Ecnblemas hace mencion del 

defecto que le increpa el buen Akmdn Olao BorricbiOy quien 

reprende en ellos el terminar los pentametros con paIa-> 

. Torn. IF' S bras 



■p 



(a) Volum. t. Thesaur, J. C, pr«f. 
(10. Pe ort« & prpgr. J* cap. 174. 



C»3«) 
bras que pasan de dos silabas. (a) Callando al mismo tiempd 

la justa critica quehacen el P. Vavasor, y el ?• Niceron, la 
qual no disimulo el c6Iebre Mazzucheli. (b) For la misma re« 
gla apnntaTirab.,fue nefdltaronaJgunos que llegaron a bablar 
de Alciato comodeun miserable Gramattcuehy afiadiendo ; mas 
est a ba sido siempre la suerfe de fodos los que ban abierta 
una nueva senda en las ciencias. (c) Si el Sr* Ab» hubiese di^ 
cho quien es el que habia de Alciato goixio de un Grama* 
ticuelo^no parecerla tan oportunasu adicion* Elqueasi 
se explica es el critico Luis Vives ^ que burkndose del 
aplauso que se daba a Alciato , culpa el mal gusto que 
no estaba aun desterrado de la republica literaria , y de« 
cia ; AlciatusyZasiusyCantiunculaGrammaticisunt cumdeju^ 
re disputants (d) Nadie ignora que Vives no era; imo^ de 
aquellos ciegos adoradores de la costumbre envegecida^ 
que reprendiera a; Alciato porque abria una nueva senda 
h la culta Jurisprudencia , supuesto que en los mismos 
libros combate contra los que no querian abandonar el 
^lalso camino seguido hasta entonces por los cultivadoref 
de las ciencias. 

Podia afiadirla poca estimacion en que le tubo An- 
tonio Agustin y quien sino habI6 peor , se debe atribmr 
i la singular moderacion que resplandecia en este gran- 
de hombre* En terminos aun de nienor aprecio se ex- 

pli- 



wummmmmmmimitmmmmimmmmtm,^mttm»m^i^. 



(0l) Tonu 7. part. 2. pag'. tio. 

(b) Escritores Italianos torn* t* part. r. ^ 

^^c) Tom. 7» partr 2» pag. ro^ (d) Lib* i» de Cms^ corrupt* Art. 



(n9) 

plico. Cuj0cia 9 segua veremos : Lp ini^ino hicsef^on loi 
<:elebrie5 Jurisconsult^^: Ssencomno > y Coqdo : £1 Senor 
i&b. se contenta c<m dedr : Stnembatgafuk mofwel nw- 
fner9 d(^ hs ehgiAdpres. y admif^ins 4e)Mciato, queeldi 
igus repretensores^ (a) Sea asi : Ferp bi^n si^te el Ab. que 
^ materia literaria no se cuentan losVYOCoa^ sino que m 
pesaa Ponga eo una bafamea iodoa los v^os^de los Ute« 
ratos del si^ i6.£i vocables a Aiciato^ yea ocra los con- 
traries de Cugacib > <te Agustin y de Vmss ^ y £t9tt>y oier^ 
•to que en la justa estimacion de los verdaderos sabios 
•aeran estostres de nlayor pe$o« Y sobre todo el mismo 
7irab. en el lugat en que habla de Alctatonos trae a. la 
memoria 5. ^tie siempr^ son pocos los que saben juxgar rec^ 
tpmeniedel verdader^ meritOM (b) 

I Si yo quisiera .fbrmar el catalogo de los testimonids 

de los elogiadores yxcdimradores de Agustin^ se veria 

que eran ciertamente superiores en numeco y peso z lop 

de Alciato. Baste decir que aquel tubo y y teadrk siem- 

pre tantos elogiadores , j admiradores quantos fvieron y 

•aeran los qi|e.sep8n juzgar rectamentedel verdaderp me^ 

orito. .Me cenire k nombrar dos 6 tres. > que expresamente 

leprefieren h Alciato. Enrique Brencniano^ noble Juri&- 

consulto Florentin escribe ; Utar potissimum testimanio > & 

ijudicio AntoniiAagiutini y de ^ qua mc^nifid vereque Con^ 

tius . • • Vir cut y & Alciatum y & amnes nostri saculi Jure-^ 

J5.a con^ . 



i^PMWMVM 



(«) Loc. cit. pag. no* 

}^) Tom. 7* part. 2* pag. iix. 



(140) 
^dnsultos lohgissimo spdth postpoM ^ & quasi Ui ima cera 
suhstituo. (a) Igualmente magnifico es el tescimcmio siguien* 
te que nos da Paulo Busio de la superioridad de Agustin 
sobre Alciato: Parum baneste feeerim si eos prateream^ 
€ quibusipse , si quicquam injure adepiussum > profeci plw- 
fimum. Inttrquos si primum nuncupaturus sim Principef^ 
ac de Jurisprudefjiia meritissimum y mn video quis Antonio 
Augustino sit ec^f^rendus. Non minimui kaer Juripru* 
dfintia reformatores apud Gertnanos Oiendbrpius > Alciatut 
inter Italos y Gattis , ac fere omnibus pr^stmtior Cuja^ 
cius . • . sed Ant. August inus ( libere dicam y quia sme :c^€o- 
fu ) nuW veteram esfvirtuie secundus^ non quia multifudirik 
sortptorum excellaty sed quia ptastcmtia y & utilitate^ (b) : 
VanK)s a las obras que nos han dejado Alciato y 
Agostiflv Ticab. o&ec^ darnos una breve idea de las de 
Alciato ; (c) pero ae desempeaa coa decir que la miyot 
|).arte son percenecientes k la Jurisprudencia ; apuotaado 
despues la historia de Milan y algunas obras relativas k 
losiMagistrados y empleos Militares de Roma y ios aiible« 
nasy notas sobre las Cartas de Ciceron:^ y un peque»** 
iio tratado de Ios versos ^ y de Ios dichos de Plauto. Mas 
dificil me sera a mi el dar un largo Catalogo de ks apre« 
ciabilisimas obras de Agustin ; pero tengo lo bastame 
^on hacer presente que en la ultima edicioa hecha eii 

Luca 



> t 



<a) Histoi'. Paiidcct. Kb, i. cap. u 
<b) Gom. in univ. Pandects 
{c) Log* cit. pag. no* 



(141) 
rLuca 6n 1765* 3 ocUpan '8. crecidos tomos en folio : y vease 
aqui un testimonto autentico del merito de ellas. El 
tiempo es el que decide del merito de los Autores. To- 
dos saben quantos insignes literatos se han empleado des«- 
pues de August in en ilustrar la ciencia del derecho ; y 
'.con todo se creyo coiiveniente en Italia la reimpresion 
de hits voluminosas obras de este > dejando entretanto 
^etiterrada la a^torcha con que Alciato ilumino aquella cien- 
cia- 

Pero esta desgracia la tubo Akzato desdeelsigto 16.^ 
si creembs al gran Cujacio. En el escrito que public6 
-este celebre Jarisconsulto bajo el nombre de Juan Merca- 
tor y contra Juan Roberto^ dice : De Alciato vis die am quid 
mibi judicti sit ; scio quid ei debeamus y scio quant jure, me^ 
ritoque 3 & tua & ittius disciplina amnis ut berba sohtitior 
lis statim mtericrit^ No fue asi en verdad la doctrina que 
DOS dejo Agustin en sus obras > como atestiguan el misnu^ 
Cujacio, (a) Antonio Fabro , (b) Fulvio Ursino (c), y quan- 
tos sabios Jbubo en aquel siglo* Con razon habla Anto^ 
nio Rieger de este raodo : Non vereor y ne sit quisquam 
in bistoria iitteraria novus adeo j atque bospes > cw Antonii 
Augustini insignia in omne scieniiarum genus merit a non sinS 
quam notissima: neque enim facile eorum est aliquiSyqui in 
cotnmendanda posteritati doctorum bominum memoria paulf^ 

.. dm- ' 



^m^tmmmtmmmmmmimm <tm 



(a) Lib* 12. observ. cap. 28. 29* 

(b) Lib. 5r CcMij^ct. cap. 20* 

(c) In pr«f« a4 lib» A* Avgudt* de k^r* ^ Senat* Consult* 



(142) 

Hiligentias versMi mnf , qui viro Oe re ItHeraria/eptimt mt^ 

Tito dignam nominis celebrHate laudem MndixetU..(a) Sei co^ 

noce que este Autor escribio antes de publicarse la his^ 

loria literaria de Italia. . j : > 

Estos son parte de los meritos literarios de AAtoni^ 

Agustin que presento al tribunal de Ids . sabios ^ pata que 

decidan y si debe ser considerado superior al grande Afr- 

dato ; y quan poca razon tiene el Senor Ab. para -decii^ 

que muerto este recayo la jurisprudencia en la antigua 

barbarie ; pues sin contar k Gotiv^a y Cujacio 9 coatinuo 

Agustin en ilustraria por espacio de 36. aiios despues de 

la muerte de aquel. La rectitud de tan respetable Tribu'- 

xial me hace esperar sentencia jEavorable ^ y atun'esloy por 

decir^ que yalahe obtenido. Nuestro eruditisimo Don 

Gregorio Mayans puede llamarse el Decano de aqiiel Tri* 

bunal y en el que hace mas de 50. anos ocupa lugar dis* 

tinguido. Oygamos su voto en esta causa. Ego vfto.sic 

^judico : cufn hoc opere , itemque reliquis orifmbus , Pracep^ 

lorem suum (Alciato) judicio , rerum ordine , brevitate^ nU 

lore sermonis y optimoque decore vicisse. Asi iiabla. este li- 

terato en la historia de la vida de Agustin de la tradue* 

cion latina de Luca. Aunque este juicio sea de lin Espanol^ 

no debe tener menor fuerza ^ respecto de habernos <lado 

'^ste escritor pruebasciertas de su imparcialidadfy hasta 

en este mismo voto concede k Alciato alguna mayor fe^ 

cundidad y elegancia. 

Ven- 



(»)' Pracf. ad dial. Ant. Aug. 4e Eraead. GraC' 



X 



(143) 
Vencido el primer punto de eata disputa literaria , fun^ 

i^damexite podra esperar Agustin favorables los votos de 

sus Jueces impai dales en el segundo* Pretende ^ pues ^ te- 

ner justa motive de quejarse de quien le ha negado el 

lugar merecido en. la historia literaria de Italia. Los titur 

los xnagnificosr de. restaurador de la culta jurisprudencia 

en Italia ^ y en toda la Europa ; de Maestro de los pri^ 

meros sabios Italianos en los estudios de la antiguedadji 

ccmio diremos en otra parte ; de ilustrador de k historia 

Romana y de insigne cultivador de todas las letras ame^ 

nas 9 y todo esto por espacio de mks de %%. anos que 

consumio en Italia en estas fatigas literarias y eran titulos 

cxertamente bastantes para merecerle honrosa memoria en 

aquella historia. £1 fin de es|a es.darnos una Justa id^^ 

del estada de las letras en Italia en las respecdvas epo« 

cas* gQue^ noticias hab£a mas oportnnas para este intenta 

que las que pertenecen k las ventajas que recibieron aque*r 

Has de Agustin? Callandolas el historiador no nos pre« 

senta una Justa idea del estado de la Jurisprudencia . en 

Italia despues de la muerte de Alciato > respecto de que 

la pinta como recaida en la acostumbrada barbkrie* t 

, Y por %\ algunos de los Jueces estubieren preocupados 

de la falsa opinion de que en la historia literaria del $i- 

glo 1 6. solo se debe hablar de los Italianos , he aqui que 

-presenta Agustin a aquel Tribunal el raagnifico titulo con 

que el senado Romana le concede no solamente el jio- 

Jior de Ciudadano Romanjo ^ sino que le constituye' de]L 

or den 



crden Senatorio con vote en el Senado/ Esta tespetable 
junta despues de otros gravisimos motivos en que se funda 
para hacer esta distincion con Agustin , anade : & prceclara 
lltterarum mommenta tarn de veteri nostra jure Romano ^quam 
de jure Pontificio ^ & de antiquo statu Reipublica conscript 
iisse ; quas oh res Senatum existimare amptissimum Virum 
Civitdte Romana esse donandum j inque Senatprium Ordi* 
item , Patritiosque viros esse ^d Continiia diciendo que no 
tan solo Agustin , mas tambien sus hermanos y sobrinos 
gocen de todos los derechos y privilegios que les perte- 
iiecen : ac si in ipsa Urbe nati essent. Romce IX. Kalend: 
Jul ann. MVLXXJ JL Yde consiguiente al Senado Ro- 
mano toea proveer we quid ,detfimenti capiat la ilustre me- 
moria de este noble Seoadoiu 

^jiWUNOS FILOSOFOS ESPANOLES EN EL SIGLO 

16. ocuparon el primer lugar en Italia ; si bien en la 

" bistoria literaria del mismo Pais ni aun el ultimo ban ob- 

tenido. 

Cdn todo de estar la Italia desde el principio del si- 
glo 16. Uena de bellos ingenios dedicados a reno- 
var las ciencias , y hermosearlas eon la critica , elegancia, 
y erudicion ; es positivo que estos no abrieron nuevas 
sendas k los estudios Filosoficos , ni tubieron por deshonor 
de aquel tiempo ilustrado el seguir las pisadas de Aris- 
toteles y conservar a este Filosofo el dominio de las es- 
curias, en que por tantos siglos reinaba solo. jPero quknta 

esti- 



CH5) 
csthnacion deberk perder para con los bellos espirit us d« 

nuestro siglo el famosoi6. ^ por la falta de aquellas lum-^ 
breras de la verdadera Filosofia y quiero decir de los Ga- 
lileos y de losKepleros , de los Cartesios , y Newtones! No- 
tese^ sin embargo y que si Aristoteles vio usurpado su tro- 
no por Cartesio > este fnh arrojado de el por Newton; 
Ni tampoco el dominio de este .tiene tan soiidos cimien- 
tos J que no empiece a V£(cilar ^ pudiendo temer fundada*^ 
mente , que al fin llegara a entregar el cetro h, alguq 
otro Filosofo mas joven^ y niks afprtunado. 

Todos los esfuerzos dt los Filosofos mas cultos de aquel 
siglo se dlrigleron k purgar las obras de Aristoteles de 
los innmerables errores con que las habian afeado la ig«» 
norancia de los Copiantes ^ y la barbkrie de los Inter-* 
pretes. Esta fue la causa de baber emprendido nuevas tra^ 
/lueciones de los originales Griegos mas correctos ; acla-^ 
<rando con critica y erudicion 16$ lugares sobrado obs^ 
euros de aquel FilosofOt Otros se dedicaron al estudio d^ 
las obras Filosoficas de Ciceron ^ y le imitaron perfecta*^ 
jnente. No se puede negar que en uno y otro genero de 
.estudios Filosoficos tubo Italia alguilQs Espanoleis , que yk 
con el magisterio en las primeras Catedras ^ yk con obras 
jelegantisimas se hicleron igualrpente celebres ^ y aun mas 
.que aquellos doctos Italiaitos> qOe en lahistorialiterari^ de 
-esta Nacion ocupan Jios primeros asientos entre los FiIot 
sofos del citado siglo ; debiendo estar muy reconoci- 
-dos al sabio historiador de que no los haya puesto al fren* 
' Tom. IV, X te 



(14(0 

t6 de nuestros Filbsofos ; porque asi no se verkn obiig^dos 
a cederles la primacla que gozan ea comparacion de los^ 
ItaUanos solos. 

£1 Colegio de Saa^ Clemente de Bolonia dio k Italia tad 
celebres Profesore^de Filosofia eomo de las ottaa^ ciencia^ 
aiendo digno por eSo de mas grata memoria en la Mstoria 
literaria de Italia del siglo i6. Con dificultad encontcark el 
historiador esieste sa Fa& otro domicilio literario > det quiea 
pueda deckse con mas razon lo que de aquel insigne Gole*^ 
gioescribio Benedicto XIV. Ab eo enim ^ ramquam ok eqm 
Trojanoyviri stremi quatuor x^ ultra saculorum spaPh pro'^ 
iknmt > qui Hispaniarum Regna % ^Itairam illustrarunt. (a) 
Dos de estos &ieroa a los^ principios del siglo i6. Juan 
Montes de Oca > y Gin^ Sepulveda ^ profundos y elegantes 
Filosofos ; y aun superiores k los primer os de Italia eir 
aquel tiempo. Me extender^ algun tinta eh manifestkr et 
inerito del primero y asi por ser menos conocido j como 
pocq^ conduce pata aclarar a%unos pasage^ de la htsto- 
f ia de la literatura Italiana. 

Tratando Tirab* de los estudios Filosoficos del siglo 16.^ 
no ha tenido k bien hacer mencion de Juan Montes de 
Oca^ nfde algua otro Filosofo Espanol. Pero en el capi^* 
tuto en que trara de las Universidades-^ con ocasion de 
Jiigttificarnos el interns del Cardenal Bembo por la de Pa^ 
djia p nombta un iierto Jwm Espanol > del qual habla Bem- 

bo 



•■ 



(jbO Veaire la carta cscrita a nomfarc del Colegio de San^ Qcmentt 
I 'Dqix Gregorio Mayaiu impress^ ea Bolonia ea 1753. 






1)0 eh adgunas Cartas y ccmo de excelente Eilosofo. (a> 

: gY quij^a fue ^ mi am^do Alsace ^ este ticrto Juan EspaAoh 

4e quien habla Bsmba eon f anto elogio? ^Fu^ acaso algun 

^b;fista iM^ante ^ indigno de que el Sefior Ab. se tomase 

H molescia de nornbrailo ^ y de bBCtx 4ilgunas diligencias 

^xquisitas en ordan kJosiQerkos que le procurarou aque^ 

Ua alta estlmadon que maniSesta Bembo? Es verdad que 

#ste Cardenal le U^ama solamente Juim E^pafbf > y alguna 

wez el EspaAol ; pero ^cribiendo Beiobo a qmea se ha« 

Uajba entonces eo Padua > foastaba esta explicacion para dar 

ik ^coDocei la persona dp quien faablaba : Mas en una historia 

literaria escrka dos si^Los y medio despues ^Como hail 

lie saber los lectores quien era aquel cierto Juan Espa^ 

fiof? EstM , Senor -Ab. ^ son los puntos en que estan biea 

empleadas las dilig^ncias^ la crltica y erudicion de uil 

^scritc»r de historia literaria ^ y no en Us inutiles averiguar 

ciones de la vida del loco Ortensio LandL 

> g^caso ignoraba Tirab. quien fuese aquel Espafiol da 

•que habla Bembo? Seria agraviar su notoria erudicion el 

creer le fuese desconocido el nombre de un sugeto^que hi«- 

zo brillante papel en las primeras Universidades de Italia* 

Fuera de que como podia ignorarlo . quando el mismo ci» 

ta ^ Facciolati para darnos la noticia de la muerte sobra<^ 

do temprana de aquel EspanoL He aqui las palabras de 

Facciolati de las qufiles inglere Tirabi. la muerte de nuestro 

T» Filo- 

(t) Tom. 7* part. i. pag*. 90» 



(I4«) 

Filosofo ^ acaecida segun pretende en el alio 15^5. Compo^ 
sUis post beltum rebus y Pbihsopbi quoque ad munia redierei 
sed cum reperiretur nemo y qui locum ordinaria Pbilosopbia 
primum tenere pro dignitate posset j duo sunt Professores in 
secundo collocati ; donee anno demum 1520. nonis Septembr. 
conductus est Joannes Montesdoca Hispanus argenteis 6oa» 
^nno vix elapso confirmatus est , aucto stipendio ad ratior 
mm Vucati aurei libellarum septem. Cum decessiset y suffec^ 
tus anno 1 525. idibus oct. Marcus Ant* Zimarra &c. (a) De 
este testimonio de. Facciolati tomo el Ab.. la falsa noticia 
de la muerte del Espanol en 1525. ; pero na tom6 su ilus- 
tre nombre y y per eso en lugar de escribir Juan Mon^ 
tes doca y dijo un cierto Juan EspaAoU Veamos ahora H 
fnerecia aquel digno literato ser tratado con m^c decora^ 
y que se le nombrase con elogio en el capitulo de los es- 
xudios Filosoficos > en donde se halla enteramente olvi- 
dado« 

f Sepa piles el Sr. Ab. y que aquel cierto Juan Espanol es el 
celebre JuanMontes de Oczy que desde fines delsiglo 15. 
ilustr6 el Colegio de San Clemente de Bolonia^ en cuya Uni^ 
versidad obtUvo Catedra de Filosofia en I499< Sabedor el 
grande Alberto Pio Principe de Carpi y tan justamente ala- 
bado en la historia literaria y dela fama de aquel cierto Espa* 
noly le r6g6 fuese a leer Filosofia a los Rdigiosos Francisca- 
nos del Convento de Carpi« Condescendio el dicho con 

las 

i$) Fasti Gymnas* Patav. pag4 274^ 



(H9) 

las ardientes ifistanciasf del Principe r en cuya Caaa ^ do- 
tnicilio de celebres literatos ^ residio lodo el tiempo que 
estuvo en aquel Pueblo. Bien podk tener (Nresente Tirab. 
que donde habia de los sabios que acogi6 amistosamente 
Alberto Pio > nombf a a Juan Monies de Oca ^ auoque des«- 
pues no se acuerda de que este fiiera aquel cierto Juan 
Espaiiol Profesor en Padua. En • 1506^ era todavia este 
Maestro de Filosofni en Carpi 5 como se ve en la ele<- 
gantisima carta puesta al principiodelaedicion que elmis*- 
sno hizo alli de algunas obras de un tal Fr. Paulo Fran-r 
ciscano ; y en otra carta tambien impresa en la segun- 
da disertacion del Tomo primero de esta segunda parte 
del Ensayo^ 

. j^ lu I'egreso h Bolonia en el ano i^of. quiso nueva-* 
mente aquella Universidad tenerle por Profesor de Filoso^ 
6a. Prosiguio en este Magisterio por siete anos^ aunque 
-se vio preci^ado ^ interrupirle por algun tiempo > con 
ocasion de haberle enviado Alberto Pio al Congreso de 
Cambray^ Tubo por companercs en Bolonia en las Cate- 
dtas de Filosofia a los celebres Profesores Pedro Pom- 
ponacio , Alexartdro Aquilino^ y Geronimo Gaza jy sin 
embargo de esto fult Montes de Oca reputado como Prin« 
cipe de los^ Filosofos y segun escribe hablando de el el Pa- 
dre Pelegrino Orlandi i Fue Filosofo agudisimo y profut^da 
TeologOy estimado como Principe de los Ftlosofos de su tiempo. (a\ 

Vea 



(a) Noticia de los Escritores de BoIonUU 



050) 
^^ eX SefeoT A:b, TS^imi^o Priiicq>c cte los Filosofijs a aquel 
^iertd Juan Esi>anc4. 

p:e:ro a^n causara mayojr asonnfero , que d gran MecSh 
l[)as 4e IfiB imts» i^eon X* lo quitase k la Umversidad dfe 
iBolciiia 9 deseoso de promover en Roma la doQta^ Filoso^ 
fia con el Magistetio de este tlustre EspanoL £s de iiotaf ^ 
que en el ano 1 5 14. ten que Jlamo a Jloma k MoAtes de 
•Oca , escribio :Leon eti una Bula que c^a el Paditt Ca^ 
j;affa ; (a) ut JJrbs RoniQ ita in re Utteraria ^ sidut incm^ 
feris rebus 5 totius Orbk caput esset procuravimus , mcerHtti 
'0 diversis hcis ad prqfitendum in gymnasia pfdpdkfo virU 
in omni d(W$ri»arum genere practarissimis. |Ensdi6,pues/la Fi- 
losofi? en Roma por espacio de seis afies, • 

Entre tanto no l^allabpla Uniyersidad de Padua Italia- 
jio capliz de ocupar la primera Catedra de Filosofia 5 Cum 
reperiretur nemo 9 qui locum primum tenere pro dignitate pos^ 
set ; (b) por lo qual estaba vacante aquel distinguido puesto; 
y ea su virtud convidd i^ .pontes de Oea para que le 
ocupase con el apreciable estipeiidio de 600. escudos de 
plata. Aqui es digno de observacion , que el Ab. no ha 
pre\do coivyeniente colocar a Monies de Oca entre los 
ppsofos que dogia ea el capitulo de la Filosofia, aun- 
flue obtuvo el primer asiento en la Universidad de Paduaj 
y no obstante que norabra con alabanzak Marco Anto- 
nio Passero p qi^e en el mismo tiempo ocupaba el segundo, 

' ha- 



jQpi) be Gymn. Rom. Vol. i- pag. Mi. 
(^) Facciol. 1. cit. 



(IS I) 
hablando de efl de este modo^^ Grannombre tuba enPadtia 
Marco Antonio Passero Uamado el Crenova , porque eraoriun^ 
do de esta Ciudad...* en et afio is^^-f^P promcvido dlase^ 
gunda Cdtedra ordinaria de: Filosofia con el estipendio de 
i;fcbenmflorines.(a) ^ Que cansa habrk* pues para no dar lugar 
gl Espanol y que leia alii Filosofia con mucho noinbre>< 
eomo el donfiesa r y regencyiw la. primera Catedra cow 
el estipendio de 6Qo^ ducados dr pfiita ? Por cierto np' 
hubiera heciko Bembo tan^ urgentes instancias a Momes de 
Oca por deteneide en Padua si este no hubiera sido Fi- 
16sofo de conocidb crecUto. Di^il le serk k Tirab^ hallar 
mios testimomos^ igualmi&iste magnificos k favor de los Fi^ 
Msofos Italianos^ que lo$ que nos ha^ dejado de Monte$' 
deOca' un hombre comoBembo. £1 sabio historiador n9» 
ha^ juzgado si proposito citar en su historia los que dk^ 
Id preferencia Ji- nuestro Fil6sofo sobre quantos florecier 
«3n en kalia en aqueHor tempos. Bembo que e$taba sa- 
mamente interesadb por el honor de su Uaiyersidad de 
Padua ^ sabiendo que Montes de Oca pensaba en dejarla>> 
^oribicHa Juan Bautistd Ran)usiO>' y a Marco Minio exor-- 
jtandoles'k que k aumentaran el estipendio para d6 este^ 
imoda detenerle r ofreciendose h ceder al Espanol dem 
-iflorines de w pension*. 

T Habiendotrespaadido los Paduanos ^ que no siendo Mon^ 
tea de Oca el . primer Fil6sofo de Iialia> no debiaprer- 

ten^ 



•mm 



Ca) Tom 7. pirt. 1. pag. ^49; 



tender el mismo estipendio que se daba al celebre AguS- 
tin Nifo > llamadb el Sessa y respondio Bembo en car<a 
tlirigida k Marco Miriio Con fecha de Cktubre de 1525. 
diciendo de Montes de Oca : Este pasa por el primero yy 
h ex en verdad. Se cree que tiene ioctrina mas arreglada 
y resuelta y mas util y y provecbosa d los estudiantes , lo 
que el otro no tiene : y diet a con tanta soberania y mages^ 
iad y que admira. Se ba Oplicado a le9r por lo comun en 
Autores y Comeritadores Griegos y de los que usa frequence* 
•mente y con f rut en los textos , de modo que no se puede 
4esear mas y que lo que se balla en el. Estos estudios no es* 
^dn ya como istaban en tiempo de M.\ Marin Jorge. Adentds 
iiene tambien por fortuna en el modo de jwzgar la disposi* 
cion y el estilo de sus afios. La cosa estd enteramente mu^ 
daday y de ial mantra y que parece el dicbo puntualmente 
nacido y formado y e instruido en esta profesion con ventaja 
a todos los demds : quan cierto sea esto lo vereis vosotros mis^ 
mos con la mutacion que eapperimentara el e studio por su parti*- 
da. (a) 

Qua! quedarla el estudio de Padua por la ausencia de 
Montes de Oca 9 lo dice el mismo Bembo a Ramusio en 
una Carta que le dirigi6 con fecha de. 11. de Octubre 
del ano expresado : Estad seguro y le dice y que en tste 
pobre estudio no babrd este dfio por lo tocmtt d las Artes 
quafro estudiantes y fuera de los de nuestrjo territorio y que 

ten- 



(*) Tom. 2, pag. ioo» ^ . 



Undrdn que estarse contra su volurttad^y sera el ultimo de 
pdos los estudios. (a) A J 'cpnt wrio si el Espafiol permamc$ 
(^scribfa el xtiismo Ramusio en Agosto de dicho ailo) ten* 
4remas aqui este ano la mayor parte de los Artist as del estur 
4io de Bolonia, Tya el SeHor Hermles Gomaga , bermam. del 
Marques : : ; ; bace huscar casa aqui para venir a oyrk (b) » 
r t^odia de$earse tes timonio mayor ^ y mas autwuco de( 
merito de Monies de Oca sobre los Profesores de Filo^ 
Sofia Italianos? Se le llama el prlmero entre todos ; el mas 
propio para purgar la Filosofia Peripatetica de la antigu9 
(>arb^ie > el mas* capkzr de conservar a la Universidad de 
padua BU antiguo esiplendon ^Quien pudiera prpmeterse; 
tanto de aquel cierto JuanEspanol% Quien le hubiera cr^ido 
bombre de tan raro merito ^ que su presencia en P:adu9 
^ebiera de^poblar la Universidad de Bolonia > y ^ parti** 
0a dejar desierta la de Padua? Y un hombre de es];a& cir-« 
punstancias ^no merecla ser nombrado entre los primero^ 
restauradores de la purgada Filo$o£(a Peripatetica? ^Nq 
f ran mas dignas de insertarse en la histor ia literarla estas 
f artas de Bembo ^ que la de Bonfadio al Conde Fortunate^ 
Martinengo , en que le cuenta : Ayer tuhieron unas palabras 
en las escuelas dos tegistas : Oradino desmintid a Ansuino , y 
este le did una gran punada ? (c) 

^ Tojdo esto seria menos malo si se hubiera xronten^dp 

el Sn Ab. con neg^r el merecido lugar h este ilustre Slj 

Tom. jr. V lo. . 



w 



(a) Loc. cit. pag. 53. (b)^ Alii pag. 54. 

(fO Tirab. tgia. 7. part»^x. pag. j^u 



054) 
Ibsofb: pero^ querer echarle defi mundb> siete afibs antes de^ 

6Ui muerte^^ nolo- podram sufrir^ni las Ciudades de Pisa^^ 

y Flbrencia^ que fueron: ilustradas por este erudite* Pro-^- 

&sor: despues de lia^ Epoca^ err que- esntblcce' su' muer- 

re r ni; Roma: que lo^ envio' k G'enova^ en: compania dell 

€ardenal de Medicis para: recibir y cumplmiehtar k Car«- 

lbs V. y ni el Colegic de Sam Glemente* de Bblbnia , que lo^ 

tubo pop su: Visitador.Tbdb' esto^ hizo Juan Monies de Oca. 

desdeel ano- 1525. enque TiVab-Te supone tnuerto* en Pa-^ 

dba> hasta- el de 1532^ enr que* murio^ en Perosa.. 

Es^ verdad; que* para: creer la: muerte- del EspanoF 

ftn* 1525. se* vale de! testimoniaarribai citadb'de Fkccto- 

Ibti , el qua! Kablandb' de^ Montfes? de* Oca: en? ePano 1525.. 

dice :: CUmdecessisser &c^ pero si Facciolati: quisadecir con 

nquel' decessissefy que^ Mbnfes de Oca^ raurto ^ y no mucho^ 

niejbr que partio cfesde* Padua?^ se* enjgano del; mismo moda» 

que el Ab.Xo-que: maV- meadmira es , que^este critiba his- 

toriadbr^t que'* en: aquel lance* tfeniai entre- las' manos las 

cartas rde Bembo,) no haya* observadb* que* ew el mismo' 

ISctubre^ del ano' 1525., en* que^^FaceicrfatiisuponemuertO' 

Ji^ Monies de Oca^^ escribe^ Bembo'^ quer partiO' de^ Vene- 

ioiia? dejandb la: Cat&drai de Padua. En^ suj carta de 1 1. de* 

Ofctubre de i525, Si Miarco Minio ^le^dice :: Td no soybas^ 

fante a detener al Espafioly eV quaV partid el Sabadoi Es- 

ta^ partida fd^:- la: que* cortb la dispiita sobre'el aumenta* 

del estipendio ,: y no la' mudttedel Espunol sucedidai entrc- 

W/o j; como dice el Ab** 



/ 'Si ^este diligeme .esc^^^ hubiera vCrddo Jurta ik«rjr« 
^u hi$tona con Ja jnemoria de ^este esclar ecido £$panoIi 
que por mas de 30. lanos estavo empleado en las pdaiei:a& 
;^niv€i$idades^ de JtaHa en .instr.uir k los Italianos en los es- 
ludios; jSlps9J$G0S;^ .hul^iese pxocuado >adqiurir e&tas jioti-t 
^^ias^que seconservan .autonticas en el Colegio deSanCldr 
inente de Bolonia ; y ^un siq tomarse lanto irabajo loshu^ 
ibiera haUado .en la JBiblioteca de Nicolas Antonio. £n est^ 
pudiera ver^ue los .800. jQoiunes que los Venecianos iiega- 
fcm a Homes de Oca ^ s^ los ^recio Clement^ VII. poiig^u^ 
]eyera S^osofia en Pisa > coxno lo executo ; 6 igualmente ei^ 
la Ciuda<d de Florencia. Hubiera visto aaquelx:iertoJuai| 
^paflol^ hecho icompaiiero del Cardenal de Medicis 1 tcumr 
{)iiig[ieiitar en £lenqya ^lEmperador Carlos V. y y acpmpanairr 
^t hasta jBoloiiia ^en ^529. donde ^sistio it la Coronacion dp 
(Cae Priiicijje celebcada en Febrero de 1 53 o. 
; £n jel Colegio de San 4Clemente de Solohia hubiera 
^encoittradp la carta original > «n que el Cardenal Quj^ 
iiones ^ Protector de ^ste Colegio le jiombro Visistadar ii 
ji8.de Diciembre del afio 1529% Y para jque «pa ^el . Ab. If 
^stimacion (:on que aquel dignisimo Cardenal habU d^ 
JMontes de Oca^ h quien llama siertoyuan Espanal ^ pqpiarie 
^pacte delrescripto enqueie nombro yisita4or del Coler 
(^io de San Clemente : Hinc jest ^ le dice ^ quod ob proji^ndar^ 
' litterarum scwntiam yvitjce y ac morum bone^atem y nccfion fn 
onmi negotiolofigevaexperientiarerumusumy^liaque pracla- 
-ra-pr0bitatis y ^ virMu m m erUu y ^uibus diUctam wbis Ma- 

V 2 gis- 



(ISO 

gistrum Joarmem Montesdoca Clericum bispalensem ^ in Arth 
bus y 6? Sacra Tbeologia Doctorem y pnefUlgere percepimUi: 
Visitatorem nominamus ^ &c. (a) 

Volvi6 despues ii Roma con el Papa^ y permaneci^ 
hasta el 153^*; en cuyo aiio yendo deduevo el mismo 
Pontificek Bolonia para encontrar alEmperador k iare^ 
greso de Viena ^ quiso llevar consigo al c^lebre Montes d« 
Oca ; pero murio en las cercanias de Pefosa. ^ 

Este brillante papel que hizo Montes de Oca eh Pisa^ 
Florencia y Roma ^ Genova ^ y Bolonia despues del and 
1525* 9 no me parece creible quepudiera ignorarlo ei sa^ 
bio Facciolati > y de tal modo que fixase la muerte de 
aiquel en el 1525. Aun dificulto mas que pudiera ignorarlo 
'el muy erudltoAb. Tirab.^ quesemuestra tandiKgenteeii 
combinar las ^ocas de varios aGomecimientos de cfertoSr 
literatos^ muy inferiores sin duda al docfisimo Juan Mooter 
ide Oca. Por la verdad merece contarse entre los primeros 
que desterraron !a rudessa y barbkrie de laaf Escoelas Filosd- 
^Cas de Italia , conforme escribe Bembo jf y SI misma en Ba 
carta con que dedico i sus discipulos ciertas obras die Aris^ 
toteles > traducidas por Nicolks Leonfico y h Impre^as en Ve- 
necia en 1525*^ les habia asi:: valefe Juvenes nobiiisstmiy& 
j^roficitey & maforum vestigtis ttixi ingenue > me docertte y ape" 
ram Pbitosopbice impendife y ex^plosis e gymnasia isto nostra 
Sopbistarum cavHlamentis > & nugis. Observese que Monies 

de 

. (a) De este apreciable monumeiito soy deudor al ya elogiado Doit 
ju«a do Atfranca^ ikUve iudividuo (fel Colegio de SftiiCleniente de Boloiiuu 



(IS 7) 
ide Ocd s h mks de estir muy instruldo «n la tengpda grieg^^ 
tlscribla elegant«nefite el latin; quando su companero en 
4a Universidad de Boloiiia el celebre Pomponacio ^ a quien 
iae ha concedido lugar honroso en la historia literaria y te^ 
kiia un estilo ^uan rudo y bdrharo podia darse > coma 
confiesa Tirab. (a) Aunafirma Speroni) que Pomponacio 
ffo sabia otra lengua > que la Mantuana^ (b) Y con todo 
te pretendera que el bablar bien el latin es privativo de 
Ids Italianos« 

« Inttiin que Juan Viontei de Oca ilnsttaba la jureneud 
4[ta!fana desde las primeras C^tedras de Filo$oiia> oixo d^«- 
Vo Judn Espafhl , excitaba la admiracion de los Italianos coA 
idpreciable^ traduciones de los filosofos aqtiguos > y con 
'^gtm^s -^Hnte filosofkas. Hablo del ixiBigae. Ji»n Ginea 
'Se^ulveda , k quien hemos celebrado antes de afaont. Quao^ 
to le debio la docta y sana Filosofia y que estaba en estl* 
^macion en Italia en' aquel tiempo y lo aereditan sfus inmor tar 
les obiras ^ y el restimonio iHuvefsal de k>s primeros sabios 
de snsiglor SoloelSn Ab. no ae ba €Fe)d& obtigadaii con- 
tarltf enfre los benemeritos de los estudios fHosolicos en Itd« 
4ia > si bien le ha nombtado dos 6 tres veces com ocasion dfi 
'hablav de algunos Italianos > y donde )e 'ha sido necesario 
pi»ra delSsnder el honor de Alberto Prindpe de Carpi. Mas 
yo pojT no afribnhrlo k otria causa y me persuado habra sido 
del mismo sentir que mostrd en otro tiempo al eFucUt<y 

Ita- 



imt^tasmtt^Hmmmm^immmmttmmmmmmm^mmmmtmm^m^ 



(a) Tom. 7« part. r. pag» z%.6^ 
0) Tom. 2* ^^^* ^^^ 



ItaUano iFraiwSisto Flotidf) SabinQ j «1 qua* .^Cf jbio :, . J< 
Mem Septdvedam Misfmiaquf > MQuKfue nofpri ^ns'i ; .P|^ 
:losopbum, Tbeologftrnqne egregfam, p'rout par esset jcetehr^ 
re mcgus est opiis , 4u.arH at dnobis .comtrnde frastari pQssi^ 
iiquidem \BJus script fi exactatn rerum fiogftitmem't .mi^fmfim 
iniati»ii.atfcfind^mpTaaefjemnt.* (a) 

Con efecto foe ;Sepulveda uno ,de aqueUos.talentQs siA-r 
galares que .dotados de uoa prodigiosa compr eheflyoq, jM 
xsxi discetnimiento flnisimo , con el estudio vaiaxi^l^ .se Jw? 
can snpiertows ^JaSuisbn 4€i toa Jjt^Atftg , y^ j>of jin jsaro 
.exemplo se jaaanificstan sdMajnente iiKtruiitos eii'.casi ffOflpp 
lasclencias. Tal se hijso admiranr este ^grand^ .Esp«6pl-;^ i 
,quien apenas yubo Italia jen aqueilos liempos iptjrQ'Jt(tp.ratQ 
^oe podetle oponet. >SedJbc!*e.(jdice J?wAo^~}W'io.^'^ifpei4 

4em tenet i qui gr/ec^ peritus Jinff4a ,4i scietai^rm pfropfi 
imt^utn-validis itutmcfftS pr/»MikS ^ 4um fissfd^etAtqm, fldef> 
fe\iciter stylum. jexercft,\ehquevt}ssimmfiV(HUt.lbyf^tQfitfr 
tre ' tbdas Jas ci^icias Ja que ilusjro .:mas jwcticulanBeme 
•fufe la Filosofia ,, que ^entpnces se llaioaS)a flueya 5 esip .e% 
purgada 4e:los .erwr^s ^cojoque la Jiabian desfigur^o ik)S;8ii- 
jigupsttradoctoces .<de J\risjQteJes,y delas xidiculas ^^.tiiezens 
ide^QS jsofistas. En,festa,clas.c idejna]teriia»pas&]baj5qpulyedap6r 
■Principe , was el no jse .crftia ^asi :, respecsto 4e loss filoeofos 
lespanples. Noiese ^onio jesponde jsqlbre ie$te punto a;May- 

tin 

I III 1 . 11 I 1 — — n— nri ■ ■~~~~'-^ 



(b) In (tlogiis. ..... . ; . ; 



tin Oil van : Quodverote mult is cum doctis bominihus cotton 
quutum anfmadvertisse scribis y mibi primus in Pbilbsopbia 
consensu^ eruditorum inter Hispanos deferri y baud equidem me 
mea tenuiiatis conscium tali dignor banore , nam in latissi^ 
mcf y & ingeniorum feracissima: Regione y cumr in quaque scien-^ 
fid ex^elleremagtiumesfy.tunf in PSilosopbia maximum y (^ 
eerte longe mea fdculiate majusyinea dico y nofi quanfbujus 
femporisSbpBista^profifentury in' novo' quodam pbilosopbandi 
genere y id esf in^ nugis' y & puerilibur tricis tempus' infelici^ 
ter terentes'ySBiquam^virigfavissimlyiSf sapientissimitra^ 
diderunt y 6?Cr(ay 

Ef prfmer paso^ mdispensabre* para* ef restiablecimiento* 
fle fe Filosofia , era' volver k- su primitivo esplendbr las 
obras de* Arhsfofeles y t&mando por guias^ lbs originales 
griegos deeste FiliDSofo y y los antiguos Interpretes griff- 
jgos;- En' este' traBajo^ se emplearon' en: Italia? mi2chos> in* 
genios^ sobresalienties y asii Italianos^ como' griegos. Que 
fbese Sepufveda como el Principe^ entre^ tbdbs , lo con* 
vencen5 las^ mucHas- y elegantes ttadiiciones' que' pu* 
hlicdy dedicdndolas< k lbs Principes Italianos^masamanres 
de la litferafura y de qtrienes* estubo^ tenido* en' gran- 
de aprecio.- ta- priinera que' fue de los^ 4. libros^ de Me- 
ffeoros^ de Atistoteles , creyo Sepulveda dfeberla consagrar 
S^ SU' Sbberano' Carlos^ V.- tos^ ihtitulados- ParvcrUm natu^ 
mtium^ ah Principe^ de' Carpi.- El! libro> de^ Mundbadjile^- 

xan^' 

(«» Epjkblkr; lib: 5; Epist; 58^ 



(l60) 

Mandrum al* Principe de Mantua* Los dos l&rps de Ortu^ 
^ Interitu al Papa Adriano . VI. Y los. cpmentarios so-, 
bre los libjros de Alexandre Afrodiseo de prima PMoso^. 
pbia^^X Papa.CIemente VII. El qual rogo a Sepulveda qu^ 
corrigiera la tradupcion latina de la Etbica de Aristote^ 
ies quebabia hecha Juan Argiropoli. 
' Todas estas traducqones fijeron muy estiraadas ppr $m 
exactitud y- elegancia; de 3uerte, que sepuede dccir dff 
todas lo que de la traduccion de los libros de los Po^ 
lUico3 hecha por Sepulveda , y de las adjuntas nota^ 
afirma Gabriel Naudeo : ' Q^^aiw versionem , (^ notas , uti 
quisque erit ingeniosior, im pltsris setnper mUnabiu (a) Efec- 
tivameiite derranjo en esws traduccione? y ijotas toda sa 
pericia en la lengua griega, su elegancia en la latina, y 
sq universal erudicion de los i?scritos de los lilasofos aa^ 
tiguos. He aqui como se explica Sepulveda con su aniigo 
Martin Olivan manifestandoje \o$ artificios con que sus 
enemigos le movian guerra ; Nam primm (escribe) UdeWf 
utriusque lingua y eloquentiie diuturnum stadium mibi objiT 
fiunt* Deinde cum id parum procederef j punctij^qt4e constare 
videremr , me quidquid bujus facultatis nactus sum , id tfitum 
partimin 4ristotelem conv^rtendum , ^ enarrandum y partim 
in graviorum doctrinamm locos tractandos , &"* quastion^ 
C9Splicandas conferre &c. (b) De esta misraa cartar se infie-^ 
re que sepulveda en§wo en Rooja con publico estipeij'^ 

dio 



iifmmmmmmmmmtmm 



CO Bibligraf, Politt (W Cwtt cit. 



(lit) 

die la filosofia moral ^ porque despues de las palabraB 
trasladadas ^ prosigue : & Roma publico salario moralem 
fhihsopbiam docuisse y lo qual no observo Nicolas An«^ 
tonia 

No fueron solas las traducciones del griega las fatw 
gas literarias con qoeilustro Sepulveda en Italia los es- 
tudios filosoficos. Imitador de Tulio no menos en la Ora-^ 
toria que en las obras Filosoficas ^ publico dos elegantisi«, 
mos Dialogos ; uno de appetenda ^oria ^ que intitulo Gonzu* 
bis f otro de honest ate ret militarise inlilul^doDemocrates >^» 
Tambienddbe^cantarse entre los escritos de filosofia mo- 
fai el libro de Sepulveda Ve Regno ^ iS Regis officio j como 
asimismo los tres libros de Fato & libero arhitrio impre* 
SOS en Roma en 1526. £n todas estas obras se advierte 
uii ingenio perspicaz ^ un recto modo de pensary y un gus-* 
to fino en la imitacion de Ciceron* 

Decidan ahora los imparciales y si t^das estas noticias re*, 
lativas a las fatigas literarias de Sepulveda en purgar de 
la antigua barbarie la filosofia Peripatetica > y en abrii; 
la senda para tratar con elegancia las materias filosofi'^ 
cas y son oportunas 6 no para dar una justa idea del es^ 
tado de los estudios filosoficos en Italia en los 40. anpg 
primeros del siglo id.: como tambien si debe con razoil 
aliistarse este ilustre Espaiiol entre los primeros restaura^ 

Tom. IV. . X do- 



•{• Tambien escribi6 otro libro intitulado Democrates secutidus^ 
seu de justis belli causis , el qual . fu6. origen . de las ruidosas dispu^ 
tas del Autor con Fr. Bartolomi de las Casas* ^ 



dore» de la docta filo8ofia> y entre los^ tsAs digqos^ en 
Italia de esta clase de estadios i dandole este userita un 
derecha ihcctfitrastable k hi mas dlstiiogiLiida memoria en la 
historia litararia^ en la qual m aun se lee six nombre entra 
losi Filosofi)S de aquel siglo. )^: 

2 Y qukl de los Ciceron£arK)s die Italia imita mks 6e cet^ 
(Ca la elegancia Tuliana en los tratados filo5oficos> que el 
degantisimo Portugu^ Geronimo Osario? Acabados- s»8^ 
pf imeros estudlos; de la lengua latina y gFiega en Sala** 
manca > fue a estudiar la Filosofia k Fbrls ^ de donde pasb 
tk Bolonia , y tuba estrecha amiistad con Antonia Agus*^ 
tin- Restituido' a Pbrtugial y desp^iesdehaber ilostBadiy aquel 
Eeyno* con todo genera de esfudlbs! asi sagradbS' coma 
profanos^i. siendo ya Obispo de Silva > fu&segpnda vezk 
Italia en tiempa de Gregpria XIIL > que hiza die el muchat 
estimacion. £1 alta concepto^ que logra en toda Italia la 
diebio nO' menos k sus obrasfilosoficas^ que k liassagra* 
dias y e EiKsroricas. Las pruner^s son : de^ noBiliiate civUili^ 
htill^ de: nobiUtate CbrisUana libri 111.=:: de Ghria^lU 

hri 



MMMMfeMMMMMM 



♦i* DV cTrden' de auenw Augusto Sbberano Don Carlos HI. y~k 
ittSxjix^p del Exefelemiisimo Sbtor ' Conde de Fbridablanca , primer Se^ 
•ir^tarlode' Estado^^ zeloso' protector' de las letras > y dc las artes be- 
n^cas dl^ Keyno, se' public^ en 1780 una magnlfica edicion de lai 
ij^rais: de Sepulveda r digiia de la ^ctha: person^ a quieu est4 dedi^ 
cada f cnya ^mienda' se encarg6 a la BLeal Academia de la his"a« 
ria •' «$ta coieccion cpnttene' todas sUs obras , excepto la Pblitica dt 
Aristoteies: , de' la qne en ryfs* se fuito una ezacta edieion acom- 
pa&ida def te^cto^ gHego. E^i el tomo^ i» se lee la rida de estcll^ 
Hrato 9 y se bdlan recogidos ^uaf dogios.^ 



^ p;« ife IRe^infOtufione , ^ discipUaaVhrl PJIL T»4 
4as eilas se Impricueron diferjent&s veoses en Flonejicia ^ Co.^ 
Ionia ^ Pads > Baailea ^ y desjpue$ tn 13.oma JuQCanentd 
can <ava$ *obca»^uya$ 9; que cod^ coiopaneo qtsatro tooaos^ 
Pne^en trantarse entce ]fi» iibros inofiofioM loa dies de Jm^ 
titia CaksH dedicados al Catdenal Kegpoaldo Polo ^ y lot 
^inco de vera Mpimtia ^ Gregorio XUL 
, A acemplo de Ciceron mudias de estat obras esxkn ea 
forma de Diklo||06 ^ que «e suponen tem(lot«ai Bal<»ia 
entre Osorio ^ Antonio Agustin y Jdan MaUdDfiequaacL. 
fie logrado «! gusto de poderme asegurar t ^acf estas ele-* 
^antes obfas no estSn desterradas de las Bibliotecas Itaiia^ 
9MLs,\ Qualquiera que se tome el trabajo 9 6 por mejor de^ 
4:ir ej |;us€o de leerlaf;^ ereer^i muy confoime el elogto que 
liace nue^tro Alfonso Matamwos escribtendo: In bis tst 
Hiercnymus Ossarius ^ qui de ghria y & de civUi y & ebris-* 
tiana nobiliiate mAUissitnos ttbros suavi simul y & artificiosa 
^erhorum structura cmgcripsiu Sono , & numero orationisie^ 
niter demuket aures 9 ut bac una possit singulari virtate cum 
Lactantio j & Cbrisiopboro Longolio , & quovis alio Cice^ 
ironiane non Uyuria eertare. Aristotetica tamen quadamdis-* 
^mdi ratioHc $ iS copia sic est usus y ($t non ad voluptatem 
murium y qu» summa est y sicuti existimo > in boc Auetorey 
sed ad judiciorum cert amen scripsisse videatur. (a) No soa 
^nferiores hA alabaozas qiie d^ ^ la elegancia de Oso« 

Xa rio 



(f> De Academiis y ft doctis BKsp. Viris. 



i^io Francisco Brocehse y Jacobo Gaddia Ni es pequena 
gloria ^e nuestro Autor la estimacion que debleron sua 
escritos al gran Reginaldo Polo* 
. £1 Senor Abate podrk decirnossi es tanta la copia de 
escritores Italianos en este genera de obras filosoftcas^ 
que no le ha. dado lugar para tratar de estos elegantU 
simos Espanoles. Puedo asegurar con verdad ^ que solo los 
Filosofos Espanoles que ilustraron a Italia en el. siglo 16.9 
sequerianimai espacio del que permite este breve ^nsayor 
No es juatODblYddar el merita de Marsilio Vazquez^ Crster- 
ciense > Profesor piiblico de Filosofia en Florencia y Per* 
jara > Escritor de echo tomos de Filosofia i comor t^m^ 
poco el de Benito Perera^ Profesor lou anos en Roma^ don« 
de imprimio el de 1^61. sus 15. libros de Fisica ^ y ^de 
Parra^ Toledo y Susurez^ k los quales estan igudmente 
abltgadbs los ^tudtos filosofioos qae los teologicos. 
: No fakaran algunos censores Italianos que tendrlm por 
cmpresa hdicula el querer haeer pompa de onos Filosofos 
Aristotelicos como estos j y pretenderkn compararlos com 
los Galileos y los Cartesio&> y los Newtones. Pero se ha 
de tener presenle que bablan:K>s ^1 siglo 1 6. 5 y no del 1 7# 
b 18. Yo pongo en paraklo nuestros filosofos de aquel 
siglo con los kajiaaos del mismo liempo; es deeir con I09 
fiomponacios > los Nifos , Jos Porcios ^ y otros que en- 
s^lza Tirab; Yease si en su comparadon son mejores los 
xiu^tros > y csto basta para desempefiar mi proposU 
cion* 




0«s) 

''{. . *• .; \ , * . .$• IV. •/ -^ 

5J B^rCJH) RESERFADA A LOS ITALIANOS LA 
- gloria.de sacwUr el yugo de la antiguedad en las mate^ 
" fias flloscficas. 

A gloria de^ sacudir todo yugo 9 y no reconocer c*r4 
guia que el propio ingenio estaba reservada a dos bonh 
hres extraordinarios y que tuboeneste sigh la Italia ^ dhs 
quales dbien se mirensus prendasy iws defectos ^ serd4h 
ficil etiGontrarles iguales: Hablo de Geronimo Cardano , y de 
Jordan Bmno^ que parecieron destinados entrambos a mostrar 
con su exemplo no wenos basta donde pueden Uegar lasfuer^ 
%as y que el abuso del espiritu bumano* Asi babia el Abw: 
TiralK'Ca) Ni-yo^ ni otro algun Espanol pretendeiemos' 
disputar ^ mucfao menos eny idiar k Italia b gloria de qu# 
ta vistieron el fanatico y supesticioso Cardana ^ y el iin« 
plo y execrable Jordan Brtmo^ Pefo es digno de algaov 
reflexion el retrato que de ellos nos presenta ei AW 

Si dixese solamente^ qoe atendidoslos delectos de^« 
ft>sr dos hombres eitraordinarioa ^ serk difkil ^Ifarotros^ 
iguales > porque mostraron con el exemplo hasta donde 
puede Uegar el abuso del espirif o humano > nos dark con^ 
csta una verdadera idea de eHos > peradecnr > que mira-: 
das sus prendas es dificil haHar igorales ^ y que entrambo^ 
pajrefcieron destinados k mostrar con su exemplo Irasta don^ 
de pueden Uegar las £aerzas del espiriritu humano , no es^ 



^aj lorn* 7. part. r. pajf.- jdfc 



inuy conforme h lo q[ue escr^en los mas graves Auto* 
res , ni a Id que xdnfiesa ^et mismo Tiratios&hv 1 1 

En efectp gque pr^ndastanadmirabies sej;Hieden cecmio* 
cer en Cardano reputado por loco y fan^ico por quantos JSs- 
crhores le nombran? ^<asta elmisnib nos ha dejado $u ver« 
dadero rfetrato en el libra d^ vitafrapriu ^ piitf^&adose.qual 
verdadero faniitico* Las extravagaiK:ias de que £3tk Uen4 
tioda la s^rie de sq yjds ^ nos mucatran etaramente j que !« 
cdbe^a die este grande espbritu se forrao en el toroo^^^ 
la locura. No &lta quien dice.> que^^a pondiyo k QarctsT. 
no hasta el ateismo : (a) bien que otros le creen rxj^ nxk^, 
persticioso que Ateista^ (b) Sm embargo algunas pren^ 
das de que ^1 mismo se jaqta^ pudi«ea& haoer le pasar^pAt «ff 
hombre sin semejante. Pice de si en el libfo 6». rpmm vah 
fkfatfio que^e elevaba en extasis siempre que sejeaatojaba; 
Que veia lo que queria ; y que preyeia lo trenidero por ciet; 
tas, sefiales impresas sobre sus uoas* Lo que ciertamedte se^ 
rla no solo llegar hasta donde pued^. alcaqzar^fis foerzas 
de la inteligepda hupiana> sino pasar mubdio mas alia <t9 sum 



dMM 



(a) Theofil. Raynaud. Erot. 4. de bon. & m^l. lib. 

(b) JSiimuel Parker de Deo , & prayid. disp. i» Sect; t^. Btjl^ 
dicJ. V, Cardanufi. 

4* Lleg6 su fanatismo tl extremo no soto de ja«tars^ de tener es- 
piritu9 asistentes , sino de baber nianchado cou esta nota a su Pa- 
dre 9 diciendo haberlos tenido 33. aiios j y refiere una disputa suya 
con tres jBspirituY ^ que defendian la doctrina de Aberroes. Vease cir 
muy erudite M^ Feijoi> T. a. djujc. 5^^ 



i 
i 



^Y qub dir^mos del implay perverse Jordan Bn2iio?2He-» 
snos de decir , que consideradas sus prendas no tienen igual 
en el mundo? Me contento con referir lo qiie escribe el Ab. 
parsL que se juzgue despues si queda lugar en Jordkn Bru* 
no para tantas prendas incomparables.^/ordiM:fifmaxaaid/^ 
todofreno de religion ^ym sefiald otra regjia d su creerkiay qu$ 
9l prcfpio capficbo^ El que sea amante delorien y dela prech 
Bion , de la ctaridad y to huscard en vano en las obras deBru^ 
noy difuso y ohscuroy conjuso^ apenas se entiendeen mucbos h^ 
gores lo que quiere significarnosy por^sto dice Bayle que no bay 
Tondstay & Escotista mas obscura que e/^a)£ste es aquel horn* 
bre exiraofdinario > que paredta desdnado h mostrar con su 
exempio basta doode puedefi; Uegar las fuerzas de la com-' 
jprebension humana.^ 

No es mi anicno negar que as£ Cardano como Bnmo 
ccrec^an un grande ingenio en algonas^ cosas ; pero la mar* 
JOT parte son locuras de un entencfimiento que sstcude to- 
do yugo de autoridad y de religion. Y en suma ^d6nde 
estan aquellas singulares verdades descabiertas por estos ta^ 
kntos extraordinarios>que muesuen haber Uegado ellos k Io$ 
vSsknos confines k donde pueden elevarse nuestrai^ fijer* 
zas intelectuales? De^ndo^ parte los desatinos de queestan 
JQenos los libros de Cardano > y las torpezas h impiedades> 
qne no pueden leerse sin hastio y enfado en los de Bruno^ 
casi todas sus invenciones filosoficasson otros tantos roman. 

ces 



^■•■MMMaMHaaHMHaaMBMai«aaaManiHaaHa»«MHiMM«MaaMMHM*% 



U) LoCr citr pagr 379^ 



Cl(58> 

cfts de filosofos noveleros J de que $e rien Ids verdaderoff 
filosofos. 

Pero vamos k la pretetldida gloria de haber roto aqnelka 
cademas con que estaban sujetos los hombres bajo el yugo 
de k adtiguedad. Yo entiendo que Cardano y Bruno no ad<- 
quirieron aplauso ni gloria por el modo con que sacudieron 
este yugoj sea 6 no qual se pretende, ^Cbmo puede Uamar^ 
gloria ni laudable empresa sacudtr el yugo de los antlguos 
para no reconocer otra guia que su ingemo y ni senalar otra r^ 
gla d su creencia que elpropio capricbdi Es plausible d sacu* ' 
dir el yugo de los fildsofos antiguos de suerte que no seaa 
tiranos del emendimiento y m nos obliguen a venerar cie-; 
gamente sus diehos ^como si fueran oracUlos : Pero no ea v 
laudable el avergonzarse de tomarlos por escoka y guia; 
len ciertos puntos en que nos conducen por la senda de la 
ver dad ^ 6 a lo menos por camino menos peligroso y obst 
cUro y que aquel por donde nos cdnduciria el propio ca- 
pricho. jGrande hazana fue por cierto > grande glorid la de 
Jordan Bruno quando recorriendo la Francia gritaba por 
todas partes que Aristoteks era un Filosofo mwf estupido j 
y hs Arist<nelico$ unos irraciofiales > y escorm defilos(H 
fos\ 

^Mas quil fufe la Filosofia que nos trajo del cielo j comoi 
otro mas afortunado Socrates ^ este iluminado espiritu? Ya 
lo dice Tiraboschi quando escribe : Brucbero nos ba dada ■ 
un compendio de la filosofia de Bruno ; pero yo desafio ill in-^ 
gemomasagudo d penetrarel sistmayy 4lbombre maspa^ 



^c^cQ a sufrir sulectura.^ (a) Ni podia esperarse otra cosa de 
iun hombre amigo de misterios y de sombras , confuso^ 
-inconexo , insolente , pobre de juicio^ y eneimigo de la 
«>xneditaciofl > sino (como dice el mismo Bruchero ) en Iw- 
-gar de un sistema armonioso de filosofia y un monstruo disc^ 
-nante y feisimo. (b) Veaseaquila gloria que se reservaba 
para aquellos dos hombres extraordiraarios que tubo Ita- 
lia en el siglo i6. Vease hasta donde pueden llegar Jas 
t&er zas del espiritu humano y esto es > ^ producir un mohs- 
2ruo ieisimb en vez de un sistema arreglado de filosofia. 
c Sea asi : pero k estos dos Italianos se debio la gloria de 
Jiaber destcojcado las cadenas que no dejaban discurrir li« 
•luremente al ingenio humano en seguimiento de la natura- 
4eza; ysi eUos na.tomaronel camino recto y k lo menos 
•pusieron k los demas en liber tad de buscarlo. Yo piensa 
to^o lo contrario > y digo ^ que lejos de facilitar el ca« 
*inlt]o k los descubrimientos. utiles de la nueva fiiosofia> 
^rvieron de nuevo obstaculo k esta empresa las locuras 
de Cardanoy de Bruno. Ciertamente que si queremos 
discurrir sobre esto sin preocupacion ^ habremos de con<* 
fesar que debia causar el mayor horror k qualquiera que 
no estuviese falto de juicio y de religion el poner el pie 
<en una senda > por la qual se habian extraviado aque- 
llos infelices hasta el extremo de la extravagancia y dd 
•fan^tismo^. de lalocura y y de la impiedad. Aquellas Uar- 
'Tom. IV. Y mas.. 

^ (a) Loc. cit* (b) Lib. C. 



Aias vengadpras ^ que abrasaron en Roma al torpe e im^ 

plo Brana y no podian dejar de alumbrar k los mas degos 

amadores de la novedad , y hacerles huir de qualqinera seii* 

da seaalada con las sacrilegas pisadas de aquel desgca^ 

clado . I Que armas mas poderosas podian desear los par- 

tldarios de Aristoteles para vindicar el trono de su maes^ 

tro X que las locuras y fiuiestos errores de sus enemdgo^ 

Esta es en mi concepta tma; de lascausas porqu)e ha te^ 

aido tanta dificultad de mtroducirse ' en EspaSa en este 

srglo la filosofia modema. Siendo* la nacion Espaivola 

jnas amantede la pureza de religion^ que de£asciendas 

-caturales^ no podia menos de mirar con a^un lecdo'una 

.filosofia segqida y proniovida con tanto em^eoo'porhonK 

bres los masde eUos enemigps de la religJba. 

tes sectarios y protectores de la filosofia xnoderna' > bien 

>|os dehacerlaamable> lahacen bastante sospecfaosa, y 

^para con mucbos* aboriredble.^ No es esto querer dJs&n^^ 

:^r et modade pensar dealgunosque creen incompati^ 

bles los prmciinos> de la- religion con los sistemas moder-^ 

•nos de fUosofi^ y temfendb' que puede: vacilar el' edificib 

sterna de la religion si le falta el opoyo^ de la filos<^ 

AristoteHca^ Sokmehte imento pe^rsuaxfir y que' faombres de 

4as drcunstancias de Cardand y de Eruna no son del caso* 

4p3ra estimular k abrir lina nueva senda en los estudios 

*fflosofictos ; y que en lugar de ganar gloriar coik sa^ 

ctidir el yugO' de lbs antigiids y son dignos deexcftar la ri- 

4a > la compasion > 6 por mejor dedf ^ desprecia y la aba- 



(170 
sriinSacion de lot que saben juzigar reetinnente de las to^lMk 

i Aun concedido que estos dos hombres extraordinarios 
no hubiesw incurrido en tan execrables errores^ no por esa 
teria ciierto que les estubo reservada la gloria de sacudic 
cl yuga de los iilo$ofes .amiguos. Priniero la consigute*^ 
ron dos Espanoles^ mas dig&os de aplauso que los dos Ita^ 
lianos ^ por que ni se entregaron st las locuras de una ne« 
da inxaginativa ^ ni k la descarada maldad de los mas de^r 
testables. errores. Hablo de Juan Luis Vives ^ y de Antonio 
Gomez Fereifa ; hombres que supieron arrojar de si ^ 
yugo de los antiguos ^ no queriendo obedecerles como ii 
Sobexanos > sin que por eso los despreciasen como h irracio-* 
sales est^dos. No abrazo el partido de protector del mo- 
do de pensar de estos dos Espafioles ; pues me basta ma* 
aifestar.que aquella pretendida gloria que el Abate quier^ 
que estubiese retervada k los dos Italianos citados 9 la ga-> 
naron priraero dos Espafioles > que no la mancharon con 
los exorbitante^ defectos de aquellos. 
; Dos especies de cadenas tenian sugetos k nuestros filo* 
sofosbajo el yugo de I0& antiguos, una porque no se 
cixeiaa en libertad de desviarse un punto de los interpret 
tes de Aristoteles , qq6 habian echado a perder sus obras 
con traducciones infieles , y habian obscurecido mas y 
knas su doctrina con questipnes inutiles y vanos sofismas: 
La otra porque tenian por otros cantos oraculos todas la^ 
aentencias de aquel gran Filosofo* Ambas cadenas desatQ 
Vives €0|i;sus libros d^ corrvpHf Artibus.lSsieVLos de^ 

Ya cu- 



(172) 

cubrfo coii fina critica y discernimiento las causas dela 
c^scuridad en que hacia muchos siglos estaba sepultada la 
filosofia ; combatio la ciega supersticion con que eran ve«^ 
nerados Ids filosofos antiguos > como si el entexidimiento 
humano no pudiera dar un paso mas alia de los liraites 
descubiertbs por ellos ; se esforz6 k quitar de en medio 
los estorvos a los nuevos progresos en la filosofia. Este 
era el modb con que se debia comenzar k sacudir el yu-^ 
go de la in veterada escia vitud , sin precipitarse en el fa* 
natismo ; no ya tomando por guia el propio capricbo co-^ 
mo Bruno , sino la critica y el solido raciocimo. Lo uW 
timo hizo Vives muchos anos antes 'que Cardano y Bruno.. 
' Yk hemos visto el juicio que formo Bruthero de la &^ 
losofia de Bruno; oygamos ahora como discurre acerca ddt 
merito de Vives ^ y despues recaerk bien la decision so-!-: 
bre k qualde lOsdos se debe la gloria de haber sacudi^ 
do elyugo delos zntiffMs t In bis contra artes carruptas 
/^m (escribe Bruchero de Vives) iltam judicandi vim y ^ 
pbihsopbia scolastica censuram orbi erudito prcbavit qimm 
merito in boc viro stupeas y sic ut fatendum sit y neminem 
to tempore boc ulcus vel melius tetigiSse y vel fortius illi vul- 
nus inflixisse. Ubique enim regnat Philosopbia baud proleta^ 
ria cognition lectio in veterum PbilosopborurH libris probata^ 
& accurata ; sensus Pbilosopbi^ emendatioris Justus , & 
maxima in detegendis navis PbilOsopborum veterum ^ & re* 
centiofum perspicacia .•^* sed sufficiebat viro eruditisslmoy - 
nuditatem, receptee Pbilosopbia demonstrare^ errores rete^ 

ge- - 



1 



(«73) 
gere y & dd meliord ablegare juvenum ingenia. (a) Quah 

quiera conocerk quanto mas oportnnos eran uaos libros 
como estos para desatar aquellas cadenas > que impe- 
&an al espiritu hui^ano el hacer considerables progresos 
en la filosofia ^ que no el disonante y feisimo tnonstruo y par- 
te del desconcertado ce}ebro de Bruno. 
' Despues de Vivos ^ y antes que Cardano y Bruno> 
abrio nueva senda k la filosofia el Espanol Gomez Pereiray 
€l qual a la freme del establecido imperio del Perspata 
ttibo valor de publicarun nuevo sistema de fisica ^ con* 
trtfridal de Aristoteles. Sacudido el yugo de los filoso* 
lbs antiguos igualmente que el de los medicds^ sereve* 
kf* Gcmiac Adstoteles > y contra Galenor Contra el primer 
ra ^ SIT libro y que por honrar los nombres de sus Padrea 
idicituld Antoniana Margarita : En ^1 establece nuevos prin-^' 
eipios ropuestos i la materia ^ y formas substanciaies ^ que 
hasta entohces dominaban en las Escuelas. De esfe liiodoi 
xmicho tiempo antes que Descartes privo de alma a los; 
Brutos y constiniyendolos como una especie de mkquinas 
faltas de sentido r opinion que despues adopto ^ ilustro 
Descartes; aunque los Franceses pretenden que este x»> 
la tomo de Pereira ; pero no podran probarlo faciHroente 
siendo cierto y que 70. anos antes que el Filosofo Frances^ 
la pubHc6 el EspafioL De este sistema dice Pedro Da* 
niel Huetv; Nefm dactrinam banc vet tradidit apertius > vq(; 



fmtmmmmmmtmmmmmmmm 



<a) Tom. 4* part* u Ub» 2» cap^ i, . 



fi^siiii pi^apughavtt , quam Gomerius Tereira. (k) El qOd Ver^; 
Ira arrojase de si el yugo de los antiguos con aoticipacion 
^ los dos Italianos ^ lo praeha lo qtie el mismo afima eo 
el libro que se imprixnio en 'iS54«; estoes^ que hac0i 
nias de 30. anos que estaba forinando sus nuevos $istamai» 
Basta esto para demostrar la ialsedad de que habid sido 
xeservada aquella {Mretendida gloria a los dos.ItaUaoos ;y 
juncamente ^ que si no es merecedor este Espanol de uot 
aplauso eterno por sus nuevos descubrimientos ^ lo eam^ 
sin embargo que aquellos Italianos ; supuesto que no nudK 
eho su nombre con fanatica supersticion > ni con detestt^ 
ble impiedad* 

- Otro insigne Medico y Filosofp Portugo^s feacu<fid> elf 
aquellos roismos tienrposel yugo del Peripato que- k^ha< 
bian impuesto los Italianos : Este fue Francisco Sanchez>^^ 
de quien yk hemos hecho el elogto en otra parte : Vea-^ 
mos lo que de el escribe BvvLchevo : Quamvis jMsMeiicam 
Pbihsopbiam in Italia a prastantissimis Magistris didicissetf 
Mfi potuit tamen viro acuto ^ & supra vulgi prajudicia sa- 
pienti y placere Pbilosopbia genus ineptis natkmHms ^ & in^ 
eerta doctrina animum replens* (b) Tecnio no obstaate San* 
chez el poder de la Filosofia dominante ; y la ruina: re* 
ciente de Ramos le hizo mas cauto para no mover guerra 
al descubierto contra enemigos tan numerosos > y auto* 
rizados. Con todo la hizo abriendo mievo camino al escep^ 

ti- 



(a) Ccnsur. Philosophias Cartes, cup. 8* 

(b) Tom. 4* part. i. .lib« «• 



ticisraa 9 que despoes promovio en parte Descartes ; y lo 
execute publicando so libro : De nohili > & prima univer^ 
Mliscientiay (piodmbil scitun 

V A mas de Gkrdaao y de Bruno aunhalla el Abate otro 
•Italia(io> que quisii ftie elprimera ea despreciar el yugo de 
la^ antigua ho^ca^ Jacobs Anfonia Trenttna Apostafa de la 
religion ( dice Tiraboschi ) fue quizd et primera que ahridtmer 
nm, senda A la logka. (b) Mucha desgracia es de Italia que en 
nxk s%Ia 9 por otros respetos albrtunado > los filosofbs 
qoe ocufum distuiggiiida lugar en la faistoria literaria ^ sia 
bayan sabido pisar el camina de la iUosofia >> sin abaixf 
donac del sodo , 6 en parte el de la religion^ Fonipo<» 
4Mdo> SessEs ,, Simoo , y Potcio' sectedasan deraa^iadti' 
contrad;os a la inmartalidad del alma ; Cardano dia indi^ 
no!^ na leves de Ateismo ^ Bruno' £b^ un ioipio >. y Ja^ 
^€dbo T^tMm^ de la:: religion- 

i Elerra vamoffJk la noeva: seiida que descubria eCultimcr 
fara la logjica^ Muy ^preciable me seria esta senda si nos 
condujesse con raas facilidad y ©egiiridad que la antigqa al' 
justo* Qiodo derazonar yde arguir ;,pera si na se dife?- 
lendaic^ tancas como han imaita^oabrir algunosNovar 
lores^ya nadejard la que eniseilaran; Aristoreles yCice?- 
ron por segnir la nueva descubie*ta por Jacolx) Trentino^ 
La experiencia acredita sobradamente quan distantes se 
fouestrandel rector modo^ de razonar los que blasonaai 



•^ 



(»> Tom. 7r jp»t.. t^ pag*. lio^, 



deios nuevos scndcros de hi Iqgica; 

.Si toda la gloria dejacobo Trentino cansiste en habar 
abierto nuevo camino k lalogica y e$(k muy distante de 
baber sido el pirimero eaesta empresa. .Dos siglos^ asites 
que Trentino le abrio el eelebf e^Raynmndo Liilio y Ma^ 
}k>rquin^ no Apostata de la religion como aquel Italiano> 
sino hombre defervorosa piedai y como le llama Muratoifi* 
Atinqpe este erudlto tenga. ^por faqatismo el crees > quis 
quien posee d arte.deLulio no tieoe nece^ad de lap 
d<»n4i» ciencias ^ y que cs y« diieao de toda la Eociclopecfia^ 
no por eso deja de con&sar que la re&rida arte es uiiii 
iuena hgka. (a) . Yo no puedo sen> juez. eii . esta matedia 
porque no he examtnado esta nu^va arte ;. es 'dfc .prest;!^ 
snir que tampoco Tirab. se habrk imolestado mucho eo 
iregistrgr la niieva senda de Trentino. Lo que puedo cregr 
xon fundamento es ^ que na ba> tenido' tantaoi :;$equaeds je 
iUistr^lares la obra de este Italiano^ > quaotos lubo la del 
£spanol> no solo en Espaila y mas tambien en Franci^ 
Italia^ y Alemania. PuedQ afirmar asimiamo ^ que si ^ 
;grande ingenio de l^ulio hubiera compueato suiogica ext 
el siglo ilustrado en que formo la suya Traitioo >. tal v^ie 
no habria filosofo que le btubiera excedida r y 

. Mucho mas utiles que lasde Trentino son las fatigasdjS 
algunos Espafioles que con agudeza y discrecion supieron 
en el siglo 16. en lugar de abrir nuevas sendas.a la loi- 

gica 



a) Rcflexiones sobre cl bucA. gusto part. i. pag. 300. 



(171) 
^ca:> de«smbarasi;at^ puUr lasantiguas > hacletidolas mftc 
i'aciles y agrad«bIe§/con la clarldad y elegancia« Parece 
ique e$t^a res^srvada &st^ gloria para quatro elegantlsimos 
Valertciftnos| > qne fucron Vives p Nunez > Monz^ , y Pec- 
piqaq* Los tre$ ultimoa se apUcaron particukrmente a ilu$^ 
trar la dialectica ^ y lo ejtecutaron con mUcho acierto. Pe^ 
4xQ Monzo publicd en Valencia el ano. 1559- un precio* 
30 Ubrp con el titulo : CotnpaiiHo toHus artis dialectica 
npv^m libris explicflta ; accedunt iQcupietissimoi enarratior 
nej. (*) El metojdo ^ claridad y pisreza con que e$tk esr 
crita esta obra y manifiestan ser digno el Autor de est^r 
liUst^do entf e los filoaofos mas cultos del «igIo i $• . £f 
fin; que se |>ropan6 es en^enar a U juventud el bu^s 
uso de la Ipgica ; objeto suniamente utii ^ y aun neces4- 
xio. En la introdjuccion habla , de es|:e . modo ; Illud verg^ 
AUerum > quod ad usium pr^^ept^rmnt artis. dialectica pertimf^ 
foucissimis video cura extitisse ^ atquein eo vix unum elOr 
Jbprafse ; cum sit y meo judicio y nihil aut utilim^ , aut mor 
jgis expetendum ; cujus ignorati$ multos d perd^tscenda arpp 
'^ulcberrima retardavit ^ tnulfi^ avocavit.,. : Dfi quftptQ mas 
.proye^ho d^ia set ^lajuventud eata ejegantp ol>rii 5t qup 
.no la nueva senda d^scubiert^ por 'el apostata Jaqobo Treq*« 
tino! ; ' . 

Para que s^e conozca m^or Ip ^nuQ^de ipisto ea el mor 
Tom. IV' " Z .. do,' 



imtmmm^^^mmmmmmmmmtmmmmaimmmmmmmmmmmm^^mmmmmmmr*^^ 



(*) Don Nicolas Antonio y Don Vicente 'Ximeno senalan e» sua 
Bibliotecas impresa.esta obra en r556. y i56t$. Pardee ignoraban U 
edicion de 1559. que yo he com^guido e.Q ItaUa« 



da de' pensar de este filososofo Espafiol j no me parece 
callar la costumbre que introdujo en las Esciielas^ de FW 
iosofia de Valencia y Portugal ^ de anCdpoaer^l^ b logi-^ 
-ta Ids prindpros de Antmetica y GeometrjLajeo^ deque: 
hlasonan coma restaqradbres los filbsoibs mdd)6Fnos y ^ 
^e en nuestros dias han mot^jada ^gunos^ Acfocotelfcos^ 
•€omo> pernicxosat noved^. Notese coma dtscurre eit est^ 
puma Monz6> enla introduccionya cele&rac^ r fc^ matbe^ 
inatica exempla (am multa^ qua^ pAssim m opbre^ di(Uee(ic9' 
-ectwrrunty non^ parvam diff^ultaitein facem^nf kctoru Acce^ 
difur enim ad ratlomn^ disserendty artibut iUisrie^dlfmihe- 
^i^uod ajiinty sdkifatis^ UUnarmpermc9(>sabaci:6tm*etudo' y quar 
im scljpolis fnardicus^ fenetur y pettitus^ obtokscdf^ fieref eninfy 
ut commofffhus: studiisi esset Wr^e imliusr consuttufny &disr» 
€^lims: y> quariMm tanSUsr fntefusr osUndiiur y d mulUs: op^rM^ 
'in^iukr^tur.^ Ego^yCum exrearum tgmrxafeM' quamtimnas^ 
satur tncdnkmdt Attsforelis Jtisctplime^ candifatis^ toties: exp^r-r 
'fur* c^fwvisiemy sedulbcotiatiit sumbuiamafooccurrere^^Ita:^. 
qm etemtnfa GemsetritBy (^ ArMmeticcs exi Euclide decerpsfy 
ifitibiu: institute Adoksicmfes^ ad Diaievff^nm acwrifna y ^ 
• Aristot^lis Ubro^ paratissim^ aecedanf^ Con esce intento* pn^ 
' 6Uco> en' Valeacis ent et mssma iuia de 1559^ Ekmenta Art^b^ 
metiae' y ^ Creametria: ad discipUnar omnes y ArismeJ'eam 
frasertiim^ DiaSicfwami y ac PfnCusapbiam apprime^ mcessaric^ 
w EucUde decerpfa.^ 

•• He aqtiii coma penMbra nuestrosr ftfosofor ^^ xnitad' del. 
.if^ 16. ^y y he^ aqiii tambiea el media ^udence die dSssi* 

leirar 



iptrjoducir perniciosas sioy^a^c^^ Hi^bfir iiueF«s ^esdasr 
inutUes h ia logipa, I 

^y it^itdsih ,8caso J* pirea&^en^ia dl riueya caraiua 4fe 
Xfertfino respefiia 4^ ^anti|;^io ,gueiJu)arQ y fedlito fil ipr; 
signe PedrjOjites Nu5eji.:>Jla89«doporS<SiopioPj&it/o«)p2r9' 
nm facile Pri»€0ps ^ & JntfrSore j^fatcamift , ac latinamm: 
JUtetarum nofitia f iffmmfsque eiej^antia tiemhi JStctrndus^ (S) 
Ademasde iss jimdias Obr^ illosaScsi jpreciabl«fi lleodf . 
de eradicjLdJa y eiwgia, pubUcoen «1 afio i5S4-«l U- 
tuo de ConsfimiQm Artis Diakaicoiy t\ qual iexoroo d6^. 
paeis ^coxi un erudito <;:ometitaria Brucbero ^laba mu«i 
chftte 4e^mte aficuQB dftNuScjS JI3^ ^ksmrit^tte jimtotcUs^. 

Mjusque causis ^ earumque remediis. (b) . . 

^Hlpaa I4xita agudez« como ^elegancla ilustro Perpifian 
luiiialeaica 4^on iH res'puesta3 que (Ko k las ocho que$-»[ 
lioqes que> le ;prop««» ^1 er»cHi(> Italiano. Q. Mario Coar- 
x:^0^y 4e ijalUn jBn ;eji t©ni. 3. de^ la JbeUifiiina edmbn de. 
la$ obras de aquel becha en Roma en 1 749. :, y dedicadg; 
k la Reyna de Espafia Dona Maria Barbara por el m\3^: 
'C^pdiio Abate l^lan J^Januel 4^ Acebedo ^ que tanto hm 
ib*tfrado/la Jiteraluca en; Italia. Eo esta obra expliofe 
Perpinam con Tqliaaa ^oqugncia , condsioo y daridadJ 
algunos lt^;afes- de la dialectica de Aristoteles y Cice- 
xon. En otra parte, ^mas citad© el lestitnonio que dk 

Z 2 que 

<a) Cp>i&ult. de Schol. & Stud, ration. ^ 

^b) Tom. 4* part. i. lib. 2. cap. ^y 



^ 



^1 merlto de este trabajode Perpinan el esclar ecMo Ab. 
Lazeri : quien repara la mucha propiedad en la locucion 
latina que usa Perpinan para tratar las obscuras ^ues« 
tiones de la dialectica ; prenda muy estimable > y q$ie 
fofe como caracter de los fiiosofos Espanoles de aquel iW 
glo ^ segun acreditan las obras filosoficas de Vives > Qe-- 
lida , Sepulveda , Osorio , Nunez > MorciUo > Monzo^ Per- 
pinan ^ Perera y Gomez, (a) Con dificultad nos seSalar^ th 
Ab. diez Fiiosofos luliano&del siglo i6. que piedan cotm* 
pararse en la hermosura de e^ilo con estos-diez Espa^> 
lioles. Que los modernos sepan consenrar esta gbria he»- 
redada de sus mayores y lo hacea bien patente ai'-Itdia{ 
en nuestros dias los miichos jovenes Espanolo$:eloqudlir" 
tisimos qiie hay en ella/ , *♦*» v .1 ri 

/ A estos insighes filoso^ > benefimeritQs de Id ldg%a, 
puede aiiadirse el cSebre Medico y Filosofo P^Mrtugiifes* 
Lois Lemos, que descubrio Yarios errores en qiiq iiifeUP^ 
ritfn algunosjcaminando pot lawnda^ atttigua Ste lacdia-*^ 
tectica. En 1558. dio al publico en Salamanca los dos li- 
bros Paradoxorum y seu de erratis Diatecticorum. Esta y 
otras obras con que ilustrd los escritos de Arisfoteles le 
merecieron el elogio que de ^1 feizo nuestro Frakiclscd 
Sanches&' Brocense en este elegantisitno epigtama: 
Magnus Aristottles Romatias ductus in oras ^ 
Viscit Romano purius ore toqUu . ^ - i * 



H^0««^MMrfMi« < 



itm 



(a) Vease el Apendiceal ^ VlL de la scgunda Discrtacion del 
torn* I. de la segunda parte#. 



* r » %. 



0«0 

SiMa tuhtHit quern limat Jittera Lemi; 

Monstrat & implieHa. provida fila via^ 
Lemus fysiaece non ultima gloria gentis^ 
Et Patria Letnus gloria prima su^. 
' Y baste csto pai?a demostrar que tantaeh la filosofia 
como en las otras ciencias may ores no cedieron - los Es<-' 
panoles k los Italianos en el si^o i6.y y que hubo no po- 
cos que aun eh la misma Italia les excedieroo notable-- 

mente. . . .-.-,. i'-... i. -, \ 

■ •? • • • 



LOS MEDICOS ESP ANGLES HAN SIDO ELETADOS 

'fd, las Catedras tnqs fymosas de lot UrUversidcuUs 4e Ita^ 
rsliBi y slran ib^strado la Medicina fon obras crudftas, fr«. 
- tando cerca de los Papas como custodios, de su scdud y 
.; de su vida, 

* . • / 

YA faemos lI^;ado. k un pasage de la historla Ii|era-« 
ria:de Italia 4^16 ccon razon pretende Tirab. haber 
sido :^lorioso h la ^lacioh Italiana ; pero que no lo serfa: 
raenos k la nnestra^ si no bubiese callado el merlto 
singular de los Medicos Espandles^ ^n Italia* No debiafal^^ 
tar a Italia (dree) el bamr de ver colocados d sus Medicos \ 
sabre las Catedras mas famosas de las Universidades ex^ 
traitgeras y ni el de est or cerca de los mds poderosos Soberanos - 
como custodios^de^ su saludy de suvida. Cosa gloriosapara 
Italia y que eonfirma mas y mds y que en vano se le disputarA 
el bonrosa tUuh de* tnadre. de las ciencias^^ ymaestra.de todQ. 

..el 



(my 

el mundo. (a) Me complazxjo ^cop tpl Sr. iVl^,.df;«M^l<>- 
riosa prerogativa lAe Italia f pera quisier^ que en xecom- 
pensa hubiese^tenido k bien fecor^ar «n i$u hi$toria><^mo 
debla^otro honor de Jba&ta^t^ ^loij^k para JE»pao^ aua- 

.X<^r^$pondla 3 puQs^ que varios Medicos fispanoles ocu^^ 
p^M^ne^rla historia literana aquel p^esfo 4f stioguido q^e, 
tubieron en Italia en el siglo i6. ;encuyo ciempo ^^ Jtuf-^i 
cieron tan benemeritos de la Medicina como los prime-* 
ros Profesores Italianos. Pudiera faaber escrito con expre- 
sibnes de Justa gratitud: no dehia faitar a Espanaelbo^^ 
ft9t de ver ekvaios A sus Me4icos sabre las Catedfras ^ni%s 
fmosds de' JtaM^ h itustrjarJdieeh p^f»nda AoctriHay vista 
efudtcioh yni el AeveV ccupadas Ja& Jmprenias ftaHanasin 
puUicar sus apreciabiliHmas obras ^ las que no solo Jeian con ^ 
aniick . Tor Itatimos ^ sino' que :. se bonnaban iion divtUgMof" 
ditsputs conu)^prbpim.yyimiaarsus,Mediab^^ hs 

:^mas ' Voniifica becbos castodios de su scdUdy de sU vidah 
Cosa glorias a para EspaAa ^y que confirma mds y n£s ^ que 
en vano se ie\^puturd el If onraso Utulo de Mantra deltfhi 
lia en elsi^d 16. Til^do le^o pudieira defcir el etiiiJSto htS9^\ 
teriador si'hubieise jukgado digni de €y el^^gantig pkufhae^ . 
la confesion tan cierta como sincibra. ^ 

Perp en su defeao liace dtrq no menos verdadera h iii- 

. ' ' genua '. 



' I ■• I 1 i l l 



<t) Tom. 7. part. ^. pag. 7p. 



(183) 
genua r No encuentra (dicey Medico algum liaiiam que fuese 

a la Corte de Espafia. (a) Si la vasta Monarquia Espanola 

no fud discipula de los Pitofespres ftalianos ea el siglo i6.,, 

:ae le podr^ dbputar ^ y no en Vanoy a la Italia el titulo 

-^fe Madstra de todo et inunda; y si los Medicos Italianos 

tiO' estubieron cerca de Ia$ peraonas <ite lo» Reyes^ de Es-^ 

pana>. no^ pue^e decirseeon verdad que estubiero» c^r^^ 

X9b. d^Xos^ mas: poderosos Soberanos;. . 

Me parece que no puede causar admiracion a Tiraboscli^ 

&a hallar profesores Italianos de Medicina eix las mas> fkr 

mosa^ Catedras^ de Espana y n% cerca de sus^ Frindpe^y 

^ando jamis^- ha encortcraddi en ella encode^ ei cursa de- 

«ii^ blstbrfavalgiirnade aquellad^cpIcKiiasI^^^ qtie* rer 

'tCk^Tt Ibs^ <>tros> Keynos de Europa con la antoccha de las^ 

t^itotias ;; exceptiiando' la peque&a cok>ma compuesCa deS 

-liaefitf^ 4e gmitfaficai Bila^ineo Simula ^ del ex^nador 

^^tttkrd'Cabota' > y deNavagera ,> condtKtor del buew gu$- 

to' pbrliabdr eilsenado a hacer ^onetos^ y canciones.. gY qut^; 

necesidad tenrnn los^^ Reyes^ de Espana de llamar Medicos 

Italiano^^'para custodios^ de su: salud y de su vida j( si^ s0r 

'brabaiii en* ella para poder enviar h los^ IVGonari^St extran* 

-geiro^ para conservar su^ salud ? ^Aca$ahu£»era escadb^ mas^ 

segura la salud de nuestros Rejres^bajo la cik wdra de los^ 

'Medkos Iraliaiios^^ que biyb la vigilancia de los famosisi; 

iao^ Espaliiolesr Andr^s^Laguna ^^ Francisco^ Valley ^ Anto- 



Locv cit*- sajg;; 84»* 



nioPonze d6 Santa Cruz, Cristoval Vega, Franciaco Yi- 
Ualobos , Luis Mercado, y. taotos otros Medicos de Cat^ 
los^V.,deEelipeIL,y Felipe III? ; : 

Qii^ campo tan jdila tado.se m^ ofoeci^ para exaltar I« 
gloria literaria de Espana del siglo 16. can solo los ilus^ 
tradores de la Medicina , «i me hubiera propuesto escribir 
-una historia completa de la literatura Espanola. Que no** 
ble esquadron de doctisimos Profesores podria coattaponer 
^ los mas celebres ' de que .ptieda blasonar Its^ia en acjuel 
ttiglo. A los Espaiioles se debieron en gran parte lasobraf 
de losMedicQS antiguos purg^das de mil errores^ y exornar 
das con doctas observM:ioAds. Todas las diyersas ienferr 
tnedades conocidas \k que est^ siu>ta la miserable 'hu? 
manidad^ exercitaron la capacidad ^ b iufoiigabl^ estutr 
dio de nuestros Medicos para ilustrar los remedips. aur 
'4i2Uos JY descubrir otros oueVttis )Qomum<qandplofl.alp# 
-blico con dbras muy estimadas , que ao .quedajron porci^v^ 
to encerradas en Espana > sino qU0 se ^parcieron por todfi 
Europa y multiplicandose las impresiones en Francia ^ eu 
•Italia y en Alemania. Lo» Profespres : E^p^Bple? aclar*- 
ron considerablemente la Anatomla ^ la Cirugia ^ la Botkq|- 
ca > y la Historia natural : A ellos debemos ba$tantes desr- 
cubrimientos utilisitnos que despues ban vendido como prp- 
pios alguuos profeaores extrangeros. Pot no extcndernw 
mas de lo promjetidQ dejo ^ cargo de los erudUos Escritci- 
res de nuestra historia literaria el correr gloriosamente por 
fiste .dichoso y dilatado campo. 

. Pase^ 



1 <T' 



\ 



(lis) 

Pajemos (Aofa h inadicaf la ilustre inemotiade loili 
tos Espanoles beneitieritos de la Medicina en Italia , con 
algunas aQticias breves > que puedan 3ervir de suplemen- 
'XQ a. la segunda parte del tomo 7. de la historia Uteraria 
de Italia* Pero antes es necesario confeisar que el Sn Abate> 
con singular exeoipio d6 imparcialidad , niega la gloria al 
Italiano Jacobo Berengario de Carpi de haber sido el 
primer inventor del metodo de ciirar el mal gklico con 
Ja uncion in&rcuriar;: fliiindonos la curiosa noticia de que 
luites^de Berengario hahlo de este remedio un Medico £s« 
panOl*. El Doctor Cottogni (escribe) uno de los mas insignes 
Anatdmicosde tmestro thmpo ba observado y que Pedro Pintor 
EspauoifyMtdft^sM'-^ff^andro Vl* bahla de este remedio pa* 
^iLeliwiLt:g0Hci> eti su rdrisimo libra sobre dicba enfermedad^ 
^dicado al citado Ponti/ke. (a) jFeliz Espanol , que entre 
^tantos paysanos suyos inmortales que ildstraron la Italia^ 
y huati sido olvidados ^ solo el ha comeguido la gloria de 
que se le nombre con honor en la historia literaria! Agra* 
jdezcalo al famoso Mecenas k quien dedic6 su obra^ el 
qual es de cr^er le habrji alcanzado esta distincion. 
f Con efecto; jQue necesidad habia del libro de Pedro 
-Pintor para demostrar vana la pretension de quien quidre 
iHicer ii Berengario de Carpi inventor del mencionado re«^ 
misdio? ^Aeaso Juan Astruc ^ no obstante que en sus eru«- 
jditos libros* de I\iorbis venereis no haya l^cho memoria dci 
Tom* IF. Aa este 



. m 



Ct) . Toir. 7. pwt. 2; pag* %j. 



(I«0 

ieste libro tarisimo dePintor> deque liotubondiida^st 
ha visto obligado por esto k dar aquella gloria no mereci- 
da a Berengario? ^Quantos de los escritores de morbo gaUico 
jcitados por Astruc anteriares a Berengario > trataron dfe 
|a uncion mercurial para esta enfermedad^ y ann quan- 
gos que escribieron antes de salir a luz el peregrino li^ 
bro de Pedro Pintor? Vease aqui otra nueva obligacioa 
que tiene este Espaiiol al Ab. > y es la' de haberle nom^ 
1>rado con preferencia k ottos Espafioles h Ixalianos que 
antes que el hablaron de aquel remedta En el niimftro 
de estos ultimos podia contar Tirab. k Sebastian Aqmlano 
profesor de Medicina en Padua > quien en 1 49$^ es d&» 
cir dos alios antes que se publicase el libro44^ Pinions <%^ ^ 
luz una obra de morbo gallica dedicada ji Luis jGhm^a^ 
Obispo de ^Mantua. No ^lo habla en ella Aquilaoo de 
|a uncion mercurial > sino que prescribe el metodcyy las 
I^eciaiiciones con que debe aplicarse para la curacioadf 
dicho mal.. (a) . > 

.- Entre los Medicos Espanoles podia nombrar el St. Ab. at 
celebre Caspar Torrella^ Medico tambien de Alexandre 
« VL y y Valenciano como Pedro Pintor* Jres anos antes de 
verse el raristmo libra de este ^ es decir el de 149?* ^pur 
•blico Torrella una obra muy docta de morbo gallko y etk 
la que no solo habia de la uncion mercurial y sino que de^ 
dama contra alganosMedicos y Cirujanos ignorantes 9 que 

apli- 



iMl 



(^a) Astruc. de morb* yencr, Xfrn.. tt L 5. a4 tt* I4J^< 



flt7> 

si{>1icdbaff md estrremedio. Estos y otros imichos padie«« 
zi notsibnr Tifab< para conV^cer de falsa la pretendidft 
gloria de Bereiigario ; pero ies Cdto el oportiino pensa« 
nujenl^ de dedicar sus obras k Alexaiido VI. . . 
/ Como quieca qae sea de ^esta^ distinciod ixsada con -Pedro^ 
Pintor> es constants que teriia todd q1 merito necesario pa- 
ra ser nombrado en la historia Uteraria y por haber sido - 
lino de aqueUos Espafioles » que k los .fines dd siglo i5> 
}r. priqdpios del i6» se vieron cerca de los somos Pontic 
fi(%s €on][0 custodtos de su salud £1 elogio que le haec- 
el famoko doctor Cottogni nos da k conocer su merito na*'. 
da. vulgar ; pufes aunque Pintor no habia sacudido el yu« 
go de los Arabes y Griegos ; sin embargo en su libro di-i 
«e el dtado Doctor : prasidO^ valde bona , & propemodum 
omnia ,. qu^ ad boo usqUe tempus in luem illam vigerunty adm. 
periie repen^cntUr 5 ut sWi^ ^ meo judkio y possint esse do-' 
cumento y inv^ntat iHico ptQptia nascenti iUi morbo fuiss^ 
rmedia* (a) 

^ No por eso hemos de creer que fuese Pintor el primero 
que escribid de esta eofermedad y sobre cuyo punto ni 
aun la manor duda puede quedar , como parece tenerla el 
Doctor Cottogni quando dice de Pintor de lue venerea^ 
out primus (mnhm scripsit > out certe inter primos. (b) Sabe 
muy bien este hombre insigne^ que Pintor escribia su li- 
bra en 1499*9 y que le publico en 1500^ Antes de este tiemnt 
} . Aa 2 po 



I P PJ . I » . " it i^— i— fHPIMp 



(a) Loc. ciu pag, iju .(b) X^g^ i:i;> p^r 149^* 



•V 



CiM) 

po se cueritan hasta i8. Autores que trjitaron deella^k 
qutenes elpgia Astruc. Y si bien afirma Pintor en el pco^ 
logo : nihil de eo morbo, neqtdc de causa ejus dixisst medi^ 
cina Doctores y nee cur am m scriptis instituisse , esto se de» 
be entender de los Autores antiguos de medicina ^ y no 
de los de su tiempo y haciendose increible que igaorase> 
que Caspar Torrella su compaiiero en el Palacio Apos» 
tolico J tres aiios antes habia dado al publico en Roma dot 
libros de morbo gattico divididos en quatro tratados > enc 
los qtie habla con extension de las varias opiniones eo: 
orden al origen y causa de dicho mal } prescribiendo cier-- 
to$ remedios que traislado en su obra el erudito Juaa 
Astruc. (a) 

Que sea muy raro el libra de Pedro Fintc»r descubiern> 
felizmente por Cottogni es inegable y pues ni Don Nico- 
h^ Antonio ^ ni el Doctor Don Vicente Ximeno y Biblio-. 
grafo .del Reyno de Valencia y m Juan Astruc tuvieron no« 
ticia de seme^ante obra. Otra publico en Roma Pintor i# 
praservatione 6? curatione pestilential. Murio en esta Capi- 
ta el ano 1^03^ Se ve su Sepukro en la Iglesia de Sair 
Onofre con una elegante inscripcion^ en la que se le HamA 
Medico cdeberriino. 

Ya tenemos aqui cerca de los Sumos Pontifices y co-^ 
mo custodios de su salud dos famosos Medicos Espano- 
ks ^ k saber Pedro Pintor y Caspar Torrella > Obispo de 

Santa 



(ft) Lib. 5. ad an. i^pj*^ 



(i 897 

Santa Justa en la Isla de Cerdena ; ambos Vdkncianos^ 
Muerto Alexandro VI. en 1503., prosigui6 con el cargo 
de Medico Pontificio el doctisimo Caspar Torrella baJQ 
el. breve Pontificado de Pio III.^ y en el de Julio IL^ a 
quloEi dedrc6 un libro en el and 1506. intitulado : Dialom 
gus pro regimine sanitatis. En el ano siguiente impritnio 
en Roma^s^Judkium generate de portent is ^ prodigiis i^osten^ 
$is i ac solis > & luna defect ibus ^ & de cometis. Las repe« 
tidas impresiones que se han hecho de algtinos libros de^ 
Torrelk conlSrman su reputacion en la medicina ^ y la es- 
timacion que gozaba en Romaf; algunos se han aprove*; 
chado de las fatiga^ de est6 docto Epanol ; uno de eUos es 
el Aletnan Wendelin Hock ^ segun obser va el er udito Asr 
true y m^nifestando el plagio. Con todo este Seiior Ale* 
mktiy que estudi6 la Medicina en Bolonia y en Roma al 
priitcipio del siglo %6., escribe de si : dicere possum sine 
jactoittia me cateris ejus professionis non inferiorem fUtsse^ (a) 
Mostro 4KIO ser de los ultimos en conocer el raerito der 
las obras de otro ; potque queriendo enriquecerse con I09 
despojos agenos y tomd los de Torrella que era de los mas 

c^Iebres Medicos, de Koma» 

« 

; Pero debia esta Metropoli del mundo admirar on Es--^ 
panel k quien no tubo superior la escuela de Medicine 
Italiana en el literato siglo 16. £1 que esto no sea parar* 
cloxa > lo con&sark qualquiera que sepa el merito singula^ 

risimQ 



«M 



|a} A^truc loc* cit« f^g. ^u 



risimo del inconiparahle Andres Laguna^ , que naTcio eit 
Segovia el ana 1499- De&pues de haber ilustrado este hom-i 
bre inmortal la. Alemania^ comb hemos dicho en otra 
t)arte ^ vino ^ Italia dpnde se Mbia anticipado lafama da 
su erudicion. Quiso la Univevsidad de Bolonia oooxarla 
entre sus Doctores de Mediciaa agregandole k este ilustre. 
c6erpo* Habiendp Ida a Roma > prasetitia sua (^ua potin 
est privatum bomo} unbem vrbis Principem nobilitavit yj.^ei^ 
Don Nicolks Antonio^ 'Noticioso Baulo IIL 6s\ merito disr 
li^guna asi para coa la religion > como para con iasIetasasV 
lo creo Conde Palatino; Ilustr6. este erudito Espafiol lai 
Hiedicina en Roma 12. aiios > unas veees ensenaodola en la^ 
escuelas publicas^ otras practicandola eh las personas ddal^^^ 
gunos Cardenales ^ ydespues en la^dejulto IZL ^de^cuyar 
vida y salud fue hecho custodiou . t 

<- Quando le dejaban libreestoshonrosos destiikos> se retira^ 
ba Laguna al Tusculano) rtfaidisncia enottotien^o deCice^^ 
ton > 4e quien ft^ justo esstimador y ieliz inutadoc £a este 
liter ario y ameno retlro empleo su admirable talento eit 
restaurar la Medicina« Su primer empeiio fue ihistrar losantt*^ 
guos Padres de esta ciencia 5 descubcieodo y corrigiendo Ids 
ecroresdesus interpretes y comentadores. £n el ano 1S4S, 
publico en Venecia 5us notas criticas in Gakni venioikes qisa 
ai suum tempus prodierunu £i de 1550; di6 a luz el muyL 
estimado Epitome de todas Las obra^ de. Galena , tan bus^ 
cado en Europa y que al apo siguiente se reimprimio ea 
Sasil^a.^ y en el de {553^ se hizo otra impresion ea 

hsoQ 



r^' 



-Leon en qaatro tombs en octavo* Eh e^e Epitome > itadi^ 
lucide y clareque Galenum perstrinxit , ut pro Galeno intelli- 
gendo y niMo dttero enarratore (^pas babeant Medici > escribe 
Amato Portugues en sus centurias. No fu6 ciertameate La« 
rguna algun ciego. adorador de los antiguos > pues antes sa- 
tiudieiidb el yugo que habia impuesto Galeno k la mayor 
parte de los Medicos y publicd un tratado de Qmttadictioni- 
ius quie apud Galenum sunu Imprimid en Roma otras mu^ 
chisimas obras > entre las qaaleg dedico s^ P^pa Jcdto III* 
^Icomentario dt Marbo articutari dado ^ la prensaen di^ 
cha Ciudadelaiio 1551. Tambien escurioso su libroim'^ 
^reso diferentes veces en Italia > Franciay Alemania coa 
-d^itulo : ffictas rath scbolasticis paaperihus paratufacUiSyi& 
salmis y al que anadio tin tratadito de vietus > iStxercitid^ 
rum ratiom y maxime in senectute observanda. . 
' Tenia dadas Laguna (Hruebas autenticas de su intdigencSi 
^tH la lengua griega con las ve^siones latinas de alguoos 
jraros opussculos griegos > entre eUos el dialogo de Luciaiia 
littitulado Tragdpodirc^ga > que se reimprimid en Roma en 
el 155 !• jumamente con el libro de articulari morbb. Trado- 
jo asimismo del giiego los 8. ultimos libros de 20. en que 
«stk dividida la antigua obra intitulada Geoponicon > sive ds 
4igricidtufa y que se snpoi^ escrita pK>f el Emperadar Cons* 
nantino Uaraado Parf^irog/sneta > 6 por Dionisio Udcense* 
Antes de dar k luz esta traduccion la presento Laguna a 
Carlos y. y quien did orden de imprimirla ; si bien entr^? 
tanto publico Juan Cornaro la vecsiou latioa completa de 

aque- 



J 



(192:) 

dquella obra; La examinoLaguoa:^ faizo algunas anotadci* 
nes criticas contra ella , las quales imprimio en Colonia 
unidas k su traducion en elanoi543. segun dice AntON 
nio Vandetlinden. No pudo sufrir Cornaro l» critica que 
le habia hecho el Espafiol , y por eso aaco contra el un 
escrito insolente ^ acusandole de igoorancia en la lengoa 
-griega > y de poca pericia en la medicina ; pero escritos de 
^sta naturaleza mas desacreditan a sus Autores> que a aque- 
lids V contra quienes se dirigen. Respondio Laguna en una 
^arta Apologetics impresa en 1554. tan Uena de solidas hk 
«ohe$ > como de modestia y urbanidad. Entre todas las 
obras de este insigne Medico> tiene la preferencia su traduc^ 
cion.^ ilustracion de Pedikcio DlOscorides > de la que ibah 
-blar^os en otta parte. : ^ 

Esta idea sucinta del merito de Andres Laguna ^ puede 
bastar para manifestarnos tl derecho incontrastable que tie- 
ne para ser nombrado en la historia litersria de Italia. Met- 
dico famosisimo>' que supo juntar k una profunda ciencia 
toda la amenidad de la erudicion > de la elegancia > y dd 
conocimiento de las lenguas; benemerito de la rdigioa 
por haberla defendido en Alemania con toda la eficacia de 
una eloquehcia Ciceroniana ; honrado en Italia con el ti^ 
tulo de Conde Palatino ^ y con el apreciable c^rgo de Me^ 
dico Pontificio ; ilustrador de la Medicina en Roma por 
espacio de 12. aiios ya eon el magisterio de las primeras 
Catedras 5 y k con las obras inisignes que compuso ; ^un fajom- 
bre de este merito » no. debia especar el honor de ocupar 

iaigun 



ilgun^ueito' en ^qudla parte.de historia eh que el Ab. Ti«: 
zdboschi cree poder a colociar alAIemah Andres Vesalioy 
Profesor de Anatomla en Padua ? To no dtbia (dice elAba?* 
te ) p(^s£kr $n sikftoio fi4f^ f^stauradar ran celchre dtl arte Aha- 
tormco par el bonorque acrecentd d la Universidad de Pu^ 
dua. (a) Pero debia pasar en silencio k Andres Laguna ce« 
lebre r^taurador de la Medicina ^ y que did tarito lustre^ 
k IstsEscuelasRomiinas. 

- Otros dos Espanoles Medicos insignes tubo Laguna po9 
eompa&eToa en Roniav> y fueron Juan de Aguilera ^ y Juan 
Valyerde. £1 primero Medico de Paulo III. ^ el segunda 
del Cardenal Juan Toledo. Juan Aguilera fue tan £inios0 
Matematico como Medico > en el ano 1521. publico en Sa^^ 
lamanca un libro intitulado Canoms Astrolabii universales» 
Y aunque no nos ha quedado documento alguno de su 
inteligencia en la medicina ^ no se necesita mas priieba 
para inferir que era excelente en ella ^ que la de ver-^ 
le establecido en Roma cerca de dos Sumos Pontifices 
por custodio de su salud ; y el leer los elogios que le 
tributa el celebre Andres Laguna y isi eh el libro de vita 
Galeni dedicado al mismo Aguilera y como en el pro« 
logo Metbodi, tixtirpandi carunculas. Mas esclarecidss 
muestras de la ciencia medica dio a aqliella MetropoU 
Juan Valverdecon su obrade ammi5& corporis sanitate^ 
fu^da^ impresa en Paris por Roberto Stefano eo. 1552* % 
Tom. IF. Bb y 



■ ' t „ ■ . " 1 mmm.^^ I IBMIW1— HI, 



■■" 4 



€») Tom. 7. par^ 2. p«g. 31. 



(t94) 

y en Venecia elaSa sigiiientepar Dcxiilng^Ltlio;; y cob 
otraobra anatomica publicada en Roma en tss^^y de bl 
qual txatar^ mas adelante. 

Los ilustres Portagaeses no cedferon k los^ E^ailole^ eti 
eiiviar a Italia Medicos famosos que octipas^n las primera* 
Catedras de las Universidades > y estobiiesen cerca dc lot 
Stimois Fontifices para conservar six salud. Har& mencioit 
solamente de tres tan conocidos en Italia ^ coma oIvida«« 
dosen la hfoforialiteranaderTiraboschi. Tenga el primer 
Itrgarjuan Rodriguez conocidb hajo el nombre de Ama^i^ 
to Lusitanb.^ A este distinguido Medico que tantos titolof 
tenia para que le elogiase el St. Abate , se le nonfibra unics^ 
mentepara cozifirmar con strtestinionioquanto flor€cia;^eis 
Ferrarael estudiade laMedicina^y por el atrevimiento^de 
baber impugnado h un facultativo Italiano; pero no paradar- 
aps a conocer lo que ilustrd^aquelbcien^ia en Italia este For-- 
fugues. Correspondia que el Sr. Abate refi]ri;ese que Aoia^ 
to ensena con aplauiso Ba Medicina en Fef rara , y que pro^ 
movio aUi el estudio de la Anatomia ; pues segim ^I misp 
finocuenta (a) ^kizodiseccion enesta Ciudad de^doce cada^ 
i^eres humanps el aoo i5S7- Debia decitnos que fue Frofe^ 
torde Medicina en Anconaseis' anos^conmuchacredito>y 
que desde alli fu€^ Uamada k Roms^ ut Julh III. a^rotanti' 
l^emjirref y como escribe el mismo. (b) 
V • Jix»' la toeaxMe k la& bbras medicas^ di& Amaia i^phinx^n^ 

noti* 



^ti^mt^m^immmmmmmimmtmtitmmmmmm^mmatmmmmmmmmnmm 



4k> Centur» x< Curat. 52:* (b> Centur* 4-* Curat, xp. 



fiotlcias podia dtraor el Seiior Abate SQayopottnnm kern 

Jbjsiocia literana ? Las cfelebres Centurie curationum Medi- 

finqliffm > obr^a que tieae bien conocida y loereoiaia ^1*- 

gwa'particolar jnencioa ^ por habere trabajado y pn^Iit- 

cai^ ^n Italia^ y par haber side ^ecibidas con estimair 

icioH moi'p^ersal de toda:£i»opa. Las personas iiustres li 

^uiexres fuecon dedicadas les daban nuevo titulo pac^ 

4>cupar un lugar distiirguidoen aquella histolria ; Lapriv 

mera impresa en Florenda en 155 1» lo jQsie a Cosme IL de 

Jtdedicis : La segunda publicada en Roma^en el mismo ani^ 

£ Hipolita de Est Cardenal de Ferrara. La 3. y 4. en An* 

«ona en iss^* y 51* a Alfonso de Alencaster gran Co- 

inendador de Portugal La curacion 3 1. de la segunda cen^ 

lurla la: dirige a Monsenor Vicente de Nobilibus : Vease el 

titulo de ella ; Curatio 31* in qua agitur lie metbodo & verm 

regula pff>pinandi decocti radicis sinarum pro Julio IIL P« iVS. 

«d Jllustrissimum > acjtfsta bumanissimum Dominum FinceA- 

iium de Nobilibus , Julii IIL Ex Sorore Jacoba de Mmtt 

fiepotfim digntssimum > & Ancona lequissimum Pr(tsidem» £s« 

tas y otras noticias relativas a las fajtigas literarias de Ama- 

to^ no son ciertamente fuera de proposito para coooi" 

^er el estado de la ^dicina en Italia ^cia la mitad del 

aiglo 16^ 

No sh como se le ha pasado por alto al Sr. Ab. adii 
]d fin del xnismo siglo i^tro excelente Medico Portugal 
que cpnvidado con crecidos estipendios k las primeras Ca- 
tedras de Medicina de Italia ^ las ilustr6por muchos anoa 

fib 2 con 



Boh sa nlagist€fri(>, f aclara aqaeHas ciencias con dife- 
tcntes obras eruditas. Hablo de Rodrigo Fonseca , cuyos 
-(ireditofi eo Portugal > movieron h las Universidlades de 
JP5sa y de Padua k solicitarle poir Profesor de Wedicma^ 
-En ambas Ciiadades se cTistigui^ sobrelos Frofesores Ita- 
lianos senalandtx k la juventud el eamino mas facil y sei- 
guro de aqudla facultad. Con este designio KnpriHii6 efl 
■Florencia el ano^ 1^96^. un libro unlisimo intiimlado r Opus^ 
igultm , quo adoleseentet ad Medicinam faeik eapescendam 
wstruuntw : casus omnium fehrium metbttdice ^seutiuntar &c. 
-Tres obtas raas se v^n estampadas en Roma en lbs anoi 
.r5«6w y 17- , eoi> las qualcs logro Fonseca gran repu»- 
•tacion. La primera <fe ealculbrumr remediSs r dedicada liSisfr 
to V. : La segunda de Venenis , eorumque curatione : La tert 
«era in Hippoctmis kgem Q>mm€ntatium^ y qu^ perf^eti Met- 
Mi tMiura explieatur. Otrai 0(Sho' obras eradicas dio k 
4tiz en Florencia y en Padua, de ^ue habla Nicolas An?- 
Dmioi (a) 

., Lapeidida que experimeni6 la tTniversfdiacf de Pisadbnr- 
Jia! partida. de Fonseca k Pladua,- la rec6mpens6 eon'^haber 
■logjrado al Pbrtugufes Estevan- Rodriguez de dsfro ;; el 
iqbsil ocBpo kaii el fin del siglo tS. 4a primera Catedra 
de Medicina,. y la eonservd hasta el ano i637>, effque 
iallecib k. & edad' abanzacta diB fi. an&s. Tubo este ikis- 
Ite . JPro&sor la articular excelencia de hac€*r amaljle \h 
. . ■ • Me- -' 



'i— rt I I ■ II I I 1 I II a -•' ' ^•; 



T I if I • ir i 1 1 iirfh 



I*) Bibliot. Hisg* iiav. torn. a. p^g. ^^S- 



097) 
Medidna con la ehidicion , y amenidad de su estilo., 
Catorce obras distintas public6 de esta &cultad en Italia, 
■■y todas se impriniteron en ^otna , Venecia y Floreocia. 
Al principro del libio de Jacobo Gaddio ; de icriptorihus 
-non ecclesiasticis , se halla una carta de este iosigne Potr 
tugu^s. 

-' Estos sobresalientes Medicos Espanoles de quienes he 
iiablbdo brevemente bastan para manifestamos > que no 
-falto ^ Espana en el siglo i6. la gloria de ver coloca- 
dos sus Medicos sobre las catedras masfamosas de las Unir. 
versidades de Italia. 

Del mismo modo pudieran ocupar digno lugar en ell« 
muchas obras de los Medicos Espanoles ^ que trahid^ 
a Italia, reimpresas, y tradiicidas algunas al Italiano sir- 
^t^ron-infintto para ilustrac esta clase de estudlos. Tres 
-^prestones se kicieroh en^ Italia en d siglo iiS. del lir 
^r0 del ihuy oiobte Valeoctaiio Juan Akoenar de im vei- 
'Merea , aliisqite affectiombus corporis bimtatd. La primera eft 
-Tavk ea 1510. 7 ][ las dos restantes en Venecia en 1535^ ' 
y li^Sv A(pi hubiera podido advertir Tir ab. que el Ita^ 
'^^no: Fidf de Sfaria^ Abad de Casina en &u tratado de 
<aquelia enfetmedad pnblicado en Napoles el aiio 1635.9 
ibace^ tfuits estimacion de esta obra de Almenar , que se 
xomo el trabajo de copi^la ,- bien que: sin nombrac a nues- 
-ft-0' E«paiidl :' StS quod fidan vix babet (escribe- Juan As-^ 
true)' Tractatus tile quern sibi asseruit Abbas magna Crucis^ 
"qftem pfS sws 'Dulgcaiif (»mo-%6z5' gftrntus y quantus esH 

niJiit 



icriptum^dc Morho GaUicQ^. Qf^are mirati isatii MotMf^ 
4HUUS impudtntiam nen jqueo ^ qui plagii crirmn nibit rtv i>* 
9fij^ altenutn opus ^ ^uodin mnium manitUs efat jft*r49^ 
-sit y ^ r^quasi juum usurpaverit supprtiSQ: JutMis nwh 
ne. (a) 

^ Igual aprecio nianife^o del gran Medvbo EspaSal AotO'- 
tiio de Santa Ctux el delebr^ pro£es6r de Mediclna ea 9sh 
duaHomobono Fisoni ^en su^obra 'Aeregimme mcigftOfuflt 
•nuxilicmm in ^:mati(mbus min'bortwi ^ ittipresa&a^ Padua jgn 
1735. Vease aqui como se explica el erudito Ab» 2iai<^ 
jrkaseh isu historia literaria* Esteir4tiad(iJ$edividfien4Wtro 
S)iserfactones ; ias ires primer as est an C0piaias^ pie ihh 
ietra del itbfo de Antonio 'Piume de Santa Cruas^JkJmr 
pedimentis magnorum auxiliarmnss: impre$o en Padua por 
^rambc^ti eq 1652. (b) Tan inentajosas se creen h h Md* 
-dicina las fatigas de nuestrps Mfedlcos del siglo 16. por 
4os Prdfesores Jtalianos del llustrado siglo if.> que nose 
*|ivergtienzan de presentarse adornados a la culta Italia con 
Jos despojos barharos de los Espaaoles. }0 si pudieKiB yol- 
ver al tn<indo (Auesttjos ^scritores del siglo 16,, j r^cobrior 
de muchds moderno^ los ricos irestido^ ^ cojQqiK estoa 
se engalanan ] Quantas Comejas desphiniftdas x veriao 
:expuestas a la mofa del pilblicoi 

Pudieran ifflitar los nie;icioaados JtaUanos la hs>nr»- 

dM 



mu'wmmimmmmtm^'^imm^mmmmm^mmmmKmmmmmmn 



(a) De MTorb. veocr. lib. vii, ^d aiu 16 is* 
t>) Tom. I. lib. 3. icap. $• 



diz de PedfO L«mk Medicd del $tgl(r i:^. ^rctfo^ pQ^ 
dk. ser mil k Italia Ift obra del fledica Esp&nol Lqis Lch 
b6ra > y por eso la traduxa en su idioma ; pero sin ocDlfair 
el nOmbre del beneiiierita Autor. Este es et titulo dplatra-^ 
ducdon : Libr0 de fas quatro efifermedades corHsanas ; . • • 
y de off as cosas utilisimas compuestopor el muy excetmte Doc^^^ 
tor Luis Lobera de Aviia y Medico desU Mag* y^c. tfaducido^ 
del EspaOol dk Italianopor M.Pedro Laura en Venecia 1558; 
De lamisma sxxttt^ FoUciano Marcina publico en Floren*^ 
Ci* el ano 1603* tradacido en Italiano el singular libta d« 
Bx>idriga Fonseca de ftienda valetudine > & producenda, vita* 

p'ero que Escuela de Medlciiia hubo tan remota que nQ 
H^pBseii a ellal^obras deLuis Mercada j y ^^ Francisc<» 
Va31es>.MecKcos de Felipe IL ^ allstados con razdn per Mu-^ 
sancio entte Ids facultativos mas insignes? (a) £s precis^ 
ser: del todo fbrasterc en las^ Biblidtecas medfcas^ para 
Begarkestos: 60^ Sspaool^ les prixneros asi^ncos eiatre 
Ids Medrco$ mas Uustres del siglo 1 6* gQue profundida($ 
de filosofia y de critica > y de eriidicion no se encuen-^ 
ttra en los^ escritos de Valles? Ociia reimpresionef se hU 
dei<m ea sola aqnc! ti^o en Espana y Italia y, y Alenj^nia 
dellibro de hcisi mamfeste^ pugnantibut apud Gaknum. Sm 
^6z librofe comrovwsiarum i!$^c. Su celebre Metbodus me^ 
i^ndi ydmdid&: en quatro'librosf sus comenrarios it^Kip^ 
pocfaxtg^t^tmy^EpidetUhn.y s^ di^r 



* 



•w* 



4»> Tabula ChronoIo£^r pag« 345. 



(too) 
rori ^ la prensa en' dicho sigib eri tarin^, Venecia > Had 
poles 3 y Padua. ^Con qu^ aceptacion no fue recibidai 
y reimpresa en Italia y y casi en toda Europa la preciosa 
obra de Yalles con el titulo : De Sacra Pbihsopbia .y sive 
de bis y qua scripta sum pbysici in libris sacris -^ Libera 
singular is^ ■ \ 

"■ Y dejando ctros varios Espanoles que aclararon macho la* 
Medicina con sus Escritos ^ no puedp meno^ de recordar el 
nombre de Juan Huarte , que consiguio fama immortal ea 
toda Europa con el pequeno libro intitulado EUamen de m^ 
genios, Luego que se publico en Espana le tradujo en Fran^ 
des Gabriel Chapuis ^y se imprimid en Leon en i5to« Ca^ 
fnilo Camili lo puso en Italiano > y lo publico en Venecia^ 
en 15S2. Otra traduccion Italiana hizo Salustio : Gratio e%^ 
fampada en Venecia en 1603. En Alemania se hicieron tres 
diversas ediciones latinas. Entre los sublimes elogios que 
hace de Huarte Escasio Maibr ^ uno de sus traductores la^ 
tinos y se halla este : Retraxit in avum nostrum y atque dfa^ 
tali veluti tneta revocavit ad lucem solutam illam opinandi /j« 
bertatem y qua antiqui sdpientes ( quos bac scriptione quasi 
in certdmen acuminis vocasse videtur ) ad intima natura adyta 
tarn felici y atque omni posteritati ptoficuo ausU pemtrarunt* 

De este modo esparcian los Medicos Espaiioles por tch- 
das partes 9 y especialmente por Italia copiosa luz de doe«^ 
trina y de erudicion y de critical Oianse con . admiracion 
sus lecciones en las Universidades Italianas : Sus obras 
se imprimian > se traduclan y se estudiaban ; Los UamabA 



(lOi) 

Roma para ser ciistodios de la vida de los Suihos Pas>- 
foces. Pero todo esto no ha bastado para que Tiraboschi 
les diera. parte de aquella gloria^con que ha hecho inmorta* 
les k ottos Medicos en su historia literaria de Italia. 

f . VL 
IT ALU A DSBIO A LOS ESP ANGLES EN EL SU 
' glo 1 6. algunos descubrimientos ventajosos a la Medicina y y 
, no paca. claridad de la que se difundio sohre el Arte Anar- 
: tomica. 

AL paso que casi todas las ciencias adquirian nueva cla«- 
ridad en el siglo 169 hacia tambien utilisimos progresos 
la medicina. Los Espanoles^ que como hemos visto> se fati?- 
*garon gloriosamente en Italia ilustrando los antiguos mae&* 
tros de la medicina ^ anadieroh nueva luz k esta ciencia con 
el descubrimiento de . algunps simples ^ que la experiencia 
mostro ser muy utiles al remedio de gravisimas enferme^ 
dades. 

Entre los descubrimientos Felices puede contarse com9 
ttl primero de que es deudora Italia k los Espaiioles el 
cocimiento del palo santo > 6 guayaco. £1 Seiior Abate 
ba juzgado conveniente atribuir esta gloria a un Medico Ita^ 
lianp y y excusar de esta manera la grata memoria que de- 
bia hacer de los descubridores Espailoles. Tratando del ce^ 
lebre Medico Ferrares Antonio Mu$a Brasavolo ^ dice : asi 
fue este el primero que introdufco el coCimiento del palo deln^ 
dfas. Sepaseque 20. afios ante? que Brasavolo publicase su 
iibro en que hablade este cocimiento: > le habian y^.in- 

Tom^lV. Cc tro- 



(202^ 

troducido los Espanoles en Italia y manifestando sus virtu*- 
des y y prescribienda el metodo de aplicarle en tratados Ita* 
lianos que se imprimieron en Italia. £l ano 1526. se balla- 
ba en Roma el Espanol Francisco Delgada ^ Presby tero 46 
la Diocesi de Cordova ^ quien escribi6 un llbro en Italiafla 
dado a luz en Venecia en 1529. con el titulo : De/ modo d€ 
aplicar el palasamoy (3c. Al fin de M se lee un Breve deCle- 
mente. VIL con privllegio para imprinurle. ^Como pudo^ 
pues^ Brasavolo en el ano 155 1« en que publico su libro> ser 
til primero que introduxo el cocimiento del palo santo? 

Anadase que Delgado nos refiere en el capitulo ^uinto 
de su libro y que el ezpresada palo se conocio en Espaiia 
desde et aiio i^os. > y en Italia desde el 1517^ Esto es con^ 
forme a quanto escriben de dicho palo Leonardo Schmat > J 
Ulrieo de Hutten ^ esto es y que en Alemaniia comenzo k 
usarse antes del ano 1 5 1 8v 

No fu^ solo la obra de Delgado la que did a cackoc&t el 
palo sanito antes que Brasavolo* Gonzalo Fernandez de Ovie* 
dodioal piS]>licdun libro en 1526. con el titulo: Tratad& 
iUlpalo Guayacano y que traducido en Frances se imprirmd 
i^nParK en 15 55* Este mism^habla I^rgamente en suhls- 
toria de la India del re^rido remedio y y del modo de 
usarle. Habiendo traducido esta historia Ramusio^ einser* 
ladola en su eoleccion y pudo iluminar a Italia sobre este 
importante descubrinuenta Siendo tambien muy pro- 
babk y que Brasavolo tomase de Oviedo el metodo que 
f rescribio para usar bien de aquel cocimiento. El enfstm^ 



(,dlc%X)yied6 ) dehe Mef vnn tazaen aytinas porta mdfUma 
for espacio de 20. d 30* dias ; y^l que qufera cur arse hf^n'^m 
la^ bade beber menos de zo.dias. En cuyo tiempe ba de guar^ 
dar mucba dkta ^y no ha de earner carnes ^ nipescados y sin4 
^eotamente casus secas y y en peea cantidad . . . « entre did hA 
dcieber otra agua cocidacon el mismo Guayacan. (a) Auti 
hay mas : en 153 5. se iniprlmid en Venecia el libro de Ni-^ 
col^sPoll^ Medico de Carlos V. con el titulo de curamorbl 
Qallwi /xer lignum Guayacanum dedicado *al Cardenal Mated 
; Lango. Al fin del libro dice > que aquella doctrina la tut 
aprendido de las experiencias que hah hecho los Espanoles 
, de las virtudes del mencionado palo« Podria nombrar otrot 
. suicfaos Medicos que escribieron de las virtudes del pal6 
aanto antes que Srasavolo 9 pero basten los ya elogiados 
para manifestar quan distante estubo el Medico Ferrares de 
haber sido el primero que introdujo el refer ido cocimiento. 
« Pero no es solo esce Italianp el que aprovecbandose dt 
los d^scubrimiento$ de los EspaSoles precende la primer^ 
j;loria. Alfonso Ferro Napolitano > Cirujano de Paulo III» 
publico en Roma en 1533^ un libro con este titulo : de 
0aruncula ^ sive pallo , qua- ceroid vesica inascuntur yi^c. Es^ 
. cribe en el proiogo, que; propone en aquel libro ciertos me*- 
dicamentos que habia aprendido por la larga experiencia 
J sojitaria meditacion. Y es seguro que el principal medi^ 
•amento que propone esta sacado en un todo del libro dt 

Cc^ Lagu- 



m^m^mmmmmm^/mm^mt^mmmm <mmmmmmt^ 



^} Lib* xo. c^p. z^ 



(^04) 

Laguna impreso en Roma en 1551. , j^ intittilado : ]\ieibo* 

1 dus cognoscendi^ extirpandique excrescentes in vesicas colh 
carunculas. Laguna con noble sinceridad da la gloria de 
inventor de este reniedio a un tal Felipe Portugues ^ quit 
en aquellos tiempos se habia hecho famoso en Roma ; pe^ 
ro Amato^ aunque Portugues > senala la gloria a su Maes- 
tro Alderete^ celebre Medico EspanoL Sea qualquiera de 
los dos el inventor 3 lo cierto es^ que no debio Italia el 

I descubrimiento de aquel util remedio al Italiano Ferro> 

V sino h un EspanoL 
: Otro descubrimiento igualmente util debio Italia y to-^ 

^ da Europa k los Espanoles; tal fu^ la ihtroduccion de la 
raiz U/tmada China. Habiendola Uevado a Portugal f h 
Espaiia en los primeros anos del siglo 16. ^ la dieron a co-ir 
nocer nuestros Medicos a los Italianos h las iiimediaciones 
del 1537* ^^^ ^^ escribe Vesalio en la primera parte de su 
obra de ratione & modo propinandi radicis cbina decoctiy 
impresa en Venecia en 1546. Al principio > como dice Ve* 
salio^ hicieron bastante oposicion k este medicamento los 
facultativos Italianos ; pero despues que Carlos V. en 1546. 
cediendo a las instancias de lot Medicos Espanoles > tO' 
mo el cocimiento de esta raiz 5 y hallo con el grande 
alivio en sus dolores articulares ^ se propag6 por todas 
partes la fama de este remedio. Se reputa un duicificante 
dela sangre rauy conveniente contra los males escorbuticos 
Mas tarde se conoci6 en Europa la virtud especially 
sima de la cortezade laQuina^ que nos produce el Pe- 



rft; Reyno mas provechoso a la huihaflidad poreste te- 
soro y que por las inmensas riqtiezas que han extrahida 
de su Potosi los Europeos. Conocieron los Espanoles cer- 
ca del afio 1633. la virtud de este singular febriJUgo en la 
curacidn de la Condesa de Chinchon muger del Virrey 
del Perd^ y por esto se llamo polvos de la Condesa. Des- 
pues le trajeron a Roma los Jesuitas ; desde alli se di- 
fundio por toda Italia ^ y en breve tiempo por toda Eu- 
ropa^ pagandose h, peso de plata. 

El descubrimiento del Chocolate merece entrar en el nu«- 
mero de los mas preciosos ^ que corresponden al afortu- 
niuio siglo 16. Las grandes ventajas que logran con el las 
personas dedicadas al estudio^ le hacian digno por la ver-« 
dad de ser recordado en la historia literaria ^ y aun de Ua-* 
marse con razon bebida de estudiosos. Por esto sin duda 
ha procurado Tiraboschi dar parte de la gloria de este. 
descubrimiento h un Italiano ; pues hablando de Francis* 
CO Carleti cuenta^ que fue a Sevilla a la edad de i8. afios^ 
y que pasados dos viajo a las Indias , de donde se res* 
tituyo a FlOrencia en 1606. Escribio varios discursos so- 
bre las cosas que el mismo habia visto en aquellos Pai'^ 
ses. En ellos es digno de observacion entre otras cosas y que, 
Carleti fue de los primeros que dieron noticia en Europa del 
Cbocolafe. (&) 

Si hubiera diciio que Carleti fue de los primeros qua 

die- 

mmmimmmmmmmmmmmammmimmmmmmmm^mmmmm^m^mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmma^mmmmmtti 

(a) Torn. 7* part^ i. pag. 216* 



dJ^^on^starriotlcia k los Italianos^ serf* una cosa siiiit 
derta, por 1g meno? no tan inverisimil ; peria detir qoe 
fue de Io5 primef os que comunicaron la noticia^ a lois Eti^ 
topeos> es poco meiios que borrar a E^paua del Mapa 
Geografico de £ufopa« Desde la conquista de Mexico xu<^ 
Tieron noticia los Espanolesde esta bebida Mexicanaqttt 
Qsaba Motezuma ; y de ella hace mencion Franci^o Lo« 
pez de G6mara en su historia de las Indias , impresa en 
Espana el ano 1553. y traducida despues al Italiano ^ y da* 
da alapfensa ^n Venecia el de 1560. Loscontinuos via* 
g6s de los Espanoles k las Indias ^ y de estas h Etiropa ea 
Modo elsiglo 16., dieron motivo de introdacir y perfi^^ 
cionar en Espana aquella grata y saludable bebida ; tanta 
que segun escribe Antonio Pinelo , (a) era ya comun '^n 
nuestr^ continente kcia el fin del mismo siglo. Pudieddo 
anadir ^ que cerca del ano de 1580. , ya se habian movida 
disputas sobre^uso ^ como se advierte en el libro del 
Dominicano Luis Lopez y Instructorium conscift^ciit > ira-^ 
preso en Salamanca en 1585. Y para que vea Tirab. que 
la noticia del Chocolate Uego h Italia antes del regreso de 
Carleti , «epa ^ que se imprimio en Venecia el afio 1590* 
tl expresado libro de Lopez traducido al Italiano por Ca, 
milo Cacnili. 

En suma g Como podia ser descohocida en Italia aque^ 
Ua apreciable bebida -, siendo ya tan familiar ^ntre los Es« 

pa«- 



panoles? ^No fiieron los ultimos aiios del siglo li. la der 
cantada ^poca en que con ocasion del dominie Espanol 
en Italia yse cotmmcdba su gusto, y camo suele suceder y que 
Jos si^ditQS se revisfm facilmentt de las inclinaciones y coSt 
iumbres dfi sus Senores y los Italianos Uegaron y digamosh 
4^fy A bacerse EspaOolesi (a) Con que si se consunico k lot 
Jtalianos el liial gusto de los Espaiiolesen las ciencias> 
gporqyae no podrk decirse que tambien se les comuni- 
caria el bellisimo gusto de tomar el chocolate? Si los Itav* 
lianos se hicieron por decirlo asi Espanoles eh el bufet^ 
del estudio > porque no se hicieron tambien Espanolea eo 
aquellos festivos bufetes en que se distribuye^ 
gl/ don salubre 

Delia gradita ttereggiante pasta, 
: . ■ Cbe a ricolmar le mattutine tavie 

Di Farmaco Saheo Messico tnandal (b) 
Fruto tambien de los descubrimientos de los Eapanow 
les en el siglo i6. fue el takaco y que ya se ha hecho^ 
Ian comun a xoda £u ropa* Si creem«^ "k alguhoa Medi- 
cos > debia contarse este haltazgo entre los ma» beneii* 
ciosos de la medicina y pues algtinos de eltoi afirman> quod 
vkes Nicotiana mfinita sunt y adeo ut jure Panacea Ams^ 
ricana nominari possit y & omnibus antiquis ntedicamentis 

fraferri ^at..:(c) Fero k) que conduce para la lusiofia 

lite- 



(a) Tonir 2* Praef. 

(b) Bettinelli cant. lo. al Conde Miguel FractstOTOw 

(c) Teientius ^' Faber , Columna in noti; ad cap. 51. IUk $« HSstr 
givat* Fraiicisci Hernandr 



Cio8) 
literaria es que el tabaco se tiene por util para las gen^ 
tes cstudiosas. Tomas Hurtado escribe a esie intento : Ha^ 
die pro Helkboro Tahacus introductus videtur y studiorum grur 
tia y ad pervidenda acrius y qua comment antur. Ingeniiacth 
men tali berba exacui existimant. (a) Y Moroffio dice : To- 
^acus Poet as facit y non vinum tantum. (b) No obstante al- 
gunos y k quienes quizk agrada mas el vino que el ta^ 
baco y detestan como vicioso el uso de este. Uno de ellos 
es el Aleman Etmuller que reprendiendolo en los Ita- 
lianos habla asi : Vitium hoc familiare I talis , quibus in usu 
est continuo secum gestare pulveres t abaci sternutatorias . • quo 
fit ut ipsi odoratum omnino perdant } ctdeo ut nos GermgrU 
CO solo odore pulveris T abaci sternutemus j I tali pulvere baus^ 
to non stemutant. (q) (*) 

Digan lo que quieran los Alemanes y lo cierto esy que la 
repiiblica literaria debe esfkr reconocida k los Espafioles 
por estos dos felices descubrimientos ; y a lo menos ea 
consideracion a este merito> tenian derecho a que se ha« 
Uase escrito el nombre de Espana en los fastos literarios 
del siglo 1 6. 

^Pero que honor no hizo k aquel siglo afortunadisimo 

la 



(a) Tract. 2. Resol. Moral, cap. i. num. 35. 

(b) Polyhist. tpm. 2. lib. 2. part. 2. cap. 42. 

(c) In Commentar. 

^ (*) Nicolao Monardes , Medico de Sevilla y escribio an tratacto 
de las virtudes del Tabaco , y de sus operaciones. No hace mf^n* 
cion de esta obra Don Nicolas Ailtonio , ni yo se en que ailp se 
public6 en Espana. Se halla traducida en Francis f h impresa en 
Paris eu 1572. ; coiuo tambien en Italianoi impresa en Genoya en 1578,* 



la asambross invencion de enseffar'a hablar los mudos^. 
obra del i^ustre Benedictino Espafiol Pedro Poiice? Fran- 
cisco Valles en su filosofia sagrada > Ambrosio de Mo*^ 
rales eii el libro delas antiguedades de 'Espana 5 y otros 
historjadores Espfanolesihablao con* adnliracion de este pro^ 
vechoso inventor ^ dandonos al mismo tiempo testimonio 
autentico de la acertada' execucion de aqiiel arte admi* 
table. Sin embargo a Qnes del siglo pasado > ^ y aun e^ 
el prdsente > han preteadida la gloria de. esta u;iltsima in^ 
vendoh los Ingleses , los Olandeses y Franceses , atribui 
yemtola' a Mr. Wallis , h Mt. Amman, y al Ab.D^Epte* 
impostura tanto mas osada quanto es mas indisputable ha^- 
bef sido iarentado efl expresado artepor el Espaiiol P6« 
dro^rflbnce mi el siglo i6.> renovado en el siguiente pot 
el:Espanol Paulo Bonet, e impreso en el afio i62p. Asi 
sef adornan lostextr^ngeros con las fatigas de los {!spa<» 
noles y insultandole^ despues ,. y burlandc^e de ellos comof 
de barbaros.' {^) No hac^n.esto nuestros literatos;; quie- 
nes con sobrada liberalidad conceden a algunos extrangeros 
la gloria de varios deacubrimientos celebres y quie fueroa 
-fruto de los desvelos literarios tde nuestros mayores; comft 
iia hecho entre' otios el; erudito Padr« Maestro Beoito Fiyh 
Tom. IV. Dd. j06/ 



>» i-H . ! ■■ I 1^ 



(*) Este es puntualmente el latrocinio que usan 16s extrangeros 

•on las obras de nuestros Autores : latr6binio~ que Bartoli llama re^^ 

finhda, esto es , ponerse a condenar de ignorancia y desecbar como 

•fehrei deU^icas dlos tnUmoSf de.quienes fomaron h^que tieneft 

de bueno ; para que mostrandofe esquivos de su doctriuaf 09 i^ 

^rea que la ban Jfurtado. Bartol. boxxtbre de Ictras part. ^2. 






joo en su dtsCurstt dein Remtr^doni^ lasrAriesr^ , ^ 
Con el estudio de ta Anatomis ilustrado y paromovido 
eif el siglo itf. 9$e esparciomuchs clairkladsobce Isme^ 
^cina* pe esre arte > coma de todos loi, denial ^ tfeiiefS la; 
primera glbrk los Italfanos en Ja iibtocia: literavitf del Ab; 
Tirab* Los descubrimientos que se bideron en ella y cast todor 
4e: (^bieron at ingenioy diligBncia de los Medico f Italuwosr (a)> 
Forimia es^^ qae aquel cusi tan oponxma y no» de^a lugat 
^ poder preta^Kfer la gloria: de d%tBi deseubirinx^to d^ 
bido al ingenta y diligjsnck dtlos^ Medicos £5paSoIe^.*.JSI 
mascelehrede iodps( dice el Abateyfueelde lacircik^ion 
dela sangrefy porhmfsrm qftefue eltaas cekBreyestatii^ 
ikn el mas dispufadf^^ 0f) gY setz po^ible- que sets duptite«f 
f8«s^ Smxo^> descubriinienta a safo^Hos MedibDS ]ifafiEuiQ$i> 
j| cuyo ingenio se debieroit casJ todbs^ ? Sobrado piasibb: 
€s ^ Y de tat suerte s^e h^ disputa ^ que no». lies' qmdia; Ivhr 
^r para poder pretenderlov. 

- Jl^^ ptimer& no £alt» quie^dioeV ^guir dbsenri^ etudSy 
tamente el Abate , que entre los^ Medicos y Filbsofos an-^ 
tiguos hubo* algunos^ qtre dei^ubri^poii lai drcufecion de^ 
<fe satire y y aui* 61 tMsaio^ iioisibta eotre estoff al mmor- 
^iMyp6CPates^ £it e^fiktb <{^efe»dbn atg^nos iofeirir^ dt 
ra^B explicaciones deesteFadredelaMediciaavFerO' lof 
Esp^ftotes-podemof «>licitaFes«a^l^ uno> de xwes^ 

iros aiiiiguoS' filbsbfb^f ^^ , , . ,, 

(ai> X<^m. 7V part; av paj^ 26V' 
^> Lo^. eft. pag. 4^" 



flit) 

. No. critera TJraboteW ^e. !iij gptx^ nm^^ JDucio Aiif 

]»»> Scqeca {3iue(ji^^$pi'>^^^^^^l^^ ^ ^$t@ de^cubrlinientp; 
ficcmtoiQ- £l |NEar4ui6$ 4q Argens ^ 4e $entir > que 
fib fttfe 4«p0JGbcSto i^§«nw^^ la droalBciow 4e Ja- sangre;. 
No qui#ro privar »1 Sefior Abate del gusto de i^er esUt 
ffSisagp twjxpmti&coh jmestro :Seneca. Lucrecioi escribe 
ei lijajrqufes de ArjgeDs ) »ajh^ fil iirUcojfilgsofQ que itustrJ^^^ 
ftfili^ : Mas \bpm>r U M Awi pfif^eer So^h^^ Mai^frffi ^ 
JS^on i . > .. Tenia Smeck mingmio grande , vdst0 y profm^ 
iAo\... Sus f$nsfim^nt9s noU(^ yileno deprc^ridad le bangrm* 
0s'ado la mhjMmn de todosjos bmkres dejiMcio . .. . Km ^s^, 
uMm^o jcdguno^sexM^ utUUims retophos A fd Fi^ 
Mica.jS^iinotM9dfirfm se ban &prwutt»d^ jponfifko de Ids fd^fls , 
j^ Jste antig^ ^ y ban pretimdido p Mgm ^u Jaudable 4o$r 
M$n^rfi y Jipul^arJas ^amo inuepasj. Me fi<mtmtarle conpro^^^ 

jffiljsegui^dp^obre }a jcirpsdai^cm M ia sangre^ (a) (*) Ha 
p^ileba 4el ultitno lant f\ dicbo lie Seoecar en el cap* 1 8«» 
A^lib* jfi/de Jas qucKiones jiaturales ^ donde dice : . Cor^ 

./. :^ - - • • \ Dd* ■ •: '<':':py0'/ 

■ - '■'.'. 

I •<») Hi^tai'ia dd =<8pSrit« Imiaatio torn. 3* ^ckrta 7. 

^^^3 No puedp menps de jmanHbstfr «n'«5te Juga^r el cc^nsuelo qpnf 
ittn^o .de ver que el Ab* XrampiUas iia encontrado ilustres campf- ' 
jbttos centre los Sabips 4e Paris en hacer riilculas Apologias 4e Se^ 
«fc^ En isl pifcseute agq de, ^77;^ ^^^ imfp^o^ ?^^'.?!*Fisjjig tpnfq 
^ue forma d conipl^meuto de todas las obras fle Seneca nuevamente • 
iiriuiucWas en Francis , eni^l qua! ift fiirtaiitb^Mr.'ttl5ierot -nos <« 
la hijtpria- y Applpgia ;d^ Ja rida y ^cscritos de este Fik^s^ofo, . JSi 
il Ab* Tirab.se digua pn algun tiempo.de leer .esta obra , haUarJ^ ; 
>astMti^.inotiyps de elo^ar ia moderacion de mi ridicula Apologia. 

« 



/^ 



pora nostra n6n aiiter tremunt y quam si spiritum aliqad chts^ 
sa conturhat ; cum timore contractus estyii venis turpentibtfs 
marcef y cum frlgore. inbibetur > autsub accessionemcursu sua 
dejiqitur. Nam quando sme irguria^ perfluit, i:^ ex morei pro^ ^ 
udit mllus €st tremor corpori. I 

c Pero dejando aparte los antignos 5 que quando mas nos 
i^jarop alguoa obs^ura noticia de la circulacion de la san* 
gre jt vamps k los modernos que pUeden a^rar/S la gloria 
4e haber sido los primeros descubridore^. Tresson los ita^i 
lianos que tienen pretensiones en este punto ^ RealdoCo-* 
Ippj Andr^ Ce$alpiiio ^ y el faihoio Padre Pablo SarpL 
I^a ojpinion harto coixiu0> y quepromue^en^ coq particu^ 
larid^d los lilgleses y atribaye tddo el honor al Medico 
Itigles Guillarok) Harveo. Siendo digno de considerdcion^ 
que asi Iqs Italiano^ coma los Ingleses di^utan aobte unai 
(C^sa que DO pertenece m ^ unos ni k otiQ^ y sioo a un Es^i 
p^ol; que eoa el pretendido. desciibrimiento hcibier*^ 
^ernizado su memoria y si no la hubiara hecbo detestably 
jCoA sus etrp^es eu materia de religion* Hablo de Miguel 
Setvffc ^ primero famoso Medical y despues HeregeAnti- 
Tonitario >.antWor , a.lo&tres Italianos^, y al Ligles. - 
Con efecto $i hablafnos del primero que haya alQrmado 
tiaramente la circulacion de la sangre^^ ninguno puede 
disputar este honor a Servet* En esto le ha hecho justicia 
fel Abat Tirab., puesdice: j^lmuy celehre Miguel Serbeti 
no solamente la admitid en m obra de Trinitatis erroribus im^ 
presa en Basilea en i^ii.y sino que bace ver que la sangrc 



^d desde el verifrkuh dstecbo & hi ptlJmaAes pormedio de 
la vena arterial d puknondr , y desde alii a la arteria ve« 
msa J d^mdepmiftcada del ayre que se irikrodue^i ^esjitrabidq 
del venlriculo ixqukrdo y el quaJ se Mata pararecibirlfl gm 
mas fdcUidad. (a) Ahora bien : supuesto que Servet escri- 
-bio algunds aiios antes qtie. Realdo y Cesalpino > y cbi) 
mucha anterioridad a Sarpi ^ y ^ Hacveo > no me pare<p 
ce que queda lugar k una prudente disputa sobre el pri<* 
iner descubriddr de este itriportante fenomeiia anatomico. 
I Pedro Monavio que estudiaba la Medicina en Padua el 
9^0 1576. y en oana escrita a Juan Craton Medico Cesdf 
veo' refieret , que iinial Pigafeta Italiano discipulo del in? 
signe anatomico Falopio > hallandose presente \ la emaxxyrt 
•mia del corazon humano^ y dyendo dispatar de lacitr 
colacion de la.sangre dixo: Se interea dum certius oHqmA 
ipse experiretur > Hispano tuidam Sectionis perito ossintiH 
mailej a f»a iliad. prodiium y per longissimas ambages y.& 
circuitus sanguimm in dextro cordis ventriculo praparatum y in 
sinistrum per pulmones duci. (b) Este Espaiiol de quien h^ 
bla Pigafeta< es cteiftamente Servet 5 y no Reaido ColOfii 
eomosopone el buen Alemka Scholzio > editor de las c^tr 
tas de Monavio 9 puesto que Realdo fu& Cremdnes^^ yho 
Espanol. £s constante que se encuentra en Realdo lamis* 
ma explicacion de la circulacion de la sangre ; pero con 
plagio- manifesto del libpo de Servet^ como ob^erva el 

Me- 



(a) Tom. 7. part* 2. pag, 43. 

4^} III colect* EpUtolar. Medic, epist. ao8t 



ffkfi^ IVj^h^ picobq Dou^as eri «a BibHotteaAmtomi^ 
ciav I^ tntexno jpuede 4ecirse ^eiotto Jtaiidiu) Andoes .C«^ 
Si^ipim y quien habiendo escriiro inuchos /rnqs jdespu^s; xit 
6i64rvet^ ^aU'lamiswia dire(xjio9delac^^ 4e'la 

^ahgre que de^ribid esxe Espsuldl ^ pero sia uami^rarlo^^ 
Aqui yeiQos ya y que el descubrimlento aoatiSorica iiias jbb- 
l&b^a $ef(lebiQ v9l'ingei»0 7 «]lli2;enciaide^.ua jVIedicb^^^ 

pant>t>5^- '.'-•• -: : '-' • ' : t" ^^ ::> 

•' 3em6jante ^6ste descubrimiesQto fue iel del^ffpa J^^rwo^ ' 
ittiUsim6 taoibien a la mediciQa ; porque faa dado itmch^ 
luzpara descubrir 4sl \origen deVarias ^enferinedades yj 
buscfar el remedia Tsstb^qoo fiste ' ^e debio al > iiigenio y 
dUigencIa de los Medico^ltajliaiQQs » n6 obstante qw $ele$ 
lAebierm casi to^s^ £1 graiiicte ingenio de la ci^ebre ^s^ 
jfic^U Oliya 4ie Sabuco fue A descubrldor de e$te secreto 
de id n^tafeza ;> oculto ppr tmtos siglos jk iosipas €jC:^ 
celentes^ingenk>5 dc los hombttSp Oliva «n su singular dbrt 
^ueva FUosofia dela n/zturahza del bombri^ ocnlta a hsgran^ 
t£^ filoscfos p jmpresa en Madrid ^n issS;. >entre mil des^ 
cubirimiemos curiosos anatooiicos nos jtustro con el del Si$^ 
c&NervitOy divulgadp despues por loi exttsaij^tios como finw 
to de su ingenio sublime y pensiador. 
' Mucho menos se debe contar ^ntr^ Jios descubfimientos 

Ana** 

j^aJimmtm^mm mmmmf^*^^ M <i W»^^i^^ tM. ! ' ." iii '.n iii : ii . ii j ■ I 'l i <i u ii i i i| < i jj . iiii« 

4.. Sin du(ia no tuvo «stas noticias 4e ^Scnrct «! M. Fcijo6 , pues 
<6oaw 4«4^sc» J 2* n. .18* ^firi^a cpQip i:os4 iuoci^^ble babex sido el 
i]i>yentOjr Andres iCesalpino ^ natural 4c Areuo ^ medico , y £lo«ofQ 
jfaoiosp^ 



iBxatdctiteos que se atribuyen laa Jtajiandi. on 9I re|e]:|(i<3r 
iigIo> el que hizo el insigne Luis Coll^o Pro&isor de 
AnaComia en U tftiiversidad de Valencia^ Satee yaria$ op^-^ 
wscmies Adatdmicas* que empt endio > dedica su pr iiicU 
pal tetudio k ej^cmnar m^udameof^ U adoiirafale c;&trq<^ 
tura de la cf beza haoi^itiu \Fruta de su mgenity y dijir 
.^ndis fab Ist invencioii del hueso Uamada Estriva $ qiie* 
&mi^ el orgaoa del pidcx Publico «ste £bliz b^ll^zgior g^9 
«I liblto^ EfMrraiioms itf Uhrum Qafen^d^ O^stktS^^ Offdita 
in fine ossium capitis for atmnuin > & s^um ir^sf ds0f^ 
th ^ impress en Valeack en- ^555^ Estbs^ tx&s 6&&s^tf^ 
ii^ient03 que hkferon I09 Espanolesi en ei sigta id> ^ pa%> , 
16m ser snfScknte^ pardf dtm&sU^t x^jMu s^biamfente % 
iipircado el . Ab< Titab^ aqiiet cai;r j|uanda di^^^^^^ que caaji 
tado^ los des<cubrii6i6nfos^ afiat^miGo^.se debieron fil ifi^ 
^nio* de losi Italikio^^ . 

^^^ • • » • 

': Dejop apaitterlas prefctisfones} que p^tedeir tetter lasp A|^ 
litanes^ .en orden h lbs pr^re3os.qpie\yzo ia« Anaiomlt^ 
fii& ItM£a; en siqirei' sCgk>^ siendb derto' que et Ffo^^Of 
fleas' fanK)9oso de este arte fue Vessalio*,. y discipulbs sOr 
j6^ Ids ma^ ce£$brea^ Anbtoimcos Icalianos*' ^leri|a que le 
imhtcha^M^act de octipiEcr lugar sena^Eida en la bi$^nf 
literaiia^ de Ii!ali& :: y que. \m dado^ x:»raisk)ngl: amena i^stof 
riadbr de hermosearlai^ com una; Anecadbta^ cwiosa^ que me-^ 

jrece algune rddexion.' : 

Kej&re puesi^ eJ Sr; Ab^ , que Vessalib paso ^ fo €3orre 

f8ol 



que hace mencion de Vessalio por la gloria que acrecentdt 
a la Universtdad de PadtM* .Con lo qual viene k suponec 
quetantos ilustres Espaooles coma olvida ^ no acrecent a-r 
rph gloria a las Universidades de Bolonia , de Padua ^ de 
Pisa > de Roma y de Ferrara , en las que ensenaron coi| 
tanta aceptacion tpdas las ciencias utiles. 

Entre estas puede cootarse el arte anatomica ilustrada 
notablemente en Italia con la luz que (ferramo sobre dis 
en Roma un profunda anatomica EspanoL Hallandose alii 
de Medico Juan Valverde observa> que las libros de Ana^. 
tojmia de Vessalio reputado por oraculoen este arte^ te^ 
nian ciertamente de oracula a lo menos la obscuridadr 
Por tanto deseoso de facilitar mas el camino para an es^ 
tudio tan util , se aplica k escribir en Italiano una obrs 
anatomica >quese imprimia en Roma el ano is6ovcaa 
este titulo : Hisforia de la composidon del cuerpo buma* 
no. Y para que todo el honor se debiese al ingenio y 
diligencia de los Espanotes y gravo las figuras necesarias 
k la mas clara explicacion de las partes del cuerpa hu* 
roano el celebre Pintor Espanol Gaspar Bezerra > que se 
ballaba k la sazon en Roma* No^ es la menor recotnen* 
dtu:ion de esta obra el haberla traducido en latin Miguel 
Colon k instancias de Geronima Mercurial ; cuya traduc-r 
cian se publico en Venecia el ana 1589* 

£sto es lo que practicaron los Espaiioles en el siglo 1 5» 
k fin de ilustrar en Italia todo genera de estudios ; aumen- 
Undo auevo honor a la literatura Italiana con obras uti« 

lisi* 



(119) 

lUtmas ya lattnas ^ yn Italianas , y. comunTcando k aquel 
Fa)s los descubrimientQs ma^ celebres pertenecientes k la 
medicina ; pero la recompensa de dstas fatigas tan pro« 
yechosas es verse borrados del catalogo de los sujetofi 
|)enemeritos de las letras en Italia ^ y oir afirmar en alta 
yoz 9 que casi todos los descubrimientos se debieron k 
los Medicos ItalianOs* 

LA MATOR PARTE BE LA CLARWAD QUE SE 

. esparcio en Italia sohre la bistoria natural en el sigh i6* 
se debid al ingenio y diligencia de los Espanoles: 
Ran parte de los progresos que hizo la Medicina en 
el siglo 1 6. fue efecto de los muchos descubrimientos 
qtie . se lograron con el estudid de la historia natural. £1 
av^riguar con molestas investigaciones y continuos expe« 
rimentos las propiedades ^ calidad y virtudes de los ve* 
getables 5 de los minerales y de los vivientes ^ daba 
fiueva luz h aquella ciencia. No se puede negar que los 
kigenios Italianos se aplicaron con fefiz exito a la histo- 
ria natural ^ como ii los demks estudios. Pretende el Sr. 
Ab. que por lo que escribe en la suya y se conocerd clara^ 
mente que tambien esta ciencia es deudord en mucba parte 
4 la Italia de la claridad 4 que ba llegado. (a) Con no 
menoF fundamento digo yo que por lo que eiscribire suc-« 
aintamente en este parrafo^se conocera claramente ser deu- 

Ee a dora 




Oi> Toxno 7. fart. ft. pi^. 2. 



(220) 

dora Ilalia k Espana de la mayor pdrte de la luz que sf 
esparcio sobre la mencionada ciencia. 

La restauracion de todas en el erudito siglo i6. co« 
menzo por la ilustracion de los Autores antiguos y pm^ 
gando sus obras de muchos errores con que las habian 
inficionado los interpretes y comentadores en los pasados 
tiempos de ignorancia* Lo mismb acaeci6 con el estudio 
de la historia naturaL Los primeros rayos que se derra* 
tnaron sobre ella se debieron k los ilustradores de Pli^ 
iiio ^ de Aristoteles y de Dioscorides. ^ Pero acaso cedie« 
ron en esta materia los Espanoles k alguna otra Nacidn? 
Desde el principio del siglo i6. obtuvo Fernando Nunez 
Pinciano la Catedra de historia natural de Piinio en la 
Universidad de Salamanca juntamente con la de *lletor!ea# 
Su critica ^ erudicion e infatigable estudio fueron tati 
utiles en la cbrreccion y exornacion de Piinio y como lo 
habian sido las anteriores ^obre Seneca y Pomponio Mela* 
. Comunicaba con su dmado y erudito discipulo Gine^ 
Sepiilveda las dificultades que hallaba en la explicacion dd 
algunos lugares de los libros de Piinio , y este manifes- 
taba sus dictamenes con tanta critica como ingenuidad. (a) 
Finalmente publico Pinciano a las irimediaciones del ana 
3^554* un tomo en folio con el tiiulo : Observationes in loca 
ohscura y 6f depravata historia naturalis C Plinii : obra 
que se reimprimi6 diferentes veces en varias Provincias de 
Europa* No 



mm 



(^) Veanse las cartas 45.-4$»-47* d^f libro tercero de Sepulveda* 



(221) 

No han tenido esta suerte las eruditisimas fetigas que 
9Dbre las obras de Plinio hicieron otros dos c^kbres £s* 
pailoles de aquel siglo ^ pues no han visto la luz pil- 
blica y aunque eran dignas de ello. Hablo de Andres 
Strahy ^ y de Pedro Chacon. El profundo ingenio y vas- 
ta erudicion del primero que tamo alaban Vives , Ma^^ 
rineo Siculo y y Scoto ^ no permiten dudar del merito 
de sus notas k todos los libros de la historia natural de 
Plinio. Todais ellas se conservan en un tomo en la Bi« 
blioteca Real de MadHd ^ y en la de Don Gregorio Man 
yans, Fue llamado Strany h Gandia por el Excelentisnio 
Duque Don Juan de Borja, Padre del girande San Fran-^ 
Cisco de Borja ^ y estando hospedado en el Palacio Du- 
cal y ^Uplicaba dos veces al dia la historia de Plinio il 
aquel erudito Senor y que quiso hacerse su discipulo. 

Tambien han quedado sepultadas las inmensas fatigas 
de Chacon sobre la historia de Plinio. Hablando Scio- 
pio de los mejores correctores h ilustradores de los anti « 
guos en su libro de scdarum y if sttidhrum ratimty quan? 
do Uega h los comentadores de Plinio y dice : Donee pr^ 
deat Petri Ciaconi Toletani Pliniusy qui superioribus annis apud 
Ludovicum Castellam servabatur y nunc ut suspicor est penef 
D.Joannem a Fonseca. El Padre Andres Scoto trata larga^ 
mente de 6ste vasto y erudito trabajo de Chacon afirmando> 
que si se publicase^ como es de desear : vincet omnium expec-* 
tationemy commendationemque meamy caterorumque ddeo in Pli' 
nium ad tunc diem iucubrationes Hermolai y Pintiani y Rbe^ 



(222) 

nsni y Oiknii y' CjJj ThUcbampiu (a) 

Mayores ventigas que los Comentadores de Plinio ^tf^ 
dujeron ^ la medicina los interpretes e ilustradores dm 
Pedaqio Diosc6rides. No esta menos obligado este celer 
bre. Griego a los Espanoles > que a los Italianos por los 
utiles trab^o^ con que glosaron sus libros^y los hicier 
ron faaiiiiares a sus respectiyas naciones. Hare comparaT 
cion de un Epaiiol con el mas c^lebre Italiano^ que el Ab« 
Tirab. propone cpmo su Heroe en esta materia ; y des- 
pues ^^ decidira si la luz que recibio la historia natural 
d^ los interpretes de Dioscorides^ se debe en gran parte 
a. Italia ^ 6 no con mas razon k Espana. ' ^ 

. Publico Pedro Andres Mattiolo Sanes en XS4S. su traduc* 
eiod de Dioscorides con los disenos de todas las plai^ta;. 
Los elogios que hace Tiraboschi de este insigne Medir 
CO y bastan para suponerle muy acreditado en el studio 
de la historia natural ; y tal fue en efecto ^ ^ se compara 
CQn los Italianos 6 con algunos Franceses. Lo que dk mas 
glooria al nombre de Mattiolo ^ y que le Uenarla de vanidad 
u pudiese volver al mundo^ es> que hasta en jiuestro si- 
glo en que tantos ingenios brillantes ban derramado co« 
piosa luz SQbre la histoxia natural los Jueces mas babikt 
d€ esta ciencia le tiemn todavia en grande aprechyy mir 
ran al Autor como una de hs mas diligentes invesHgaiores 
ie la naturakza > segun escribe Tirab. (b) En prueba de 

lo 



I I ' I I I I I ^ • M ■— ■^■m,—— <|» 



(«X\ Bibliot. Hisp. (b) Loc. cit« pag. 7< 



lo qual anade , baste um solo que puede vater pot mucbosi 
Este es el erudito Alberto Haller Autor de la Biblioteca 
Botanica. Confiesa el Srv Ab» que en medio de los elo« 
gios que hace Haller de Mattiolo , le reprehende porque 
fiandose demasiado de los Arabes y de los Escritores mo^ 
demos j no siempre ba consultado los antiguos. 
. . Para hacer ver si Mattiolo teodria motivo de desvane-^ 
eerse por el juicio que ha hecho Haller de su merito > pon« 
dp6 aqui las mismas palabras de este insigne Escritor > que 
Tirab. no ha tenido k bien trasladarnos. Tratando pues de 
Mattiolo habla asi: Arabumy fi? Nuperorutn led tone innutritusy 
nanperinde aut ieconditorum fontiutn cognitione valuit, aut 
cum plantis familiaris fuiu Quare mult a cum ab amicis expect 
taret y subinde pessime sibi illudi passtis est ; a pictare etiam 
sibi pnpositim fuisse ne ipse quidem dissimulate Passim etiamy 
ne planta veterum aliqua deesset y icones dedit jktitiat y ad 
veterum verba expressas* In universum tamen in posterior!^. 
bussui editionibus pulcbras dedit figuras^..S^ si caracterum 
nulla ei fuit conjectural Adjuvabatur collect itia nobilium vira'-^ 
rum stipe ; multaqueejus sunt merit a si cum Manarda y Bras-^ 
savolo y Ruellio comparaveris. (a) Pregunto ahora : ^se po- 
drk decir > que Alberto Haller miraba a Mattiolo comoun<^ 
delos mas doctos y mas diligentes investigadores de la natu-' 
raleza? £1 pre&rir k Mattiolo en ccKnpetencia de Bras* 
^avolo y de Manardo y de Ruellio y solamente sirve para 

de- 



-*^ 



(a) Bibliot* Botan» tom» i» pag» 298 • 



deitaostrartios el poco merito de estos Escritofes. Sslbemoi 
cfectivamente , que nuestro Aadres Laguna corrigio sete^ 
cientos errores que encontr6 en la tcaducdon de Ok>sc<H 
rides hecha por Ruellio. 

Ya he nombrado el Espanol > que puede compararse coq. 
el celebrado Heroe Italiano ^ y set xnirado como el mas doc--, 
to y y mas diligente investigaior de la nattsraleza. £1 famo- 
so Andres Laguna , de quien hemos hablado antes de aho-^ 
ra ^ emprendio la grande obra de su Dioicorides en el 
tiempo en que residio en Roma custodio de la salud de 
Julio III. y y mientras disfrutaba de su amado y delicioso 
retiro del Tusculano. Se aplico k ella prevenido de otrae 
noticias que le &ltaban a Mattiolo. 

fiien lejos de beber en las cenagosas aguas de los Arabesj^ 
aplico sus labios k las fuentes puras de los oriiginales grie-- 
gos> que con sumo trabajo desenterro de las Bibliotecas^ 
Italianas. Aunque era muy moderado ^ no se creyo en obli* 
gacion de seguir ciegamente las huellas de los interpret 
tes modernos de Dioscorides y y mucho menos las de Rue* 
llio f sin embargo de haber sido este Frances su Maestri 
de Filosofia ; antes bien despues de reconocida la obra de 
este^ public6 en el ano i554. Annotat tones inDioscoridisjfaC" 
tarn a Joanne Ruellio y interpretationem. Siendole famiUares 
las plantas por los viages que hizo por casi toda . Euro- 
pa y no tenia necesidad de fiarse de las noticias de sus ami*-, 
cos > y habiendolas dibujado el mismo evit6 exponerse k 
Us equivocaciones del Pintor. Conoda quales eran las ver- 

da-. 



dlderas figuras delas plantas que hizo dibujar Mattiolcr ; y 
quales las que este fingio ; y tomando las genuloas ^ desech6 
las &l$as. Instruido en casi todas las. lenguas pudo darnos 
en su Dioscorides los nombres de todas las plantas en diez 
idioihas diversos y haciendo de este modo utiles sus fatiga$ 
it todas las naciones , sin valerse de la industria agena ^ sino 
I^ara los vocablos Portugueses. 

Con estas preyenciones emprendi6 Laguna su erudito 
viaje de la naturaleza hasta llegar prosperamente al ter« 
xnino'de^eado de su apreciabilisima obra. No he podido 
averiguar en que ano se hizo la primera edicion ; pera 
sin dud^u^ . antes del j 560. en que fallecio. Don Nico« 
las Antonio seii.ala la primera en el afio 1586. , mas no pu^ 
.do^ serlo^ pues consta que el mismo Laguna publico su 
traduccion ; fuera de que Mattiolo i que murio en 1577*9 
la cita con elogio en una de las reimpreaones de su Dioff- 
cdrides. Solamente he conseguido ver la celebre obra de 
este Espanol de la reimpresion hecha en Valencia el ano 
1651. en un exemplar que conserva el muy erudito Espa- 
nol Don Rafael de Cordova y el qual por su generosidad 
me ha franqueado algunas noticias curiosas pertenecien* 
tes k nuestra literatura. Para que se vea el merito de la 
obra de Laguna y la honradez de su caracter > me ha 
parecido copiar parte del razonamiento que hace al lector. 
yy La orden que tuvimos en fabricar la presente obra 6 
,, Amigo Lector , fue la siguienie. Primeramente procu- 
>> ramos de buscar todos los codices Griegos de Diosc6ri« 
Iom.ir, ,Ff ' ,,des 



>^ des ansi ^stampados como escritos de mano y antiquisU 
j^ mos que pudimos hallar en Italia > y despoes de haber* 
^y los conferido y encontrado unos eon oiros hecimos la 
^j translacion sigiuendo los mas fieles y verdaderos de to-» 
^^dos ellos; y anotanda jtintamente en las margenes loa 
^> mesmos lugares Griegos^ a do quiera que convenia dis* 
^> crepar de los otros interpretes \ para que pudiese cada 
^> uno sobre la tal discrepancta ser juez. Acabada la tra* 
» duccion pareclonos ser convenible para que el fiuto de este 
» nuestro trabajo se comunicase k las otras naciones ana*-^ 
^r dir a la fin de cada capitulo seis 6 siete p y algunas ye^ 
if ces ocho , nueve > y diez nombres varios de ca\Ia simpler 
>> Conviene h saber el Griego , el Latino > el ArabJgo^ , el 
^> Barbaro > que es el que se usa por las Boticas ^ e! C^^ 
c^> tellano > el Catalan ^ el Portugues > el Italiano y ei Fran^ 
9> ces > y el Tudescor Ayudaronrae oportunaraente para el 
5> tal negocio con muchos nombres Portugueses > de los 
yy quales yo no tenia entera noticia , el Dr^ Luis Nunex 
,, excelente Medico de la Serenisima Reyna de Francia y 
^, varon raro de nuestros tiempos : y Simon de Sk)usaes- 
'37 p€jo de Boticarios , y diligentisimo escudr iiXador de lo* 
yy simples medicinalesr De mas de lo susodicho con los 
^^apellidos de aquellas plantas que suelen hallarse en la 
yf Europa dimos juntaniente sus figuras* y propias fbrmas 
>^par3 que porellas pudxese conocer cada uno las vivas 
•,, quando las tuviese delante* Para lo 4^^ hicimos dili- 
- ^> gentemente esculpir todas aquellas Bguras de nuestro 



j^ ftmigo Andres Mattido que . fiieroa jbifii ehtondvdas y 
^^.sacada$ al natural de las i^erdaderas ; por quanto no 
^ podian mejorarse : ^ las quales anadicnos otras muchas 
^> debujadas por nuestra indu^tria de las que ccmodraos 
^^ por la campana. Dimos uxc&Mn a cada capimlo «u ino-^ 
^9 taclon no tan prolixa que en&de ^ ni tan breve que d^ 
^^ xe jpor declarar alguna cosa importante ^c. <^ ^ 
. Pregunte ahora el Senor Abate i Alberto Hailer si po* 
dia dear otro tanto de 6u traduccionaquel Mattiolo ^quefuh 
Mtio de tos mas dioctosy dii^etites hvogstigadores de la iuxturaleza. 
: Fero todas festas fatigas ^n tradudr 6 ilastrar los anti- 
Igaos fflaestros de la historla natural ^ no Uegaron k ser 
de tamo provedio pajra la Medicine ^ 'Como «1 que !se le 
jiguiode los Escritof es de una nueva historia natural No 
podia faltar al .esclarecido siglo i6. la gloria de que ^e 
de^ubriesen mil iesoros que liabia tenldo ocnltos la natu« 
leza por una itifinidad de afios ^en los paises temotos de 
iin mundo desconocido, y que podian servir igualnlente par 
ara satisfacer la curiosidad de los hombres que para su be- 
neficio ; ni debia carecer E^ana del brillante tirtlbre de 
producir muchos Plinios laboriosos :^ y dillgentes ^escudri- 
iiadbres de esta nueva naturaleza ^ por decirlo asi. De aqul 
se puede inferir con quanta razon he dicho que fae obra 
de los Espanoles la mayor parte de .las luces que se pro* 
pagaron 3obre la historia natural en elcitado sigla La Di* 

Ff 2 vi- 

•f Se lia tenidd por oporttino copiar «ste pasage como se halla 
«xit.«l Autor origioal; impresion de Salamanca ano de 1566. 



\ 



yina Frovidencia que por su especial y adorable distineiofl 
escogi6 k la nacion Espaiiola para hacerla Seiiora de ua 
niievo inundo> y para comunicar k Europa los inmensos t$so- 
ros que tenia depositados la naturaleza en el senode los pue- 
blos mas incultos^se dignd tambien de proveerla de hombres 
insignes que fuesen instrumentos capaces de tan admirablea 
empresas. Did k Espana navegantes doctisimos que descur 
brieron caminos seguros por mares nunca surcados , y Ca- 
pitanes valientes animados del espiritu que se requeria pa- 
ra hacer frente a las inmensas aguas de aquellos Oceanos 5 y 
a los inumerables exercitos de barbaros guerreros. No se 
descuido tampoco de dotaria de personas ingeniosas % 
^plicadas y que k costa de eruditas fatigas investigasen la& 
virtudes de nuevos vegetables^ de nuevos minerales^ de nue** 
vos Vivientes y y comunicasen al mundo antiguo los felices 
descubrimientos; Todo esto executaron con acierto Gonzalo 
Fernandez de Oviedo Francisco Hernandez^Garcia del Huer- 
to^ Nicolao Monardes^ Cristo val de Costa^y Joseph deAcosta* 
Asi como los Italianos no fueron los ultimos en aprove^ 
€harse de las minas Americanas , asi fueron de los primes 
xos en enriquecer su literatura con las bellas noticias de la 
nueva historia natural ^ trasladando k su idioma los libros 
.de nuestros historiadores* La bistoria natural de las Indias 
escrita por Gonzalo de Oviedo la tradujo y e insert6 eh 
du coleccion de viages Juan Bautista Ramusio. £n ella se 
describen con grande exactitud las nuevas especies de ve- 
getables^ minerales > vivientes , venenos , contravenenos^ 

rios. 



(«9) 

fios^ fuentes ^ y otras mil particularidades que el mkmo 
pbservo en las Islas nuevamente descubiertas ; de modo 
que quantos: Italianos escribieron despues de Oviedo le si* 
guieroh como h Maestro. Lo mismo hicieron los France* 
ses desde que Juan Poleur tradujo al Frances ., y publico 
en Paris la referida historia en el aiio 1555. 

A exemplo de Ramusio comunico k los Italianos en su 
idioma Anibal Briganti las utilisimas obras de Garcia del 
Huerto y de Nicolao Monardes. Veanse aqui los titulos 
conforme se leen en la Biblioteca de Monsefior Fontanini: 
Historia de los simples , aromas , y otras cosas trabidas de 
las Indias Orientates para uso de la Medicina. Dos libros de 
Garcia del Huerto , Medico Portugues , con notas de Carh 
Clusio J con'otros dos libros de las Indias Occident ales de Nicor 
loo Monardesy Medico de Sevilla y traducidos al Italiano pot 
Anibal Briganti de Cbieti Medico. En Venecia por Franciscf 
Ziletti 15S2. Conocieron igualmente las demas naciones el 
meritode.la historia de Garcia del Huerto; y por esto 
Carlo Clusio la puso en lengua latina para la Alemania , y 
Antonio Collin en Frances para la Francia. Alberto Haller 
hablando de este instruido Portuguese escribe : Garciasdh 
Orto primus glaciem fregit y & naturam vidit. (a) La historia 
de Nicolao Monardes con este titulo : Historia Medicinal 
de las cosas que vienen de nuestras Indias , y sirven a la Me- 
dicina^ se imprimio en Venecia en 1576, Carlo Clusio la publi- 
co 



«■ 



(a) BiWot* Botiin. torn. x. pag. 333, 



(430) 

*6 en latin jfeii Amberes en 1574. : en Ingles Mr. Frarn^^^ 
ton en 1577. ; y en Frances Antonio Collin en X619, (*) 

Deseoso el gran Felipe If. de enriquecer la Eurojpa con 
los nuevos descubrimientos de las cosas haturaies de la 
America , envio al xnuy docto Medico Francisco Hernan-^ 
dez k investigar las plantas y animales raros que seha^ 
llasen en aquellos vastos palses desconocidos^ Quan dig-* 
no sea Hernandez de aquel glorioso titulo de uno dc Ibi. 
mas dodos y diligentts investigadores de la naturaleza ^ Id 
atestiguan los 15*10010$ con que adorno la Real BibiioHt 
teca del Escorial i bien que sorprendido de ia muefrte not 
pudo perfidonarlos ni publicarlos. De ellos dice el era-« 
dito Jesuita Frances el Padre Claudio Clement* Qfsi otfi^ 
nes libri y & commentarii y si prout effect! sunt , itarforent 
perfectly & absolutiy Pbilipus 11. 6? Franchcus Heman^. 
dez baud quaquam Alexandra ^ & Aristoteli bac in parte 

cede-' 



(*) El erudito Padre Maestro Geronimo Fcijoi que conficsa fre- 
quentemente con muclia sinceridad todo lo que los Espafioles tomaa 
de los extrangeros , podia recordar tambien para gloria de nuestra 
iiacion todo lo que tomaron en otros tierapos los extrangeros de Io$ 
Espanoles ; y no contentarse eon nombrar solamente al Padre Acostn 
en el capitulo de la historia natural del discurso segundo de las glorias 
de Esfana, + Dejando aparte las muchas obras de historia natural que 
hemo» insinuado ^ podia anadir el docto libro de Juan de Bustamante, 
de Antmantibus Sacra Serif tur/ee impreso en Alcaiacn 1595.1 del 
qual se aprovechb tanto el celebre Samuel Bocliart en su obra , que 
para hacerla pasar por nueva le di6 el titulo griego Hierozoicon, 

•f En este lugar que se cita puede verse tl elogio que del Pa- 
dre Acosta hace el M. Feijo6 , quien parccc haber sido el priniero 
que le Ilam6 tlPlinio del nuevo mundo* 



(131) 
eederenU (a) Pero no dejo Italia de cnriqueccrse en el si* 

glo siguiente con este tesoro oculto ^ imprimiendo en Ro« 
ma en 1648* y 1651* dos tomos en folio con este titulo: 
Fraiicisci Hernandez rirum Medicarum nova Hispani(e Tber 
Taurus ; seu Plant arum > Animalium y Miner alium Mexicano^ 
rum Historia , cum notis Joannis Terentii Idncau 
- EI doctisimo Padre Josef Acosta llevo a lo sumo la gib* 
ria de Espana en la ilustracion de la historia natural. Con 
razon se le llama el Plinio del nuevo mtindo. Se mere* 
cio este honorifico titulo con la bistoria natural y moral 
de las Indias y impresa en Sevilla en 1590. > la qual es cele- 
brada de todas las nacidnes. La Italia fue la primera que 
se aprovecho de nuestro Plinio , pues en el ano 1596* 
tradujo dicha obra en Italiano^ y se dio a la Imprenta por 
Juan Pablo Gallucio ; exempio que despues siguieron las 
4iemas naciones* (^) Las luces que derramo sobre el asunto 
^sta dignisima obra son bastantes para asegurar k £spa« 
na el blason que pretende Italia de deber^ele en gran parte 
la claridad a que ha Ilegado la historia natural* 

^Y qoantas mas obras pertenecientes a la misma histo- 
ria no did Espana a Italia en aquel siglo docto? Alfonso 
de Ulloa insigne literato Espaiiol > y tan benemerito de 
la literatura Italiana comunico a Italia la Filosefia natu^ 

ral 



fmtm 



(a) In Append, ad tract. Musei , sive Bibliot. inst* 
(*) La historia de Josef Acosta la tradujo en Frances Roberta 
Reynault en 1597- y se . reimprimio quatro veces. En lengua Flli* 
siCAca en 1598* En Aleman eai i6oo* En Ingles ^en 1604. 



rat de Alfonso de la Fuente , y /a bimria de la India Orlen^ 
tial del Portugues Fernando Lopez de Castaneda en Ve« 
necia en 1578. En la misma Ciudad se inipfimio en Itas 
ilano el aiio 1585. el libro de Cristoval Costa Noticia de 
ias drogas de la India j que tradujo despues al Frances 
Antonio Collin. 

Ruego k mis Lectores que k vista de este breve En- 
tayo de los gloriosos desvelos de los Espanoles en ilu^^ 
trar la historia natural tengan k bien hacer conmigo esta 
reflexion. No se puede negar que la mayor parte de la 
luz que se esparci6 en el siglo 16. sobre la historia na« 
tural con grande fruto de la Medicina^ procedio delas 
sabias investigaciones que se hicieron en el nuevo mundo 
descubierto. Tamblen es cierto > que casi todos estos des^ 
cubrimientos provechosos los debio Italia , y aun toda Eu- 
ropa > k los Espanoles. Sus obras las buscaban con ansia 
los Italianos ^ y las traducian a su lengua. En este supues^ 
to deseo saber ; ^ si un Escritor diligente de la historia li- 
teraria de Italia, queriendo darnos una idea justa de los prd* 
gresos que hizo en ella la historia natural en el siglo \6.^ 
de los medios por los quales fue conducida k una nueva 
luz , y de los hombres benemeritos por quienes se logra* 
ban estas ventajas , debia pasar en silencio todas las &tigas 
literarias de los Espanoles que dieron k Italia tanta multitud 
de obras celebres? ^Si debia callar que traducidas estas al 
Italiano enriquecieron la literatura de este Pais en aquella 
parte de historia literaria no menos util que curiosa? ^Y 



(my 

m en Itigar, de.esta podtdplrometersepersiiadir; que k Fas & 
tigas de los Italianos en el siglo;i6. es deudora en gran par-* 
te.csta ciencia da la claridadd que ha ilegadq.^ 
-Ci . .1. . ' ■. • - • ' i )•$• VIIL 

iiii5 Mi/ITfiM^nC45 NO FUERON T^RRENO DES^ 
* conoddo a los Espanoles. Estosfueron Maestros de los Ita^ 
f. lianos en el Arte Militar. . 

"T TNa de las muchas utilidades que se nos siguen de las 
-V^ bistoi^a$Ii$erarids es ]» de damos k conocer las va^ 
nas ^mudanzas de la literatura en las respectivas nacionest 
Unas. nOticias como estas contribuyen infinito para disipar 
iaa preocupaciones de aquelios literatos pusilanimes^ que sin 
extend^ ^a vista mas alia del siglo en que viven > preten- 
den. ertgir Tribunal >. y juzgar del . merita literario de las 
caciones por las obras que salen en su tiempo* iDesdicha« 
4a.Grecia si hubiera de examinarse su merit o literario en el 
'Tribunal ^e^esta clase de Jueces! 
t Esto es lo que acontece k Espana en lo perceneciente.a 
Jas ciencias Matematicas. No se ban cultivado estas en 
nuestros dias por los Espanoles con tanto empenp ni aprO'p* 
.vechamiento > como por las demas naciones cultas ; ya no es 
menestermas para^ ^mar dedsivasnente que« la Matonk*- 
Ilea es tterra desconocida a loa Espanoles. Estoy muy distan- 
te de querer adular ^ mi Patria > y de pretender adomar«> 
la con glorias que lio miSr^ce* T9mt)dco poedo menos de 
•jfecomendar la noble imparoialidad de algunos'de nuestros 
'Escritores ^ que confieaan in^nuamence lo que &lta al eA^ 
rp/w. /F^ Gg plen-3 



(434) ' 
plendbr literarid de Esps^a en elTiigto pre'^Miti ; y 16 :quft 

tiene que mendigar de los extranos. Pero quisiera que 
asi k estos como h los hacionales les reoordasen , que na 
carecio Espana ea otros tiempos>de lo mismo de que aho« 
ra estk menbs , provista ^ y 4^^ abtigudmente vdeir^iiai 
ron los Espanoles sobre.las hadones Extrangerisis aque- 
Uos tesoros literarios ^ que el dia de hoy mendigan' de 
ellas. 

Entre «tos Escritores ingennos e i^patcialeki debe con* 
tarse al Padre Maestro Feyjod 9 qtiieri &i el distiurso segiuiu 
do de las glorias de EspaAa confiesa ^ que quanta' ^an es^ 
crito ^n este siglo los Espanoles perteneciente ii la Marei» 
mktica*^ casi todo es copiado de los E^trangermf teoep* 
tuando la Astronomla^ ^(fe la qual £ue Maestro ';^e:toda 
Europa el Rey Don Alfonso. Si Espafia no hut>iera' xiad# 
por espaciode it. siglos^tro Matematico que este saplaa<- 
tisimo Principe y por grande qye sea el honor qu^ prbca- 
roll nuestra ixaci6n y no ba^tarla^ para con^arla emreilas 
cultivadoras de aquella ciencia. Pero si aquel erudito Es<^ 
critpr faubiese manifestado k los preocupados contra las 
glorias^ de Espaaa^ que las ciencias M^tem^oas ensahnuias 
-hasta el trono de nuestros Moubcsm y last^flsttvafon ze^ 
losanfiente los Espanoles cerca^de tires siglos como liable 
herencia dejada por el citad43 Rey , hubSera contribuido 
6)as completamente a la gloria debida k ximtsira^AKixm^ 
: No hay.duda qiie desde^el principio deif siglo. Ij^-se cab- 
- tfvdcon en Espana con grande ardor todas las ^ partes ile la 

Mate* 



C»35) 
MatemtitiCiareMalciales I Ik na^egadon. Pkjrtugal^fofe > 

gun hemos yisto> la escufila de Iqs iha$ famosos Argonau.ca& 

Loss : PlaaisferiOs ^ las cartas de navegar ^ y otr4^ muchos 

in^trismentQs nuavos fu^rpo friita del ixn^ex&o £spsi$ol. ' Los 

^caQcesesi^ que oi este sigla hanhecho ilustres progreso^ 

en estas ciencias > tubieron por M^estros h los Espanolas 

al fin del siglo xs^^ y: principibs del 16. ^us libros se imprU 

mian y e^tudiaban ^ eh f pancia. Las qbtas Matemaiicas de 

Alvaro Tomas^ de Piedro Onielo y dc Martin Silic^ $e 

dieron h la prensa en Paris al principio del siglo i6. En ellas 

se eosenaba la Arismetica 9 la Geometria > la Astronomla^ 

}0L Perspectiva y la Miisici. (^) l^li.excelente. Matemktico 

Vialenciano Geronimo Muik)2^> que en 1566. public6 en Va-^ 

lencia sus Instituchnes Matemdticas , vio traducido en Fran-* 

ces e impreso en Paris su tratado sobre los Cometas. (^*) 

La gran faoia de Oroncio Fineo Matematico Real en Pam 

lis no intimido aV valeroso Portugues Pedro Nunez > para 

que dejase de descubfir sus errores ^ como lo execut6 en 

Gg2 su 



i^mMnmmHIH* •* 



O Qual £u6 el estado . de las Matematicas eu Francia acia 
la mitad del siglo i6»,lo acredita bastante Carlo Bovilio en six obra 
Ac Geometria impresa' ^A' Patis en i$st* Este Autor escribe en et 
Prologo : Miror igitur ,, quod bos paulo ante annos celebre Aca- 
demice Farts tens is Emporium tantarum mercium non soluminopia 
elatiguerit , sed quasi ubera laciis expertia > (f ossa medulla ina-- 
nM^vUi babueriU 

(**> . Guido le Feure Preceptor de Francisco Duque de Alanzon^ 
hermanp de Enrique IIL Rcy dp Francia , publico en Paris en 1574* 
Tratado del nuevq Cometa compuesto primeramente en Espanol por 
Geronimo M,unoz Profesor ordinario de la lengua Hebrea i y 4f 
^ H^AHf^^Ml^ J^ ^ Universidad de Vai^ncia. ' 



su libi'o De erratis Ordntii Find Regit Mdtbemutum Zutetia 
Pfofessoris liber urns, impreso en Coimbra en iS46, (*) 
Las imichas obras doctas de Nunez que abrazan casi to- 
das lak partes de la Matemktica ^ le . hicieron reputar pocs 
igual a ios mas celebreis Matematicos de todo el mundo^^ 
segun escribe Vossio. (a) 

^ Bien se conoce quan familiares eran k Ios Espanoles lay 
Matematicas en el siglo i6« al advertir^que naestrosmaft 
distinguidos Filoso^ anteponian Ios dementos de aque« 
Has ciencias al estudio de la Filosofia. £1 ya celebrado Pe<* 
drO Monzo hizo el mayor esfuerzo desde la mitad del refe« 
lidb siglo para desarraigar de lasEscudlas de FilQsofial^ 
ignocancia de la Arismetica ^ y Geometrla. Pero aaa du^ 
iraba en Italia aquella Inveterada ignorancia en las Escuelasi 
Filosoficas 60. alios despues jde modo ^ que el Jesuita Bo* , 
lones Joseph Blancano 5 Profesor de Matematica en Parma> 
dice en elaSo 1615. y en su obra Aristotelis loca MatbematU 
ca ^ que la emprendia por ilustrar a Ios estudiantes de Fi* 
losofia que se aplicaban a este estudio enteramente destitui- 
dos de k>s coROCtmieHt6s Matemkicos } anadiendo: quo fit- 
ut exempia ilia Matbematica lucem rebus atiquando allalura,. 
tenebras cimmeriis > ut ajunt , umbris crassiores iisdem ^bdu-^ 
gant. (b) Confrontense estas palabras con las que dixo Mon?- 

z6 . 



(*) El Bolones Joseph Blancano en su Cronologia de Ios ccle- 

"bres Matemdticos , quando llega a iiombrar a Oroncia Fineo , aiiade: 

varia composuit ; legenda tamen cum antidoto Petri Nonnii de 

ErrwitiS Orontiu 

(4) D« Scieut. Mathem. clp. 45. ' (b) In Pr«n ad Ice. - 



z6 5o. anos antes : Jam matbematica exetnpla tarn mutta^ qua^ 
passim in opere Dialectico occurrunt non parvam difjicultateni 
fac^ssunt lectori. Acceditur enim ad rafionem disserendi , ar- 
tibus iUis ne a limme ( quod ajunt ) salufatis. (a) 

No puedo disimular en este lugar que aquel docto BoIo« 
vibs se gloria del utilisimo pensamiento de recoger e ilus-> 
trar los lugares matematicos esparcidos en las obras de Aris<- 
toteles , como si hubj^se sido el primer Autor de este eru* 
dito trabajo. For asp aiiade al titulo de s\i obra Aristote-^ 
Uea videlicet expositionis complementum bactenus desidera^ 
tunu Quiero conceder que no hubiese llegado a este sabio 
Italiano la elegante y erudita obra de Pedro Monzo publi-^ 
cada en Valencia en 1556. con el titulo delocis apudAris^ 
totelem Matematicis ; por no parecer creible que callase el 
merito de este Espafiol y que tantos anos antes habia der^ 
ramado sobre las obras de Aristoteles aquella luz que et 
Padre Blancano se lisongea ser el primero en haberia difun-i 
dido k sus Paysanos bajo el propio titulo> aunque con me-> 
Ros claridad y elegancia que Monzo. Pero no causa poco 
asombioque fue^e desconocida esta obra k un sugeto tan 
instruido ^ que nos dk una noticia cronologica de todos lot 
Matematicos desde el principio del mundo hasta su tiem-- 
po ; mayormej3te habiendo vivido Blancano k tiempo en 
que ( segun Tiraboschi ) se propagaban facilmente los libros 
delos Espanoles por Italia \ ttegando a ser,^ por decirlo asiy 

los ' 



!■■■■■■ 



|a) In Prasf. ad lib. c^mposit* Art. PiaL . 



hs ItdltafidrEspdAtfter. Tarnbien se pni?(?wi aSadir , que^lds: 
Kbros de los Espanoles se.voivieron Italianos* . 

^ Yfl es tiempo que tratemos de algtmosEspanoles. .que^ 
hicicron conocer . a Italia si} inteligencia eii la)i iciencUs M^k 
teinati6as. Uno de los objetos pertenecieiites a estasVy 
que m IS exercito el ingenio de los Matematicos del siglbc 
i^. 9 fue la deseada correccioa del Calendario Romano*. 
Entre los hombres doctos.que expresa Tuano habgr escri-s 
to sobre esta inateria > cita con elogio ai celebre Glm^s Se? 
polveda. Con efecto acia ei ano 1537. 6 3$. cp^P!^^^ ^Mi 
erudko tratado ds correctione atmi > & mensium Romanomm^ 
que 4edic6 al Cardenal Caspar Contareno. Don Nicdlai 
Antonio soUmente sefiala la impresion de esta obra que se 
hizo en Paris en iS47« i pero sin dada alguna se publica 
antes del 1540. ; pues entre las cartas de Sepulveda se ha-: 
llan dos del dicho Cardenal > que son la 25. y x6, del 
libro segundo^ escritas en Roma en 1539* y 40. > en h% 
quales hace presentes al Autor algunas dificultades acerca 
del mencionado libro ; y a ellas satisface doctamente Se-i 
bulveda en otra carta al mismo Cardenal > que es la 27. ^ 
donde confirnia connuevas razones su opinion sobre et 
computo Romano^ En todos estos Escritos se manifiesta Se^ 
pulveda profundo y sabio Matemktico ; habiendo merecida 
por ellos que le llaniase Scaligero bomhre doctisimo,(a) titulo 
con que le hour 6 Pose vino quandp habla de este asunto. (b) 

Diez 



(^a) De emendatione Temp. lib. V. 
(b) BiblxQU Select, lib. XV. cap. XlVt 



(^39) ^ 
. Diez anois antes dd periicionarse la correccion del car 
lendario bajo laproteccion del gran Pontifice Gregorio XIIL, 
xnereci6 el aprecio de este Papa Juan Salon Franeiscano 
natural de Valencia ^ por el libro de emendatione Romani Ka-^ 
kndariiy & Pascbalis solemnitatis reductione y impresp en 
Florencia el ano 1572. En el tiempo en que se fatigaban en 
Italia tantos ejccelentes Matematicos sobre este important^ 
punto.> fue tan bien recibida la obra de Salon > como se 
infiere de haberse reimpreso en Roma el ano. 1576* 

Hq se termi&o la grande enipresa de la correccion sin 
que interviniera en ella otro famoso Espaiiol j este fue el 
nunca bastantemente alabado Pedro Chacon ( y no Alfon- 
saiChacon Dominicano ^ como por error escribi6 Tirabo^r 
chit) qui en desde el alio J56S. habia dado a luz la ex- 
pUcacion del Calendario ahtiguo Romano. Gregorio XIII. 
jnsto apreciador de la singulir doctrina de Chacon ^ Iq 
nombro por compaiiero del muy docto Matematicp Cris- 
toval Clavio y/h&n dequeambos examinasen y perficio- 
nasen el sistema de correccion hecho por el insigne Italiano 
Luis Lilio ; en cuyo encargo se desemperio Chacon a 
gusto del Pontifice , como refiere Ghilino. (a) Y aunque 
es cierto qiie se debe Ja mayor parte d^ la gloria al Itar- 
liano Lilio i con todo son dignas de grata : memoria las 
eruditas faligas con que pusieron la ultima raano el cele- 
t>re Clavio y . nuestro Chacon. Pero el Abate llegando a 

tra- 



4^4. t-» . . r* . • M " • » 



(a) Teatro de los hombres literatos , torn. 2. pag. 214. 



(140) 
tratar de la correccion del Calendario, nos hace saber> 
que no hablara de Ciavio , ni de Chacon , porque ellos no 
'pertenecen a la blstoria literaria de Italia, (a) 
- Si Ciavio tubo en Roma un Espanol por companero 
'de estos trabajos literaribs , tanibien hallo otrd por conn 
petidor y rival en algunas disputas matematicas. Este ixxh 
el ya elogiado Francisco Sanchez tan sobresalience ma^ 
^ematico , como medico. Las contiendas literarias excita- 
das entre ambos sobre los libros de Euclides y dieroii 
tnofivo a Sanchez para componer un tratadito con este 
titulo: Objectiones y 6? crotemafa super geometricas Euclid 
dis demonstrationes y ad Cbristopborum Clavium. Si creemos 
-i Bruchero y quedo vencedor el Espanol en esta gudrra 
literaria ; pues asi lo afirma con estas palabras« Quaritus 
Vir fuerit in matbematicis scientiis in conlroversia y quam 
cum Cbristopboro Ciavio > inter primos artium istarum Pro^ 
fessores y aluit y demonstravit. Ita emm objectionibus virum 
' acutissimum pressit y ut quod apte regereret non baberet (b). 
En tanto que estos doctos Espaiioles no cedian en Ita- 
lia ^ los matemhticos mas insignes y ilustraban otros aque« 
Has ciencias en Espana y y trahfdas a Italia sus obras^ 
se trasladaban al idioma Italiano. Asi sucedio con la de 
Juan Rojas intitulada Commentarium in Astrolabium y quod 
Planisferium vacant y impresa en iSS^^ ^ 7 traducida al Fran* 
c^s y Toscano. Ignacio Danti Dominicano y uno de las 

ma- 



(a) Tom. 7. pag. 391* 

(b) Hisu Phil. lib. %. cap. i^ 



(I4it) 
m^ores niatemkticos de Italia^ no solamenfe se apro^- 
vecho de las luces que esparcio Rojas sobre la Astro 
ncHiiia^ sino que insert6 el tr^tado de este en su cfele- 
bre obra De usu , & fabrica Astrolabii , publicada la pri- 
mera vez en Florencia en 1569* • 

Es de advertir. que el Senor Ab. hace honrosa mencion 
de la obra de Danti , sin hablar una palabra del Planisr 
ferio de Rojas. (a) Podia este literato Escritor imitar la im- 
parcialidad de Apostolo Zeno , quien en las notas criticas 
a la Biblioteca de Fontanini copia entero el titulo del U- 
bro de Danti de la primera impresion > y es como sigue: 
Tratado del uso y de la fabrica del Astrolabio , con la adU 
eion dd Vlcfnisferio de Rojas. (b) Con efecto el tratado de 
Rojas ocupa toda la quarta parte de las seis y en que se 
divide la obra do Danti. Vease como habla de Rojas en 
el proemio al Cardenal Fernando de Medicis : Tambien 
Rojas (dice) sacd la mayor parte de su Planisferio de los^ 
Arabes , y principahnenU de un libra de instrumentos que 
vertid del Arabe al- Castellano Alfonso Key de Espanayy 
que bace mucbo ttempo se tradujo de la Ungua Castellana 
d la vulgar Florentina: cuya obra tengo conmigo , por ser 
0ste Planisferio de Rojas muy cdmodoy facil pat a hacercon 
il en todas las partes del mundo qualquiera operacion del 
Astrolabio , como por temrk unido juntamente con el Astr^ 

Tom. IK Hh /a- 



M«MMMIi«iMni 



(a) Tom. 7. pt^. 293, 
if>) Apostolo Zcno loc, cit. part. 2. pftg. 583. not. 2< 



hibio ordinario en aquel mtrumento que be formado para 
y* S. Ilustrisima , ©Vr. 

^ He aqui> de que luces ^ y de que instrumentos 86 sirvio k 
Ja mitad del siglo i6* uno de los. mas excelentes matemk- 
ticos de Italia. Las noticias e instrumentos astronomicos 
de los Espaiioles ilustraron y ayudaron k Danti para em- 
prender aquella obra > que ha eternizado su memoria ; ea 
jdecir el quadrante de marmol ^ la Armila equinocial y me- 
ridiana en Floirencia ; y en Bolonia la ctlebre Moridiana de* 
lineada por ^1 en el Templo de San Petronio ^ quie despoes 
perficiono Casini. Siendo de notar ^ que este gran matema* 
tico no parece que tubiese noticia de aquel famoso Plants* 
feria del Veneciam Fray Maura aplaudido de Foscarioi j 
Tiraboschi ^ come hemos dicho en otra parte ; y por jesto 
sin duda se valid del Planisferio del Espanol Roja$« (^) 
Tambien pudieron dar bastante luz a Danti Jas tablas-Ae-^ 
trommicas de Alfonso de Cordova natural de Sevilla ^im- 
presas en Venecia por Melchor Sesa en isi?* ^ y asimismo 
]a obra Astronomica de Juan Aguilera Medico de Paulo IIL 
ptiblicada en ls^^* con el titulo Canones AstrolabU univer^ 
sales* SI 



^itmittmmttmamma^lmmmmmii^mm^^itm 



{*) Ignacio Dunti habla ea vario^ lugai'cs de su obtsL Con grandc 
aprecid de Rojas. Eu el cap« 33. nds preseiita la labia para 'for* 
mar los relozes stgan las regla^ de Rojas^ £11 el cap. 34< ea- qu# 
trata cotho se forma la figura ie lai doce casai del Cielo : sena« 
lada la variedad de las opmiotie^ entte los mas d^lebres niatemk- 
Ikes » aoade: Sin etnbafgo ya dejando aparte ta muUitud de sus. 
Cfinione^ ^ pondri solamente con bfeVedad et modo mas. con/or^ 
me al gusto de Rojas j y que se fuede adaftaf (omodamente con 
su Planisferio^ 



ST 1>len fue:co{tt/6sa~la clari(kd qne esparderon losfift^ 
panoles sobre todas la$ partes cte Ja matematica ; puede de^ 
cirse sin enibargov (g[ueen la perteaeciente al arte de k 
^aerra^ no tubieron superlores en algtqia oua nation i dd 
€brma que ^sin vana jactancia^podremoa afirmar > que fae^ 
i:on eQ el maestr os de los Jtalianos. Dos escaelas instgi^ 
nea de este arte abrieron los Espanoles en el siglo i6A 
una en Italia bajo la. conducta de Gonzalo de Cordova 
cpnocido per el Gran Capitany de Pedro Navarre^ y de 
Antonio de Leiva $ otra en Flandesbajo el gran Duquede. 
Alva , de Fraqcisco Verdugo , y de otros c^lebres Gene^ 
rales. En estas dos escoelas se formaron los mas esforza* 
dos Guerreros que tubo Italia en aquel sigio y y que com^ 
pitieton la gloria de los antiguos Romanos ^ i^ saber el 
Marques de Pescara ^ el Marques del Vasto > y el in« 
jnortal Alexandro Farnesio criado desde nino en la C(M:te 
de Espafia. 

No logra mas aplauso al presente el arte militar del Rey 
de Prusia y imitado a porila de todas las naciones y que 
el que experiment^ el de los Espanoles en el siglo i6* Es^ 
te hizo tan faniosa como formidable a toda Europa la In« 
fimteria Espaiiola. Qualquiera pequdio batallon de ella- 
instruido por el gran Capitan y 6 por otro de aquellos va«^ 
lerosos guenreros y $e creia tan invencible como la forta* 
leza mas bien guarnecida, Oygase lo que refiere Guicciar-- 
dini hablando de la desgraciada Batalla de Ravena. Aban^ 
donada la InfantmaEspafhla de laCaballeriapeleaba conin^ 

Hha erei^' 



Bfeible demedo . . . eedianhs Infantes Italianos ; pero bahiendo 

acudido a su socorro una partida de Infantes Espafiolesp hsde^ 

tubo en la hatalla . • • . oprimida la Infanteria Alemana de la 

Espanola y apenas podia resistir mas. Pero babiendo buida to^ 

da la Caballeria, cargd sobre elhs Foix con gran muUitud de 

Caballos ; por lo qual los Espaholesyno tanto derrotadosy quan* 

to retirandosey sin perturbar en parte aigunasu ordenycaminan^ 

do a paso lento y sin desbaratar su frente y recbazando a los 

Franceses y empezaron a apartarse ... ^ no pudiendo Foix su^ 

frir que aquella Infanteria EspaOola se saliese casi como ven^ 

cedora y conservandd sufprmacion y se dtrigid furiosamente d 

asaltarla y y quedo tnuerto. (a) Esta es la disciplina y arte 

znilitar que pudieron aprender los Italianos de aqiiellos 

grandes maestros de la guerra > y bien lo necesitaban se 

gun lo que escribe el mismo Guicciardini contando la vie* 

tpria ganada por los Espanoles sobre los Venecianos en la 

famosa Batalla de Vicencia en 15 13.: memorable dice por el 

exemplo que did a los Capitanes de que en asunto de armas no 

c^Tffiasen de los Infantes Italianos nada experimentados en 

batallas campales. (b) 

No causo menor sobresako a los enemigos el uso de 

las minas que introdujo el celebre Pedro Navarro. No obs^ 

tante que hay quien pretende^ que habian hecho ya uso de 

l^s minas los Ginoveses elano 1487. en el si(io de lafor«-l 

taleza de Sarzanelo ocupada por los Florentinos^ el mali 

exito 



<a) Historia ^e Italia lib. 10. 
(b) AUi Ub. 11^ 



(HS) 
lixito con que las executaron y hizo olvidarlas. EI primero 

que supo valerse de las minas fue Pedro Navarro ^ tomando 
con ellas el Castillo del Vovo ; >J< con tanta reputacion ( di- 
^e Guicciardini ) y con tanto terror de los homhres ^ que como 
son mas espanfosos los nuevos modos de ofender y se creia que d 
sus minas no babria muraila ni fortaleza que pudiese resis^ 
tir. (a) Tambien en la Artilleria tubieron por maestro los 
Italianos k un insigne Ingeniero Espanol y que ensen6 la 
practica en una apreciable obra. Este fue Luis Collado 
Andaluz > quienenelano 1586. iniprimi6 en Venecia un 
crecido volunien en lengua Italiana intitulado : Practica 
manual de Artilleria 'y y lo dedico a Carlos de Aragon Du« 
quede Terranova. 

Dio entero complemento k este magisterio el noble D.Ber« 
nardino de Mendoza ^ cuyo nombre se hizo inmortal en to« 
da Europa. Con el designio de instruir al Principe de Es-^ 
pana Don Felipe y despues ill. de este nombre y escribio un 
libro precioso y aunque pequeno y del arte militar y impresQ 
en el aiio 1577. Como en aquel siglose extendian por Ita- 
lia los libros de los Espanoles y ixxh recibido con mucho 
aplauso delos Italianos^ yprocuraron hacerselo familiar. 

Por 



•!• Parece ha de ser el Castillo del Ovo en Napoles , famoso en 
la historia de este Reyno por haber renunciado en k\ la Corona el 
Rey Don Alfonso , en favor de s\x hijo , aun no cuniplido un ano 
de su reinado quando perdio la esperanz;^ de poderse defender contra . 
el Rey de Franc ia. Esta cxpugnacion fue en tiempo dt los Reyts ^ 
Catolicos. 

U) AUi lib. 6. 



/ 



(244) 

For ftna' taziOR lij^ii^yJ^Plsl ItaKana Satoitio Grp > ini- 

titulflndqlp T^V^H^y Prnctica 4e la guerra iems^re y math 

jima 4e/ ^Q^ -P^* Bernardino de MendQ%(i* El tr^ductor dcr 

.^iicp pu p^r^^l Duque df Mantes Dop Viq^nte (Jon2ig% 

y s? <?ip |i luz f n Venecia en i6q2. j esta obra, merocid 

^r cpntada en la Bibliotecade Fpntanini 9n?re Jas mas icor 

iebresque se traduxeron al Italiano. Perp lamemoriaque 

ie dpsdefian hacer los Italianos , la hacen- los deoaas exr 

trang^rgs que despues de el hao escrito del arte de la 

jguerra. : 

: Para que fucse mas digna del recto modo de pensarde 
la nacipn Espanola la escuela militar , no faltaron Es^ 
pfinPles miry ilustres que exisenaroii el .rnodo <Je combi-^ 
jiar las obligaciones de la milicia con las de la religion; 
combatiendo aquellas falsas ideas > que aun en nuestros diast 
ticnen mucJios de la profesion military como ^i fuerain- 
^Pmpatible con la moral cristiana, Don Geronimo Urrea 
dela Excclentisima casa de los Condcs de Aranda^ fe- 
cunda en todos tiempos de nobilisimos Heroes , que fue-» 
ron y son al presente >J< gloria y esplendor de Espana^ 
desde la mitad del siglo j<S. y en medio del rumor de las 
armas bajo los vencedores estandartes de Carlos V. publico 

el estimable libro del verdadero honor Militar. El famosa 

..•-•.■.., Al- - 



•)« : £1 Ezcelentislmo Senor Conde de Aranda , Presidente que ha 
sido del Real y Supremo Consejo de Castilla , Capitaii General de • 
los Reales Exercitos , y actual Embajjidor 4 la Corte de PaHs , se 
debe contar justamente por uno de los mayores heroes que ha pro* ' 
Aucido su gran casa. 



Alfonso de UlToa benem^nto por ottos titxilds <fe la Htd;- 
-ratura Italiana ^ no permitio que esta quedase privada, de 
aquel noble tesoro > con cuyo fin tradujo la obra de Uc« 
rea^" y la imprimio en Iialiano en Venecia en 1569.; de 
cuya traducdon hace mencion Fontanini. (a; Igual ulili« 
^ma ensenanza habia comunicado a Italia 50. alios an« 
tes el muy erudito Sepulveda con su elegante libro de 
bonestate rei militaris , sive de convenientia militia, cum cbris^ 
tiana Religions y impreso en Roma en 1535. " 

Pudiera anadir h la escuela milicar abierta por los EspanO" 

les para instruccioq delos Italianos^ la escuela de politica en 

que fberon Maestros de toda Europa el gran Fernando 

el Catolico^ y el inmortal CardenalXimenez« ^Quantos ^rO'^ 

fundos politicos pudiera citar que manifestaran al mundo 

entero quan floreciente estubo en Espana este arte y que 

se juzga nacido y cultivado en clima extrano? No se 

verla entre ellos un perverso Machiavelo , pero se verlan 

inimitables iitipugnadores de las perniciosas maximas de 

este indigno politico. Y supuesto que Tirab. ha tenido por 

conveniente dar lugar en su historia a los venendsos es« 

critos de Machiavelo ^ si bien con una justa detestacion, 

pudiera senalaf a sus lectores el efickz antidoto d$ qu6 £s- 

pana proveyo a Italia contra su mortal veneno. Tal fue 

cl precioso libro del erudito y elegante Espanpl Pedro 

Ribadeneira , intitulado el Principe Cristiano , i^t tradujo 

"■ • •■ -al... 



(a) Bibliot. tom^ 2« jpag. 362. 



al Italiano Scipion Metelo , y public6 en Genova impresa 
por Pavoni en 1595- con este titulo : tratado de Pedro Rir 
hademira ^ de la Religion y virtudes del Principe Cristiana 
sontra Nicolas Macbiavelo. (a) 

Ya es tiempo de concluir esta Disertacion que tal vez 
parecera a alguno mas prolixa de lo que permite un En- 
say o de Historia literaria. Fero puedo afirmar^ que la mar 
teria que debia caber en ella es tan amplia y gloriosa 
a nuestra Nacion ^ que todo lo que he escrito es como 
uri corto Ensayo ; aunque bastante para hacer ver quanto 
ilustraron los Espanoles en Italia todo genero de ciencias 
en el siglo 1 6 . ^ y quan dignos eran de una grata y ho- 
xiorifica mencion en la historia de la literatura Italiana* 

DISERTACION VL 

Vindicdse la memoria de diferentes Espanolfis 
ilustres que se hicierorh celebres en Italia en 
el Siglo 1 6. con el cultivo de las bellas letras. 
Como asimismo de otros que compitieron la 
gloria de los Italianos en las Artes. 

SI el Sabio historiador de la literatura Italiana no ha 
encontrado sitio donde colocar k los Espanoles bene- 
m^ritos de los estudios sagrados y serios en Italia en el 
siglo ; 1 6.^ ya se deja presumir como podia dar lug^r en 
su historia k los que ilustraron las bellas letras y las ar- 
tes en aquel Pais. Si habiendose engolfado en el Oceano 

de 



«•«■«* 



(a) Fontanim lugar citado pag, 35S1 



(H9) 
de los tfeologos , fiIo'8t)fos , medicos y matemkticos , h<ydesi 
cubrio tanta multitud de Espanoles inraortales , que fue- 
ron conduGtores de los Italianos. en aquellas aguas ; no 
4Ggiu$QFa ^dmiracion que siendo miicho mas inmenso el pie- 
l$go dd Iq$ ingenios amenos Italianos , se hayan ociiU 
xado h su vista algunos Espanoles que dieron no pequeno 
honor h Ips estudids ^ que hacen la gloria.de la megor parte 
4e ; las bellas letras. 

; Confieso qua todavia nd be tenido el gusto di leer el 
^tomo tercero de U historia literaria del Ab, Tirab. , ea 
£lqual hara la juste ostension de los Oradores , Poetas ^ 
Pintotes , Escultores y .Arquitectos capaces de eterni* 
zar la memoria de aquel siglo. Asi no asegurar^ hay a 
oimtido en dicho tomo ^ difaentes Espanoles que pue- 
fien pretender no $fr .olvi^dos. Pcro se d^'a presumit 
con fundamento > que no s^tk en esta parte mas afortutia-^ 
da lasuerti^ de los'Espalbles^ de lo que ha isido en loS 
otros tomos pertenecientes al referido siglo : tanto masj, 
que no debo creer que el Sr. Ab. quiera hacerse reode 
ima ; inconsequenciii culpable ^ qual seria colocar a algun: 
Espanol entre los cuhiv^dores de los estudios amenos^ 
teniendo tantQs Italianos de que hablar^ y habiendose ex«; 
cusado de hacer mencion en su historia de una infinidad 
de ilustrsdores famosos de los estudios sagrados ^ cQn eL 
pretexto de tener aun muchos Italianos de quienes tra« 
tar« A^ no serque qqiera hacerme el favor de confirmar 
con un nueyp ^ exemplo ..todo lo que he dicho en la pri-^ 
t^m. IK li mera 



mtsta Disertadon $ y k este fin manifestar que le ilnportii 
mas un Preceptor de Retorica , que todos los Maestros 
faiDoaos de las disciplines sagradas y serias. 

C6n razon puedo decir > que en todas aquelias paites de 
las bellas letras que trata el Sr* Ab^ en el totno segundd 
del siglo i&> observa escrupulosamente la costumbre an^ 
tigua sindar el inks minimo motiyode quexa k losgra- 
visimos Espaibles que olvido en el tomo antece<lente con 
iiacer ahora^ memoria de otros» Asi vemos que caUaen-^ 
teramente los Espanoles eruditos en las lenguas doetas^ 
los Espanoles que abrieron et camiho al estudia de la^^ 
antigtiedad ; los Espafioles tan benemeritots de la hbtoria 
lagrada comd^ de Ik profana* 

Yo pues vindicare primero la meniorla de estos Espa^ 
Holes otvidadb^ ciertamente por el Sr. Ab* ^ y despues la. 
de los otros> qoie al pireder m> hsJbiienXenido m^jor siserte*. 
Mostrar^a Italia t^e en todo gjenero de bellas letras re^ 
€ibi6 bastante luz de Espaiia ^ y que no estk debida- 
mente fondiada aqwlta gforiosa preeminencia que Tlrab*^ 
jj^retende darla en a^g^nos estudios. Lft jiisticia y la hbn-^ 
sdd^z que tanto resplandecen en la nacibn Italiana me 
hacen confiar^ que no se creera o&ndida de que yoin- 
tente vindicar k mi patria alguna parte de aquella glo- 
ria > con que sin grave fimdamenta ha intentada adornar 
fe suya el Sr. Ab. 

Para manifestar quaii distante estoy asi de aduTar con 
fekos elog^os k EspaSA > coma -de negaf k Italia los que 

' justa* 




^lo ;^e las bellsus iet/:as excfpmp I9 Poe^^ ^ueno tabb 
^en: Italia fispanoks qu^ pvi{li^ep i^Al^rsQ con los laiBt>- 
;sQS:P<|^85 que hici^pn sumo hopor « dtdio. Pcb . 011. aqw 
,>s^g^i 3it)i^n no/a]taron.Pqetgs Esp^M^deimrito mis 
..que xnediano f^!¥^ indicare ep el lugair cotrre^pandiei^. 
^Del niismo niQ4o dabe confe^r^ « qu^ pgir lo tocante & 
ias beUas artes fuero9 ios ItaUapos xme^tros l\Iaestros.Ga 
.fl citado tiecnpo, *iryienda de np popo honor li iiuos- 
tros ^ti6ces insi^es tib^bftt }Iega4o .4 c(»apetir.ea el 
(iiusmo siglo la gloria de $U8 ^aes^ros. 

.i04 ^SPjfNOL^^ JPUEDEi^ 4SPIRAR 4L TIMBRE 

^ ^ .^^ Restmradofres de las ietiguas Orientales qm ei\ 4b. Ti- 
\ rah. concede d los Itcdianos. Ellos fueron benemeritas ^en 
; Itaiia de la Uteratura Griega. 

L Ab, Tirab, se ha^ propyestp ^sQgurar k Italia ^ a« 
en el estudio de £as Ij^iigua^ Of ientales como ep Ja^ 
^emas cieocias ^ el glorioso titulo que en vano $e led^f 
j;)utara de Mai^tra d^ todo.el muada Yo aunque no ii^ 
tento eleyar k tanta gloria elmerito literariode Espafia^* 
j^edgr dispqtar sin enibargp a Italia .el titulo d^ primsifii 
lestauradora de las^^ lengua$ Orientates > y adornar con 
jsste timbre a mi nacion ^ int^rin no presents los Italia^ 
nos acerca de ; sps pret^nsion^s otros monQinentps mas 
cpncluyentes , que los que exhibe el Sr. Ab. 
Dos Italianps Regulares son en $q seiuir los que se pite^ 

Ii2 den 




itfh consider at toftto primeros restaur adores "del estudSo dt 

las lenguas Orientates, (a) Monsenor Justiniano , Obispo 

de Nebbia en Corcega, y Teseo Ainbrosio PaVfes , Ga- 

nonigo reglar de la congregacion de San Juan dt Letrait. 

No se i^cesita poco para merecer tan ilnstre titulp ; cfs 

de creer y que se. aplicariah h restaurar el estudio d6 

las lenguas orientates con igual empeno con que trabaj6 

iCn lo mismo dos siglos antes el celebre EspaSol Rayw 

inundo Lulio. Este famoso literato ^ miiy inteligente «a dr« 

xhas^ lenguas y recorrio toda^ b Italia y gran parte de Europa 

a fines del siglo XIIL y principios del XIV^ promoviendo 

por todas partes el estudio utilisimo de ellas. Ramam (es«^ 

•iril:^ Buckero) ad Honarium If^. P* M. circa afmum tihf. 

-pfojictus idem institutum Papa commendavit 3 ut oriental 

Hum tinguarum scbohe uhivis in Canobiis excitarentur.XJbi 

cum contemneretur y Parisios ^ Montem Pessulanum y Genuam 

petiH y (S Unguarum orientaltUm studium i4rgere capit. Coa- 

gregose entre tanto en Viena de Francia^ el Goncilio Gift*- 

iieral bajo Clexneeite V. y habiendose presentado Lufioii 

•aquella venerable asamblea y estimulado de zelo por la 

Mligion y expuso las grandes vent^as ^ue rectbirla e$t4 

del estudio de las lenguas orientales. No fueron Mruc^ 

tuosas sus instancias^ pues a ellas se debio el I>ecreto oc-^ 

favo de aquel Concilio > en que se mando que las Uni ver^ 

sidades de Roma > de Paris ^ de Oxford ^ de Salamanca 

» > « ^ 



warn 



^'**-*-**"w*«»"^J|lMrtP'"HWPPi*W<W'*^^ 



<a> Tom. 7. pag. 37^. 



"fdJi Bo&)nia ie' pro'^yeBen de imtetros catoKcds^ que 
cnsefiasfen lasknguas hebrea> cald^a yarabiga. He aqui 
un ilustre Espanol que puede censiderarse por el primer res- 
-taiirad<Sf d<^ l&s lenguas otientales en Europa. 
' Pero Tirab. habla de la restauracton^de ellas en el si- 
<glo i*^. y y cree poder atribuir esta gloria en primer lugv 
k Monsefior Justlniano ^ por habemos dado el primer En^ 
Myo 4e PoUgtota que se vid en Europa ^ con el Salterio 
qua(frilingiie impreso en Genova en 1516. (a) En este pa- 
sage de la historia literavia le hal racedido al Sr. Ab. lo 
misnaio que en otros^ y es no haber podido ocdltar ei 
fihisimo artificio de que se ha valido para dar k Italia 
la pMknis^AdA en todo genero de estudios; Sabia bien 
•que-el im^nime consentimiento de Earopa confiesa: debersd 
^ Espafia la primera Poliglota } sabla tambien que deadt 
ffr^fno 1502. se fatigaban en Espana diferentes literatof 
^ruditi$ittf<>s^ en Jas lenguas orientates acerca de la mag- 
liifiea ' edi«i<»i de^ la i Biblia y bajo la proteccion delinmofr 
tal Gardenal Xtmenez ; sabia que antes de publicarse eii 
Genova el Salterio de Justiniano ^ se habian ya impreso 
«i EspaSa 3« tomos en folio de aquella grande pbra\> quf 
ie finali2;6 ilcia la mttad del afio 1517* Nada de esto igna> 
raba , pero al parecer sabia tambien , que la Poliglota di 
Ximehez no se extendi6 universalmente hasta el ano 1520* > 
Ml que Leon X. expidio el breve para ia publicacioib 

« < > 

4^) AlU pag. 374. 



tip ,fa^r.ifec»stfr.«it\p9fea.c}^ htM^ 

igvos dlblasohde priaierbs arqutfectos en demote «l«mv* 
-luoso edi^ibio de ia pHmer^ Poliglot9^ 

Este es eNrw can q»fe ija<ie Qompwflceoiginpictf.i.lto. 
Iknba:|srim^ «n i«s empt€59s rlitel^rias^ No: '^p^eeerli tal 
isnta mstatrracion de I05 lengu&sroriemales^^-si al. mintip 
{iempo que se pone delante. el Solterio de Ju^tiniana impr^ 
so en 1516. » 00. se^pmitiese. que h9bi«. ya^ I4* an03 ^ue 1q9 
^i^pafloles J:)i6n .prpvistcas de b ili(eiig$»Qift de a]q[U£U»le|»- 
<guas ^. habian emprendido d jriiagm&co: trabajo de Uns^]^ 
itera BibUa PbligbU ^ de la ^ual tentitn in^i$sosH(r^ o 
^uatra tomos en el expresado ano* Todo esto le con^tabu 
±iien a la £utopai>.auQtque oo iiubie^e . vist^:{Q||^v[0.^ai|ltth 
Ua £|itBOsa. obra« Loisabid: h Italid de.un iQCudo paiticiiteiw 
porque Leon X* deseoso de contribuir a la petfeOciod" de 
una obra tan mil k la Iglesia> habia<;nvi«do..al; Cardeii% 
Ximcnez algnnos codices de la j^bltoteclt l^tecanii:>;:}ri «I 
aismo Cardeoal con el diip^ndio de'4<i ^le^uid^Xs de 0^ 
habia co'mpcado ds algunas Ciudadea de Iialla ^iete codi- 
ces Hebreos. De aqui es qae toda Eurdpa h9 reputado sjeni- 
pre por pmnera la Poli^^tta Cdn^utease.. En el. ^ptirnr 
to 0(1 possHvamThe(4(igiamMp P^dfo A^nq^Oo ^ reidippre^Q Qg 
Venecia en 1744* j se. lee': Omtmm prima ea fgt ^ i^Mm^^r 
tuor Unguis. > latina videlicet ^ graca , bebrmca y & cbaldat- 
cafnagnissun^ibM ^ & s^mm9 dUigentia Qon^Juti sub L^or 
n&X^ R* P\ anno 15 15* in iucem dari curavit S. R. E. Car^ 
4inalis%imsneus. 

.... No 



No obstante Ift dicho el Ab. Tirab. itftenl* por tlos 

ces persuadirnos que a Italia es i' quien debe hi Europa el 

primer Ensayo de la Biblia Poliglota y y 9un:tap(t^ tote^^ 

vez y que JiBtiniano did k Ewropa los primems Em(^os df 

ids tenguas orientates, (a) j Pero que caso hizo la Europa 

de este decantado Ensayo f g Sir vidporvenrura para resii-* 

citar e! estudio de las lenguas orientales ? Notese lo que 

el mismo Autor escribe en el ano 1535, , paisados ya rpt 

desde la impresion del dtada Salterio* PafenigijJ(?/»e ( dice 

Justiniano) que esta ohra debia tener mucba aceptaclon, y masi 

que mediana gonancia y la qual pensaba destinar dl socorrot 

de cdgunos patieraei mios necesirados ^ danda skmpre par se-- 

gmo que aquella tendriagran despacho *»* wperarquedb burial 

da mi credulidad y parque la obra la alabaroti Udos y y sin 

mibargp la dejaran reposar y darmin (b) Vease aqui el 

mucho fruto del S^lterio qaadrilmgue y que ispposaado y 

duiniTenda restauraba en Europa el estudio* de las Iengua« 

orientalefr 

jDirk acaso el Abate qi» la Polfglota de Ximenez quedo^ 
igoalmente sepalrada y dormrda? Oygatnos coma seex-j 
plica el gran Felipe H^ JBsite PriiiJcipe en carta dirxgrda ai 
Duque de Alva en 1569,. recomendandole la noeva y rhag^ 
nifica edicion de dicha Poliglota y habia de la priniera ira- 
presion hecha por el Cardenal en esta fbrraa i. In tola pas^ 
Sim Europa ita feliciter dtstracfum est y ut bodfernodie non> 



(a> Tonir 7; part. 2.. pag; 375*. 

(b> AnnaL de Geuova libv 5.. fag., agj^^ 



M6d0 hoff vencHe allcuhl exbibeatar^ sed ut' ntunus quidem 
illorum apud quos est ; ut ee careat , aliquo pretio adduci 
fossil, (a) Esta siierte feDz tubo la Poliglota Goinplateii» 
ise ^ con )a qnal no busco el Cardenal Ximenez su propia 
g^nancia^ antes gasto en ella cinqnenta mil escudos d6 
oro : ni pretendio grangearse aplauso ^ sino hacer un grati 
servicio a la Iglesia ^ promoviendo el estudio de las len* 
giTas orientales ^ y de las Santas^ Escrituras. Estajue efec^ 
tPvamente ( escribe Monsenor Flecbier ) coma unasenai. que 

« 

despertd los antmos para estudiar la religion y y para aUmeth- 
tarse de la doctrina de la Santas Escrituras. (b) 
- £1 segundo Italiono restaurador de las lenguas orienta- 
les fue Teseo Ambrosio Pavfes : Mientras que Justinano^(du 
ce Tirab. ) daba d Europa los primeros Ensayos de las lenguas 
orientates j otro doctisimo en ellas escribia el primer o las reglas. 
de gramatica ; bablq de Teseo Ambrosio. (c) Este sabio Ita-^ 
liano cdmenzo en el aiio xs37-a extender en Ferrara los 
preceptos de gramatica de las lenguas orientales.^ y des« 
pues los imprimio en Faviaeft 1539. Justtnano daba los 
primeros Ensayos de aquellas lenguas en 1516. ^pnes como 
podiSi decirse que mientras este daba los primeros Ensayos^ 
escribia Tesreo los preceptos? 

^Y sobre todo con que fundamento pretende el Sr. Abate^ 
que Teseo Amhxosio fue el primeroqtieescribid Jos preceptos 



<a) Bifaliot. Poliglota Antuerp. torn* i. 

(b) Historia del Cardenal Xim. lib. x, pag. 6 it* 

(c) Tom. 7. part. «. pag. 575, 



^ gr^tnmtica de lAs kn^uas orient aks\ ^Noes acasoMama 

coble de estas ^ y la mas util la hebrea? Ahora bien : 'ia 

afios antes que Te^eo^ escribidy publico los:,precept<;^ 

gramaticales die ella el .EspaoQl Alfonso. Zamora > y junta*- 

mente un . Diccionario hebreo y qaldeo: tckbuLesto fiirnu 

el segundoJottiQ d^ la Poliglota de Xinaenez, que s9 

imprimio en 15^5. Adviertase lo que ejcribieron los Es*. 

Tpafioles acicrca de . dichas le^iguas mu(?hos anos antes, .qui 

aqueldoctisimpltaUanOy segQn 9e lee en. el prefacio del 

e^presado toiOQ §eguridp. : ^pposita deindeest l^endorum: 

bebraicorum cbaracterum arsy instruction una cum ipsa, be^ 

bra$<e linguct gramfnatica^ > e,^ stimmi^ipsorum auctoribusac^ 

(Wratiisime colk^ffi x atqu^ eo orpine di^sta y uf nuUibi ( am, * 

certa iitqiMn pof^cisnynis } praceptons opera desiderari posse 

videatur. Et quoniam in bebr^eo y cbaldeoque idiomate di^iii 

ks cpgnitu sunt primitive dictionum origines , ad ipsf^umde^ 

rivativorufn poitHifim , per 0iwn necessarii^i opera pratiuvi 

4tiam visum esh pracepta nonnuUa bac de re adjungere.Jtio.se 

contentd Zamor? con estas utilisimas fatjgas perteneciear^ 

tes a) estudip de la lengua hebrea , si no que en 1526. pis^ 

blico segunda gramatica mas sucinta , facil y clara , co^ 

mo ^1 rtiismo dice ^ acompaiiada de un breve tratado de I^ 

prtografla hebrea. De;spui9s de esca abundante' luz , espatcH 

da sobre el estudio de aquella lengua , no le fue dificil al 

gran Belarmino arreglar la gramatica hebrea tap justamrate 

alabada por Tiraboschi* . 

Hasta este punto h^bian promovido lOa Espanoles el esh 

Tom^IV. Kk tudio 



tudio de la lengud mas noble entre las drientales ^ antes cte 
xecibir de tquel pretendido primer Maestro, los preceptos 
cgramaticales de ellas. Desde el aoo 15 14* habia fundado 
en Alcala el Cardenal Ximenez el insigne Colegto Trilmgae> 
tlonde se enseilaban las lengaas Latina y Gf iega , y Hebr^> 
a las que juntaron despues unos 6l estudia de la Caldea> 
<:omo hizo el ya celebrado Cipriano de la Huerga ; y otros 
ia Caldea y y Siriaca como el famosO Arias Montano > f 
jel doctisimo Martin de Ayala» Pndiera ckit un sin nume- 
to de Espanoles muy versados en ^udhis knguas > lo qual 
-acreditaron con doctisimos Escritos. Pero baste decir y que 
<:asi todos los celebres Expositores de iai Ssgradas Escri-* 
turas y de quienes hemos hablado antes de ahora y fueron 
inteligemes en las lenguas orientales* Enuna palabfaL y ea« 
tonces podra pretender el St. Ab. Ia primacia para su Na» 
cion en estas^ quando nos exhiba otros dos documen- 
COS del estudio de ellas entre los Italiano^ del siglo i&. 
tan utiles a la Iglesiia y a las sagradas lepras > como Id 
&eron la obra que presento Ximenez k Leon X» at prin^ 
cipio de dicho siglo > y la que present^ a Gregorio XIIL 
Arias MontaDo en el ano 7^2. del misnio* 
X . Uno d^ los monumentos que nos dieron los Italianos 
del estudio de la lengua Hebrea^ fuela obra del Fraa^ 
jciscano Pedro Galatino > dedicada al Emperador Maximi- 
iiano coti este titulo de Arcanis caibotkie vmtatls ad^ 
versus Judceos. Ella hizo honor i su Autor y ^ su Pa- 
maiy mientr^s estubo encubierio el vergonsioso plagto coa 
i 1 • que 



quQ Gils(itv> se h^iA fpro^echido d^ b eniditiiiaisi oiiraij 
que <ip% $i^los aB&ei l^ibk eiSrCrilo el c^ldbse Doitiiocpd^ 
i«> S$raerlQi«^9i Rd)!mu«i4}(» Mtctinr tn^talada} l^feJR^Ukif 
cQti^ra' jMdasos- JS^U ^^rjSLi m s$ h^bkfJDechocpiQUics) p» 
siecSo de la Imprti^a- qtmiidd Gtiatioo oompibM lar ^^^* 
erey^ido por wto pcMlerae' enciqueGer €Ofi ias'&(tiga$ito 
OQroiS^ da temof dft ver d«soiU>teRto elatrcvicla button 
Pero no le salio confoDne se imagijM^A^ ^i^^ elemii^ 
pftd&por hombres fetudifios li 6bra iIe:Marciii> oondde- 
ton el plagiQ de Galatiao ^ 7 le hicieron patente imprU 
mienddla. Jofhihi est (escrihen los Autores de k Biblio^ 
tec« Qominic^oaj) turn ehditi anmtavezuM Petmm-Gfllatf^ 
mm ^^nitm fartem > & potissirium Fugkmis fidei defi^ 
rasse , & in suum d€ Arcunis Catbolica veritatis intuliss^ 
unde & ilium pl<^ii reum baud excusandum inskmlcmti 
qm^d auctorcfti > ^uem imiertcundei spoliabat > nan nominal 

r/f. («) 

. £s cierto que no octdta Tirab. la acusacicHi heoha cointra 
«Ste ItaKano ^ pero miade un curioso lenitivo. Dejand^ 
mparU dice> qtte ba aHadido mucbas mas cosasy no biMe^ 
f:a podida vsakrseGdlatino en una abra semejante de ia$ 
fatigOs de x^a ^ "stno bubiese estado versado en aquellat 
mtHdiosyy pOrtieidannente en la let^ua Hebrea.(\}) Mas 
-que valerse* de las fatrgas^ile otro hizo Galatiho ; porj- 
qoe trasladiOt tn su ob^ra quanta erudidon Rabinica doa^ 

Kk2 te* 

(3^ Toift. f* 99^ jjH^ (b) Toitti ?• pag* 3a9b 



ttaia la de Martin ^ segun nos asegura Josef Voissin eit 
el prologo de lade este Espanol; y para copiar no enk 
pjteciso hallarse muy versado en aquellds estudios^ FinaP 
xniente lo que aumehto Galatino > lo sabemos per Ma-^ 
teo Beroaldo que confront6 ambas obras y y habla de 
este modo. Galatinus autem Martini Raymundi scripta pro 
wis edidii y commutato rerum ordine y & argumento nou nibit 
variato y tit ptagii passit accusari Galatinus. (a) 
.Mas universal se htzo la lengua Griega que la Hebrew 
etitre Jos Espanoles ; pues spenas se hallark entre tantos 
emirientes literates Espanoles como produjo el siglo i6; 
uno que no estubiese bk^n ihstruidtf en el Griego: Tt* ^n* 
qile ' en opinion de* Tirab. la lengua Griega fue la que mat 
• e^citd el Entusiasmo de los ingenios Italianos y (b) no exce« 
flieron en este punto a los ingemos Espanoles que vinie- 
f QQ a ilustrar la Italia. Kara obra celebre habta de los 
P.P. Griegos y de los Filosofos y de los Medicos y de los 
Histofiadores y de los Poetks isobre la qual no hayan exer* 
citado su ingenio los Espanoles ^ ya con traducciones fie^ 
hs y elegantes y ya con eruditos comentariQS. Baste recor^ 
dar los nombres inrbortalesde Sepdlveda^^ LagunaVCba^ 
con^ Turriano^ Aquiles Scacio ^ Gonzalo-Ponce de Leon>. 
jGonzalo Perez ; estos nombres se leer^ii siempre con el 
debido elogio en las obras de los >rtaliaiios del siglo !<;# 
41 bien no se encuentran en la historia literaria 6scri^ 

. en 

i%} In Cr^niCi lib. t\ cap. g. <b} Tpt^ ?• j^g. 39^^ 



en el siglo'i 8. Y' respecto de que en estas Disertaciones he 
t>roducido algunas hoticias que podrkn servir.de suple* 
tMUio a dicha historia ^ :quiero aSadir otras tnas con e| 
&iid0 vindkar la meiDoiia de> los tres uitlmos £spanol$s« 
En otra parte hemos hecho mencion de las utili$imas 
fatigas de Aquiles Stacio en la traduccion de muchas obras 
de los Padre$ Griegbs . ^ en. las quales £a6 muy feliz ^ 
y Ghilinb las gradiia de fXtelentemehte . becbas. (a) No de- 
bt^estar olvidado donde se habla. de los Espanoles que 
ilustrai'on las bellas letras en Italia. Puedo decir con Ghir. 
itio': babiendo sido mwbos ^ y grandes los meritos de la 
i>AriM'J:^noiaL4€ -Aqu&fk Stadcty esbario dificB el pader cemr 
sus alabanzas en el corto espacio de este elogio, .(b)^ Si.eiste 
<abfa Italiano hubiera escrlto despues de Tirab. encon- 
ttarla xnodo de salir de semejante embarazo y ho hacien4 
dorU nias Eimima inenekm ' de los n;iuch(>s y grandea' 
ineriios de.' nuestroi esclarecido llteratou' Habiendose pceseri^ j 
tado en Roma ^ instruido ya en la lengua griega igual-« « 
fflente que en la la^na^ en las ciencias splidas^ yen to* 
do genero debelias- letras., fuQitenido per uno de lot; 
ingeuios mas felices iqoe ikisDraron en aquelios ttempos 
a Italia. Sus eruditos trabajos sobre las obr^s de Cice* 
ron , Suetonio y Horado y Tibulo y y Propercio.> nos ma<! 
nifiestan^su delic^do gusto en la lengua latina. Las di^ 

fdr^tes oiiacidnes que t^ita d^lahte de losSumostPon^ 

^ - > tifi- 

(a) Tea$ro de los^ hombres literatos torn* 2* partt 3. 

Cb) AUi. .;:.•., 



ttfcBt 9 f tie iifi|)rim{eron: en Roma y le ^BiSronrlagser tfom 
hsi Oriidorts.inas do(|tmite&; aacosoo ans cbmpOaidiDQei 
l(o6cioa$>1e g£ingi6icoa el cancepto de.wbde Iosium 

itiiw^f qiBiitos bellbff ingenios hulM en : Rofoa > tubitfjfoa 

pumo k Ghiliha. Este BxcekrobinfO' literaw » Poefo > Pnn 

^n sumo sentimienib db susaAigas y y dctbdds hs^ prq^oni 

dk- lasbeUas htras > tnire quif^errespltthdedid coma, unSoLdd* 

fiiimo en medio d6 lasestrettas. (a) /Qu^ milagrb qtfe la ivistii 

persprcaz del Senpr Abate no hayd dtifiCQbiefla>«st« Soi AD 

el Huminado cieto de Italial . • . ii,^ .. > 

• Tambien pudiera haber descobieito en el otro PlaiMta 

resplandedente ^ que derramo gran daridad en :ilQina' so* 

bre la literatuta gciega y y los estudios de liasi bellas kttras* 

Este £de Gonzalo Ponce de Lebh> Camacem FontttokK Sns 

ftadocciones del Griego pasan por ks mejoies' que saUe^ 

ron en aquel siglo. Vease el juicio qu6 forma el insgne 

Huet: KationiiUi nan dqfiut Gontakis Pimte Lsonm yqtiem 

prastahtissimis fere Interpretilnis cwtferendum ^enseo sermt 

non vHiosus > stylus accurcaus y & ad aiictarem dccormadar 

tus. (b) £1 librito que imprimio eli Roma en que trata de 

Sodalitiis veterum es suntatnente erudito y pitdmo. 

' Si no acert6 Tirab. k detcubrk en It^ia jHte iJmitt Trat* 

duc- 



(t) Teatro de los hombrei litapdtof tool. 2« pprt. }• 
(b) De dar. Interpr. 



diictorEspa&ol ', tubb pbr Iq menasla sticrte 4e ^eontrar 
una bellisima traducian de otro Gonzalo tambiisn £spanol: 
liablo de la traduccion de la Odissea de Omero que hizo en 
versos sueltos Espanoles el noble Aragones Gonzalo Perez^ 
Padre d«l fiunoso Antonio Perez. Con ocasion de trataf el 
Sr. Abate de la Academia Veneciana dice : Revere Contil &n 
una carta de 2. de Abril de 1560. ^ ique Gonzalo Perez tenia 
ofrecido desde el and antecedente a la Academia Veneciana ^/ 
Homero que babia traducido en verso Espanol , para que lo bi^ 
^iese imprimir ^ y que nada se babia determmado aun acerca. 
de esto. (a) Yo no he podido leer las cartas de Contil ; per 
ro no dudo que dirk lo que aqui se expresa. Me admiry 
s\ , que aquel erudito Escritbr no hay a hallado alguna di« 
ficultad en la relacioh de Contil y quien no hace mucho ho- 
nor al merito singular de la obra de Gonzalo^ En efect9 
podia reflexionar el^n Abate no ser verosimil^ jque eii 1559* 
ofreciese Gonzalo k la Academia Veneciana el Hom^ro que 
habia traducido y para iqtie esta lo diera k la prdnsa ^uandp 
consta haberse impreso en Venecia el ano i553» por Gabrieji 
Giolito bajo la corrreccion del c^lebre Alfonso de UUoa^ 
Esta bellisima edicion en letra cursiva^ y p2^el azul Is 
tengo en mi poder por la bizarria del elogiado Abate Don 
Ilafael de Cordova. £n el mismo aiio se imprimio tambieii 
en Amberes. ^Como pues pudo Gonzalo verse casi precis 
sado en i5S9« a mendigar el favor de la Academia Yene- 

ciana 



(a) Tom. 7* pag. 237. 



ciaha para imptimir esta obra ^ y la Acadedua mosittdnddr 

se remisa ho haber resuelto cosa alguna 'acerca de esto ea 

1560. ? No tenia necesidad per cierto de este auxilio un 

Autor^ que siete anos antes habia logrado la honra de. dedi^: 

'car su Homero al Principe de Espaiia Don Felipie > despu^ 

Felipe II. En la dedicatoria dice Gonzalo ^1 Principe , que 

aquella traduccion era la primera que se hacia en lengua 

vulgar de aquel Poema de Homero. (*) .. 

¥i\h muy amado de Oanzalo Perez el cultistmo' Aragones 

Juan Verzosa > natural de Zaragoza, erudito en la len^a lar 

tina y griega ^ y en casi todas las de Europa > y al mismo 

tiempo Poeta muy elegante. Circunistancias^ que le hicie- 

ron celebre en Roma > y estimadb. de toda clase de litera«^ 

tos , como atestigua el raagnifico elbgio y que.ses leie sobtH 

su sepulcro en la Iglesia de San-Tiagd de los £^pa&oles« 

Tres alios estubo Verzosa en Paris en calidad de Profesor 

de la lengua griega , desde donde fufe a tinsenarla en la 

Universidad de Lovayna, Habiendo venido a Italia hallo 

un protector liberal en el gran Don Diego die Mendoza^ de 

quien hablaremos despues ; con este ilustre ]\f ecenas de los 

literatos ^ pas6 Verzosa a Roma ^ despues al Concilio de 

Tren- 



(*) Otra obra mas iraportante y grave vi6 Italia eh aquellos 
tiempos trtducida del Griego ^l Espaiiol , y desjpues de est^ al I|:a« 
liano J que fue la preparacion Ev angelica de Eusebio Cesariense. 
La traduccion Italiana impresa en Venecia Cii 1550. li menciona Fon- 
tanini en el tomo 2..pag. 465. Aiiade despues Apostolo Zduo : el 
privilegio concedido por el Senado a Tremezzino , nos bace saber 
que esta traduccion no es inmeHaf^fmtnH M €Wfj« 1 sim-dt -i^n 
version en lengua Espanola. . \ - v . 



Tf ento J y de alii k Toscana y extendiendo por todas partes 
la fama de su erudicion en las letras griegas y latinas. 
St estableci6 fibalmente en Ronia empleado por el Rey 
Catalico enel Archivo Real. Alii rauri6 el aiio 1574. 
d^jando los mas autenticos testimonios de su inteligencia 
en la lengua griega ^ y en su prosodia publicada por 
medio de la prensa $ de sii valor en la poesla con I0& 
ijeiatro libros de episxolas ien verso k imitacion de Ho« 
racio ; y con otras composiciones poeticas. £1 Cordo* 
ves Pablo de Cespedes > tan elegante poeta ^ como in- 
signe pintor > celebro el merito de Verzosa en este £pi« 

grama. 

Postquam res It alas evertit barharus armis^ 
Et pulsa est patriis lingua latina focis; 
Nulla ffieos unquam moverunt carmina sensut 
Jam depfavatis edita temporihus. 
At J Verzosa y tuo detector carmine tantumi 
Me tua dumtaxat carmina docta tenent. 
Qua i si ventuH est animus jam providus avi$ 
Venturi , baud dubiis providus auspiciis; ' 

Antiquos mira numeros dulc^dine vincent; 
Flacce ^ tua venia , pace , Catulle tua. 
Otto famoso Espafiol versado en la lengua griega eiw 
€ontr6 en Italia Tirab, Este es Gines Sepulveda. A pocos 
Olios que residia en este Pais se dedico a impugnar la 
traduccion latina de las obras de Aristoteles hecha pot 
Alcionio ^ duyos yerros manifesto en un libro que dio li 
TanuIF^ U luz/ 



(266) 

luK. Pero Ardonio porque no se esparciese el libro d^. 
Sepulveda > compro todos los exemplares > segun cuenta, 
Longolio h Octavio Grimaldi. Es necesario observar 9 que , 
Alcionio estaba en tanta estimacion por su pericia. en 9I 
griego > que obtuvo la Catedra de el en Florencia cpti 
privilegios bastante honorificos , mediante la proteonoa 
del Cardenal Julio de Medicis y despues Clemente, . VIL 
Debiendose anadir > que la citada tracUicCion de las obras 
de Aristoteles fue tan aplaudida en Italia antes que Se^ 
pulveda descubriera los defectos ^ que Ambrosio Leon^ 
Medico excelente ^ en carta escritak Erasmo a 19. deju* 
lio de ] 5 X S. habia de Alcionio en estos terminos : Arista^ 
telis multa vertit tarn candid , uf latium gforiabundim dicerc 
fossiu En Aristotekm nostrum bahemus^ 

Estas y otras empresas liceradas de iiuestros erudites 
para ilustrar y promorer en Italia la . literatura griega, 
merecian ciertamente que las recordase el generoso histo«» 
riador ; mayormente habiendose creido oblig^do k. hablar 
largamente de cierto ilustre Personage s Qu^ no publico 
obra alguna perteneciente al estudio de las lenguas > solo 
porque fu^ docto en la bebrea. Este merito le basto al 
Cardenal Fregoso para lograr el honor de ocupar 6. pa- 
ginas de la historia Itteraria* Aunque el Cardenal Fregoso 
(escribe Tirabr) no nos ba dejado fruto dlguno de sus esr ^ 
tudios en la lengua bebrea y debe no obstante ser nombrado . 
aq^i con distincion por las mucbas ventajas que recibteron 
de Hlas ciencias y las letrasy y por el lustre qu^ les acrcT- , 

. . €€ntd 



ientS cm mftivatlasi (a) M^e piretJe imuy justo y dign* 
de aktenza e$te itiodo de pemar. Pero qiiisiera que hubie^ 
rapehsado del mismo modo de algunos Espaiioles ilustres 
versadoS^en las lehguas griega y he^rea, y benemeritbs 
de las letras en Italia: 

.' gV acaso no fiife seitiejante el muy erudite Cardenal Fran- 
tisco de Mendoza y Bobadiila? Al estudio de la Juris* 
prudencia junt6 el de las lenguas griega y hebrea ; en la 
primerasalid tan eminente ^ que ck>nsigui6 la catedra ea 
Alcala. Cod quanta- razonptidierayo decir> queesteilus- 
tire literatb acrecento sumo esplendor h. las jetras griegas^ 
^ no solo^ cultivandolas como hizo el Cardenal Fregoso ^ si 
fio ensefiailtolas. Dei^est que ' nuestros Reyes rempoeria-* 
ton el sing&Iar merfto jde este grande hdmbre con faonori'^ 
fic&s'digflidades eclesiasticas ^ fue promovido pbr Paulo IIL 
^ la' sagf ada Purpura. Hallandose en Italia ^ ingenti apud 
ttalos ( escribe Nicoiis' Antonio ) viriutis , & beneficently 
famd decorxn^ eo^bonons ^ &c. (b)?No cedio Mendoza al 
Cardenal Fregoso en el cultiro de las letras yprotedcion 
de los literatos ; mucho menos en la nobleza hereditaria 
con que di6 nuevo krstue h las ciencia^. Vaseo iios le i?e^ 
trafa ^n pocas palabras ^ dici'endo!^ que fuh Mendoza ^ ima^ 
ginibus Majorum clatissi^nus^ sed ititegritate viia^ (^ optimh-' 
rum disctpknarum studiis y atque erudUione multo clarior ^ bo^ 
^'narumquf artium Patroms. (t) Ni dej6 Mendoza de co^ 

-' '■• - : -• * r * • ■ ' . LI2 • ' 'mU-' • 



.v^ 



Xa) Tomo ^. pag. 385. (B) Bibliot. Hisp. nov. tpm. x. pag. S4i< 
(ay . Chronic* fiL^p. cap. 21. 



(268) 

munlicarnos a!gun fruto de su estudio efi la lengua liebreik 
S6 valio del Judio Juan Isac^ Levita Aleman ^ para tradu- 
cir al latin el libro de Pbysica behrace escrito por el Ra-r 
bino Aben-Tibon > y el mismo Cardenal cOncuirii> a la 
traduccion , segun dice el Traductoc. . u 

. Yo disifiiularia al Seiior Abate que hubiera omUldo la 
memoria de e^te benemerito Cardenal > qomo no hnbies^ 
callado quanto debio la literatura Italidna a 011:0 £amos<^ 
£spanolde la esclarecidisima &mUia de Mendoza* ^Pero 
quien podia dejar de quejarse ^ pre$encia de I9 ^i}dft9 
Italia viendo olvidado en la historia literaria del siglo \6^ 
a Diego Hurtado deMendoza gran Mecenas de las le^raat 
griegas y latinas? Levanten la cabeza dsLs&ptitkro. todos^ 
los literates que produjo Italia en aquel siglo vj^ntiiraso,^ y. 
digarios gque nombre fu^ mas apreciado y mas .famo$o- en« 
tre eIlos^ si el de Diego de Mendo2» > 6 el del Cardenal 
Fregosp? ^6 qual de Ics dos produj6 mdyores ventajas \ 
las letras protegiendolas ^ y ma^ lustre cOkivaodolas? Aque* 
llos nos dejaron en stis escritos testimonios inconKestables 
de los meritos literarios de este ncbilisimo Espanol^ y 
quando estos f^lt^sen ^ publicariao sus glorias Ronia ^ Ve* 
necia ^ Padua y Triento 9 y toda la Toscaria ^^ qu» lo yenera^ 
ron como deidad tutelar de las ciencias« / \ 

Con efecto , que honor no debia causar a las letras grie- 
gas y latuias ; de qui^: estimulo no habia de ser para sua 
estudiosos el ver cuiti var y promover las ciencias en las 
tscaelas publicas a un faombre que toda Italia respetaba 

vox 



por ' sir ilustre nacimiento 9 y por sus emineotds dlgnidades 
asipoliticascomo militares? Erapreciso queexcitase entrelos 
Italianos el heroysmo de sus antiguos Scipiones y el ver k 
C;ste esforzado guerrero, que depuesto el acero victorioso, 
psanejaba los libros griegos y latinos y enlazando con las 
adquiridas palmas los laureles de la culta poesia. Este glo-^ 
rioso espectaculo wi6 la Universidad de Padua ^ k donde 
concurria Mendoza a emplear entre los literates aquellos 
momentos que le dejaban libres los exercicios politicqi 
y militares* 

. Pero por lo tocante a las letras griegas ^podra entrar en 
eomparacion el Cardenal Fregoso con nuestro Mendoza? 
jSf olvidark la nobilisima Repiiblica de Venecia de lo que 
YiQ y admiro en esta parte? Hallabase esclavo en Venecia 
tin javen muy querido del gran Sultan* Rescat61o ^Ie^k 
doza con el desembolso de una gran suma de oro ^ y 
lo envio libre a su Soberano. Penetrado el Sultan de 
admiracion y gratitud ^ manifesto . a Mendoza senalesr Re^ 
gjlas de una agradecida recompensa. Pero el generqsp Es« 
panel Uenode otras ideas mas nobles ;, respondio que n# 
pretendia etra cosa del grate Principe y sine que permitiera 
h los Venecianos proveerse de los granos necesaries en 
-los estados sujet os a su dominie ^ y el transporter algu-> 
nos escritos preciosos de los antiguos griegos > que esta-- 
ban sepultados bajo una bkrbara esclavitud* Censignio uno 
y otro, y recibi6 en regale seis cofres grandes de manus- 
critos griegos.' No satisfecho con este tesore literirio aqua) 

gran 



' |rafr' ^dfettdf dfe Teft fel^riefas , c6vi5 i f esaKt y alMen- 
fe Atos^ 2r casta d^ i^xborbitantes gast os al Griego Nicolko 
Sdfiano en biisea de monumetitos y de libros de la anti^ 
gua Grecia. Fruto de esias cmpresas admirables fueron el 
rico hallazgo de algunas obras de JSasilio el Grande , de 
Gregorio Nacianceno y de Cyrilo Alexandrino y de Arclii- 
inedes, de Hieron, deAppiano, y de otros monumen* 
tos apreciables con que enriquecio la Republica Iitera«^ 
fia. ^ 

T6me ahora en las manos un lector imparcial la his<« 
toria literaria d6 Italia ; lea las sei^ paginal qiie se em« 
plean en el elogio del Cardenal Fregoso, y aun discurra por 
todos los volumenes de esta aplaudida hi$toria y y vea ^1 
4encuentra en ella un hecho mas digno de referirse que este; 
En verdad que ilo cs muy correspondiente al honor de la 
^ bizarria Italiana sepultar en olvidd el nombre de un he- 
Iroe tan benefico k ella. No se portaron asi los Italianojs 
C^lebres de aquel siglo y quienes lo exaltaron toti los de« 
bidos elogios. Entie otros el gran literato Lazaro Bona* 
Inico dice h Menddza en una carta: 
Tua clara Hispania belloy 
ConsUhque potens y docta sed clarior artey 
Vno te quantum sese jactaret Alumnoy 
Bt sublime tuum ferret super atbera nomenl 
Frumenti per te magnus convectus in UrbetH 
Adriacam numerus , famis expavescere vultum 
Horribilem vetuit. Tu muJtos mittis ad altum 

Scrip- 



(^70 
, Scriptdres Atbon , . buc veterum mommmta Virorum 
Comport aturos. (a) 
, No se ejcplica con menos apreqio Pablo Manucio ea 
la dedicatoria de los libros filosoficos de Clceron dirigi-? 
da §L Mendoza : al qual dedico tamblen Luis Domenichi 
Ja coleccion de las rimas de los mejores Autores (^). £a 
soma todos Io$ Uteratos de aquel tiempo hablan de este 
noble Espanol^ como de ua generoso Protector e ilustre 
culjtivador . de las letras. 

Ademas del estudio de las lenguas ^ cultivo el de la Filo^ 
soiia^ MateKuatica y. Jurisprudencia. En el Concilio de Tren^ 
to^ a donde coacsirrid como. Emfoajador del Rey Cacq? 
lico ^ hizo admirar su eloquencia en la oracion quere^ 
cito a los P*P. y estk impresa ep la coleccion de Labbe^* 
No d^e ineno$ £spa5a que Italia a este gtand^ hom\ 
hte ^ porqpe qon te flegdmislma historia que cpmpuso de 
la guerra de Granakk hecha por Felipe IL^ dio lantp ho;* 
fiOf h, nues^ra Nacion y como a Roma el elegante Salus«>< 
tio; y con las escogidas Poeslas Espanolas^ y algunas 
traduccio^es pulia e htzo amable nuestra lengua. As^ If 
alaba .por ello Manucio : Aliam Tu ornanda y atque am:^ 
pl^anda Patrice tu^e rationem inivistu Frofirs enim y qimtrr 

turn 



, (a) Carxnin. Poetas ilustres Italianos y torn* 2. pag, 3 S3;. Florent* 
1719. . •' 

(*) Hablando Apostolo Zeno de esta colfccion , dice : La dedica-* 
toria con fecha de Venecia de 8. de Noviembre esta dirigida a Don 
Diego Hurtado de Mendoza gran Politico y y gran literato^ lAi\3^'Ot. 
Fontanini 7 torn* 2* pag. 62* 



671) 
$um in te est , Hispcmwa lingua terminos j & uf ea non m- 
lum verbis ., i^ nominibus , sed etiam rebus y & scientiis per 
te looupletaia y ab e:iteris Nationibus appetatur ^ ingenio^ 
doctrinaque consequeris. (a) 

Mucho mas extenso elogio merecia el celebre Diego 
de Mendoza ; y puede esperar tenerlo de otra mas elegante 
pluma y que extienda la historia de nuestra literatura ; en 1^ 
que estara bien empleado en su alabanza aquel numero di 
paginas y que ocupan en la historia literaria de Italia suge^ 
t6s de menor merito. A mi me basta haber recordado ^ es« 
t£i ilustre nacion quanto debi6 h, aquel Mecenas de las le-^ 
tras : d^uda que exigia del Ab* Tirab. una honrosa y grata 

memorid* 

$•11. 

LOS ITALIANOS NO ABRIERON EL CAMINO AL 

estudio de la antiguedad sin la direccion y ayuda de ios Es* 

' p orioles. 

ENtre los gloriosos esfuerzos de los bellos ingenios del 
sigia i6. fueron utilisimos para aclarar la historia an* 
tigua y los que se dirigieron a ilustrar las leyes y costunt^ 
bres > y monumentos que nos habian quedado de la edad 
antigua. No se contenta Tiraboschi con alistar los ingenion 
Italiaiios en el numero de los benemeritos cultivadores de 
estas materias y sino que pretende y en confer midad de su 
adoptado sistema > haber sido los primeros que tubieron 

reso- 



ip»— "^^ " ' 11 ■ 



(a) In prsef. ad Philos. Cicen 



/ 



rtesoItldQn p&rd abrir camino en toda clase dd ahtigueda- 
^es. Espero me disimular^ > si yo pretendo que esta gloria 
-no. ^s de aquellas qae en vano se le disputan altaliti 
-y aun que auada set este un honor y que en vano Ha iil« 
tentado disputar k los Espanoles ^ callando quien fue el 
conductor de los primeros Italianos 'j que tomaron este eg- 
(inino cubierto de espesa obscuridad por la ignorancia de 
<ios pasados tiempos. 

, Tres fueron Jos sublimes ingenios Italianos que eti el 

aiglo 16* se distinguieron entre todos en los estudios de 

Ja antiguedad. Onofre Panvino y Carlos Sigonio y Fulvid 

Ursino^y a todos tres nombra con particularidad el Sr« 

,Ab, Vease como habla de los dos primeros. Antes que t(h 

kdos y dice ^ jse deben nombrar dos de los mayores ingenias 

que produjo en este sigh la Italia ^ pues no bubo parte (XlgUh 

4f!^a de ia jamiguedad\y en la que ellos no tubieron el valor di 

ser los primeros a abrir el camino:::: En una palabraydt 

^mbos se puede ofirmar conratotiy como observa el Mar ^ 

tquis Maffei y primus desiit nugari. (a) jDesgraciadas fatigas 

.del erudito Portugu^s Andres Resende y que se empled 

•25. aSos antes, que estos grandes ingenios Italianos - ea 

ilustrar la antiguedad^ ya que no se emplearon en otra 

cosa que en bagatelas! Sus doctisimos libros de antiqui^ 

tatibus Lusitaniassde Aquaductiss^ Municipiis^de Colo* 

mr=de TrajatU Pontis inscriptione y no bastan k obtena^ 

Tom. IV. Mm que 



(a) Tomo 7. pag. 18.2.7 i82< 



. que se le pueda iipUcar a^uelld de nugari de$M Be nada 
le aprovecharott sus erudicos viages > en los quales $e- 
^gun r^fiere Ghilm6 y recotiocid la Espafia ^ Francia^ Ah^ 
mania , Flandes 9 e Italia i y con motive de esta peregrin 
nacion, como Jue sitmpre curioso de antigwdades y quiso ver 
con la mayor diligencia piedras j marmoles y y corns sem&^ 
Jante^ donde bdbia eseulpidos epitafios i inscripciones. (a) 
Podia anadir que Resende Uevaba consdgo lois instrumentos 
:necesarios para desenterrar los monumentos mas antiguos^ 
parandose por las calles para ocuparse en esta erudita fisi- 
tiga. £s constante que empleo su singular y culto ingenio 
jOi estos estudios con tanta felicidad 9 que con ra^oni pudt> 
.e$crib(ir de ^1 Nicolas Antonio: vdre ut RbmanisPortius CatB^ 
Lusitanis ipse suis Antiquitatis fontes reseravH. (b) Pero 
esto no impide que los , ingenios Italianos que se le siguie-* 
ron^ fuesen los primerds en abrir el camino li -los estu- 
diQS, de la antiguedad. 

Mas exaxninenios el valor de estos grandes ingenios Italia- 
nos 9 y yeaitios si precedieron k todos en abrir el camino k, 
los meficionados . estudios* El primer6.\es Onofre Panvina. 
(Se^imaginaria el Sr. Ab* que este subhme ingenio^ h pesar 
de su resQiucioh necesitase de ser ayudado^ guiado ^ e ilustra- 
do por un Espanol parai encontrar el Terdadero camino k 
las reoQuditas antiguedade^? Vaya y que este Abate Lampir 
1^ no esciibe. dnoparadoxafs. Sisaiecsi >^ pero aquel gran^ 

' <«) Tentro de los hombres ilustres torn. 2. pag. 17. 
Cbi) Bibliot* Hisp* no?. Com* x.^pag. j6<S. 



.Ir 



•< 



de rng&itb Italiand no escribir^ citfromefir^ p»ado)tis. &: 
cuche pues el Sr. Ab. lo que dice Panvino en la carta dedt:^ 
c^toria de sns libros de Fof fo^ ^ nuestro Antdnio Agustin. 
Quern librum In tui nomine exire (dk^irco voluiy quod tuffus* 
tius eum dicaremy neminem baberenu QtMni de omnibus stu^ 
dioiis y & de me prasertim benemeritus sis > turn etidm ^ qucti 
cum boc facio ^ me fion tibi ali^uidex meis laboribus traderei 

9 

fBdtua tibi reddere existimo ; tu enim me in bac parte infer ca^ 

teres pturimum adjuvisti : quid enimbic scriptum est y quod 

vel non tecum cantukrim y vel non abs te didicerim? Jure igitu)^ 

lip^ bic primus tuus esse debet ; quem tanquamrem tuam y abs 

t9 'project am y& ad Auctorfm y(^ ad Damintim smm fever* 

tefitem in optimam partem accipias y rogo* Discurriendo Tirab; 

por las gloriosas empresas literarias de Panvino y noUzlbrlL 

reparado sin duda en esta confesion ingenua ^ 6 tal vez la^ 

babr^ tenido por una adulacion acostumbrada eh las dedi- 

catorias. Pero si ha leldo con atencion los comentarios de^ 

Panvino de la Repiiblica Romana , habra podido ballar etf 

el ultimo una confesion semejante hecha por 61 a sus lec«« 

tores^^ no yk k Agustin: Antonii Augustini (estas son sas pa-' 

labrai ) Episcopi tunc AlUfani y in primis opera y & consitioy 

$um in tot a opere y turn pracipue in secundo y & tertio libro tM 

de Tribubus y Coloniis y Municipiis y & eorundem jure dispu-^ 

taviy multum adjutus sum. Nihil enim pene de bis rebus scrips 

si y quod TKM cum eo contukrim y qui incredibili bumanitate di 

bis otfmibus rebus y de quibus dubitabam y & acutissime respon^ 

dity & 'grtivissime disputavit ; ita ut iUi uni non minus quam 

Mm 2 viiH 



nribi bunc laborem acceptum refirre antiquitatts stuMi^i dti^ 
beanU 

No es de presnmir que Tirab. ignorase estas suiceras tx* 
plicaclones de'Panvino ;2pero a que viene dcultarlas ea 
iu historia? Una vez que hace elogios tan magnificat de es^ 
te grande ingenio Italiano y pof que no le da la gloria mas 
estimable de honrado y sincere literate ^ que no se av^r- 
gonzode publicarque tubo por conductor y ma^tro k 
Agustin en los estudios de la antiguedad? ^ A que fin atri* 
buirle el timbre no merecido de haber sido el primero qM 
abrio camino para^llos? ^Podia acaso Ag;ustin conducir ii 
|?anvino poraquelia nueva senda^y allanarle las difldulta*-' 
des en que tropezaba si el no la hubiese abidrto antes ?''i 
^ Aun le parecio poco al Senor Abate quanto faabia dicto 
en elogio d^ Pan vino y y por e$o aAade: No baybombfe 
fn^dianamente instmido ^ que no cdnsidert d Pahvino coma 
mo de los primeros Padre$ ^ y primeros testaur adores de la 
antiguedad. (a) Yo anado que no hay hombre mediant- 
Qiente instruido que no de el primer lugar k Agustin entre 
los primeros Padres y restauradores de la 'antiguedad ; no 
hay hombre medianamente instruido 5 que ignore ha^ 
ber sido. Augustin maestro de los Italianos quese :Cuen^ 
tan entre los. primeros restauradores deaquellos estiidiost 
no hay hombre medianamente instruido a quien no deba 
causar mara villa > que haya historiador que ae pong^ k 

dar- 

• ■•■■••' ■■•■ 

ffi) Lugar citado pag. 187* ^ 



(277) 

dftrxiQs una ide« eabal de k restaoracidn de tales escu« 
dips en Italia j sin nombrar a Antonio Agustin. For lo 
menos.no negara Tir^b. que este grande hpmbre estaba 
m^dianamente instruldo i pues oyga ahora el juicio que hao^ 
de Pan vino. Escribe Agustin a Fulvio Ursino en is7s.y; 
le dice : Onufrius sape de rebus nimis propere judicabaU 
Quare ^ si diligens e:fset ^ non numquam tamen a veritate 
aberrabat y ut omnibus corttingiL Quum de nobilibus Familiis 
f^eretur ^ sohbat vel minima suspicione animum inducere y ut 
pHtaret aliquemfuisse alicujus fiUum &c. Cita despues alga« 
^os exemplos de esta; equivocaciones sacadas de Panvino. 
£sta critica tan modesta que hace Agustin muestra qua a 
sMpl^Eiqjr: ©c^ > Panvino en el justd modo de pensar sobra 
aquellps intj:incadisimo9 estudiQs. v"" 

. l^as es bellisimo (prosigue Tirab.) elelogio quedeelbi^ 
l^abl^ Mcmucio.J)nufrius P^wmwi > escribe > //fe antiquitatis 
belluoy spe^atajuvenis industria , (^ ingenio, & probitat§ 
pfijsstans. (lihs 2.. ep< 9.) Elogio bellisimo , y bien debidf 
al inerito de. Panvino. Pero no Jo esmenos el que el ntismo 
Manucio hizo de Agustin en el punto de las antigueda- 
d^& Ad te coffugio. (le dice) universe Arcam AntiquHatisi 
Arcamtamny qua pateat amicis tuts y hoc est y bonis viris. 
Qf4om in numero quia. esse vis > triumpbo. Alexander autem 
tuus facile, nostrum artjficio vincet. Tu enim excellis ; at no$. 
quid sumusi AHquid fortasse y si cum aliis ^ nihil certe site- 
cm y Augustine y comparemur. (a) Qu6 tal Sn Ab. ^no 

es ^ 

..^ ' - • _ < ' ^ ■ -_ . 

<a) Lib* 2, ep* 7* 



e$ Mlitt^ eite flogto ? ^ no era MaiMrda hottibre me^md^ 
nmtu instrUido f y aun dgo mks? ^Y con todo a qaal dit 
los dos reputaba p6r Padre de la antiguedad; k Pan^ 
vino a quien llama belluo AnUquUatis ; 6 k Agu^iti a quiint 
acude comci ad universe aream amiquitatis% Vea ^aqiii el 
Sr.' Ab. aquella area fecunda de donde sacaroii ^iB teso^ 
ros Panvino y Sigonio ^ Ursind 9 Manucio ytodoslosstt^ 
bllmes ingenios de que hace justd ostentacion erk estd 
trozo de su historia. EIIos lo confiesm 5 pero esta. Id callife 
ellos no se averguenzan de llaroarde dtscipolos de un Es4 
pafiol y y aquella les da el timbre de primeros maestro^ 
6n tales estudios* .1 

^ Peroya que Tirab. disimula saber qual ftiese^ta c^te^ 
bre escuela a que debi6 Italia la refrtauracion dfel estudf^ 
de la antiguedad > venga conmigo \ Casa de Monsenor 
Antonio Agustin j Auditor de la Rota Romana > y atli 
vera con mucha complacencia suya k un Espanol ocupanda^ 
la catedra de Maestro > y sentados en los bancos de los 
oyeAtes a sus grandes ingenios Italianos. Mom suhcessivii 
(escribe Andres Scoto) quibus a negotiis publicis laxamenH 
aliquid, dabatur y cum eruditissimis bomhihus 9 qui domum 
e/tif Discendi griif/a Jrequentabanf Octavio Pantagatbo ^ 6a« 
briele Faerno y Basilic Zancbo y Onufrio Panvino yPyrto Ldm 
gorio y Paulo Manutio y Catoio Sigonio y Latino^ Latinio^ 
Fulvio Orsino y caterisqus domi suie y ^u^ illis Ofoculum 
i^rius Delpbico esse videbatur y deJfrbis Roma antiquitati-^ 
bus y inscriptionibus y numismatisy de Scriptoribus gnecis y & 

lati^ 



Uai^^ omni ndeo'PbMogta Ubenter disseri$bai.(^) Vrecion 
Aaedocta dignade noolvidarse par un escritoc y quequi^rc 
p^rsuadirnos ^ que ba insertado en su bistoria mas noticidi 
en ei^gip de taNacion Espanola^ que d^ qualquiera oSra 
extrangera. (b) 

No fue Antonio Agustin el unicp (Ispanol que ilustro 
eii Roma la antiguedad. £1 otro grande ingenio de £s* 
pana Pedro :C,bacQa fue en Roma igualmenie benemerito 
de las bellas ktras ^ que de los estudios serios. Con ra 
zoi) se lamenta Ghilino de que muriese k la edaddesp 
unoseste sabio Espanoly digno verdaderamente de mas larga 
vuia para b enieficjto d^ los estudios, delas bellas letras. Las 
Imprentas Romanais publicaron sas dqctas &tigas en ordea 
4 ia antiguedad > es^saher: I)e inscripiione Columns Ros^ 
tratc0 C DuiltiL»De ponderibus*... De Mensuris**..De Num^ 
mis*^.JM Triciimp &ommio^ Pero poco k poco ^ que de esta 
uHiina obf a de Chacon hace memoria Tirab. Hablando 
de Fql.vio Ursino , dice i. De Fulvio Ursino tenemos impreso un 
trMofih^ de Familiis Romanorum y y el apendice al tratad$, 
4e <Frklmo de Cbacoh. (c) ^ 

Quejense ahora los Espanoles de que no se les nombra 
enk historia literaria de Italia. Mas es preciso que teliga 
paciencia el generoso historiador , porque tambien en dstQ 
lugar se quejan los Espanoles de ver olvidado a 6U An- 

tonia 






4 ' 



i^ 



(a) Orat. in fun, A Aug. 

(b) Tirab. en la carta impresn en Modeaa« 

(c) Tom. 7* part. 2. pag. ips* 



• / 



(2S0) 

tonio A'gustirt j|poes asi como Fulvio Ursino 8iumefk6^ 
tratado de Trmduo de Chacon , acrecent6 el De famitik 
Romanorum de Agustin ^ en el qual ilustr6 este EspandS 
30. Familias Romanas ^ que se imprimierbn jumaniiente coa 
las que exornd Ursino. Este gran literato no menos ingcs 
nuo que Panvino ^ en la Dedicatoria de su obra al Car- 
denal Alexandro Farnesio > le dice : Antonii etiam AugtHs^ 
tini adjutus exquisita non solum doctrina ^ sed singulari hoc 
in genere. scientia > in quo pene s<^s escellit ^ cognitione, 
& inteUigentia. Compadezco la molestia del Senor Ab. en 
upztua de si la erudita sombra de Antonio Agustin y que 
ae le pone delante casi h, cada capitulo de esfe tomo. ^Pero 
no se le habra presentado por ventur a en este mismo 
capitulo otro doctisimo E^nol celebrado en Roma entre 
. los pr imeros ilustradores de la antiguedad? Es demasiadb 
jisstruido el Sr. Ab. para ignorar los meritos del domini- 
cano Alfonso Chacon , no hermano de Pedro Chacon> 
scomo supone Mabillon> (a) si bien semejante k hi enUv- 
genio y erudicion^ con la qual merecio ser Uamado segua 
le denomina Thuano j Alter Petrus Ciaconius , Hispania su^ 
nuigntm lumen^ih) Las repetidas ediciones que se hide •« 
ron en Roma > y las traducciones Itatianas de su extensa 
y sabia explicacion de la Columna Trajana y son una 
prueba segura de la estimacion con que fue recibida de 
los Italianos. Esta obra se publico la primera vez en 

Roma 

(a) Itincr. Ital. pa^. fi6. (b) AniuL lib* liti* ~ 



RdoiM eiM^tt fiminaff i|e Geronimd Mddaiio en el afi# 
iS7tf> (no el de' iss^* comd - escribi6 pdr equivo&acionf 
Nicoliks Antonio). Hasta seis ediciones se han hecho eii 
kimisota Ciildad de la obra de Chacon. £1 titulo de lar 
tr^diiccion baliana que salio h- luz en" i6So. es este: Co-^ 
Ifffnna Trc^anu erigida par ^ el Senado y Pkiebh Romano aP^ 
Emperador Trajano Augusta en su plaza en Ronm y escul--' 
pida can kL biitoria de. Ic^ guerra Dacica y la prim^a y se-^' 
gtmdaexpedidon y vietaria contra el Rey Deceh^la ^ nueva-^ 
mentg MseAada ^ y et&aUcda par Pedra San EartoUy cat$ 
la expAsiclon de Alfansa Chacon y campendiada en lengua vul^ 

i/ Uagtuin ajjora reflexion sobre el distinto modo de pen^' 
Me 40 V los dos esclarecidos escritores de la histioria li^^ 
xaria de italia el Ab. Zacarias y el Ab. Tirab. El primera 
huc^ honrosa iiiencion en su histpria de un extrangero que 
ikistro con una carta el DUtico conservado en Brescia ^ y^ 
QQA^la razon. M>47lrb 2>*/i^/^ro(dice) buiido mrdadeta^ 
flft^ltte ilmtraSo efitre las Sui%os par un insigne Antiquarian 
4e^ Zurich ; pero no obstante que el primera se conserba en 
MreAciH yy que se ba beeba una sobervia edician par el gra» 
Mecdnasdt las saSids^ y Obispo ch Brescia el SefiprCarii 
Tarn. IF. Nn denal 



iti I ' I I II I I 1 1' I 11 I III iii« 



^ (*P En i68i, public6 en Rpma olra hermosa edicion Rafkel Fa-^ 
brcti , en cuyo prologo escribe i Sedulam eerie \ (^ ut mvx dicam^ 
nltms forte pTBKx am operam impendit Ciaconlus j vir bonarum artiump 
tf ret antiquaria , si quis alius sui temporis , studiosissimus* Otr» 
licllisima • cdlcion hos Ka dado tambien en Roma en X77S« Carloi 
Lost en U Imprjcnta de Geueroso SalomoaU } 



wia de Italia., (a) For el coBtcario TiraboschJ cree^ 
que no debe ocupar lagar' en: ella Jta ild^acion de 
la Columna Trajaoa hecte per d! Espaool Oiaooaf ski 
embargo de .conaeirvarse.es^ dn^Rqinat^ .y. de.^erdeloA 
Qias bellos moedmeiitos (|ii6 hcmt hto quedado de k azw 
tiguedadv: Sin embargo de que Chacon no la ilustrd foera 
de Italia y siuo demro de Ron^af y que de la tat> iXxm^ 
tracion se ban heoh6 6n ^Italia sds ' edicipnes tnagniflcas;. 
^ embargo^: pdr ultitno, tie quisJaiobra de Cbacon^ 
mucho mas erudita > que la del Suizo^ Este modo-de pen<A 
aar es tanto mas admirable en un Autor y que ha insertadcfc 
en 911 bisforia m&. muUifud de MiQuam enrgloflkr^^ la 
£fl^i)d;9 pues cos haber iiiMrtadd esta>de que habltMnoK^ 
kubiera bechO el debido honor k la niemoria dk un Em-i 
perador Espariol protector de las letras en Italia^ y * k ua 
Hterato £spa&>I 5 que tmlo ks ilu^troati Roma. ^ 
- Para que tea Tirab^ ai: mie$iro Cfiaaon tema^ ighitnte-^ 
nto p&ra ocupar lugar en la fiistofia literaria de It^ia^ 
que el imigneAntiquarii^.de Zufkb, oygai la que escribe de> 
tiJSspaiioMiatino Latinibi ingenid de los n»asi sobir^adfeifre^ 
que lograen, aquel.)siglo ia tt^ia^^ .$cieBam eg^ jdm fmidmf 
trUdUissime Ciaconiy quantum inSkmtana antiquitatii c&gntiiene 
primer is y tihique in 4jus ^tudia paucos 5 atque^- adee nemh' 
fvsm praferettdum statueram } sed ne te verum cakniy ntmrt 

]':- ■'''/' ' ^^^^ ' 

> F 

1 

(a) Uistoria literaria. 4e Italia tonu t« lib. %* cap. 5. 



Sfibeniis faculiaUs ^cofoparois^ ^ iM ik ^fam ^fy^yiams 

ptsi ^^egiaim ^ioncepiam lit U ^fMdmm^Va H^ tilfi }sb n(^ 

mne lc^m phirimuni gnatukr ^ tum^tunmnUMi tua^ quim^ig 

Musa tantumcnus itssceperisplurfmum dishehsmt pkmepro^ 

fitear. Erit ntibi commnimiaup fmis de: Glavb GaligariU 

dnter, ^eu ueripia ondtpiumdus > qua 4e rebui cbseufii ah dmi^ 

4ns .didicl. (d) Infierdse de esto qual €i?a el noble caractet 

'de aqaeUos c^lebres Itallanos y y quao lejos estaban d6 

quererse atribuir la primada efi los estudios de la ariti^ 

«guedad qae tan liberalmeote les concede el St. Ab. £lIoi 

4qp3e sabian m^Joi: que este ii quien se debia la ^oria d0 

Haber^do el primero en abrir elcamino^ estos esta^ 

dies y confie^an c6n sinceridad que eo aquella dificil cw¥ 

Mxa'ies * sirvieron de coxiductoresy miaestros los literal 

tos £spanoles > sin cuya direccion y ayuda no htibie* 

ran peoetriido pcnr las espesas sombras de la antigue^ 

dad. 

« Aun hay otra pritoada qiie hace parte de los referidoi 
cstudios^ de que [tambien blasona la Italia en lafais« 
toria de Tirab.^ y es acerca de la ilustracion de las me^ 
dallas ^antigt]as. SegQa este dscritor el primero que ihstrd 
tsta materia Jue Eneas Vibb Parmesano. El ano iS55*l^ 
kii$6 Vko €n Venecia tas dismrsos sobrilas medallas dc 

Nn2 los 

(Ik) Lib. 8. Epist* pag^ ip^4« 



los antiguoi que dedkd dl Duque Co'ime t. 9 yiXasona o(m 
jrazon de baber siih tl ^imero que escribid m kngjna Ita*^ 
liana sobre estfi argumento : hiea jnndiwa aOadir qt^ nadif^ 
Jbfibda tscrito basta tn^imi^t w Aste Idhma ^ m en(aro.(B^ 
Podia coHtefitarse el Ab« con dar k Vico * la ^piia de. qae 
itl blasonay presanif > c(mio dice Apostolo Zeno ; esto e%. 
^^ habct; $i<lQ e} prinoera que J^bis eicrito en len^ua vul? 
g^v acjeroa de las iDedtiUas antiguas. ; ]^6ro le parace poGo 
^^ dpcto hisKQf iador dariiaquel EiitaUaddr Italiano Ta pree- 
xn^nencia $obre sua paysanos > sino se la extendia sohie 
tpdas j[as demas Nacioats. No qiuero tomar el particle 
^^ IpS'Otros; extfirogeros en defender: iuf causa j Jo qu^ 
i^^gp <s ^ que Espafia pdede disputar h Italia^ jquando oa 
la gloria de que bjasoita Vic6 9 b lo meiios 1& que le anade 
^ Sr» Ab. ^epa pues e$te etuditd Italiana ^ que 25^ anos 
^me$ que Vico j es decir desde elife iS3o« hiabar hecho 
ya una predosa coleccton de medallas feinscripcionds aa« 
tiguas el gnan Itterato Vs^eociano Juan Andrei Estrany (de 
quien hemos hecho el elogio en otra parte) muy versado 
f&Q la ' aijitigiiedad i el qu4 ilu$tr6 aqUeUaa tttaterias no en 
}engua vulgar f sino ^en la latinaf con : la obra erudita Ify^ 
rnismatum ^ Iconum ^ vetefofumqide Inscripiiqmm explanation 
(b) Conque mal podia afiadir Vico ^ que nadie babiaescrit^. 
fiasta entonce^s en lengua (H&^na* . , ^ 

c; Mas quando bubif se, ^o el pnmero qtfd eacribi6 .sobre 

. T di- 



aiimiru»t*a^m»mttttkm^t^^itumm0»mtmm^Ummmmm»mtmmum0mm^mmmmmttmtmtmmmmm0' 



(a). Tom* ^i pugs -2 16 1 

jtM) Xinien» BibUotr Valenc. torn* I* pag. fa* 



#cbtf asunto ^ no $e seguiria de esto qtie ftiefie el primerd 

jea^ ilustrarlOt Otra vez se aparece 2k Tiraboschi la sombra 

ili^)ortuoa d^l grande Antonio Agusttn ^ y le recuerda que 

jQ. ano$ afti«$ de salir fi luz el libro de Vico y tenia en Ro«^ 

loa es^ela abierta en sti casa > eh Id que explicaba erudita«* 

jnente a lo$ primeros sabios las medallas antiguas. Habia 

juptado Agwtin una coleccion muy escogidaj y no satis-f 

^h^.c^n las jque p!u4o recoger en Roma , se fue k Na- 

fpole^ y Sicilia en^usca deestos tesoroa ; consiguio un pr6« 

jcioso miniero ii costa de bastantes gastos ^ jiresentandole k 

pprfta Iqs Italianos tnedallas antiguas > en cambio de ias 

ijaoderpas deE$pana« iLeaelSr.iAbitelas 37. caitas Italia^ 

m9 qyei $sc;ribi6 Aglistin aFi^vio Ur^oo en 1559; acerca 

.de Ids n^daUa^ q^e habia encontrado en Napoles y Sicilia 

con su erudita explicacion ^ y hallara tratada e^a materia 

^epjifagu^^lt^iiaiia ^f>nrma$ cfittca ^ instruccion > que eii 

iel Jibto deVico. r 

?P@ro: bay hombre medianamente instruido que norecoi* 

DQZca ^ Agustin el primer Maestro de la ciencia Niimisma;- 

.t)c9?.?Qaien deja deeatitoiar susdialogos sobre las inscrip- 

x^JQOP^ y Meid^llias como el primer trabajo de raano maestra 

que sevjd sobre este punto? ^No procuro la Italia hacerloa 

faEniliare$ k ^us literatos can duplicadas traducciones? ^Y 

porque callarlasen la historia literaria ^ quando Fontanini 

y Appstolo Z-Qoo les dim iQgar en la Biblioteca Italiana:? 

^Podi'a pretender acaso el Senor Abate que sirviese mas pa~ 

XSk restaurar semejante estudio en Italia el libro de Eneas 

Vico 



ellos un famoso amiquario Eimnng^d^* ^Fvrsamir Ui (m- 
nium manibus ( escrjbe Ezechiel Spanheoite^ soUfi^Hne '3/lh^ 
tonii Augustini Dialogi , H)ifi ^ si quls/^udfn^tus sutp^de Rcf^ 
mance , ^ Antiqultatis , ^ JUwi^pruientia sfuditse^iUti egr9^ 
gie y^ perp6iiti ; judktl autem \ qu6d ptufii ddbuc fmo^ 
exacti valde iS Umatu (a) Al paso que lot txtrangeros ma^r 
niRe^an esta justa estimacton de nuesrrof i^g^^^^ y del sdb 
dialogos^ nada si^nen ^%i6%pata, cdn40s» iMliai^o^ > qi^ 
por tantos titulos debian estar bbligadds a ^este ilusnre Es^ 
panoL No pude leer stQ un jasto enofo la dedlcatofia hei- 
cha k Bebedict0 XIV. de laimpresiob de la obra dd^ Vailiaitt 
^ada alptlblico cnRoma e» r743w5 viisrido qufe en ella M 
lefieren los ilustr adores ide las medalla^ , y lid se nombra k 
Agustin. 

Teqgo. por preciso hacer aqui una reftexion en &vor ^ 
muchos Italianos iriocentcmente preocupados contra la li- . , 
■teratura de los Espaiioles > y ife otros Exirangeros* Todas j 
las naciones leen con mas anfaelo y complacencia las histo^ 
11 w de su Pais , quqlas de los extrafios* A consequencia de 
«sto muchos Italtanos poco instruidos en la Itteratura ex* 
trangera toman en las manos las historias que tratan dfi 
la suya , y encuentran en cada pagina estas explicaciones 
los Italianos JUeron ibs primeros restauradores de tsta ciett 
niaihs Italianos ilustrarond la Europa] los Italianos than 

<«) De Prsest. 8c U8u numismtt. in pracf. 



ielanu con laantorcbaenlamam ; hs Ualianos son maestros 
dB fodoelmundo. Entre tanto igaoran que Italia haya reci« 
bido luz en alguna ciencia de la literatura extrangera. Nada 
tij^m pnei^ de extraordinario que blasonen > y se engriaq 
^e $a merito Uterario > y desprecieo por barbaros a todo$^ 
]os que ban nacido en otr a region. Si sus historiadores ^ al. 
mismo tiempo que forman el retrato glorioso de la Itdr 
Haliterata ^ no ocuhasen los muchos adornos. que ha toma<*; 
do prestados de los Autores forasteros ^ tendrian cierta-- 
mente los Italianos la justa estimacion de aquellos quet 
ahora desprecian. Esto $ucede a los Espanoles ; sus histor 
i^adofes no disimulan loque debe Espana k yarios lite-- 
X»tSi», extrangeros ; cooiiesan sinceramente lo que recibea: 
cfe los Franceses > yde k>s Italiwos^ su$. nombres se ci^; 
tan con honor en los libros de la literatura Espaiiola ; por 
estoJiace esta qacion de lasotras aquel aprecio que se me* 
recen, £1 celebre.Don Nicolas Antonio escribio una bi**. 
1^1l^tj^i4e los;£scritQi»a.£spanolea;.ea ella no podiaa 
prf^nder lugar los extrangeros i y con todo anade un 
af^ndiceyien que bace grato y distinguido recuerdo de 
todosJo9\ eiKfj^c^etoai.que ilustraron las letras tm Espana* 
€s>na|j^r^5ft:ies6t:n0bie conducta coni^la que observa el es;^ 
^ritor d%^ la historH iiteraria de Italia > quien solo en el 
siglo ici^-olvidaimasde 125. Espanoles > tan beneiheritos 
ie la'liteKaKurarltalcana;^ como los mas doctos Italianos; y 
auH' despues de esto nos llenan los oidos con la sobervia^ 
el orguUo^ la jactancia Es^anola. 

$.ui. 



.$. IIL • " . ' ^. . . :r\ •. .'. a 

£yf HISTORIAASI ECLESIASTICA COMO PROFA^ 
narecibid en Italia mucba claridad de hs EspafUAis. 

EL estudio no menos udl que kbonoso de U antw 
gued^d 9 cultivado tan felizmente por los Bspafiolec^ 
en el siglo i6. derramd copiosa luz sobre la historia. Ests 
hallo ilustradores sobresalientes entre los Espanoles ^ det 
mismo modo que entre los italianos. La seriis escogida y 
xiumerosa que nas presentan nuestras Bibfiotecas ^ no scrfo 
debe considerarse como iguai , mas aun como superiof^ 
^ la de los historiadores que tubo Italia en aquel siglo;- 
de forma que no puede parecer exagerado el elogio que 
hace de nuestra Nacion Mn^ d' Hermilli > quando diee^ 
qt$e en esto excede Espana d iodas las demos Naciones.(ay 
"• No intento disputar k Italia la gloria con que la adorna^ 
ron sus famosos historiadores ; lejos de e$o tengo por muy^ 
cierta la siguiente expUcacion de Tirab. £05 nombres de' 
un Guicciardtni y de m Bembo, 9 de un Sigonio^ de i4n M^^ip 
4e un Bonfadio ^ de un Jovio y de un Varcbi^ de un Bof-^] 
ghlni y de un Paruta ^ son tan cilebres en los anates lite* 
ratios y que solos eUos dan dconocer bastantemente quonto flo^ 
recid entre nosotros este estudta. (b) GraQde fiie y no se 
puede negar > el merito de estas lumbftras dela historia; 
pero sin embargo tubieron no pocas manchas que obs- 

curecieron algo su esplendor. En efecto gqukoto ofuscait 

: la 



■pi«ii 



44&) En la traduccion de la historia de Ferccras* 
(li) Tom. 7*. part. 2. pag. xtf2« 



(2S9) 

la gloria de Guicciardini la xpalignidad der que se le ciilpa 
genetaloiente } }a ippiropi^dad del estilo deque; le hace 
cargo Tassoni ; y las falsedacj€s que eft ; el desctibre Spe-* 
rooi? (aD El ^tilo de Bembo pajrecio a muchos suma^ 
mente, afectado. £1 nombre de Paulo Jovio no es tan c6^ 
lebre. en los anales liter^rios, que pueda bacerinmortal ho4 
nor a la Italia ^ a vi^ta de que la iafaoie nota de la parcia^ 
Udad ha desacreditado $us historias ^n opinion de los Sa^ 
bios. Ctey6 poder sacrificar la verdad a su provecho , y 
liacer fructuosa mercaqcia de la mentira. No quedo bur^ 
Iftdpren este trafi^o n creeqio^ h Bodino : Qf4Um bistoriim 
^nakmprosfituissef (dice) ubcrhres tulit jmndacii fructu^^ 
quam quis alius vera scrihendo. (h) ^ste mismo refiere ^qia 
^reguntadojovio porque.vendia lamentira, y eallabala 
verdad ^respondid : Amicorum gratia id a se factum : ^ 
4£bnetsi superttim intelligeret suis scriptis fidem derogaturosi 
attamen intelUgebat irffinitas posteritati credibilia fore > quce 
sibi ^ suisque popularibus laudem essent allatura. {c) Finals- 
anente hacia alarde 5 segun dice Antonio Tessier > de es^ 
jcfibii: con; [duma de oro en favor de los que lepagat- 
Jban^ y de hierro contra aquellos de quienes nada recibia^d) 
Asi lo experimento efectivamente el famoso Espanol hx^ 
4onio de Leiva> k quien no di6 los. elogios que de jua- 
4icia merecia4>or no haber querido hunuUarse a con^riirlo^* 
I. Tom. IF. Oo Todo. 



■4l^(aia»MiHawHBM«aM«««Miii^^i«Haaa«a«MMHHa*MMMM«MaMaHMi«riMM«B»Mi * *.'• 



(a) Vcase Apostolo Zeno Bibliotcca de Bllr, Fqntaniui Tom. 9* 
pag. 21 X. • (b;> Meth; histV fcajfc ' 4. ^' ' *^ 

ie) |<ugar citado. (d) Adiciones k los elogios torn, x* 



«« 



?odo 16 contrario st mb en Francisco t Rey de Pranci»> 
imes con una pension de 500. escudos coaiprd la plama^ 
de oto de este historiador. 

Sean enhorabuena celebres los nombres de Ids hue^ 
ve italianos citados ; no por eso exceder&n k los doce 
Espanoles ^ que entre mil de sus nacionales que ea aquel 
siglo ilustraron la Italia 9 se hkieron famosos ya por la 
elegancia del esttlo ^ ya por la fidelidad de sus narracio« 
nes 9 y ya por el profundo conodmiento de la antigue^ 
dad Hablo de Geronima Zurita > de Ambrosio de Mo« 
rales y de Antonio Herrera > de €k)nzalo de Oviedo-, de 
JuandeBarros > de Alfonso de Ulloa , de Juan Marians^ 
de Geronimo Osorio y de Josef de Acosta y de Luis^ da^ 
A Vila > de Diego de Mendoza y y de Pedro Mexia» Si yoh 
quisiera nombrar todo^ los historiadores nueMroN^ que no 
ceden k alguno de los Italianos que alaba tlSu Ab* y Uew 
garia i ser mi obra mucho mas que un ensayo hxsto^ 
f ica No imaginen los Itdianos que hablo de sugetbs cuyos 
nombres y obras no pasaron los Pireneos : Siete de lot 
dope expresados ilustraron personalmeate ia^ Italia > y ea 
<iUa hicieron admirar su erudicion > habiendose traduddo 
isn Italia casi todas sus historias. Y aunque no vino ^ la 
-nusma Ambrosio de Morales > Uego como k toda la Ae^ 
*^blica literaria so nombre ^ y.fama> pork quftlem^ 
raron los hombres mas doctos como may versud^ ^n la 
mntiguedad y hen^merito de ta historian Ast le Uaman Baro« 
iUo^ Scaligero^ Tuano ^ Abral^am Ortelio y Galesino. 

jAca- 



> gAotsQ envi^iar^ps a Italic U elegaa^Ia (fe sua 3eta-i 
bos y MaSeis $ y na po4(W»<>3 opoqier ^ ^$(0$ un MarJan«> 
im Osom > im Alvar Qomez> y .d Barcelones Jiian Calvetet 
Lea ^uakjuiera goq imp^rci^Udart las Jbistoriaa^de S$Qiha: 
y de MafFei j coropaiela« con Jos ?,a:liibro8 de Mariana 4?^ 

Kebus Hispanic j^ coQ los iz^ d© Osorio 4e Rebus ElfBmfi 
nmlis LwiPanim K^^h invitistsimi ^ virmtey & auspido^stm 
1/^^ conlos Cororoentarioa dc AWar <5ome^ 4? Rebus ges^ 
tis Cari-Ximmiiy y con el elegante libro tie CaWete 4pkrQ^ 
iisiunt es^pugi^afum ^ y decida despues i si pnede entrar eii 
esta parte E^pajis k competir con Italia sin tBmor de ^sfm. 
fonerse am rubor ^^rm, Anadanse a estog . elegantes Es- 
panolea los dos cuUisimos escritores Sebastian Fox IMior^ 
«iilo y Juan Costa > de qnienes tenetnos dos preciosoa 
^pusculos 4e pcmcfibw^a bistQria^ impre«oa repetidas veceti' 
Hsn Francia y en Flandes, Al delprimero llama Pose vino' 
0^atiey docto^ No fne menos aplaudido el del Aragoneg' 
l^wn Costa J que por esta obra y otras se hizo benfefico k' 
las bellas leiras, 

Uno delos mayores atixilios que tubo la historia en- 
«quel siglo > fue el estudio de la geografia i la qual re- 
rcihiQ mucha claridad de la ilustracion de los escritoresi^ 
antiguos^ y eti particular del Espanol Pomponio Mela.^ 
JSsta batio entre aus paysanos un Juan Oliver i y tin Feif*- 
jnando Nunet ^ que no cedieron a nitiguno.de los cxtrant^ 
geros en exornarlo, Se aplicaron despues los Espanoles 
.«! estudio 4e.la geografia moderoa ; y desde elprinci^ 

Oo2 piflt 



(292) 

pio de aquel siglo escHbid una obra gBogrkfia muy exkcta 
Fernan Perez de Olivacon el titulo d^ Imogen del Mundo4 
Nuestro Reynofue de los primeros que tuvi^Fcm Mapar 
geogr^fico ; esto se debio al ce^lebre Matematico Pedro 
Medina^ que en 1542. escribio una breve Cconica de £s- 
pana ^ y extendio et Mapa geografico de . esie Reyno ; del 
qual cohfiesa Abraham Ortelio haberse servidb para format 
sii teatro &c. Enelaiio 1519. habia ya publicado Mar- 
tin de Enciso la suma de Geografia de toAas las Frovincias 
del Mundo. Casi todas las de Espafia. tuvieron sns ilustra* 
dores en esta materia. Italia debia al Espanol Juan Leon 
k descripcion mas individual j y exacta de la Afri- 
ca^ que did k luz en Italiano en tiempb de Leon X^ 
De hi escribe Bodino ; Profech unas est ex ^nibus 
qui Africam post annos MUle itfeUd barbarie , & mstro^ 
rum bominum ignofaniia sepultam aperuit y ac omnium ocu^ 
lis patefecit. (a) jY no foeron los Espafioles los primero* 
que descubrieron 2i Italia ^ y k la Europa toda ei tea- 
tro geografico del nuevo mundo? Antonio Herrera y ji 
quien estimo tanto Ve^asiano Gonizag^ y Hermano del 
Duque de Mantua , did al publico Icf descripcion Geogrdfica 
de las Indids Occidentales. Oigase el jiiicio que forma de 
•esta obra Gerardo Juan Vossioi Nem<y alius majori fide^ 
^ industria observofOlt fines Provinciamm ^ magnitudinetnf 
maris tr actus y promontoria yinsulas yfiuminunt flexusy ostiOy 



jji t_iii. jji 1 1 •- ' i - ■—— -|— - J--— — — -~- — ^1.-. -. . ,. 1^^^^— ^— ^^ 



(a). Metod. Ad faciL liist, cognlc. cfap. 4* 




(^93) 
& par f us y lattmm ampJimdinem ^ Regiomm sitam y fatidnem 

vicmorumtractuum > turn etiam Cali'^ item proventus singu* 

latum Provinciarum 9 quaque ad urhes , & propugnacula 

m 

pertinent, (a) Basta finalmente para etemizar el nombre d% 
Espana por lo respectivo k la geografia el deberse k nutsm 
tro Monarca Felipe IL la primer a obra complets. e;n este 
genero ; esto es^ el teatro Oeogrkfico de Abraham Qrtelipi 
que si bien no fue Espanol de nacimiento> era vasallo 
de Espana ^ y a instancias y con los auxilios de Felipe IL y 
de otros Espanoles comenzo y pecficion6 aquella obra^digoa 
de salir al piiblico bajola proteccionde aquel gran Principe^ 
Eetos y otros meritos de los Espanoles sobre la histo- 
iria jQonlirman ,que no fueron inferioresen este asuntoi^ 
los esclarecidos literatos de Italia. Veamos abora con br^r 
vedad de 'qoanto es deadoraestaa noestros bistoriado^ 
ires' que la exornaron en aquel siglo. El Sn Ab. :9 siempre 
solicito en hacemos k la memoria lo que debemos h los 
italiahos ^ no aos deja olvidar el merito de Marineo SjL* 
culb en ia ilustracion de nuestcas historias« Estamps pbli* 
gados k' Tirab. y puede estar seguro de que no necesi- 
tan los Espanoles de este saludable recuerdo ; porque con- 
«ervan agradecida memoria de aquel benemerito Sicilianp. 
Asi no tubiera necesidad que yo le acordase los Espano- 
ies ^ que aclararon considerablemente la histdria en Italia* 
Pudiera tener presente que al mismo tiempo que escribia 

Lu« 



(a) De Stient, Mattiemat. cap/ 44. §r'z^. 



Lucid Mathttb lie laadl$»f Ht>/>ai»ito> escriyii.en'Sici^ 
el Espanoi Alfonso de Bati^as ^ f^ndilm SkM/a, :9a^tte 
leer lo que de el di<« Marineo etr «(i .^tUurao libra : cum\ 
Twibormiid^^s^ moda luiblade Alfi^o) M^sismA yJ)re-^\ 
pant ii ^ OfUarwn Skilia^ i^ivUaium nobifiiatm > pmsiqn^. 
tiam ^ & t^mat^m anirmdvcrUsset i MeUmn ^xS&ilui 
ImdibUs elegantissime cmpQsuii > in (pta pnmcipua gu^e^f 
^ memoratu digna 9 quihis merito debet Sicilia ghriari ^ fap 
cundissim narravit 4 ita ^ , quibus rebus SifiUa poUeret, 
a qi^antim vifk r piviioHbus ^ equis^ divfi^s^ opibus yfrt^ 
gibu^ 9 Mque aliisj^ticitm&us vulerei^ QstmierUn Si hut»era 
itferido esto el Sr. Ab. en sa historia ^bubieran visto sus 
l^tores 5 que Espana amicipo a SiciUa el psgQ de aquel 
icredito que rios recuerda como existeotetodavia* 

Si rto le parece aun spficient* quanto «$cribid «i do-* 
gio de Sicilia aquel erudito Espanol para compeosar *el 
merito de Marineo kcia Espapa } le presento otro femasa 
historiador EspaAol muy in$truido en la histona del ReynO 
de Sicilian Este e$eiculta y erudico Atagon^ <Seffomma 
Zurita: Creo que las Siciliaaos no pnetend^rj^rt U prt^^ 
rencia de Marineo > respacto de Ziurita , ni par la cultura 
del estilo ,,ni por la vasta erodicion , tx par la oritica, 
y gusto escagido* El estudio diligbhtistmo.qi^ bizQ p^i^ 
'disipar las tinieblaa en que estaba eooubicffta. la #nuguer 
dad , dio motivo k que el grande AntaniQ AgU3tin.lo IJan^se 
bomhre doQtmmo:^(fi) y el Cardenal Baronio Fir cekbris,de re- 
rum 



(a) Dialogo z 



% 



ttim amiquUaie htikmerittis/jL^Si son tatnores Ic^ tplogios eon 

4ue exaltan s\i merito Gerardo Yossio > Pe^ro VictortoV 

Isaac Vosio> Andres Scoto >y Geronlmo i^hUino. £1 uiti-; 

mo escribe en estos terminos* La Espana dotada abundan-^ 

temente del cieh de mucbas gracias y did ai mundo en todof 

tien^QS ^spiritus mbies y subtimeTy asi en e2 V0l(^ 4^ tusarr 

masy como mt las diversas tiem:ias\ entre estof se ^admra com 

gran recomendacion Geronimo Zurita^^ que fuk Secretario de 

losrjueces de Zdra^govaa suP atria > cay a perfects sujiciencia 

en ias bellas ietrar recihid cSidai inmortat ^ quando se 

biss^ v^forhd al wamdi$ par media dB la in^pre^icm de ios Ana^ 

ies del Reyno deAr€igon enseis ^recidas iowms ^ en Ios quor 

ies se adviertefidelidad y elegancla ^ y un estilo sumamenle 

zsm^do^ Fue rtMmendi^lt por la intefgridftd de su vida py 

tentdo en cmaepto de que pos&a las w^jores Senguas ^yse ba^ 

llaha muy instrtddQ en Im ciencim mas sublimes^ (i>) 

Con el designio de;.perficiaaar la htstoria de Aragon ts^ 

tubo este inmonal historiadiOT en Kapoles y Sicilia ^ para 

quitat el polvo \ miichos mamniientos antiguQs pertene« 

ciemes a !a liistona.de flEmbos ReynoS;>'l4 goe redbio 

jDoeva claridad por Ios des^elos de Zurita. Dejando apar« 

te una muhittud de notidas que inserto en sus Anales rel^ 

tivas ^1 dominio de Ios Aragoneses ^n Napoles y Sicilian 

prubKoo el Gat^rediMonacM de acquis ilione RegmSiciliayCa^ 

iabria:^ .iSc* per Robertum Guise ardum , & Fratres Norp^ 

memos 

(m) Anal. Volum. Xl.ad aiu MXCVIII^ 



manos Princip'es. igoalraente hallo y dio a luz en Sicilia: 
'AlexmdriCeles'miCaiiohn Abbatis. de R^erti Sicilia Reg^ 
rebus gestis y una cum fragmsntis ex cbronico Ptolemei Lui 
censis. Tambien es fruto de las eruditas fatigas de Zw 
rita la Cronica Alexandrina , d fasti Sictai , que en el ano 
16 IS. publico eh griego y latin el Jesuka Mateo RaderoS 
la qual sacb Zurita de cierta Biblioteca de SiciUa , s€gun 
dice Onofre Panvino. (a) ' ' 

r unos trabajos literarios de esta naturaleza hechos por 
tin hombre de suraa erudicion , de un ingenio ameno .f 
mofundo, y de un natural muy araabte , le grangeai 
Jon con justicia la estimacion y afecto de quantos litera- 
tos lo conocieron en Sicilia. , y en Napoles. Entre estos 
lian Pelusio de Crotona celebro el metito de- Zurita coo 
tinaddcta composicion poetica que erapieza: 
Surita indite y quern Minerva parvum 

Jrtes perdocuit bonas ) deditque 

Stylo scribere posse JJviano 

tongas hhtorias , &ore 4ulci 

yeriusfimdere mdle dutct4res , &c. (b) 
- Podemos esperar que el merito de e«os dos EspaSote 
en ilustrar la histof ia de Sicilia sea justa retribucion de 
lo quedebio lanuestra al Siciliano Lucio Marineo. : Mas 
todavia nos quedan otros creditos contra Italia , que Ti- 
raboschi no ha tenido h bien recordar. De todos lo^E«. 

r 

(a( In pr«f. comment, ad Fast. 

(b) Lib. IIL Lusuum Ncapd. iSS7* 



paiioles olvidados en la historia lit«raria de Italia > liajr 
pocos que tengan mas razon de quejarse del docto histo* 
riador ^ qqe el noble y erudito Alfonso de UUoa. Erases-* 
<e bien digno de una gtiti memof ia por '■ haber encique^ 
ddo la literatura Italiana , asi con unas historias niuy esti^ 
snables escritas en esta lengua ^ como por haber tradu- 
cido en la misma algunas obras apredables de los Espa^ 
fioles. Quiza cteetk el Senor Abate ^ que esto mismo le 
hace menos benemerito de la Italia , $iendo de presumir 
que ocasionaria alguna cormipcion enaquella lengua; C9« 
mo lo hicieron antiguatnente con la latina los Espauo^ 
Ids que intentaron hablar y escribir latin en Roma. Fe* 
ffo vi^a seguro de que' Luis Dolce ^ nombre memorable 
en la historia literaria ^ puede quitarle este escrupulo; 
pues eh el prefaclo i la vida del Emperador Ferdinan- 
do^profiere estas expresiones acerca de UUoa iCabaUeri 
virtuosisimo , y qui ademds de las bellas e ingenlosas obras 
criginales que compuso ^ fue un elegante y fiel traductor de 
cdmpQsiciones EspaAolas en lengua Toscana ; en las qualesse 
gxplica como si bubiese nacido en la misma Italia ^ observant 
So exactisimamente bast a las mas menudas regtas de este 
Idioma. £1 mismo Dolce en la carta dedicatoria al no« 
bie Portugui^s Odoardo Gomez de la Tragedia la Medea^ 
dice de Ulloa> que vertiendo di&retites obras de la len- 
gua Espanola .k 4a Italiana .9 herrnoseaba igualmente las 
dos. Este testimonio que dk de Ulloa un sageto tan jus-» 
tameme aplaudido por .Tiiaboschi^ puede tranquilizarle ea 
Tm.iy. Pp . . est* 



esta parts ^^ sr tal' vez le hubiere ocurcidoalgtina deirctm- 
iianza contra las obras Itaiiaqas de aqyel EspanoL 
; Refliexionese si un eruditp Espanol y q^e ^mpteq la ms^ 
yoT parte de su vida en isnnquecer ta.lengua Iitaliana 
con obras propias ^ j elegantes traduccigoes 4c bti^as uti* 
Usimas > merccia algo mas que ser pombrado como poc im 
Qdencia; mayormente habieado esciito en Italiano acer^ 
ca de Ja historia de Alemania ^ que s^gun . dice el Seaot 
Abate : aunque did en este sigh el Imperio Gdrmamco abun* 
dante materia para la bistoria ^ con todd fue escaso el nu-r 
mero de Escfitores Jtalianos que se octtparon en, it. (a) Es^ 
cxibib pues UUoa la vida del Emperador Carlos V.^ qud 
se imprimio en Venecia en 1566. , y fue recibida con tan^ 
to aprecio de los Italianos ^ que se reio^rimio tres ve^ 
ci^s en dicha Ciudad. IQnIamisma habia publicado el ano 
jintecedente la vida del Mmperador Ferdinando y con Jos 
guerras deEuropa desde 1520. >hasta 1564. £scribi6 tambien 
ia, Expedicion d^ Emperador Mdximiliano IL contm el St$h 
i:an Soliman Emperador d^ los Turcos as La Historia de la 
smp^esa4^, Tripoli deBerberia^^ de laiguerra de Fernanda 
^Alvarez ^en Flandesi todas obras dignas deun hombre 
que consiguiQ en su mocedadi {como dice Ghilino) el 
(onocirniento en oasi tddos los esiudios sublimes > y que ba - 
biertdoie liedica^ con parfkidar esmero a una corainua y y di^ 
MgerOe kccian/devarit;^ yiuefios Autores y se adquiriofa^ 



#iP— f t u rn-*' **•••' * ' ■ *mmmm0m 



^^ 'Toiu. 7. part. a. pag. $43. 



« 



prafesorei de las iUit^ ieims qtte mbknn m su tiemfd^ 
qqf4efios poises^ (a) . - . 

-' li88. imtdnas de lo&'PfdBcit>es ir^lkisis rdicioa tqmbieti 
qiQbiei matei;iai k Diloa ^pua^cnipl^c :$a ilcxita i piupfiti j^uii 
uno de; los sabibs favoretiidos de 'Dctti inemHiie QDnsagk. 
Principe de Mol&tta ; bien que e) Senor .Abate no le ha 
dado: tugar entreeUcsquaxido nmrbtz k.JSoseiiiio*> Mch 
cio i y Contil. (b); Para justiiicar Uliba da j&ma de aqt»el 
:Principe de alguilas tacbas vqise ie ioxput^ban ^ ^scfibi6 ^ 
vidcL del valeroso ^ y gran Cdpitan Don F err ante Gonnu^ 
JSmnd^e .de Mdfetta y . en la. que adands . de los becbos df 
€ste J y de otros Principes y ^apitctiDss > se describe lOM 
^guerJras de Itaimy de ottios pBfses ^cimtenzando desdett ana 
^^i-S^s^ basta el iss7* En Venecia en casa de Nicolas BevUaC'- 
igaa 15^3* Esta historia de Ulloa la insiotta de paso Ti^ 
f^b. Julian .Goseliniescribioiigualnaexxt^ la vida de Dolk 
jperxante Gonxdga Qocd ^tpsdespues de ladeV^bk,^ 
en ella ni aun mencion hace del historiador Espanol ^ co- 
•fno repara Eontanini ;^cQnducta ^co correspofidiente % 
la Konradte de aqiiel Italiinp. 

^Peio de quamas historias no enriqAiecio UUoa la leii^ 
^a Italiana con sus elegantes traducciories ddl E^pan61? 
J&a bisteria dz Colon =r La del Peril ,escrita por Agustin de 

Zarate=La Asia del c^lebre Portugues Jaan de Barro$=£^ 

^ : Ppz dies- ' 



,<(a) .Tcatro de los kombres ilustrqi. tow* 2* pag* 9* 
<b) Tom. 7* p&£» j£t 



destuhtinikfiiddelu Tndkf pot F«maiido Lopeis de OkSU^ 
fieda 9 .con ; atcas inuchas ^ras lais debio Italia k la in&f 
tigable pluina de este Espaiiol. (^) Mario en Venecia ^ ]i 
foe sepultado &i la^ igleisia d^ San Lucas en el mismo Se- 
pulcro. que Luis Dofce ^ GeioninK) Rusceli> yDionisio 
Atanasio : Tres resplandecieraes lumhreras de este sigh y ea 
£Xpresion de Ghilino. (a) No pudieron menos de que^ 
jarse las 6ruditas y &iu cenizas de este sabio y quando 
Xirab. sacaba de la obscuridad las . de sus amados ^om*^ 
paRetos paf a ponerlas en la clara luz de su inmortalhi^ 
toria. y d^ndo en olvido las suyas $ separando con sa 
pluma aquellbsJiteratos benem^ritos.quedescansaban unlv 
llOsieri su afortunada tumba.; v. • > 

(MVIas no se concento el Sr. Ab. con separar de >UIki9 
•al ceiebre Luis Dolce > sino que tambien apartol k este 
4le buTjo nobilisimo' EspanoL^ ii cuyas liter arias, empress 
ibtsbia agregado Dolce las suyas. Uace m^icion Tirab.de 
-^cVid^ ije Cados V« escrita por Luis Doloef pero caila^ 
-^ '= . ; que • 

(*) Repara Fontanini que Dot> Nlep^te Aiitonio no tubo noti-* 
<ia de la cpfreccion que hiio UlloH de^ (a^ novclas de Bandelo Ita- 
41a&i ,'/Rc%iaso D6m{uiCdilo j 'deqmlMf Obispe' * Ag^n* eh Francia: 
4«3- quaks (estaban escritas en esiilo demasiado Ubre , pero purgar 
I3a« j^ot UUoa se reimprimieron* Juzgo que no debc atribuirse i igno-- 
^fa^Ota el silencto de Nicolas Antonio / stnd ai honrada modestia , no 
^e/iendo divulgar que un Soldado Espanol hubicse sido. corrector 
>tet modo de ^kribir poco honesto de' uii Religiosb , y Obispo Ra- 
liahb.'^ ' Qtiisiei'a preguntar k Fbntfttiini si e^ efecto de ignorancia, 
•*^de-tnoae§tISi el Callar cdhiO hace ba^tantes tradnccloncs aprecia^^ 
hlti que hizo . UUoa ? -CoAio el silencio sobre esta materia de Apt>»* 
tolo Ztnot (a) Lugar oitado. . *. • 



qu^ este : «m()H<v Venooiano pM^^i^e^ h-^iiar de aquel 
Emperador , como unida a las -n^ .de los Cesares esr 
cscritas en Espanol por el ilil^fe Sevtllano Pedro Mexia, 
y; que aquel, h^bia ttadqcido: ilQticiii fimmn Ssipn dl^ 
tita^et^ mMY oportwa, para Ja iqe^ria. que jiUi: trsif^ e| 
expiesadQ historiador. , > 

He aquieL titulo con que salid. ^luz «n xs<it«. l^vidfi 
dei Carlos v. de.I>QlQe : /O'rfa* 4e toths ios JS^y^^a^^^ 

t»tbpu€stasm kngfM. Espafioldpor.PfifIro ftfi^f ^ » '/Kv^/Or 
das par Lutiovico Dolce » aAa^en^se la vlda .deCarhsJ^* 

m 

No ^e crea que Oolce e$ menos apreedor. de la Jiferatura 
ItdUaoa por iatffdduccions d^aqu^la otini^Apaiipla^ quA 
f)W.j(Kfas.suya9.;NotfiSQjp(Mpo habls ^ijipo; de ^9$ yit 
jda0 de 10$ Emperadores escritas por Peidro. Mexia: Ahht 
qnte ban.sido escritas (Ips.vidas de ]os £mperadoFes)pof 
mas, de 15. kqn^ts infignesy c(mtQdo^ eioP^dro Mexiayt^tiff^ 
Afcritpr^ ieSflla^^ }lepa la vefttciia e%%tf^,ioi3t^^iyjon sin d^futm 
'hidM, ccon mas, gusto que las otras y prificipahmnte pof 
€star adornadas de pureza de estih %y de otras perfeeciones: 
4ei^f . obras esfc^o trfuiueidas en bu^na locuciofi ItaliqnOp 

kre.dfl 4utQr. (fi) ; 



^i 



Al 



^^^^^^^^^^St^^^B^'^Bt^^^^^^^^^T^'m^n^^^^^T^^S^^^^^^^^^^mt 



i%y. .Luginr^ciudp -gag* 196* A iqj^s d« las historias meiicionadas 
«scribi6 Pedro Mexia otras obras muy doctas cqn el titulo Sylva 
4e -vari^^ hc^iqny- ra%onami$ntos d<Ktos f y curios b^ Las que re* 



^' ' v' • S l*» .<- f «JjM *<««'« **|l *>i 



c;ribirnOs ta! hls«ot^ de^AIdMnafiia y que'por 4otfa parte.dia 
arguflveifto '6b tttetid) ^r^ilide ifak iiiMqfekinng^ "Rkmiayfaert 
de loe £$pdfidl^ ^06 aidt^batii^ d^^elogi^r ^iup^ «1 lispla^ 
ke<M6 liv^ ^^A¥i6jf t^mj|^I/t)<!^b^ Uieai cdnocido 
en Italia 9 y con especialidad en laCdrte Rorhana ; puea 
hailaildefce de Embaiador ddr Rey C&toiko ^erca de la 
Santa Sed« 'bh^b Iob Po^ificadds d6 Pauli> XV. cy PialV: 
s<^ aplitQ 4i pi?<mioVet4:an .d' mayor 2elo ia'coiitlnfuac^i(Ki 
y termmo del Cancili^ de Ti^ma Este itds«ie y elegante 
Espandl e^ribi6 en supropia lengua hs Qomei^aiios Me 
las guerras de' Carlos V* \corarar' hs Profies^antet de ^^ 
mania I '^tds -qualeg fi^adiicidos en Itdltand $6^ ' pflblkawy 
tin Vfefiecia en 1553. i y primero se vieron eil ididma-Ia 
Wno irapresos en Amberes en 1550. La acepiacion qtMP 
fneretib ^sta liistori^ fue tan singular ^ que eh siete afids 
%e teitri^rimi6 jftis ieees : Et mismo Carl<>s V. la juzgo 
ta6 digna de susglof iosas hcciones , que paw sumo honoV 
de Avila dijo : Si bien me reconozco inferior a Alexandra 
tl Gran^ en las \)iot6fiasy tonqiiistas y iw h^cedo con tod^ 
t'a'pr^e'fenciddebdbe^timdo'm^ di sus be* 

tf&w/*6ro-el Si^^Ab; Tirab. -;'}ile2>'inate tfor«p»ente en este 
pjLinto> nos hace saber ^^£^e este gran Mionarca n<y tuh^ 

efi- 



cibib toda Europa icon'"aso^bi*6 , y s^ t^adlijebon ^n-ItilUtio^ Ffatn- 
'tis y Afeman y Latin. Todas las Naciones se fembel«kar6t] con aqudla 
cspecie de Eiiciclopedia ^dcquc-fu^ com© in^^enti^r''MetiaVy*^nbre^ 
^etupo aumentaroa a poriia los ecuditoa U Sytya de Taria leccion. 



d su meritQ. (a) 

. : Entre t^Qto q}9fi esto^ iqs^goes. historiadoreis ilustrab^Q 
§n Italia la hi^o^?ia^e Jgs fimpffa<}of^ ai cl^J^- qwy?^ 
Iqce^ k la^Eclesi^stica; ^I ^abiq Aiiomf> Cljiac;QQ cpa lay 
curiosas noticias 9obf e las vid^s ^ y acciones de todos Io$ 
Fontifices ^ yCardenales; obra que se icnprimid en Rof 
jtjifiijen do(s tofl^ps: w,ft)li:Q r Y que^despues se j?pimpriHiiQ 
goa7iuex^§ adipciones dielEspaqeJ F/3neisco' cte Cabrera 
A$Qrales> y de Andres Victprelo. ; Pubjico Chaqoaen dir 
ch^ Cludad en elano 1591? otro cuno$o opusculo per-^ 
tfippcs^n^e, Ala bistqci^i E^Jesiaptica 5 Quy^ xmlo f^^A.:de 
$ungti We^roflymi davjlk^Uia (i<gvi?4f^^ ^qoipa,.ia?il)jeB;ei 
fSTJicJito tiiSitddo da Jej^iniis y& voria Mrii^ c^puii wifiqHO$ 
qbservantiai impreso cjn; Ja misma Capital a^a d? 15995 
AlU. f spribip :i|;ualflpkente..e6te, ipfatigable liij^ratQ una cch»' 
piosa Pi;bUc>ie<:a:de Autpi:^s Eqtesi^sticos^ que refi6r$ P<?7 

seyiao \h$b« vi^tp eji.Qa?a. del mbmoJCtoacon. (*) : 

. . Tan 



- O^)" Lugar citado pag. S43' 

- Q)« y^^^c Ip <jia0 jlic© el. e&clare^idp IVfjihilloe er> orden a la;Bi- 
blioteca Eclesiastica dc Chacon. " Qusc ex Chigiana Bibliotheca ex- 
^, cerpsiraus , non est necessarium sing-ulatini exporiere. Tantuni (fe 
,^-Alphonsi Cia^on^ E^gistplis. ^ quas iudel^abuiaius, qu«dam obsofvare 
„ jubat. Ex his -Epistolis intelligitur Alphousum Doiniiiic^inum.,.. opera 
^ duo mdlijun* fuitjc : uiHim de autiquicatibus Ronvanis , cum variis 
„ figpnif ; alterum de Bibliotheca Scriptorum Ecclesiasticorum. Ideam 
„ hiijusce operis habemus sub titulo sequeiiti " : Bibliotheca a pluri- 
hus^antta A.At dispersim^institttfa ffcaihcttt ^- pmrrem'o'' r^cdg-' 
Mita novarum librorum accessiofie hcuphtiim , (fin duplum , fosi 
frior^s tditiones aucta* 

JLai - 



'- Tan f^stt6tn^iito de la histbria icbnio dts li drsd^itt 
Eclesiastica fue el Santo y docto Arzobispo de Braga Bar^ 
tolome de 16$ Martlres, Itistre de fa Heli^ion Domini- 
Tailai y gloria de Portugal* En \jna y otra ciencia si 
thostfd xritly veirsadb en el ConciKo d^ Trenta, y de${mes 
f!n Roma donde logro la amistad de Pio IV. y del Santo 
Cardehal Carlos Borromeo. Escribi6 un compendio delas 
llistorias Eclesiasticas qtie dejo- in^ta Pero ho peritiftio 
fel Cardenal Borromeo quedase privadoi el Publico d* k 
utilisima obra de aquel grin Prelado intitotada Stimulus 
Pastorum^ pues la hizo imprimir en Roma el ano 1582* 
* Bien sabido es que la historia Eclesiastica recibia mu* 
thk da^idad del exacto conocimiento de los Concilios asr 
Generales ^ coifid Nadonales , y JProvinciales* Taihbien en 
esta parte debid Italia no pocas luces a las fatigas de los 
sabios Espafioles. Desde el i546.faabia impreso enVene* 
da el famoso Arzobispo de Toledo 'Bartol6m^ Carranza 
la docta obra Sumnta Conciliorum y & Pontificum a Petro 
usque ad Jul turn III. dedfcada al celebre Diego Hurta- 
do de Mendoza ; la qual ademas de las reimpresiones que 
86 hideron en Espafia y Fr ancia ^ $e reimprimio en Ve« 
neda el ano 1573. 

Mayor trabajo y erudicion contenia la vasta coleccion 
de todos los Concilios > con que en 1555. enriquedo la 

Re- 



Las cartas de que sac6 Mabillon estas noticias , sou de Chacon al 
Cardenal Sirleto , k quien habia euviado la axpresada Biblioteca«, 
Vaasi: MabiU. Itiner. Ital. pag. 96. '* 



RepAbUca literaria Ff anciscp Jover naeurai del Reyndxie 
Valencia en Espana ; no de Val^cla del Definado > como 
creyo Luis Jacobo d^ S. Carlos^ y lo escribe en su Biblidr 
teca Pontificia. La grande obra de Jover se divide en tres 
partes > en la primera trata de los Concilios generdes : en 
la s^gunda de los par^iiQulares : en la tercera de los Deere- 
tps Pontificios. En el primer tomo de la Coleccion de Labr 
be se hace el debido elogip de este docto.Espanol , co- 
mo de uno de los que escribieron con mas cntica sobce 
«steasunto« 

Aquellos Espanoles que se desvelaban en Espana por 
.i^uyentar las tinieblas en que estaba envuelta nuestra 
histpria Eclesiastica it causa de la barbarie de los siglos 
p9$ados y : enviaban 21 Roma nqevos tesoros de noticia^ 
para enriquecer el inmenso trabajo que habia empren^ 
dido el inmortal Cardenal Cesar Barpnio. >^ Merece en- 
tre ellos el primer lugar el gran Juan Bautista Perez Obis- 
po de Segorbe ^ persona de sublime comprehension ^ de 
solida critica ^ y de continuo estudio. Saeudiendo el^pol^- 
yo a los antiguos manuscritos encerrados en nuestros Ar^ 
«hivos y Bibliotecas ^ recogio ^. enmendd ^ e ilustr6 con 

Tom. IV. Qq no** 



>. M i . I » 



4* Es digno de particular memori^ F. Toniks Maluenda Do^ 
minicano natural de Xativa , celebre Teologo del siglo 16, , quien 
pasando a Italia a instancias del referido Cardenal le ayud6 en la 
obra de sus Anales. Tubo mucha parte en la correccion del Misal, 
y Breviario Romano , y en la de la Biblioteca de los SS. PP. de 
Margarino de la Vigna , por encargo de la Sagrada Congregation 
4ei Indice : £scribi6 muchas. obras <}ue merecterou sunui aceptacion. 



itotas lAudltai ion. Xlowt^XuM 4it Espafia % los ijosiles n- 
rniitio ii Gregorid XIII. lel Cardenal Gaspar de Quiroga) 
juntamente con dos €igries cronologica^ ^ una de los Con* 
cilios^de £spanaante$ de la irrupcion de los Arabes^ y 
iotra de los Reyes Godos de este Reyna Eslas las insert6 
<Iespues de Don Antonio Agustin el Cardenal Aguirre en 
<€l primer tomo de «q coleccion. Don Vicente Xime«» 
«o (a) apunta otras doctas fatigas de aquel liustrisim^ 
^alenciano« 

gQue erudicion > critica > y elegancia no se advierte eft 
ios tres libros que escribio sobre el Concilio Jiiberitano 
el muy noble Don Fernando de Mendoza dedicados y y re» 
anitidos al S. P. Clemente VIIL ? Los sabios Colectores de 
dos Concilios 9 los Padres Labbe > y Cosart los juzgaroa 
•dignos de ser insertados en su primer tomo > del que ocu^ 
-pan mucha parte. Ya se habia hecho iamoso este erudlto 
Jurisconsulto con otras obras que no pertenecen k *este lu« 
gar J ni al objeto de este Ensayo. Por no sallr de los limi^ 
tea prefixados omito. un ikistre caiUogo de Escritores Es-^ 
•pafioles > que ilustraron en aquel siglo la historia de las 
jglesias particulares de Espafia ^ dando k conocer por est6 
medio a la Europa conquanto ardor se empleabah nues^ 
4ros literaiosen reparar los danos causados en los tiempos 
iiinestos de la barbarie« 



4fl) Bibliat* Vaknu tom« r* paj^. 2^3 < 






CQnQeso qm nece^itan; piBoiortciA jtosrUaliama para loeq 

cas (jqeproSereel hutor dd e^tdfiwftya. A la yanjad; ^c6^ 
too ^an Qie sufjrii; con quifctxid oii? (iteici qpm italic cedt>i6) 
de Espana Iqs TuKos ; QuiotiliaROSri.queipor s) miisina step 
tenia? Imlia mae^^a de- todo el mundQ:} Itelia > que Uaw 
()e literafura amepa ^ podia bacer participantes die eU^ It^ 
todas la& Provincias restantes de Europa ; Italia > que casi 
jior efecto del clima ha sido siempre ftcunda de hombres^ 
eloqueiurslmos : . ^Esta Italia habia.de mcQctigar de Espafiapv 
Ip^ Tulios ^ y QuiptiUanQ$? ^Oe Espana 9 h, la qual habia co* 
municado los priioeros rayos de la culta literatuca? ^pQi 
Espana que casi por efecta delh cUma ha prodqeido poco$'. 
Oradores c^lebres? Ta^tpdecirea esto, que sepuedere- 
putar por la paradoxa mas ridicula de quantas CQntienQi> 
cste Ensayo, No niego que a9z parecera a primera vista; 
pero examinesmolo de espacio ; y si las per$oq.as libres de> 
t^a parci^lidad nacional no juzgan conduy^ntes misra^^ 
Xpnes ^ no se ten^^a ppr dicha esta propo^icion* 

La Italia estubo Uenade ainenisjmo3 inge^los en. ^ si^t 
glo i6* i gqui^n podra disputarleesta gloria? Llego hast»; 
el fanasti$n)9 el ardor df raa literatos en imitar los> 
raejdrea Autores antiguos . tanio euvla poesia como en lt> 
i4pq^iQngia«. Zg»«b«taote debe cfiiife»i$e. que np fueroai 

Qqa ^ igual- 



dot) 

igualinente felices en la imitadon de los Oradores ^ que ei 
la de los Poetas. f^Qub sugeto de gusto no lee aun el dia 
de hoy con suma complacencia las cultas composiciones 
poeticas de Policiano y Vida , Sannazaro ^ Navagero^ Fra« 
castoro> y otros muchos Poetas afortunados de aquel 8i« 
glo^ gPero qufe oraciones hay de este mismo tiempo^ que 
puedan leerse sin &stidio ? Se hallaran tal vez en el ter- 
cer volumen del tomo septimo de la historia literaria de 
Italia 9 ^ue con razon espera impaciente el pilblico« De 
xiinguna manera dudo que en el veremos colocados loi 
Italianos en el primer asiento entre los Oradores ^ y Maes* 
tros de eloquencia jpero no sh si estz primacia estarafun- 
dada tan solidamente como aquello de primros ilustrado- 
res de Espaiia > primeros restauradores de la Jurisprudencia^ 
pf/»fef 0^ quebrantadores del yugo de los Filosofos anti*- 
guos 9 primeros Escritores sobre las medallas antigua% 
primeros y qui nugari dessierunt en el estudio de la anti* 
guedad« 

: Mientras que carecemos de aquella luz correspondiente 
» los Oradores Italianos cod que nos iluminark el Sr. Ab. , 
se, hace preciso gobernarnos por lo que han escrito lot 
sugetos mas instruidos en la materia* Pedro Juan Perpi* 
nan ^ uno de los Tulios Espanoles que admiro Italia en 
aquel siglo y hallandose maestro de Retorica en Roma el 
afio 1564. y recito a la juventud Romana una elegantisima 
oradon De avita disendi laude recuperanda y en la qua! 
Iff dice : Vesfra enim est y si vere hqui volumus y vestry 

estj 



(309) 

est ^ Romani Juvenesy bac omnis latinm eopia possessi^. 

quiB quonlam in earn quasi caducamy at que vacuam extera Na^ 
times permulta y vobis aliud agentihus y involavefunt ^ b6c 
majori studio vobis asserenda y & vindicanda est . • • • No* 
Urn aliter bac accipi y atque a me dicuntur. Cogor it a loqui 
peracerbo quadam animi met sensu ^ & dolore ^ quern capio^ 
cuni ' bujus Civitatis excellentem dignitatem in aliis rebus mag-- 
na ex parte conservatam ^ in bac una prope ad nibilum re- 
eidisse cogito. Nose crea que P&rpiiian quiera decir^que 
la gloria dfi la eloquencia poseida por los Italianos al 
principio del siglo 16. y hubiese pasado 2i otras naciones> 
abandonando la Itajia despues de la mitad de dicho si« 
glo. Recuerda ^ los Romanos aquella eloquencia que tu^ 
bo como su asiento en Roma en tiempo de los Tulios ^ d6 
los Antonios ^ y de los Ortensios > de cuya gloria dice; 
Qjui dies hnperandi potent issimo Populo y idemfinem par iter 
attulit bene dicendi* (a) Quien no vfe que siendo Perpiiian 
Hombre modestisimo y y tan afecto ai Italia^ no hubiera 
reconvenido a los Romanos con la perdida gloria de la elo- 
quencia desde los tiempos de la caida del imperio Roma- 
no ^ si hubiese tenido en los 60. alios primeros de aquel 
siglo Oradores dignos imitadores de Tulio ^ y restaurado* 
res de la eloquencia que este habia dejado como rica ht^ 
rencia k sus Romanos. 
Nodiscurre mas favorablemente el Abate Bettineli ea 

or- 



(a) Orat. de avitt diceiid« laud, recuperand. 



OT^^n £rlA'^l<>i^<^^'dQ io^^ Itali^nos en el mendpnadc^ 
siglo^ pice <^ue4os x^qc^ies 4^ Gasa se tienfmporlas. me^ 
jpr^s da nqwlr ti^mj^^ > fcm q^e, al presefjte fq^ Juz^amos 40^. 
brudo Idn^i^cis y d^$as j^r una servil imitncion de Jos aHiy, 
tiguos ^y pOT' un esUl(/ enferamente afecradaj vialento yC in^\ 
digestPr (a) Cqn-ijMe no eera. paradoaa el^ decir ^ qpie Ita-^ 
lia no produjo e^tonces verdaderos imitadores de Tuljpj, 
supues^to que las mejor^s orwiones de aquel siglp estan tan 
cilistames die la.eloqpencia Tjuliana. A^nade el: Seiior Abate:, 
niiis afortunados far^Qieron los^-Oradons latinos dejupiel tionir \ 
po. y comoMuretoy Qtros y porque bacia fucaracper lfl\ imita-* 
elm de los latinos* Segno se infiere no ha hal^a4o este era- 
dito Escritor algun Or ador latino Italiano que poderpre- 
sentar por modelo^ qumylo solaniente nombra al extr/ia«. 
gera Mureto. Muy bien pudiera nombrar 4iI|[unos £spa« 
fioles que quizk se distinguieron m^ que Mureto en la imi* 
tacion de Iqs antiguos. 

Entreestos es digno del primer lugarelTulio Espanol 
Pedro Juan Perpiilan , benemerito pormuchos titulos de- 
la elpquencia en Italia^ Fuede Uaniarse.feliz porque entre. 
tantos paysanos.suyos que cpntri buyeron igualmente al 
bien delasletras en Italia > ha jtierecido que le nonibrase 
Tjraboschi eii donde habla del Colegio Romano; esto; 
hace esperar que conseguirk Perpiilan un ^siento di^tinri 
guido en el capitulo de ia eloquenci|i. No 2ial)re atiniir 

que 



(a) Restauracion part. %• pa^. tftf. 



xqilfe destino fellz le Ti% procuradb h eitt tlbtfainte Espap- 
'fiol una distincion tan especial $ k no ^eir. qdt el Senor 
Abate hay a pensado coma Mureto , quien alabando a Per- 
pifian dice : it a diu in Italia fuer at , ut pro It ah bdbiri pos^- 
set. (a) Bastante consuelo es el saber que solos quatro 
anbd de mansion en Italia ( pues no paso de ellos la que 
hi2o en 6ste Pals Perpinan ) bastan para adquirir el dere- 
Cho de Ciudadano del Lacio*. 

Sea qualse quiera el fin de haber nombrado k Perpinan, 
lo cierto es que tiene justo merito para una i lust re me- 
morial ^ y que el solo bastaria para verificar mi propo- 
sition Gigantesca , supuesto que en Roma le miraron corao 
Otro TuHo, y un nuevo Quintiliano- Quando las mejons 
cracion&s de los Italianos eran tanguidas ^ y difusas^ Uevd 
Ferpifian a IxaVi^genus eloquential vividum^^ atque illustre-, 
plenum sanitatis > ^ succiy cdnvD escribe el Ah. Lazzeri.^b> 
<3|uando el estilo del mas sobresalieme Orador Itajiand 
era violento ) e indigesto ^ el de nuestro Orador era tan 
dulce 5 natural y fluido ,que de el escribio Mureto: wmi^ 
quam enim quemquafh audisti , ac ne studies quidem , ut.opi^ 
nor y in quern illud de Nestore elogium melius conveniret ^ cujus 
€X ore melle dulcior fluthat Oratio^ (c) Quando Ja excelencia 
de los Oradores Italianos era una servU ^ 6 mas presto una 

pue' 



Ca> Variar. lect. lib. i$. cap. i. 

(b) Diatrib. de vit. & Script* Perpin. ^«ap, i. 

(c) Lugar citado. 



(3") 
pueril imicacidn delos antiguos^ enseliaba PerptHancoD 

elexemplo^/y con las reglas qual fuese la imitacion c^ 
Talio > que podia guiarnos a conseguir la eloquencia de 
cste Orador. 

La falsa idea de que estabaa imbuidos los animos . de 
los Ciceronianos del siglo i6. qual era la de que para 
conseguir aquel timbre bastaba buscar con esmero y y usar 
con supersticion de las palabras^ y firases de TuUo^^ 
formar los periodos sobre su mismo modelo y fue la prin- 
cipal causa de la mediania de los Oradore^ I(alianos dt 
aquel tiempo. , , « 

, Algo mas que palabras ^ y periodos Ciceronianos se ne? 
cesita para imitar de cerca la fuerza^ y el espiritu.co^ 
que triunfabk Tulio en la Tribuna y Senado Romano^ 
No es arte de palabras solas la verdadera arte oratoria; 
proseminata sunt ilia pueriles dpiniones , & absurda (de« 
cia Perpiaan a la juventud Romana) bene dicere > non per^ 
suadere finem esse Oratoris ; solam elocutitmem esse bujus 
art is *^^aut elocutiomm cum pronuntiatione > i^ actione. (a) 
Pluguiera al Cielo que opiniones tan pueriles no halla* 
sen apoyo en muchos Oradores de nuestros dias , y qu« 
estos en lugar de perder el tiempo en hacer floridas^ 
y armoniosas sus Oraciones , estudiasen en hacerlas viva^y 
nerviosas > llenas de fuego y de doctrina. Entonces se 
Terlan mas Oradores k quienes poder aplicar lo que di( 

de 



kV*«iMiMMN<«HMMMMa«a«MHii«H««i««PH««aHiailaHHaMBaHHMBaH«HHrii 



(a) Orat. cit. 



de Perpinw el Ab. Xagzpri : ut fninim eise non debeat^ 
ti)t tantisque pr^fidiis talem exHtisse:) ^mlem Aristophanes- 
Periclem descripsit , ut tonarf y JUlgQ^re , f^tmisctre civita^ 
u$ videretuu (a) 

.No Uego este nuevo Tulio i un grado tan sublime 
c^ eloquencia sin el laborioso estudio de las ciencias mas* 
profundns y de la historia sagradti y profafta ^ y sin una> 
c ontinua leccion de los mejores Autores ; de los quales. 
no solamente tomo el artiticio de las palabras > sino aquel 
ayte^eficaz de persiiadiry njoy^r a los oyentes. Hizo pa-< 
tente ^ los Romanos quan indignos son del nombre de 
Oradores |os que abaadonan el estudio trabajoso de las 
«uepci?s yyy^ se dedican a buscar voces > y , a la puerili- 
daid d9^i farmar ' pei^todos : • Oradores que jsolo merecen SQ 
le& esvmt ipor: v€rbQru0 artifices y Fabrique hquela > corao^ 
dic9 Arias Montano. (b)^ De aqui es que Perpiilan bien 
proyi&to de x}OantQ es ^i^cesario k un grande Orador^ e 
ipflamado :de aquel fuego ;qUf produce ^1 interns poij 
la causa que se deiiende 5 componia las oraciones ma$ elor 
quentes y doctas y eruditas en tan breve tiempo > que 4 
oXfos lespareceria corto para aprenderlas de memoria } y 
i^on todo son tales y quas, (^n sentir del Ab* Lazzeri) ^f 
qidis atteffOe kgat , qumta^^ doctma abmd^my & argu-^ 
mentorum copia secum ipse reputet j videbit non aliter ab 
HHo bomine conscribi potuisse y quam qui impetu quodamy at que 
TQnf.iy^ Rr astro 



(a) Lugar citado ptg. 9. (b) R0thor. JUb. 4* vc/s. 555* 




0ar6 shtMd' dbemkrm^ itve ^ torJbiAiudc6mmoeirSlafi 
turn in'OerMo^ ^Md4m eotiOmrW ^ Hon in fomanAa orationf^^ 
biererety vel diem totim in pOrtb una perpolienda > liman- 
daque consumeret. Hoc nimirum est oratorem esse ^ boc fla^ - 
mine ekquentice poi^re i frasidntissimumqui cons^quifnk^ 
lum studiorum suotum j atque affici suai>isiima detei:t.atfonei^ 
^umqui experlri pofskttii qui in perhdo exprimenda conse- 
nescuni non video, (a) 

i Ahora pregunto : ^pioduxo licalia^ «n aquel stglo ilus-* 
tradisimo semejatues Tulios? Y 4un 6l mxnstfo tan ilumiA 
tiado gcuenta muchosque con un torrents de eloqu^rids 
trabajen en pocos dias Oraciones con las. qciaies ^tomre, 
fidgere ^ permiscere civitoies videaMur^ i De qua Oradc^ 
Italiano de aquel tiempo se han consenrSdd Cc»i mases^ 
mero las oraciones > ni se han t^ttiptes^ pt>f Ids^^Mai ze- 
Ipsos promovedores de la verdadera eloquencia*^ cbmo dan 
hecHo con las de Perpinan > no los Espanoles ^oa > sitKk 
fodas-las Naciones caliasde Europa?' Vavasor 'Id prd{>oriie^ 
por norma i sus Frahcesea; Turaeliho h sas Icalianos > di« 
eiendoles : Habenda est Deo gratia y quod talis nastne So^ 
cietati vir munere divino datus sit y mhde potttiopim litferd^ 
turn studiosi non tmttandisolUfh Qceronisrationempercipere^ 
verum etiawtpia cbrisHafiaque et^quentHe fortitm peterepos^ 
,iemus. (b) 

tanto qiKf. Perpifiaa.y su paysaiio Benito Perera^ 

• ■- -res* 

^) Lugar. citi^o ptg« i tf » (b) la praef. ad • orat. JPerp. 



Kin) 

¥e$faiirdf>an en el Colegio iUfiaiam ^ igjttidlo 4th ^ 
-quencia ', Uamaban <^ sf >cdfl' creeidoB {S^tniOB jpuflkti^ 
lares dl^inciDnes <ocras ewudfes dfr f^Offla^ Sitifia y Sc)^ 
Ionia al otro eloquente Onedlor EtpKnol^ IfonOl' ^ ^oi>^ 
tUgal ^ Tomas Correa ^ 4d qaleA diog G^liMb > que %izo 
iaks progf£sose» la OoqUmoia ^ (f»fi^'t^tHA6fW''Un%rdhf^ 
^"iimo Oradofy pot orw M^irco Tulh 4%?^rm 00 Sutije^ 
dto en esie »td le iii)so (KgSKi^^diK las j^jftiera^ <:atedt^ 
de humanidad en las escuel^s de Paleitfto > y Romd : E9^ 
ta J maestra ufi tiempo dela eloquencia 5 tube por honot 
c6ntar entre «us Ciudadanos k noestro Qradar 9 conC6die^ 
dole la distincionde Ciudadano Romahc). Ultimamente £l 
Ciudad de Bblonia le ofreeio la Cathedra de Retoirica f. 
Poesia con un <^ecido salario 5 donde per-severo siete anoft 
ique vivi6 desd« en^onces. Se ^^r(pro$igUe (i\ii\\n^)algu^ 
nas composiciones de su crudltisimo ingenio ^ las quales por su 
-doct^y sabia delicadeza y fueron pubHcadas por medio de la 
Imprenta para beneficio de las intetfgentes de las huenas le* 
iras. Los titulos son estos : De eloquemia libri quinque a^ 
i$mplissim<^ Senatores Bononknses^^In librum de arte poe^ 
tica jQ. Horatii Placet explanationes:=:de toto eo poematis 
genere , quod JE'pfgpamma imlgo dicimr ^ i^ de Us qua ad 
illud pertinency llbellus=sde prosodia y ^ versus componendi 
ratione libellus -^r. A tnis lie *sia« obrais se iroprimieroa 
tambiea vacias oraciones que Correa recito ^ los Sumos 

Rfz Pon- 



'^^m»mmmi^mmmmm»»9i't^ttimmm^kmit0m'mmmlmmmm 



<t)'^Te8itfo'xte4«>l Itdifebrtit iWStrti tcftt. -4. Tjag. ^JJ. 



' (3 r6) 
Pontifices J y algunas composicibnes poeticas en las quales 
fue felicisimo* Perdio la Ciudad de Bolonia estq gran Pror 
fesor de letr^s humanas a 28* de Enero del dno 1595* ^ ^^ 
cdad de 58. afios, y 10. mes^/ (*) 

No sin Justa razon se lanaenta el erudito Latino Latir 
nio del estado en que se hallaban los eatudios de eloquenr 
cia 5 y de humanidad eotre I0& Italianos : ut bx AUis Pror 
vinciis (dice) turn sine ignmna nostras ftota >. evocandi tinh 
quorum industria Itala Juventus ^ iS linguarum scientia ^ & 
rerum cognitione imbuatur. Hie enim , y ut atdio y qui in 
utraque lingua bumaniores quas dicunf Utteras pubUcis sti> 
pendiis conducti profitentAY Lusitani , Hispani , Gallique ma-- 
jore ex parte sunt, (a) Otro Espanol de los cfelebres Maes- 
tros de eloquencia en Roma fue el Valenciano Vicente Gar- 
cia. Las muchas oraciones elegantes que recit6 en Roma^ 

le ; 



(*) Si cstc bencmerito Profcsor de Its belUs letras no tubiese 
la suefte de ser nonibrado con honor en la historia literaria de 
Italin , puede consolarse con ver perpetnado su merito sobre cltnar- 
mol de si^ Sepulcro » en el que la baena cof resppndencta de los Bor 
loneses esculpio esta bella in^cripcion. 

D. O. M. ' 

Tbonue Corrta Conimbricensif 

Civi RomanOf 

Oratofi Summo 9 Poeta EximiOf^ 

PoHormum , Romam ^ poHomam > . 

Ad primus Humaniorum litterarum Catbedrg^ 

Adrstlto. 
Octavius Sandinus Somonia Prolegatus 

Amicus f (f Harts 
Fhhus curaviti MonumentumPosuH. " - - . 

^) Apud Lagomarj. io no^ad,£p. x%u Vogimx^tQVu t^ 



Ifi procuraron faraa de inwgne Orador. Quarenta y ocho 
son las que dljo en esta Ciudad ^ y se hallan impresas. 
Quiso la de Bolonia tenerle per Profesor de humanidad^ 
y 9cept6 la generosa oferta > pronunciando una bellisima 
oracion k six entrada en el nuevo magisterio , la qual dio 
k la pilkblica luz. Pero habiendole sobrevenido una grar 
visitna enfermedad y y siendo ilamado nuevamente a su 
Patria y no se verifico su ida k Bolonia. 
. Kasta la Toscana>que era la mas distance de losesta^ 
dos sugetos h los Espanoles y por consiguiente la menos 
expue$ta a k corrupcion del buen gusto > como arguye 
Tirab. y no ca^ecio del magisterio de los Espanoles. Am^ 
brosio Nicandro^ Toledano ensen6 en ella la eloquent 
cia bajo la proteccion de Lorenzo de Medicis. A este Prin- 
cipe dedico el Silio Italico que publico correcto conforme 
a uq exemplar manuscrito que se.halld en Roma. Desde 
.Florencia paso Nicandro a la Catedra de humanidad de 
Ancona , donde estaba de Ptofesor de bellas letras en el 
ano 1552. juntamente con \m cierto Diego Portugues. Sa» 
bemos e^to por Benvenuto Jurisconsulto de Ancona^ quien 
en la carta con que dedica a Roberto de Nobili su tra* 
tado de Nautis y Navibus y & navigantibus y exhortandolo al 
estudio de las bellas letras , le dice : liabes Praceptoref 
optimos y dgctissimosque viros y Nicandrum TohtanUm y Di* 
dacum Lusitanumy & Dionysium. . . I 

Por no extenderme demasiado sobre otros farno* 
SOS Oradores Espafloles que admiro Italia^ entre lo$ quale^ 

■ ocupo 



oeup6: di^inguido '^liigar d ya elogiado AtjuHes Stacia^ 
^iiyas otackonei cHcbai ^ )os ^Romanes PontMces se ha^ 
^lan impresa^ ; p&semos i v«r si ^n la sagrada eloqtienci^ 
die tmnbten E^afla fil Ita^a: lo$ nuevos Tuli6s y que esta 
'DO tenia p^r^sU La s^graia ^loquencia (dice el Ab. Bettineli) 
-^ inAMub^ scbroAf^ disfante de su verdadero oh jet o y -asi 
ptfr fatUiflehs Tididsy Demostl^ii par 'eiempUres ^r. fa) 
Luego no harb agravio k Italia si afiirmo que no te^ 
xAk per si en aqbel siglo Ids Tdlios > y Demostenes sa« 
jgradc^ que pudieran ' stirvir :de exetnplaires de la sagrac^i 
alpquencia ; perO ^i hace agravio k Espatia e^ Sr. Ab. ca« 
ilando que esta di6«a Italia los TuKos que pbdian ser 
modelo parfecto de eloquencia cristiana. Pondre delante 
^1 olvidado merito y despues de examinar brevemente Id 
ijue escribe en este^ lagar el elegante historlador. 
' hseffit^ qae'fidtahandla sagrada eloquencia los Tulios 
y Demostenes para exemplares : Luego el antiguo Tulio 
liocdano 5 y el Griego Demostenes no piieden proponerse 
pd* exemplar a los Or adores Sagrados. Luego aquel Sdmi* 
stable y ^ficadsinio arte con que ellos comovian pueblos 
«nteros a vengar 61 honor de la patria ^ h. conservar Id^ 
iderechos de la Ubertad ^ a sosteher inviolables las leye$ 
Ultiguas , y prudeiftes maximas de los mayores ; aquel ar- 
te triunfador de isis inclinaoiones del inquieto vulgo > y dd 

" 4 

los corazones de los jueces mas aiucinados; estd arte^ (U^ 
' go 



l' i 1 • I •. ■■ id^^— i»A 



tt> B^stauracion part. 2. pag. 65. 




gp yd 9 |rtof pinede serVif die ejcebplif SC ntfeslriffis Oradbres 
sagrados? Vease aqui una de las ptteocupacioneis que no 
deja Uegar h perfeccioh la sagrada eloquencia en Italia« 
La falsa persuasion de que la eloquencia Tuliana sola- 
meiMe 6ir ve para tf atar argumentos profanos y y pa- 
ra* formar oraciones de pompa ^ hizo que 16s Oi^adores no 
estudiasen ehmodo de trasladarii los asuntos sagrados aquel 
iniisffDo arte ^ que habia obrado tan maravillosos efectos en 
las causas profanas. Una especie de supersticion de ^ los 
Or^dores Italianos en aplicar las voces , periodos y sen^' 
tendas de Tulitf^ les impidid el substituir donde era ne«-' 
cesario palabras sagradas 9 y sentencias de la Escritura^ 
y^ 4e los Santos Padres : de lo qual se segnia a TeCBS^ 
q&i las or^tdnes respectivas k argamentos ^ivinos paH> 
recian tan profanas ^ ccmo las qoe se recitabati en^ l^i* 
Tribuna de Romft Idolatrit. 

Mas no eran suficientes las meras p^Ubras Tulianas p^r^P 
forinaK Ttilios crisfianosw Nofese \p que escribe a este pro* 
posito Erasmo en so Cicerdniano $ en el qua! si bieii nxt 
es laudable la inmoderada > b icnpetuosa critica que usa' 
Goh sobrada frcqueiida , no se puede negar que se ^ha- 
lUn mlixihias tiiisy cotifbrmes al drgum^ruo de que ha^ 
blaniQS; Escribevpues : Non itle Aicit Cieeroniane , qui cbris^ ' 
iianus apud cbristianos de re cbrisfiana sic loquitur y que^> 
madmodum i^m Etbfticus apud Etbnicos de rebus prof anii^ 
Uquuitis €34 Cicero: Sed qumadmodum iile eo pradHus irh^ 
giiSid -y quofUrk erut i'^a dkdridi usu y ea rifum tioMraruni' 

$ogm- 



QQgfUHmtj qua Ushc profanarum efat instr§iefusi posfrefna 
sifi inflammatus studio pietatis erga Rempublham cbristia-' 
nam > quemadmodum tunc vel gloria > vel studio flagrabat 
in Urbem Romanam , & in, Majestatenf Romani naminis, 
dicturw esset bodk cbristianus apud cbristianos ^ si viveret* 
Hoc qui prastare valet y prodeat y ^ ^quis animis feremus^ 
itfum did Ciceronianum. 

, CoQ que no fue falta de Tulios y Demostenes para 
e^^npjiares la que alejd de su verdadero objeto k la elo* 
quencia sagrada > sino el no saber hacer cristiana 1^ elo- 
quencia de los citados Oradores Paganos j fue el haberse 
contentado con hacer brillar las oraciones con el baiio 
Tuliano^ pero sin la fuerza de :aquel Orador ; fue por 
uUinio el cabrirse con la corteza de las palabr^ > sii{ u>^ 
rtiav el espiritu desuadmir&ble arte. Todo estoescabal^ 
xnente lo que mostraron los Espanales k los Italianos con 
exeiQpios esclarecidos. 

. Sirva de testicaonio el s^rado Condlio de Trento ^ Ten- 
tro el mas respetable de quamos nibieron en Roma ^ y en 
Atenas los Oradores mas famosos. Alii hicieron los Espaiio- 
les que aprovechasen para defehsa^ de los dogmas sagrados 
aquellas armas poderosas ^ con las quales mantubieron los' 
Tultos , y Demosienes las leyes patrioticas , y la magestad 
desus Republicas. Pretendeq losBohemos el uso del caliz; 
se v^ precisado aquel sagrado Senado a deliberar sobre es« 
te. . importante punto ;. y he aqui- al Espaqol Juan Vileta>' 
f|ue razona por jnuch^s boras a pre^fncia de Jo$P^res con 
.... toda 



toda la eloquencia y propia del genero qah llamamos delfr^ 

^efativo. Interna infainar aquella sacrosanta Asamblda cofi 

jDegras ^ in^pfas . calw^niay el. atrevido Fabricio.Mof>- 

^Ho; y inmediatainente refrena la audacia de este ioi^ 

.crilegQ el Tulio Espaiiol Pedro de Fdntiduena > que infl^ 

^adp de un zelo legitimo compyso una eloquente y vrgo^ 

^osa Apologia « ns^da inferior a las Filtpicas de Ciceron. A 

^3te. modQ podria discurrir por las oraciones de ihuchoi 

jeloquentes Espanoles > que trataron alii las materms de la 

JReligion con todo el espiritu criistiano^ y con todo el 

Mte de lo$ Oradpres^ antiguos^ ; \ 

. 2 Y que dir^ jdel ya elogtado Perpifian ? Podrfe deeir sia 

jencarecimiento que hablo en defensa de la religion y qu^r 

madmodum dicmru^ esset TuUius Cbristianus apudCbristianosp 

jsi vivcret. Se . conjuraron los Hereges contra la repiiblicft 

cristiana con mayor furor que el que dominaba al ^edb- 

cioso Catilina contra Roma : y vease luego k Perpifian que 

jdesde la sagrada tribunal y a la fcente de los mismos conr 

jurados descubi^e sus mltquinas^ y'confundp afi oisadie^ 

.Tomense en la manoja^i oraciones de.tstt Tulio catoli^ 

* 

co> y compkrense coq las que pronunci6 contra Cacilim 
el Tulio Romano. ^Yse dirk despues que era demdsia^ 
fnemiga de la soUda y copiosa facundia del Fulpito^ ... • 4^jfMf 
ae/o ardimte de perseguir el etrori (^) : > 

. Pero quisie^a el Abate Betcineli que el zelo ardieme S9 
Tom. IV. Ss hu- 






(a) Rcstauracion part. ^.^ Dag^^tf^, . 67^ ....:. j /. .,0 



-hubiera cmpleado en predicar lat gtandes verdades de lA 
moral erisHanoi (a) Ningtino )^d6 tiegar que este ies un 
•^siinto dignodela mas s^lida y <?opk>isa faGundia del VtH^ 
pito. |:iy 'acaso HO }d es taftibien e/ petsegmreJ error^ 
•Vemba en nuestros dias que el zelo iirdiente de algunoa 
Oradore$ sagr^dos en de^truif Ids errores de los fibertinos 
^ nuestca tiempb produce orationeii Ilenat iife la sdlida> 
y copiosa facundia del Pulpito. g Pues per c^b no pudo 
producir oraciones semejantes el zelo de perseguir los err o* 
res de los h^^reges del siglo i6/? Tales fuerohciertaniente 
las oraciones de muchos Esfpanoles ^ y tales pudieronseT 
lasde los Italianos. No falfaron en Italia > como en otros 
ileynos de Europa ^ eloquentisimos Espafioles ^ que em« 
.plearoh suzelo en predicar las grandes verdades de la mo« 
iral xristiana ; y lio me seria difktil formar una noble tista 
"de los que sobresalieron en las priltneras Ciudades de Italia. 
w £1 nombre que se adquirieroii entre los Italianos pasd 
^ siglo siguieme y en el que tambien conservaron 16s £s^ 
panoles ila gloria de la.sagrada eloquencia. Copiare el tes«* 
^dmtittitf que ^ii'Git Osugeto cap^z cle hacer opinion en la 
maietla ^ yque noes ^6cveer le ciegue la parcialidad 
porta ftacion £spa{iola. Hablo delCardenal EsforciaPa*- 
laviciai.- £dte etegante y docio Italiand hos ha dejado un 
elogio tan xnagnifico ^de la eloquencia de los Espanolesj 
%ue si se mehubiecadesUzado de laplumaotro igual > se 
. • con- 



in) R^muracioa part, it pag* ^^ "'-^7^ 



Gpnt^ia (pntre Ias par adoxas ^y proposkioms gfgahtiscMk ^jEs 
^^asombrosa > dice , la elpqueijciji <Je lo$ PrcdioadaresiEsij 
;j^ paiialesji no aprendidaj^ sino innfttd i qual la experimentai4 
ji, mos en muchos que tienen nattiwlliiente una cierta gra« 
jpcia junta con lunestilo gajlardo : grsta.^ perb vehememe" 
^dulzura ^ y fleicibili^ad de voz ; un cierta gesio agra-i 
^ dable \ templado > y tfin conforme \ las palabra^^ que %m, 
^ deberlo al maestro , ni al estudjo , hacen vcr lo que di-> 
^ cen ; creer lo que afirman : embelesan a los oyentes y^ 
^P ^ veces es tan ppderpso el encanto de $ii lengua > que; 
^ si llegan a hacerse escuchar y obligan al mismo tiempo: 
3^ a que los amen.' La nadon Espanola? que por naturaleza' 
^,(88 jpgeniosa ^ pronta , viva , y bizarra y.abunda de esta: 
^i^laye.de sugetps J principglmente en los POipitos , qudf^ 
^jspfi^l (^ d(e hoy las Tribuqas de los Oradores cristiinoss. 
j^ Es mas efic^z sufacundiay su accidn de lo que puede* 
^ ijnaginar el que np loa bay a pido. Uno de los mas so-. 
^^ bresalieqtes de en^re ellos^se puso un dia a hacer des^ 
^j^cripcion deljuicio final .. ncomovid de tal suerte el Au^. 
yy ditorio y que comenzaron a clamarqomo si aquel dia es-/ 
,^ tubicra presente> y no fuera representadoi^^ (a) Aqui. 
yendria bien la expl^cacipn del Abate Lazeri;. Bocmmir^ 
rum est Oratorem esse ibof flumim ehquenti/:^polkre y atqwsr 
affici mavissimad^lmationey quam qui experiri possitU ii^ qui 

in periodo exprimenda eonsemscunt nQtiyideo^ ^ . 

Ss2 Omi- 



Ct) Arte de la Pcrfcccioa Cristiana lib. (. cap. 4. 



< lOmitieddo otros ihiichos exemplos que podia presentar 
de la eloqucncla natural de los Espafioles ^ no puedo me« 
nos de recordar iel merito que en ella admiro Italia en el 
itimortal Cardenal Francisco Toled6 ; el qual habiendose 
hecho: acraedor .a -la- sagrada Ptlrpura por las dbtinguidar 
faxigas literaries con que flustro este Pais j^ot '^paciode 
35. aiips ^ no ha podido conseguir un puesto correspond 
diente en la bistoria literaria del siglo 16. ; k no ser que 
el Senor Abate tenga pensadd desagraviar ^ este eminen** 
tisimo literataen otros capitulos de ella^ reservandose ei 
tcatar de su merito en el de la eloquencia. Se hizo digna 
ciertamente de esta ilustre memoria ^ por haber mantenido 
mas de 20. anos ^ y siempre con igual credito el distingue 
do. empleo de Predicador Pontificio k vista de'cinco Sti^ 
mos Pontifices. Referir^ lo que nos dicen de la e^quettda* 
de Toledo dos erudltos Italianos. He aqui lo que escribe 
Juan Nicio Eritreo : Eorum qui de rebus divinis y& ad afer^ 
nam saiutetn pertimnt^us ad Summos Pontifices ^ (^ ampHs^ 
Mmum PurpuratorwH Patrum consensum verba fece^e , Frm^ 
Cisco Toleto S.J. omnium prastantium judicium virorum pal^ 
mattibuitur. Nemo enim inventus estadbuc eo tbeatro dig^ 
nior y nemo qui illi prudentia y doctrina , eloquentiaque antis^ 
fgret^y npn bac elegantula y^ ad. morem mulieris compta y ad 
Aucupium aurium prasertim imperitorum aecommodata y sed 
ilia forti y i^ viriii. (a) Ho es menos magnifico el elogio 

dado 



pi) Fiaac. 4[ium» 78^ 



dado per el erudfto Cardenal Federico Borroraeo en su be* 
11a obra De clans sai temporis Oratoribus. Elogio tianto mas^ 
estimable por ser de un liombre que examino las excelen- 
cias de los Oradores mas celebres de aquel tiempo. Lie* 
gando k Toledo dice : D^ bocjiterit instar compendii si dicam, 
Conciwatcrem eutri assiduum per multos atmos faisse Pont^ci^ 
Cardinaliumque Sendtui ; cumque ih ilia urbe flos virorum ei 
dicenti semper adesset ^ nunquam auditum esse cum tadio. Tor* 
tasse dicet aliquisy quodraro admodum concionaretur y quod-' 
que mutaret sapius Auditor es Urbs tncliia^ id remediumjuis-- 
s€ satietati. Sed magis arbitror posse did y placuisse semper 
eum y quad in omnl foret Oratione serius , & gravis y idemquc 
Darius y & cum novo semper argumento. Ab eoprocul aberani 
kiatiiayi^ fucata. 

-TiQuiwWa-que algunos de los Predteadores que sudan to* 
da la vida por repulir 25. Sermones se probar^n a predicar 
mas de ao. dnos eh un mismo pueblo T^Jtn auditorio docto 
Sin causal fastidib y ailtes bien siendo e^cuchadds sieinpre 
con gusto y apfobacion; «I trabajo que cuesta k lospri- 
jfieros el compcMier y retocar lo que ban de decir y mani- 
^esta ^ que no poseen aquella eloquencia natural que tamo 
encarecen en los Oradores Espanoles los Italianos arriba 
eitados* c 

• Como en la eloquencia siagrada y profana tubo Ita- 
lia no pocos Tulios Espanoles y asi en lo que toca k las 
reglas de oratoria tubo nuevos Quintilianos. Ya hemos he- 
cho menaio^.de.losjcijico libros sobre la eloquencia que 



pnblico^ en Bolanift .Tomks Cprrea* Ferpilian compusa k 
ipswncias^ 4cl Padr^^ A4orno un breve y perfeeto tratada ' 
4^ ration^ liheforum ifuUti^ndorum litteris gravis ^ latinis% 
que estk iinpreso en el toino 3. de sus obras de ia edi<^ 
cion Romany* Sola est a ohra ( escribe el Abate Zacarias) 
dad conoctr quati gra^ bomhre era Perpifian x y se debt 
deseur que todos los maestros la estudien y la pongan en 
prqctica. (a) Otro precioso libro del Arte Retorica red* 
bio Italia de Espafia , el qual prefiere Perpifian a quantos 
babian saUdp^ Ijasta entonces. Este se debio al culto Por-. 
tugues Ciprianp Suario j sin mas que el testimonio que d^ 
Perpiiian len el capitulo <S. de su citado libro ^ faay lo 
^astante para asegurarnos de que su merito es superior 
h todos los que se escribieron de este asuntp. El Ab^tiS^ 
Zacarias en su hi3toria literaria hablando d? la bella. ver- 
sion que hizo el esclarecido Proposto Gori del tratado dg^ 
^ubiime de Dionisio Longino y anade : Estos fon los ^ 
bros quf fe debian poner en las mams de hs qtfc, esfiudifi\^. 
^eiorica ^y no algum^ rnqdernos • .». exceptuando umcamen^ 
te el deCipriano Suario. (b) Con que no sera paradoxa de« 
cir que Espana did a Italia los Quintilianosyque no tenia por su 

I Fero quantos mas tubo Espaaa que la ilustraroil 
en este noble arte? A mhs de Nebrija , Vives ^ M^tamo^ 
rQS:> ^une? 9 Samper ^ Falmireno y Ceirda^ pi^idiera <ritar 
otro$fc Tambien la .sagrada eloquenda tubo sus Quintklia-f 

■* ' . . ' . ■ »os .. 

(») ' HhtorU llteriiria de Itfdta torn. 2V lib* ft. tsatp. 8. - 
(b) Alii !• torn. lib. 3. cap. 7. 



(3*7) 
Hos en Espana ; para confirnoiar e^ta pfoposicion basta 

apuntar la Retoma Eclesiastica de Luis de Granada ; el 

libro deformandis sacris co«cUmibtisdttjottXizb\'i^^^ 

cehGio; el Rhetor cbristianus de Pablo deArrlgiga; y el 

tratado de raUoneeoncionandi de Diego Estella ^ con otros. 

Cierre e&tfe parrafo el inmertal Arias Blohtano > <3uinti- 

liano sagrado y profario^, por stis exqui^tos Kbros de Re- 

toFiba escritbs eil verso ktinb. <3bra que se piiede poner 

a nivel con qualquierade la^masdoctasy elegantes que 

vio eltsiglo.16. , y que por si' sola nos manifiesta lo su^ 

blinf^ de -aqtiel grande fabihbretanCo eh la poesik como 

en la dratoria. £n toda eUa resplaadece la' amenidad de 

su ingenio y el solido modo de pensar^ y^ el^ zelo ardieiite 

de la religion. Refiexionese ahora lo siguieme : £n el si- 

glo l6^ 'qiiando en opiniob de los Italianos moderno^ cor^ 

roxfiplan^ ^ s£no guMo de la elbquencia las obras de los 

Espanoles que se propagaban por Italia^ deseandoCa- 

milo Hector maestro de Oratoria en Venecia separar la 

Jiiv^ntud Italiana del camino extraviado de la eloqiiencia 

de Cicerdn 5 reikiprimio en Venecia e ilustro coi^ nG^taa^ 

los libros Retoricos de Arias Montano. 

' Ciertametlte deberiainos desear^ que estos anduviesefii' 

efi manos de los Orad6ifes sagrados , para que : no* faese' 

tail pro&nado el decoro correspoiidiente k los s^grados^ 

Pillpit03< Oigase. como habla acerca de la accion de los 

Pr^icadores: 

,N€C4u ii glmUos memoras yeekresve-saghias. 



' JussM venena y nec^m illatam y vel flagra ^ fugamquei 
• H^fud imtere Jkgam p^dibfts ^ gla^oqup ferire 
Ta os$en4c^s ynon extendas torquere sagUtas^ , 
Necfiagris quemquam cadas ; gladiumve minantem > 
Non referas 9 nee m^riiferum praberc venenunu 
Hac dixisse fotisj ^verbisqae agitasse. superhis^ 
Sed retulisse modisscena , yetat ipsa decere [ 

Lex operis ^ gravitasque loci y & natura loquendi^ \ 
Arte opus est ^ & judicio : nam finis agendi 
Persuadere fuit , non ; lude^re j & acta referre; 
, Jrfflammassei anirpos dictis^ & mptibusy,at non 

Usque tbeatrales foffnojs , ©* seenica . semper 
Edere ridendo populis spectacula motu. 

$• V. • • . 
EN ORVEN A LA MUSICA DEL SIGLO x^. TU^ 
. bieron hs EspaHoks tm bien formados los ofganos coma 

los Italianos. 
TH^L mas acalorado ^ mas iracundo y mas dectaradoene^ 
Sid migo del nomhre Ualiano (dice el $r. Don Pedro 
Napoles Signoreli) no podri di^putar a Italici la primacia 
sobre todos los pueblos modernos en el bello arte encantador 
de la musica. (a) Quantp mas distante estare yo de dispu- 
tar esta primacia a Italia ^ que tio solamente no soy ene« 
migo y sino al contrario verdadero apreciajdor del glorioso 
nombre Italiano; porque si eneste Ensayo he di^putado 



V. 



■ ■ ■ ■ I * ■ . .. ■— *^"<»»— WPP^ 



(») Historia critica de los Teatros pag. jSO* 



(3^9) 
2k Italia una d otra pr/f»a(:/a > con que solicltaba adornaria 
el Sr. Ab. Tirab. , aseguro que no nace esta competeneia 
de animo acalorado ni declaradd enemigo de tan ilustre 
hacioni sino solamente deun animo legitimamente empe- 
iiado en defender a su patria las glorias que le disminu* 
yen agenas preocupaciones. Tampoco disputare k los Ita« 
lianos que tengan quizd par naturaleza los organosmas hien 
fortnados y mas armoniosos y sensibles y perspicac^s. (a) 
Me conteiito con que el Doctor Signoreli uq aplique k 
los Espanoles aquello de auris Batava que apHca a la ma-' 
yor parte de los Franceses amantes de su musica vocal, (b) 
Y cifiendome por ahora k la epoca de que hablamos; 
esto ^es^desde fines del siglo is-^y tbdo el i6.^ habra de per* 
mitir este erudito Italiano > que los Espanoles tengan lu- 
gar entre los felices competidores de los Italianos^ en el 
cultivo de aquel arte que seiiorea los corazones. No ne* 
gara ciertamente que el Padre Juan Bautista Martini ^ Me<« 
nor conventual este tan versado como los mas sabios Ita-« 
lianos en la historia de los mejores musicos^ como tam« 
poco que logro por suerte unos organos mtiy hien format 
dosy armoniosos ysensibles y per spic aces : Pues este insigneRe*^ 
Ugioso en utia carta atentisima con que se dignd &vore« 
cerme en el mes deSeptiembre del anb 1778. :> dice lo si* 
guiente sobre la inteligenqia de los Espanoles enlamu^ 
sica : La nackm Espafiola m es it^erior d tUnguna en esta 

<a) AUi. (b) Am pag. J5S. . 



niateria y pues batenrdo escritores insignes tantb en lateoricA 

cotno en la practice. - : i 

£sta explicacion tan honorifica liecha por un-kombra 

que tiene voto decisivo iea la materia y puede Justificar mi 

pretension de contar k Espana entre. las: nacibnes ootnpe* 

tiddras de Italia en el feliz cultivb de lafnusica. No aa« 

tisfecho el Reverertdisimo Padre Martini coii tin testimonid 

fan ilustre de la insitruccion de los Espanoles en aquel. 

noble arte , quiso favorecerme al mismo tienipo con liii 

sabio catalogo de Profesores Espanoles^ que enriquede- 

ron la musica con obras estimadas ^ y de oteos que la. 

exercieroh en Italia con grande aceptacion y aprecio. Mo^ 

. numehtos apreciables debidos a la liberalidad de dicho 

Religioso ^ k quien por otra parte no conozco sinopbe^ 

la clara fama que le ha merecido las mas honrosaadis* 

tinciones aun de Jos Monarcas^ ^ 

' Yeamos y a quienes fueron los Italianos que aseg^raron 

k su Pals en el siglo 1 6* la primacia sobre todos los pue^ 

bios modernos en elbello arte encantador de la musical 

y juritamente los Espanoles que la cultivaron con des- 

treza. ^^ero donde se podrk buscar con mas propiedad 

•i noble cat^ogo de Italianos ilustradoresde la music aV 

qiie en su histpria literaria? Noquise > (dice el Autor) de-^ 

jar debabJar aqui di la musicdyla qiiat asieorkd la^ otrds; 

hellas artes fue bastahte ilustrada en e/ cufM de esie siglof 

(a; El primer Italianp que nospresenta por ilustrador xle 

la 



»mmmmmmmmtL 



(a) Tom. 7. pag. 446 ^ 



■-r^ 



larinXJskJa en el sigla 16. es iin Presbjtero yiccntinQ lla- 
tmado Nicolab , cluyo ^pelMQ se igdoriu Dio^a la loiprente 
sa Ronia dafio iss?- La mmcM antigua reducida dJa 
-practice f«oderw3f..An^de el.Sc Ab. : Est a jobra tuba carta 
(vida 9 y c^nas buhoqmen biciera mendoni^ porque segun 
(gAs^rva Juan Bautista Dm (de los gcneros y modos de 
la Musica cap. 1.) aunque fi^ Mninsfrum&fttistafamosa^subo 
foca, ntaicia de Jos esfifitpres del art^* ^sl) 

Es digno de wparo que el cursojel sigh. 16. , en.que fiib^ 
.ilustiada la miisica ,Ie tdrpael Sr. Ab. desde el ano isjj* 
fis decir pasada la iQitad ^dejando un.hueco de .57. afiosij 
:en los quakes na habra podido descubrir entre 3us Pai« 
isanos > ilustradores de aquel arte\^ dignos de menioria* De 
jesto podemos inferir de que .calidad serian aquellos de quie« 
riies no habla ; supuesco que el Presbitero Vicentino que 
nombta-fue tal > que. su obra vlvio poco > 7 apenas bu- 
bo quien Jiieiera meiiQion de ella* Tambien se puede ob- 
.servar de paso la caritativa cofnducta de este insigne his-* 
.toriador en hacer mencion de aquellas obras que apenas .^ 
<hubo qmen la hiciese^ callando otras infinitas de que 
<hdblan qon-hoQOr casi todos los literatos de aquel sijglo* 
•Vamc^ adeknt^. Desde el 4no 1557. s&lta hasta al de isso* 
.fjn.que publico Zarlino en Venecia sU tratado deinusicaj 
.del quo luegQ bablatemos. Estos son los Italianos que se 
/encuentcan :en la hiBtotia literaria como ilustradores de 

^" ■■■;•■ • Ttiz ■• V u 

^ Alii. 



la musica en el siglo i6. Perp aun es meiios fellz el Doe« 
tor Signoreli en el descubrimiento de los Profesores de 
musica Italianos^si se considera ^ que despuesde haber 
nombrado tres de ellos del siglo 14. salta hasta Zar- 
lino que florecio h, fines del i6. dejando dos siglos de 
hueco y en cuyo tiempo no vemos que salieran del seno 
^de Italia compdsitores famosos. 

Sino temiera que se me creyese enemigo ardiente , e 

: implacable del nombre Italiano > pretenderia asignar la 

.primacla en la musica en aquellos dos siglos a los £s- 

fpanoles > haciendoles ocupar el lugar que dejaroii vaci6 

los Italianos. Con efecto Bartolome Ramos ^ natural da 

: Baeza en la Andalucla ^ ballandose maestro de musica en 

Bolonia el ano 148 2. dio k luz la obra Tractatus de Mu^^ 

sicai la qiial se reimprimio en dicha Ciudad d mismo 

• ano y para que su vida no fuese tan corta como la de la 

obra del Pcesbitero Vicentino. Quan instruido estaba Ra* 

mos en los escritores del arte ^ lo veremos luego. De- 

biendo considerarse que este £spai3ol en el capitulo 4* 

del 2. tratado y hace mencion de otra obra que compuso 

•ballandose de maestro de musica en Salamanca: dum in 

« studio legerefnus Salmantino (dice) .••- in tract atu j quern 

ibi in bacfacultate lingua materna composuimus &c.En I49S« 

publico Guillermo del Podio sus comentarios en latin so* 

bre la Musica. £1 ano 1510. se did k la Itnprenta en Bar*- 

celona un libro de Musica practica compuesto en Espanol 

por Francisco de Tobar. Gonzalo Martinez de Viscargues^ 

de- 



(333) 
^dico a Juan de Fonseca^ Arzobispo de Burgos ellibrd 

Arte de Canto llano , centra punto , y de organo § irnpreso 
en Zaragoza en 1511. Otraobrahay de este mismo Au«- 
tor dada a la prensa en Burgos aiio 151 1. con el titulo: 
Entonaciones corregidas segun el uso de los modernos. Die- 
go de Ortiz Toledano dt6 k luz en Roma el ano 1553. 
una obr a en lengua Italiana . intitulada : El primer libra de 
las Ghsas sobre las cadencias. Cristoval Morales^ natural de 
Sevilla famoso Profesor de Musica en la Capilla Pontificia 
en tiempo de Paulo HI. ^ imprimid en 1542. tin Ubro de 
varias composiciones sagradas ^ reimpreso diferentes TeceS) 
y otro en 1 544. dedicado a Paulo III. De este Espanol 
dice el P. Martini ^ que^^ autor estimadisimo ^y de gran 
credito en sus Uetnpos. 

Estos y otros Espafidles sobresalientes en la Musica , y 

celebrados en las expresadas obras , es constante que tu«- 

bieron mas noticia de los escritores del arte ^ que el Pres- 

bitero Vicentino ; y sus obras vlyieron mas largo tierapq, 

que la de este Italiano* Anadanse 22^ Espanolesque ejti 

el siglo 16. fueron Pjrof^sores de Musica en la Capilla Pon* 

tificia > segun el catalogo con que me ha favorecido el ce-« 

lebrado P. Martini ; y asi podr enios decir sin jactancia^ 

que quando menos en el citado siglo tubieron nuestroa 

Espanoles los organos tan bienformados , carmoniosos y sensi^ 

bles y perspicaces , como los mas dichosos Italianos. Si 

ya no pretende el Doctor SigQoreli , que el clima de Ita« 

lia hiciese alguna fellz revplucion en el organo sensitive 

-de-.; 



<(fe' aquellds Es|>ianbl6s ', como espera que Piccini que la 
Vido Painado ultiniafiiente 6;. Paris vendra V causar aLfin 
*coh la tnusica U^li^n^ una total r^volucim en el orgAm sen- 

' iitivo de iiqUellds Mai orgain%(^ ^- 

• • Pero vamos al famoso Jb^f Ziarlino reconocido UHiwi^saU 
mente por el primer resfatirador de la Musica^ despues del^ife^ 

^-^nebr^ GUido Aretirio p segun dice Tirab. No pretMido dl^^ 

^' 'putari Zatlino la gloria que se merecio ; pero digb ^ que 

' para re^aurar la Mtisica siguib la$ pisadas de Un inisigne 

•Espanol Vq^^ ^^®^ ^^^^ antes faabia facilitido elcamilio 

a la IViu^ica moderna. Hiblb de Bartolome Ramos. Qigase 

* 1q ^oe ekribe ei erudito y elegante Ab. Don Antonio 
' -Ekinienb:^, antes que Zarlino :> habia ya demostrad^ el 

iyEspanbl Bartolom^ Ramos la necesidad de soponer al^ 

,^ teradaf las quintas y quarta^i de los instrumentos wta- 

.,, bks > >J< esta fue la primera idfea que se tubo del nuevo 

^, fempetaiflerito;ytambien Zarlino prqmpvio cista id^a..ope- 

' yyto asi este como Ramos padecieron'por estos descu- 

^^^^Wimientdls atrbces per8ecuciones....;.sobre todd la pro- 

"ii Jto^cioii de Ranios relativa a la necesidad d^ supbner 

alt6rada^ las quiritas y quartas , como hei^la pna p¥6o- 

dupacion aidpptadia desde PytagoraEs por espacid "de dos 

,i mil aSbs y se tubo por paradoxa , y por un escandtio 

(a) Lugar citado pag. 353. 
* •!• Estos instrumcntos hail de ser los Organo^ , : po^u^ iinica- 
loente en ellos hay la dificultad sobre el modo de tempiarse las quar.- 
tas^ y qumtas por el cmbarazo de q[ue Vengah igiHiles qu^ndo en- 
trliu los bcraolcs, y sosteaidos* 



99 
9X 



>y que tiraba k d^strair la Musica. Escribio cotitva ki Gas« 
^i surib > escribio Nicolao Burclo uii opusciilo impreso 
^ien Bolonia el aAo 1487. intitulado zadvsirsusquemdam 
jyWspamm veritmis . pr^varicatorem* Contra un cierto Es^ 
yy panol prevaricadar de la verdad Sin' embargo abierta 
yy por uldmo la cicatriz k la llaga y y desaniinandose Zar* 
^> lino sin osar sostener la misma opinion > triunfaron las 
^i razones del Espanol autor de paradoxas , y prevarica- 
yydois de la verdad. (a) f^ Tad antiguo es el fetal destinoi; 
de k>s Espanoles en Italia de ser conpcidos por e^crito^ 
r^^de pqraddxas ; si quiera tubieran lo$ modernos la suerte 
de los antiguos , de que al iin triunfasen sus razones. 
' Lo dicho hasta aqui pudiera bastar para asegiirar a los 
Espanoles el Mason de haber 9ido en el, siglo 16. algomas 
que competidores' de los Iialianos enel cultivo de el bello 
artid encantador de los corazone?.. Pero he aqui que vie-» 
lie k Italia en dicho siglo > y reside en ella por espacip de; 
7X>* alios un Espanol ci6go y que en materia deMusi(::^iIU'- 
min6klos bien organizadosltalianos. Fue este Franci$cb 
Salinas : hombre prodigioso>que privado de la vista a la tier-r 
na edad dediez arios tubo tanto ingenio.^ que pudo apren« 
der la lengua latina y griega > las niatemkticaa ^ y partis 
cdlarmente la xnusica ^ en^ la que saliotan eminente > quei 
ett- cdncqxto de Andres Scoto que le conocio in Tbeore-: 
fidAy^ prc^tka musica^cetate suaparemnoh babuit. Corny 
t :; > ; puso 



— r-. , I I . 



/a) Dudas sobre elSabio Fund, parte 3. del Coatrapuntg de loii' 
aiitiguos Griegos.: ^ » . 



puso sietelibros de musica Uenos de erudicion de los iiie«« 

jores autores antiguQS griegos y latinos ,. los que se im^ 

primieron en Salamanca en 1577. Tuano hace de Salinas 

e&te magnifico elogio. Vix decenrUs ocuhrutn usum amissit^ 

cum Dydimo Alexandrino quadantenus oh id cwiparandusi 

quippe indole innatafretus y dum orbit atis solatium quarit tan^ 

turn vcduit y ut non solum exact am utriusque lingua cognitionem 

Sit adeptus y se^i etiam in matbematicis artibus maxime excels 

luerit y ac pnesertim in musica; de qua eruditissimos libros 

reliquit y qui tanti a peritis barum rerumfiunt yut aliunde po- 

tiusyquimab bominis industria profecti credantur. (a) Aai* 

brosio Morales refierehaber visto y experimentado por si 

mismo los admirables efectos del arte de Salinas ; pues 

fuese con el canto y b con los instrumentos y embelesaba de 

tal suerte k los oyentes^ y dominaba en sus cora^u>nes9 

que los violentaba unaS veces al llanto 5 otras al gozo y otras 

al terror 'y conforine a lb que escribieron losantiguos de los 

maravillosos efectos de la M4sica. (b) Es preciso que Sali- 

nas^ tubier^ bien dispuestos los organos y y los hallase 

igualmente bien dispuestos y sensibles en losEspaocJes que 

le escuchaban. Fue muy querido de Paulo IV« y y del Ou« 

que de Alva Virrey de Napoles y donde consiguio una dig^ 

nidad de crecida renta. ^Pero qu^ mayor prueba de la ha« 

bilidad de Salinas en aquelarte^ que elhabersido tanes- 

timado y admirado en Napoles ; Ciudad que siempre 

es 



(jl) Hist. Ub. 49* (b) Lib. 15. cap. 35. 



Ca37> 

«t «nsa1z9cra domn reiidenci^ y JUente de la ciencia mush 
t4f 9 y. 4e hf tafentos armmicoy^X^'). 

-r •,;•. ^ -§«.. VI. •.:-•. ,;, • . , 

LOS ESPutNOLRS piSCIPUWS DE lOS IT^llAi 

it9s en Ids bellas (trtes compitieron h gloria de sus maestrosk 

NO podia faltar aJE^spana en el afortunado siglp i6. aquo^ 
11a gloria, con que las bellas artes adornaron. siemprt 
Ids siglos <ie oro de las, otra? naciones. EUas pareeen cooii 
]>anera$ inseparables de la docta lit^ratura ; de mode ^ que 
^ uri mismo tiempo renacen y mueren las bellas ar*. 
ies y b$ bellas Jetras , como acredija bien la .historic 
4el Imperioi R&n?iano. A consfequenck de €sto > el niisigjo 
^ifSto qoe excit6 en los Espanoles en aquel siglo doctoun 
indble. ardor de cultivar las ciencias, con que disiparon la$ 
4ispe$as sojiibra3 de la amigua bar^giarie > inflapiQ; tainbieg 
ios ftOblinaes iftgenios^^ de otros muphos al estudio de la$ 
|)ellas arte$> def<n(iiendolas de la rvide^a que la$:ten)S 
opriraidas. bajo un barbaro cautiverio. 
- Italia como n]ias abun^lante de excelentcs cxemplaresanf 
-tigiuos y que podian. esiirnular la eipulacion: de loa artjficef 
<modernos> fue la primeraque vro renacer el nuerp din 
ide las beil&s artes. De su.centro salieron aquellos ingenio^ 
extraordinarios conductores de la nueva luz que se der- 
ramo sobre estas- Vinci y Miguel Angelo ^ R,ala?l jStsncao^ 
iBramante*, P^la^io , Ticiano j y-Qprregiofueron; los rfe- 
: Tm.iy. Vv liees ' 



' ^"- ' ' ' - - - ■ ' " ' ■' L . J . ^ . «.M ■ H 



« V 



<^> P, Napoles Signer. Ingar citado pag. 353, 




.4 



^ce$ Kstauradoifes de las aiies, en las guales eteroizarqf^ 
su nombre > juntamente ebn la gloria de Italia^ Entre tanta 
corrian victoriosos los Espafioles por las Provincias It4r 
lianas ^ sujet^ndo ReyAos enteros ^ y trlunfaodo de ene^ 
migosinuy poderosos ^i bajo las llustres vanderas ^ unaa 
feces del inmortal Fernando el Catolico > y btras del graa 
C^Ios V. 5 P^incipes competidores de los Alexjindros y de 
.los AugU$tos asi en la gloria mititar 5 oontoen la protec-' 
don de las artes/ Y vease aquique la sojuzgada Itafis 
<!oinamca a los vencedores > como por noble tributo el &h 
tudio de las bellas artes ; alniodoque locomunic6 en otroa 
tiempos la vencida C!recia k U vencedora Roma. 

Pero fue menos vergon^oso h losEspanoles que k loiRo-* 
manos el Uegtf k set discipulos de la naclon vencida ^ si 
He considera 5 que los Romanos se contentaron con tyti^^ 
tier 4os tesoros en la adquisidbn de las obras ^y de loa 
ttrtiiices griegos 5 sin emular las artes : Mas los Espanoles 
supieron enrlquecerse con las precldsas obras delos tta* 
lilitids^^ y competir el primor ; de modo ^ queen aquel mis^ 
ttio siglo pndo blasonar Ekpana de mohumentos fabriea-- 
^05 de mano Espanola dignos de cdntraponerse It los- maa 
tobervios de qflehaceVamdad Italia 5 y eistd abris^ en su 
-seno attifiocs'Espandk^ i qub pudidrOn colocarse cerca icte 

' '''hstk Mz rievblucidd eil \ai arte^ que tuVb pritidpid eit 
los ultimos aiiosde Petiiaiidd 6l Catolicd > hi2p gloribsoi 
fvqgresos efl tieiApd deCarlOd V« 9 y Uegd k h cumbte 



(359) 

ife^ la perfeccion tMi el i^EbrtuQad^ goH^tnoileFelcpe ITJ^ 

ijmeh levanto can l9 maravilloj^ iabjrica dei Escorial ut^ 

inonijincnto eterno po menoi Ji la Religion E«pi^oU# 

que ^ la peribia de los Espaoofes eft las Bellas artes. Hajr 

yario$ Itdlianos que hablan def ste magoifico edificio^ oomot 

»i solamente se debiesea Arti<k:efilQrasteras$pi»'0«Ubque^^ 

iron llamados bastantes Jtali^nos h }a parte de aqnei trab2rf<^ 

lie debio k ]:oa Esp^nole^ lapoTcionmds nofDle^ conio dirctnos;,! 

- Si hubiera de hacer boorosa jnescipn de tod<w Tos Ar^s 

quitectos ^ Fintores y £$cultores Espafioles ^ ^ue iucmm: 

fioble ornaAento de aquei i^iglo de^ro> jse foovertiiia; 

fste Ensayo en iinajarga bistoria,. Defendio ya ra n^'^ 

ittQitia el iiisigne Don Antonio P4onjino > m el toroo t,^ 

fAt-^mMus^o P/iij0ir/f(> ; obrii que babieodo pasado losPi^ 

Kneo3 pnede desenganar a los ItaUanos mal lnlonnado% 

Pero ya que estos se cornplacen justamente con los elo^. 

glos que bace Palomino' de tantos Pintores Itatiaoos qu«, 

^uStraroala Xtdli^j debian lambien e^timar el merito de. 

UQiCidio^ Espanoles a quiene$ alaba. Pebian asl mismocorri; 

jresponder a la bontadez y generosidad de los E^panoiea, 

f nrecofdar los &mo90s Italianos bienhecbore^ de lasartes 

fn Espaoa,^ noolWdando^ eii las bij$tona8 Italianas lo^i9^n 

Qientble^ Espsnples benemeritos de las letra$ en Italia.,, 

Supuesto que Palomino no puede ser notado de enerr 

ttifgo d4 liombre^ ItaliapQ i fPQs antQs in^n (^ompjuzr. 

liael Abate Zsc^rias) los elogios con que habla de Itaio^ 

VBf fueden testtcirla de los dgrayiofi que le babecho; 



vJ -. 



I' ' •• 



(340) 
^riAarques 'dtf Argens ; (a) no dete cfeerse memito 
iincbro el parangon que hace d^' Ids buenos Pinto* 
yes EspaSoIes con lo&ciilebres de Italia; el qual puede 
aervir. d6 prueba cohc^luyente de mi proposicion. Tratando 
Balomino de id dignidad y vasta extension del dtbiip^ 
eita- aqi;)eiIos felk!es kigeniod que se hicieron insignes^ e&^ 
peqidlniiehte en Italia en uno^ 6«notro objeto particn-^ 
lar de la pintura ^ y despues afiade : yy Compettdore& 
^'de estos ban sido en Espana algunos ingemos felicisi* 
^mos;: como pbr exempio de Anibal-Car^ci ^nhscan^ 
^ torm^ -y Claadio Coello '■ ; de Vi viani en las Perspectivas^ 
>V Don Roqae Pohze ; de Angel FalcoiU m las Batallas^ 
w^Juan de Tc^Iedo i de Arcues eti hs Pmui^ yBeniia Man 
^^iiiyfel^ de Re^o eHhs pe'cei-y Don franciacd de Himera, 
^ cottocido en ItaKa pof ^l^Bspamde toj? Pecw; de Rna 
^ P^lfyett: los fmt0s y el dilrgenre Jtian Liabrador j de Ma- 
yy rio en lasfiores ^ Juan de^ Arellano J de Yandick ^mJa 
^deiitadfftay/w hs jRfeiriif a^^ Bartcdotiie Murffl^ ; de.Riu 
i> beafc en ia:feduhdidady feMeve d» las l^istofi^s ^ Don 
^yl^ramJisco Rifci ; de Corregid en la mlidH y^ en et h^^ 
^ oo/of Wa ) Piablo de Cespedes > y ^Aionso Gang i de Guidor 
^•j'Renb , fel ijisigat'Mspdfioteu Josef de kiVera ; . dt Ti^iancy 
^^^ntd Mlw' thiia^^^y^ -Dfegb Velifequez >t y 

^^Donjoi^ Garrenb. (b) ff ^<^dia afiadir que Ja Escuela 
de Seviila toitipiiid c6n las .mas c^lebres de Italia dan-^ 

• ' .1 . '• ' • ■ ' • V i ■ . y ^ • ' ' ': • T' •■ •' . • ^ '^. .' ' -UO . . 

■ » ■ ♦ ' ■ " * ■ ■ •*. - 

^fima^i^ ■<! I mtm fi ^ mViJiU ' i.i iiji ■■■'iivrri , [j ■■■■4, ■ m»\»m mmmmmmmmmmrm f ■■ •— ^w 

{9> 'fiusayo de iJi literatui^ Eztraogeca ioiUi 2. ^ig/ 45. * 
|l9Jf^ 'Pttoiuiae toxa* ft. pajj. 2594* / 



, Mas ya que no es posible iublM de todos^ ttatarft^ 
mos. de algunas jque habiendo venido a Italia inarii&$ta« 
j^pqcon. prupbas esclarecidas sus ingenios. Alfonso Bejr> 
ruguete Castellano^ ib&jde los pfiifteros qu^ .estudiaroa 
ea Fioreboia .eii> la. Esctsela del fkmosoi Miguel Aiigphi^y 
en ella se fotmo gtaode escultor , piiitor y arqujtecta^ 
Para peciicionarse mas y ^mas en estas oobleg. ntt^Sj-gsis^ 
k Rozna ^ dodde con el .^studio delas mejoreiobras devlot 
amiguos > adquiria igusta iiniis;mo en la Escultura , c^> k 
quad xlej6 . en Espana . monumentos Uustres ; entire ellos soa 

* ♦ 

fiSQytcelebrados ios.hajos relieves de la$ sillas dercord 
de 1^ Casedrali de 'Toledo^ y /^el Sqxiicrb.i del imnortai 

Arzobispo :de asta Igiesia Don Juidh dd Tabeta«i M^jeei^ 

' * ' ' '■ 

11110^. dbtinciones xnuy partkularea a Carlos* V. ^ jdeoquiea^ 
fo^ Pintor:^ y juiito taniastPiquezas > que ;pudoc^ 
wi^^eatada con: trtblb - de f Cpnd^; : . - . ; t 
-^ ri^iii la 4i(u9aiar.£9cuela xie .Mgpel .^a^hai^ .y. qi. Ja dt 
ils&^ Sincioi se^iiizd eblin^rue^ jsn^ias mes bdlas; anss d 
Andaluz Caspar Beceriat. Este dibujo; eh Jlama.las ;iigUfp 
ras anatomicas que sirvierbn paaa Ja <>bra: del celebre Val- 
yerde^ como hetnos dicho ^^ c^ra. ^»ce.. En'Ja Iglesia 
de la Trinidad de lof:M<>iiti^/^qdat e^ de I]os;.£telij|iosoa 
de San Franc sco de Paula, hay una hefmdsarpiiiturade 
la Natividad de nuestra <Senof a^ bedia . por Becerxa* En 
los Palacios antigiios de^nweafpi Monarcas letisteil monu- 
mentos de la singular destreza en 4itv{H^tura^ .d^ e^ 

• signa 



V 1 



1)« «uperi<}r meritD en la piatur? &i^ d mudo Juan Fer^ 
mndez Navarrete ^ llainadQ el Xiciano de Espafia. Hallan^ 

dose ya muf Insiraido ep aquelarte ^ yina.& ftalia Itfecum 

f« ' ' ■ ■• ■' 

4$r 9U jogeqiQ con lodo l6 ' que poe^hta ' de aiomi^rosQ ea 
este g^erp est<^ ilu$tr$ pais. Estudjo 19$ bellai obras qiie 
se a.dtniraA en Roma ^ Fiorencia 9 Napoles ^ Veneda y IMQ* 
lln* Noficioso Felipe Ut de la Sanaa del cH^^m npudo > 16 
iTamo )^ £spali4 par9 eoipfearla :eQias piipucas de^Ei-* 
corial ;) y }e seaalo una pension de 2;oo« e^ciidos ^ ^tbhi de 
ip que va^esen $us Qbras, Esfas fueron muchas ^ y tan es^ 
llinadi^quetod^yi^rcausan^dn^ el dia de^ Jboy eo 

•qodla sobefvia £lbpca ; m <]ue piieda«/ ob^ciqnscer sft 
f[^ito las pimuras de mucbos excelentes ItalianoSi. Afifel 
l^ieo ; i^gun ciscribe t'alornino ^ despues de }a muertd ddt 
inudo I solia decir Felipe tl^ ;» que iio Habian sabido oono^ 
«3r iu gran inecito ^ porque 1q$ bialianos que vinieron^pos* 
'teriormentis |30 le iguajaron, C^ebr^ J^lannir en. stt gat«ift 
^ , nUe^tro prodigioso jriudo pon e«e etogio; 
y- ■ FuiMutOyilCM tmv9k^p i^ 

? ; .; Cb'Ud faveUan fotessiSf . , ^ - 

AcQiocbh von V in^i^Q \; 



(3*3) 

- " XiiedHor: eol pehnello uriico 3 c rofOj 
Cbe per me favellwro. 
tiuis deVargas'Sevillano ,-des[Hies de hab€r estudiado 
riete ^iios la pintura en Italia , se restituyo ^ E^sna ; pe- 
ro juzgandose auri inferior h algunos Pintores que.eran 
celebrados en aquel Reyno j vo\vi6 i fel,y alii permane- 
cio otros siete anos , como si la phUura {dicz Palomino) 
fuese la bella Raquel de este Jacob, (a) Llegd a poseerla d« 
modo , que k su regreso b Espafia, pudodisputar la pri^ 
macJa a los mismos Italianos > que exercian en ella la pin- 
tara con teas ctedito. Uno de estos «ra Mateo Fefez de 
Alesio Romano, famodo por el gran San CrUioval que 
pint6 en la Catedral de Sevilla. Este esclarecidb Pintor 
reparando en la misma Iglesia la excelehte piniura de Adiui 
y Eva de Vargas , volviendosei estele dijo: masvak jtha 
piirna di viWiiVo Addft > ^iie iodo mi San Cristoval ; de . que 
w 6igui6 que por un e&cto de honradez y modes^ia harto 
rara , quiso volvetse it Italia > didendo , no era just» 
ique teniendo los Espafhles Pintores Mia cattdad deFargas, 
empleasen su estimacion y caudales eri Pintores Jbrasteros,^*) 
' Al ihismo tiempoqae'SevIUa podia contraponer nuestfo 

•Var- 

<a) Palomino torn. S. pag. 259. .. 
■ i') -No « si I>odrk tener cabida catlMa el Adan de Vargas la 
r^da . critics que hace Salrador Rosa contra el Adaii qu« fiati) 
kafael en el Vaticano: 

'S"edtn4 tbmpailr , ''setitiw poiiatho 
Un Rafael Pittor raro, fd eiattOf :.: . 
Far di ferro ifiia Zappa in man i* Adamp. 
Suiia de U PiuturA. 



(344) 
Vargas al famoso . HomanQ Mateo Alesfo^ asomlA'aba A 
E^corial el Portugues Alfonso. Sanchez Coello , que no 
(Cfedia a los xAejor^ Itali«nd$. . Criado en Ronid en la£s« 
^cuela del diviho Rafael > salio tan eminente: en t9 piotu* 
ra que Felipe II. , juez iftteligente en la materia , lo Uar 
maba el Ticiano Portugues. Quan digno fuese de tste no? 
ble titulo ^ Id coniirma efitre oeras ^muohas obrasque no$ 
dejo para prueba de ello Via pintura que exi^te en el Real 
Palacio y represehta las ^n^siro Furias ; esto es ^ los faoiOT 
ftos atbrnlentadores en el fabuloso iojfierno ^ Sisifo ^ Ticio^ 
l^ion y Tantalo; los dos primeros. los piino ^GoeUojr y 
jos dtros dos Tidano. Pocos Pintores se vic^oa mas hon^ 
rados de personages ilustres que este Portugues. Xios Sta* 
tnos Pontifices Gregorio XIII, , y Sixto V* , El gran Du- 
>que de.Toscana y el de Saboyay y el Cardenal Alexandra 
tFarnesiolo tubieron en tbucha est^cion^v Fero sobfj&to*^ 
idos el gran Felipe II. que asistia ^ y no de paso , a la mcr 
^S2L de Coello y mientra^ este comia con su familia > y di- 
jferentes veces He p^tHbd, dicho Principe en el estudjp de; 
€ste insigne Pintor. ' 

. Entre todos los sugetos tiistruido$ es las beUaftartes que 
prodiijo el siglo i6. ^ con dificultad se hallara otro que 
juntasea la vei: la pericia en las artes , y^ la erudicion ea 
ias lenguas y ciencias, como el Cordofl^ Pablo de Cespe- 
des. Ftie pintor y escultor sobresaliente j docto en ias 
lenguas latina , griega , hebrea> y toscana j versado ea 
la historia sagiada. y ptofana ; cultisimo poeta laiino y 

• »' vul* 



'vnlgan Dio 6n 'Rqiq9 pruebas muy daras "de: su intelU 

ftencia en artes. y cienciis. Algtuiaa de sus pinturas se 

corise^vati en aquells Ciud^djy las nombra Caspar Celid 

eh su catklogo de las pinturas Romanas. Se ven algunaa 

en la Iglesia d? (a Trinidad de Monte l^incio\^ sirvienv 

do de modelo k Julio Romaiia^ Fedetico Zrucarb , Felegria 

^e Bolonia 3 .Pgrin de Vago y y .btros de los primeros- Pinn 

lores de Italia en el tiempo dei que hablamos. Igualtnentd 

hizo en Ronja bajos relieves en cera cdn cblores al nata^ 

ral , que fueron muy . estimados. Bleparo . Cespectes :ek 

pna estatua del filosefo Senqca que estaba sin cabeza; 

formo una en marmdl ^ yla piiso sObire el busto antigud?^ 

Pasmose Roma k vista de aquel bello trabajo > y escri-i 

fcjieron en el pedestal m'a e/ &payio/* Era necesario un 

genio Espaiipli dirk Tirab, , para volyer a hacer aqueUa 

^abeza fecunda:de tantas ' sntile^as. 

. Elegantes y eraditas son las obras escritas per Cespec 

0es en verso y en prosa sobrelas: bellas artes. $u Poema 

\de la Pintuca lea Octavas lo celebr4 FraiKiisco ^patcbecp^ 

excelente pintor y escritor de aquel Arte. Por este niisiba 

fabemos de otras coraposiciones Ucinaa que esGri|)i6 Ce&y 

pedes en verso k imitacion de las Georgicas de Virgilio* Tarn-^ 

bien escribid un librocon el tituio i^ JParangon de laPtt/^ 

tura antigua y tmdernu yy^ ofra de Ferspectiva teoHm^ 

jf practices , 

El Reyno de Valeticia sieriipre fecundo en laproduccion 
^e ingenio^ sobresalientes ^. envio a Italia uno de aquellos 

Tom.ir. ^ X« • - t^-' 



talentos que forma la naturalez^ para gloria de lats be« 
Has artes. Uablo de Francisco Rlbalta .9 que /ies4e que vinp 
i este pals se propuso per objeto de su estudio la imiti^ 
cionde las mejores obras de Rafael, y lb fconsigtiio tait' ^ 
tompletamente ^ que algunas de sus pinturas^ jpudieroft*''' 
cxeerse hechas por el pihcel de aquel divino rintor. Ai^ 
acbntecid en Roma y segunt esto que cuenta ^^alomiho : uti ' ; 
Wtbns^r Nuncio* a su viielita de ]£spana , llevo Goiisigd 
i Itoiiia un Crbcifixo pintado por Ribalta « y mosrran* 
dolo h tJLCio de los |)rimerds pititores de Roma y arreba* 
tado de admiracion exckm6 , i^ dtvino &afael rcreyeitdotd^ ' 
dbra de esteJm Tiibo Ribakaun hijo llamado Juari > et ^ 

qdal criado en la escuela de su Padre > salio tan insigne 

r- '.''■■ . ■ ■ • ' "^ ' ■■ ■ ■ ' • . 

piiitor que como dice Palomino, apenasse puede distih-^ 
guir si algunas pinturas son del padre, 6 derhijo* \r^ 
^ No fue menos afortunado en la imitadon de Rafael otra 
Valenciano del referido siglo llamado Juan . Bautista Joa- 
hes \y aun si damos fe k Palomino excedio k aquel en 
la beUeza del colorido, no siendole inferior en las demat 
talidades excetestes* Este el&gii> que qiiiza serlualgo exor^* 
iitante > cmno nota el critico Don Antonio Ponz en 

Stt 



•-.t ' 



r ,<*); .Eiitre • laff famosts^ pinUxrs^$ ^qu^ ^tehiizaron. en Valencia c\ 
nombrede llibalta^ se puede Utinar pifsza perfecta el magftifico qiia^-$, 
aro que represent a la cena del Redentor:, que se venera en la I^le^ii^ 
|lamada -del .^Patriaj'ca,- Cucmasc que Vicente Cjirdiicio cile.bre Pin- ' 
tor Florcntino fuit a Valencia solo par observar esta^insigne .obr|t . 
t|ue despu^ ptnt6 en Madrid , y se ve en la Iglesia de laa Monjal. 
He Saa iGeroaimo. c^ :,,. ff. - 



Z~S-*t*- ' '■ ~' '■" " """ ** ' *' 



■■>•.> - • 







I 



§e ^cexcaba el pincel de Joanes al de RafaeL JSntre curat 
ol>ras de este eminente Pintor es asombn^isa la imagen de 
Niaestra Sexiora en el mistedo de 5U purisima. Coacep- 
4Bion J iqiie $e venera en la Jglesia que iab de la Cafi 
Froies^ de los Jesuitas. (*) 

' Al paso que hacia progrttos gloriosos en Espana la pintar^ 

po^ eran menores los de la escuUura y arquiteccurar Bprrdi« 

guete r Cespedes ^ Monegro, £nriquez> Antonio y Ji9a« 

de Arfe >iAlonso deCpvarrubias^ padre de los oSlebrc^ le-f 

trados Diego y Antc»io de este apellido ; Juan de Xole^ai 

yf«Juan de Herrera > son nombres que viyir^n perpe^a* 

meme an S^pafia ent^e los amantes de las beUas artes. '£| 

jfruditovDoji Antonio Ponz^ k quien. e$ deudota nuestca 

Nafiioa de la apreciable obirar mpderna t;/4|ge Je ^spu^c^ 

bace honjrosa memoria de eitos grandes iipmbres. £1 no« 

ble empefio que manifiesta de promover jen nuestro B«y no 

:4i mejor gusto en las bellas artes > almismp.tiefnpo que 

le pbliga li no disimular quiinto faltvon en^Uas no ^^^ 

. cos^ artifices ignorantes^ le estimula porotra parte it re.* 

irordar \ los Espaiioles aquellos hombres benemeri^os qu<(; 



«* 



■i\ 



u. 



('^y^ Otros ^xceieiites Pintores Espaiioles florecierou tti (ll.^igky 
' ''^i^* cuyts tiGticias pueden leerse en el famoso Palomino | tales fue-> 
roil el dtvino Morales » Teodosio Mingot Catalan j .liUjs -^e^ Cajrar 
jal 9 Jt^ Pjl^ntoJA I Pablo de las Roelas , Romulo Cincinato ^ alj- 
|unos otrbiv^n^diclro'^'t^^^^^ insignl^' JS^ef S^iyeiri, c6- '-* 

nocido ^r el Espiuioleto » Mnrilld , C^no'y • Velazquez i de quieutt 
kaidarcfiiio^ en el tomo ii{idtnre* "^ - . 



Jikier^'^itito hoQbr il xidmbre Espanbl en el si^k> i<$« 
.y debeKi. ser- venerados por 2xiaestro& de todo el que em^ 
prenda el camno recto qoe guia al &ia gusto de ia§ 
feeUas atte$. • . . Jj 

>vS0lamente-me ;c^fiir^ h ires que ^on. tKgnos de psrtU 
cular memoria. Sea el primerojuan Bantista Mon^gro £h 
VIDEO escultbr y atquitecto. 'Criado en la escuela de Ber« 
IFttguete.^ paso ^ Kom^ para estucfiar en los preciosos mo^ 
fumen^os de la ^itigisedad. M% se did ^ oonocer pof al^ 
gunas obras pvimoiosM tque le merecieriHi el Uustre ti-i 
pilq dt emimnieEspofU^ Estubo empleadp e^la gcande 
ialMrica de San, IR^m ^ hasta que lo llamo Felipe II. ppm 
laempri^a del suntuosa edificia del.£scorial> en doode 
eterniz6 su : nomb^ei con las seis astatuas mag^ilicaf^q^ 
se admiran en el;Pojrtica> y la.derSan; Lp1raaza.clbi.l4 
^c^ada. Sfi crden ohra de Mojaegro las quatro estatitat 
4e. (los £)vangeUstas cplocactes en ela Clau3tro > aunqOtf 
Otttw atribuyen el honor a Pompeyo L^niv Qqiza se-* 
1^, ^ d^efio vde J^onegro. y Ja eixewiiiipn delie^ ^4 
€pmb losjdisenos de los femosos sepujccos de Carlo&^V* 
y ^Felipe II- son del cfelebre Espanol Juan Pa(i£(4a:,> bleat 
queJla execucion se debe aL.Qtado Leoni*. 
. ^, Juan de, l^leda^ fl^ los: asiept^^ mtte \m 

distinguidps arquitectD? flel «iglo id; lQfQe(£[al^ k Paladtpr 
y Braraante ^ por haber perp^mado 94^Qpmb|:^eiR^^ 
'comparable fabrica del EscormU Estudid en Roma > ^de 
dppde :k .hizg: ix i^ vN^oIes; jppn Pedro^: de; jotedo Mar- 

- • ■ ' -• <^* ■ C * » -, ^ *• 



i5^x > faista el 1535.' Estubo , coitiisi^^ado en el adoriip ^ 
iiquella Cof te ; a el se debe la hermosa calle^ quepdr 
el apiellido del Viney se Uama la calte de Toledo , como 
lombiea otras e^lcs > plazas; yedificiosde la Ciud9d;es, 
asimismor obra dd Giia4o Arquitecto la Iglesia de Saei* 
tis^a de. los:Espa5oles^ y el bello Palacio en Posuolo>^ 
con alguna$ fuentes que diseiio. Obtuvb en Napol^s e| 
sjpteciabde lempleo de Arquitecto de Carlos V. yDirectbr 
de las Reales &bricas; Meditando Felipe II» eo el an<^ 
1555^ dievar uo raofiurnento augiisto al iinmortal Espa-^ 
bqL- San - Loreftlo y Uamo de Napoles h este c^lebrof 
Ariifioe ^ aqutense debe el .honor de, taq asombrosoiedt^ 
^i?:\. .■-'-i' :. ■• ' / • N . , '•...-■ ■•' - '•■'-" V 

^x'^iendc^ Ids extraci^os pre^bados a admirat esta jrha4 
uiQJiia del aete^ ban estudiado en qttitar la gloria |i li^ 
Espafioles > divtilgando habeir side Arquitecto de la Fkf^ 
brica im France llamado Luis de Fox; Br^aittft del Tem- 
plov y Jacobo^-Treto, del .Glausiro j fcbulas que, aon eii 
huestros dias las ptomueven escritores modernos inal \n^ 
formados del merito de rruestra , Nacion ; cuyo honor ha 
^ vindicado en estepunto el insigne Don Aritonio Ppqz enl« 
•egunija'^sucrtadel tomo segundo dd t^/isger ide Jg'jipa^/ma-*: 
Difestando con evidencia ^ qufe el primer Arquitecto dej 
ESfcorial V fue el elqgiado'Juari de Toledo, y que muerto es^ 
te cfelebre Espanol en elaiio 1567. le sucedf6 JqanBautis-. 
taHerreraen elik^iniide pjrimeMisiiaiteetode.U iabrica. 

6e- 



V* * 






itieAtt^ ammfiG<» > y lie ^scticores coetao^s^ baitanaxi 
j^ar/a:^»iligciff ' ie^t& hedid la ioscrtpcion puesta en Jos fiinda^ 
i!Dentos:iiel Escorial ^ en que se halla el nombre ckd At-^ 
i|tiitect6JuaiideT6)edo^ yU heraiosa medalla qijue «e acsr- 

in6 Bn honor 4e Jusm d^ H«rrera , .4espue6 de condoido el. 

^>e<i^id€i^' Kmo otfo$ eonv^ocJUaiemos poedeo verse ea 

^ d^ iflBigne D6q Amonio Popz. 

Aliordr bien ; soila i^teiBaj;iiifieo tnonuioeitto e$ aiifici$»« 
fe f Ma etdmiiar # nombre de los dcHs Antices £spaQO|^y 
tjEOMftieiids ^q^^Iai^brica de Saa Pedro los de PaladiQvj 
BraiQame^r Noteie ki que dice del Escorial el erudito Bo;^ 
ismdxilti SotefiD ^ q^iien jio el ailo de 1720* se detpbo uxi 
ines^ M coil el fin de admirar ^u magaificeoeia* TJeg^^ 

I do % habUf ^<$Bn l^ en el 4ia m. de^Agoi^eMflti* 
t3Ns i ^i0 ontn^kui iUih > i^ft e/(a mmrabili nomine tr^it 
Wab^rkii^^tity Oo mfit(ydkiMhet ay^ustissimum HltsdyOcvir 

1' P0t0^im mma^^eptumrae^^templum Suncti Lc^it$etaitin His^ 

'^1110 gfntitm tnvemasi CI Padre CaimaMoageLfionbar^ 
^-bajo el nombre de Vago Itattano en m oarta de ;f s* de 
iKj^»!b de ifss. i^^ende la$e;xageraciam» jk^ 
J^^panoles ensalzan su Escorial ; pero no obstante coafiesa 
que roerece el nombre d^ maravUla , y lo' exj^csa; ^n »•• 
toirverads/ •■" '^' ■ •^■■' -^ "•" ^■-' '■ > ■ ^^t;:.-^-.:,..., ■ v.^f 
• , Cbiunque verio^ki vftta hef^ - 

Dfcf 



•• • 



Dice , cbe i Fondatori eUer «neetH ' ' 
Difdbbficar Pottm^atimrdvig^ ^ 

/He aqni :tma breirenoticia dela%Etps&6!l^'^f^ tiont^ 
pitieron U gloria de los Italianos en el cultivo de las 
bel}a$ artes* Es derto ( como dice el Abafe Betineli) ^ 
§Hf fieneti tadas' oqmHn ftimi y nf se e^imM g^efotmefoi 
gdmo ias ^ItaHatfos ^Y^s^ (a) Pero debe persuiadrr* 

se'elSeJitk Abater que estb rid esuna prueba incontras^ 
table de sixptnotidaid. C^ntribuye a ello no poto la slttia^ 
eioh tbisma deEspana ^ que ia hace menos. freqtieitfadd dd 
ki'sivi^eror^itxiangisros ; coiitribuye el genio de lo^Espafi^ 
leky pocd properisds k hader ostensioii de sm obtaif insig'4 
aesf ; y cantcibuye fihalmente la disposicicm de iosf ej^ran^ 
geros que estudian en abatir el merito de los Espanol^ 
E^ta$ y otrak tazohes M vera cpni^Ftnada^ el Sexior Abate 
cfitel totno sigtiietitef de este Erisayo," a^^^^i^ iXK^cx)0 
ierVa la vida para piiblicarlo* - 

jOPENDICE A LA Lrr^RAFURA BSPANOtA DiSl^ 

lialiimus ^^n: el cultiWdi ias fetras asi s&Hdas cbriKf btlktii 
Nrre las muchas galantenas de que abundaa los be^J^^ 
Bosespiritus de huestro siglo > puede contarse^ fe 
ttiave aduiacion ^ Coaqud derraman los^mas persuasiva#; 
elogiosr sobre eF merito de; las niugeres y- k cjiiieftesr disu 
tidgueu cian el Jitulo lisdngero de belto sex6.^ Las^ que 




'*r 



• ,- 



"It- ■ ~ r.' > ••"■■■ %■ ' ■ •' - 

j(a) VEliitiuiaiino p*g. ios*r 







oonstituyeii la dasir gradosa y ainabledelitenitos^ son 
los que particuIamKftttetienen «pctf g^ande^^ colo- 

car entre ilos* Padres consc^iptbs de su placenitera Repil* 
blica literaria algunas mugeres ilostres^ que sobresalieroii 
eh la literature amena. El.clima de Italia tan fecundo de 
beUos Jogenios^ ha producido en todos tieinpos muge-. 
re^ insignes , dignas de ser nomhradas xon honor en l(» 
fasto$ de las bellas letras* Y segun se ^xplica fietineli > p^ 
rece que. el sexd fpmeninQ tiene un derecbo peculiar i esta Jife^. 
r0t4fa > p^que fueta de algmios casos- extraordinarios qde 
deben exceptuarsi -y por h ctmmn se puede deck que ista sota 
tsla que convient d las mugeres. (a) 
* Yo pues para complemento de la gloria literaria de Es^ 
pafia deldglo i^ > apuntar^ el mecito literario de algu-^. 
nas mugeres Espafiolas J que fiieron noble ornamento de 
ftqiielsiglade nuestra Uteratuca. Pero esto ser£ de mbdoy 
que iii conceder^ al sexo femenino el derecho privativo 
S' las bell^ l^ras ; ni tdndr^ por caso extraordinario verle 
t)Ci(pado exl las tnolestas meditaciones 4^ los isstudios se- 
xlos ^perdonenme las mugeres discrietas:^ sino reconozpo 
en eUas la. gloria que hay quien les attibuye ^ esto es > que 
en ^imto a la correccion del estih y del juicio de lo bueno^ 
y de h hello estceden ^un;d Jos bwubres dpcios^sque scdfm^ 
mijor que ellos esoribh^^ im^iginar ^cou ffracla^ y f^ 
eon letiguage mas belh y mas claro &d.:=s:que et-misnioes-* 
; 4 ^ tudiQ 

. ■ . ■•:■•■-.■- . » 

■ ■ " ■ , ■■.■■'■ ' - ■■. -X, 



(a) Resuuracion part. a. pagr 5£«o I v/^. lii'it ^v .^.i ( ,/ 



PocQS sabkisjX^^ cficuentran en todqstas nmgfireseieercLk 
1§das in idsotibir. (a) J 

' £n rQCKraq>mia4t' de est« dUputadd gloria ^ hare ver y que 
n6 e$ casb rextraordinaclo eti' lasmugeres Espanblas vei^ 
lai aplicadu al estudiO; laboriQso de las lenguas > Ik hit 
ptofundas espeicul^cjoiies de U FUosofia ^ y aun ii las 
ciei&ias sublloi^: de la ^r^Ugion ; y que con las letras di?* 
mpai$'imt» quier qoO las hi^iqaiias 9 sabea aiquirir ttfi^mni 
moierar O atmr'ffopio , y gobemars^ ptir mmimas vlrtuok 

« 

sixs para gloria de su se^d. (b) . r. ^ 

^ Sk>ien : xoUcha3p9rt9 ;d^l $ex6: femi^niooi se componie cb 

s^ntimientos de delicadeza ; en que el cormmes la r^^ 

id matspra 4e liU* viday aetwidaU ; el gusto y senti^ 

mmte los dos exes de su alma y de sutazwi(-C) con 

<odoutK> &lta ua ^ecido numeip de mugeres ilustFes > que 

aaben cons^ituirf.p^ir m^^ttni del cOrazon la razon several 

.y pot exes de 1SU alma:el julcio. > y la virtud > desoaidtiendii 

46 este iQodo la opinion comun que les atribuye unicameor 

;l!e^ae^]dmtenlQ$ de deUcadeza. Par eAo advierte:muy:k pro^ 

|)e»to:elAI)«:BetineU quehi^blA^^g^mr^i^ poiex; baymucba^ 

mugeres ysifv- cantor la f ant^^as y, lai Italiaiiaf>»*^qi4e am^ 

41 4i^ de b<Qf $oh imign^ en hi, estt^ie^s graves* .(d) 

i Pesde el siglb ri^.^vio^ EspaSa saltr de su^seoo una prc^ 

dUgioesfi hecoiRft ^ que j podia por-H ^cstla iomortalizdt 
-J(wi.JK , Yy ^ - la . 



■MM* 



4«) RestJauriciotr ^tt.- 8. |tag.- jtf.. jr 57. ; -(b) Pag. 57. 
ith Pag. 5S« (d> Pag. jtf. 



f r^ .-^V 



la glotijr de su setd. T^t fu^ 4a gtraade' Isabel WR«^ 
CatoUca dQ, Espaiiaf y * muger de Fernandp^ ^yo nora^ 
bre se leerk eternamente en los regi^os -df <k Mc^mt^ 
qu)a ^ Espaiiola eon vh^lsiM^L sifhac^^ 4a «6fiiiaHC y :de 
cdmirabion. La poliuca eti «1 g^biesna > «l^ yato in* 
ir^pidi^ ^ 1^ coostancU «fa^ laHSJEunpana > el aoor li las le^ 
tras y la proteccion de Idaysattos ; uiv iiigeoio fecwidg 
de medios o^prti)nos;pa(aien^^i^ee€^^^ hacer feliz<el Rey* 
po ^ la fircneza en eiacuti^rlpfi > y 6bbr« rm|» ^elatdienn 
«eio per la religiop 3 todo e»o iotaOr tl tmtzia de esm 
gran mugec ^ , 2i quien d^stind Dios para dechadp .im 
quantas Reyiia$ iUasltyes empunati el titt^-dd^arManSac- 
qmas/poderosas. '• ^^ . .;■; ;•:/•' '.b ' .. . v .vtvcu.: :.* 
A la. verdad no fcier#i) ]a delicadefta y e^]$tista Ida 
axes de esta grande alma^ ocupada sieoqpiie en loatiiBMa 
sublimes penaamiemos que ban niereeido^ la t^ej/iaai'dt. 
io$. mmyores heroesr Co(iqiand|i' d«l ^goenei^ B^posoMi 
las ikdg^s de la oampafta ^ eiKra tifIuh£E(iite con el eq If 
▼encida Granada^ y de este inodo tbinpe una mug^r in** 
fbortal las ultimas cadenas de aqndla barbara escksiricuc^ 
^ue qni^ ocasjiohd k Mspaik Wtn^l aeohscrjadii venganssi 
del vlelado honor deptra muger. Veaofdsla sdbr« el mis^ 
mo caippo de Granada conferit cotl el jnmoid Colon lif 
ftnpresa mas admirable que se Iee> en las hj^storks } tquiero 
idecir el descubrimiento 4e uii nue^ .:niundo 5^ cod qoe di^ 
Ibla ampliarse la esfera de los cbnocimientos huma)to^ > ai* 
Utarse la MonarqiiiV Espanok ^ enri^uec^^ la Europa 



mff^aV lo; «ji?e -row jiHer^b^ :d mh:4^. mu^ PteaEH 
€ft?a, atlquirir a^evqs R#y«oB paw J?|u-.CtitHl«)» Vfin^^ 

^*par«rYPt ^ei'.PFoyec?a4Q vi^gej G^n^tQw^ ji U quat 
ipbe Jwpa^'lqS'tesoro? del ii^ievo mun^o^. 

:iPe«» ^i»?i? ppdrli J?<t¥Cir ^{qonjpppdiqfo^a J* g!(fc 
ijOfiaMccr^ep. 4e^ eat^^ inforeipa^flble ;f\^r<?A0«,q<ieteiaa6» 

|45« piguiuntes? Lp qo^ H*c? Mv^strp, iptwia e« j que io» 
prUnerDf- rayiJS de 1» Ir? que Up^r^ niwtr? Utewtjira > nor 
fe?4pfew<J0; »rW«**!iirJ» TP'Pteji;^ ^rj^^ 

4« F«Wlwt«l(Hr A^i^ .*?fta gif«flfB,«l?nj| ic^^ «tfabilicl«id,yi 
feqjUBerp ^(s^n r|Ni;9irfiia i^ Jos pt^m^rps rertaurado^es (let 
PBcuN^ap I«nfafc AuH )o9 ^ilfrato? extrgijg3.po8 qtje vinie-^ 
I,«!^ ^ Uqgtw ft! ^p$&9:, f»CQitj?i3itpii e9.^Ha ia mas g«i 
fiejpia.pr9tecto«ft«i ^gjoi a«e«igu»n iq,i^o flfertfieb y .p©* 
^ Wff tir d^.^ngl^rii?. :E«te:e« upt carta dirigida k Al- 
fonso Carriljo Obispflr. 4^ Pai^plonB, d^ mj cU^rd testti.' 
raonro d* quaaVsMisfeoha esw^ d? ▼iyjp bajo «l j^bierija 
^l» dfr.P^fia|id<^ y d? ^sab^l^.i^^/?/W.^diCe) aife#/i9rf<M 

in.mdum tut Regcs..,.Video in prasentiarumah bis tuts Re 
^y^Rfghtavhrtutum dnmhmfngems, mavesqaemcdt' 
manm ^tidie ^. (i) Ma^ maeftifiaos efdeibs iiace el 



YX^ 









c^fe&e Atitb'alo de 'Nebrija enelprefacib a lashist6ria< 
4t estos Principes. Tubo la honra de ser^ maestro de la« 
tinidad de la Reyna Isabel y para la qual con^uso una 
breve gratnatie a ^ y ella con su petspica^ * ingenio se hw 
io tari fafhiliar este idioma en fhenos de uri ano > que 
pudo encontrar particular complacencia en leer iMescri*^ 
tores latinos mais cultos. Le ayudo bastante eh este estti-* 

Galindo Dama de la Corte^ conocida conel 

de k iatina pot el eontinuo estudio que hizo de 

^sta lengua y cuyb nombre perpetu6 6on la fiindacion de 

fini Hospital en Miadrid ^ ilamado tlHospHalde laLatinal 

;[E1 estudibdeesta' lingua se hizo liiuy cbindn entre laa 

* Damas de Palado atriri despUes ife tnuem Isabels Fue in«* 
aigne emre otras Ana Cerbaton^^ natui-al dd Condada 
ide Cerdania enCatisiIuiBa. >^ Ya hemosf coplado parte d« 
la^ carta qbe escjiibid'^ Marineo Siculb >' la qual miie^tr^ 
audcientememequ^ti'soperibr €ra estaDama^ aquellta-^ 
liaiio en la dbcta latinidad. No lb mamfiesta menos en 
2a elegante bbraqiae empre^ib De S^Menorum apud His^ 

" pan6s dumnii^^t que no tubo nbtici* Eton- Nicolis AnfCK 

nio« Era tan afldonada k la eloquendi deCicerdn^ que 

aabia de tnemoiia los tnejores ttozos dti sus Oractones. i^a) 

-.<.": 'r.-^f . . \. " • . V N&- * 

! + Fufr dama de honor de ;,Dplk G^rma^ii dc Fox, scfunda^i- 
^a de 0on Fernando el CatoUco , y aun mas cclebradi por siis ta- 
fentos \^Qe por su peregriaa hermosura',' >a ^q^c.expedia i tod^.Iaa 
•iiek Corte. -' «-. ;v--^. --• -• ■; :; ,— .^ ,...-. 

(a) Jacinto Rip<^ de las 'muj^eres Uiftue$ ife 



{"i 






, -4' 



(3575 
No solartieilte etiltivaron la lei^;uaf Romana las muge- 

fes Espanolas ; Ilegaron tambien h ocupar Catedras piibli* 

0asde iatinMJad y de eloquencia > y k r^citar Ojraciai^ 

latinas con asombro de }os mas cultos litecatos^ Este pro- 

digio vi6 hi UAiversidad de Salamanca en Luisa Medrano^ 

maestra d^ humanklad en sus ei^uelas* (a) Lease el elo- 

gio qfie hace de e3ta sabia Espanola el pretendklo r^- 

taurador eti EspaSa de la latinidad Lucio Bfarineo Siculo: 

Clara, & tttustris erudhiorHs , & eioqmnUce^ tu^fsmia{fi^ 

cribe k Luisa yLtAtdLvyf^y^magmm stuiit^um^^^ 

men ypriusquam te vidissem i ad me ^pervewrc^ y'^PueUa 

ioctisstfna} pi^tquam v0r0Ps coram cemere y& wnaiifsinft 

l&^6ntem ldudir$ mibi ccmigit , muiio qnidem doctor ^i^^i^ 

ip4e pukbf tor visa w y qtianhanimo at^e mea coneipf :p0tu^^ 

ses . • • • Nunc demum ccgnofco.mulieribma mtura H^n fitf^ 

ienegatum ingenium yqm^a&tate. ^iprafir U m^xime^ompro^ 

hatur^qua supra ^iros inUnms^^et(^umUaca^ mtiHi^tut^} 

Otro'itiayor asombro Aelit/i^t^mtSL^v^^ 

da EuFOpa en otra Lmsa E^anola » capkz dei eteiiqiJ!;^ pts^r 

s)«oWla ftm^ sii se&d en los aoales iiterfltt;ioa ^el ^ig^tf 

id/'H^^blb de k fattiosa Tokdano Lui^ Sig^ €ultiv6 cm 

tanta' fdieid^ el e^tudio de 1^ Jenguas ^ que Uego a escn*^ 

bir-c6n perfeccion en latin ^ griego ^ hebreo , siriaco.^ y 

^rabe > segnn aeredita la carta- <}ue dirigid al Papa Paulq^ 

BL ^ri dicbas^ dncc^ ienguas i ^j^citi^ la adralr^ 

,•.., •^- -I ■■ ; ■ ^- ■■- -^- ■'. ■ • -Xion^' ■ 

" (aV Eifid. Gonial, de Avila Teatr. Eccl. Salmant. - ; ^ "^ 



V( i J - J' ,* 



r. 



cifmw tqjiiel Ihivtlfifft^^y en^cyiflBonMH Son bienilusjtfM 
U$ ildtMciKM CQQ i^ U' ^leJbfai'Ofi todos Ids ingento^ 
^o&(e^ll«Hti(« : cte al}u^l , $ig^o. Entie ;ettoii d; OHiy C)ilt<>. 

-,<;© !Clag9nti«.sw> Fooia Bspaool F^nando ViU«g«8 la ce^ 
•Spigptaipa; ■•:,;,■ s - 

-«P«|6 e$tA &m0Aittieriica>«dgunais mdnumeotos de su le- 
]|iBr^qf!^(^ t (»ii«iil)^ 43^ cartas erudUts fismtas idiyetn 
•0% it:^^$$<3t&>' l)f^diaki0<^ <fe^4^«fVfi>ia ^uemnHfi^ ^ & m^ 

kftfi^}:^fm^t0B^9ity PR ^oioa latimE) que iatHtuld i<Siiir 
tr^ C f>or fi npgibrc d$ un J «gar Hamado »« : eo ^^wf ^gfil>j 
«1 qiislidedico h la Infaatadel misiiKv Reyno popa ^.Ma^ 
l)|( fj Utenvi^ .& Paulo lit No fmiedo pasar de aqoi- sin 

q0»fimf> >d6 la inali^fiiaKl y A^a dot «ii$FtQ ttxtrnqgerv^ 
■•■■'-'■ ■ <iue ■' 

4ig|v^Epfstf scUyUrlam Pxiacip.. PortiigtL . 



<3M 
que intentp maftdbar la fatna de e^- viFtuosftinia tnuger, 

publicando bajo su noinbre la infiiine sbtira de Arcanik 

amorii y i^ Veneris. >{<Mor«ri y t^ Avbcat en sua respec- 

tiv6$ DiccioiSarlos hacen jiasticia a la virtud d& la Sigea^ 

iao feconociefido por abia suya aquel obsGeqo^e^rito; pci* 

TO no np% dicei^ quien fu^elautor de tgnenorme caluomiau 

CI ^rudUo Va|e<iciano Manuel Marti crayd fuese obt a dt 

Meursio : D^ estemodo habla. 'iTemperare inibivis posswu^ 

lp4m eorufii m^mbus mate .p^e^er ^ qui castUsimm iliud^cqi^, 

put ^d&re^ ac veretundia insigfie-y ^gmm judlcarum j ctd 

ktfamem ittam^turpissima^ obscenitatis not am fnurerent > impu^ 

i^MK^a fUa s&tifa vere sotadicai sive Dialogis jftagitiosi$sP^ 

nM4ibidim eiceerandis > qui ejus^ nomine drciimferuntut^ Ji6^, 

Hurtifex Janus Meursim i qui improboyac petulanti Consili$ 

Hkpana VhginiftopudiosimkHlMt^^ in}pegit>^ quod^ vei 

^htlenis ipsa erubescef^t yVeVEiepbisinti^^ UomiMsoslJSaAem. '- 

JnsotenU'a grassatus est impurissimusnebulo in famamy&iexish 

timationem J.wdoviciVivis\ baminif. smMissmi ; spurctssi^ 

mam fabellam eommentusy qua tanti viri memoriam ineredibSi: 

ffHendacio apUid posterns deturparet. ,(a) En efiscto fiquel 

vMigno'llbro se^pubHcoen latin con el iiombro de M^uv^) 

• . ' '. . sio . •^• 






4* DoQ Ptancisco Cerda 0/icial de la Secretaria de Esudo de 
Indias y bien conbcido por su literatura , en el tomo i. intitulad^ 
jdlktvirim' HisfhEmort^'^oftiscula stltcti df rar mr a puhVicbi l^ Siih 
ftaliktlAjiskSigtaiy y tn el Prologo manifi^sta no ser d« U%a»'^ 
bia la obra obscena que «e la atribuye* ' 

<a> Pracf. ad oper. Ferd* Villeg. epist. lib; g;« 



^ ] como IKaductoc del supue^to oiigfaal Espanolde h 

. . Fero II diligencias de algonos hombtes iostmiclo^ $e des^ 
^cubrjidiserel verdadisrcautor deja iadecente Jsiktir^ Juaii 
JWe^trene ^ JariscoQsulto Olandes > cooveacibdo . r^o d? taigi 
ie^orme imposiura. por su . prppla confesioa y y pot, depp* 
cjcioa de Adri^ Beverlapdo > digno c<»npa&ero de e$te 
bbisceno escritor. Estas nojti;cias las comun^ el eirvidito 
JuaaGrami^ eo carta escrita a Juan hs^mifm feqlja, dft ^ 
Mar^Q del ano 1736. ^ y se halla en el prefacio de. este a la^ : 
obiras ^e IVteuirsio , reirnj^esion de Fiorencia del .ano df. 
^741. Yindico doctamente MorofSio el .honor de la SigKiby. 
de Meursio > auoque sin de$C(ibrir el autor de la caluQir 
nia; pero en la nota anadida k MoroJdia en la ecficc;i0a 
de Lubec del . aiio 1747* ae nombra k Juan Westrene co-t 
ino autor de la.^postura > y de to ii^deceptisim^ aktira^ 
( lib. >• cap. s* ) Y e$ asi > qv» lodoa convlenen en hacer 
los mas sublimes elpgios de la honestidad y eriiiticioti 
lie la Sigea. - * 

^ Xa Corte de. Portugal foe el Teatro resplakideciente doii^ 
de hizQ briliar w instruGcioq esta celebr^^. Uterata. I4a« 
mada para maestra de la Princesa Maria > hya del Rey 
Don Manuel , convirti6 aquel Palacio en otra Atenas del , 
sex6 fera^enino. Llegaiido a tratar el Ab. Betiheli de tas 
italianas eruditas ^ dice y que puede 6uplir por todas uq 
exemplo memorable de la Corte de Mantua > en la 
qua! las hgas del Marques seveian rgaalmente qiie los hijo^ 



' r 
» 






hRtruidas en el griego. (a) A esta literata Corte de Mantua 
contrapongo yo la de Portugal ^^ en la que se vio a la 
l^ligea abrir escuel§ de letras : latinas y griegas y y tener. 
per sus npbilisimas disdptilas kla Princesa Mariii^ylas 
Damas de Palacid. Ehtre los ricas adornos miigeriles se 
hallaban Ciceron ,Demostenes y Virgilio , Honiero y Pla-Ji 
ton. Andres Resende, que estubo presente a tan admira-^ 
ble espectaeulo 9 arrebatado casi dd entuisiasmo escribi^t' 
lo.siguicrite a la Princesfi Maria: •> ' '^ ^ 

^.Qiiotquot famam ingenii meruere VucUaiy ' ' . 'V 
V . Aut superas^ y aut y si dicendum pressit^^ aquas. ' 
v; ,. Nee tibi tarn Regni spes adblandifur baberidfy 

Quam trabit attonitam facundia docta Flatonisy ^* 

Qjuam cumulare juvas Tibros. Tibt pukhra stipellexr 

' . ' ■ . . ' ' ' . '•' 

It Hac placet 9 biec nnimum y cur is oblectai omissis[^'> 

iQfid srinudart sclent , meniesque dgitare pusittas. . 

^ Entre las eruditas damas de aqueHa Corte son alaba^ 

das Angela Sigea > hermana de Luisa ^ perira en la ien^ 

gua latirla y griega > y tan eminente en la mu^ica > qtid 

idisputaba la gloria a los pijmeros profesores y segufi ase^ 

fgura Vaseo ; y la eloquentisima Aria Vaez y k quien elo- 

f;ian Resende > y Arias Barb6sa» Tambien en la poesl^ 

Vulgar tuhb Portugal en aquel sigfo una ilustlre poetisii 

que podia competir con las mas ftmosas de que haee 

^lard^ el Parnaso Itdliano. Fue esm Bernarda F€frreira4(l 

^ Tm.IF. Zz la 



■I ■ . I I 



(a)i. Restauracion part. s. pag. 58. 



' J .. ' J 



\ 




fat Cerda',la qiiai* aqnciue poseia la lengui latina yv 
tbdas las cultas de Europa^ y estaba anstruida en la filOf 
Sofia vy niatemaiicas > se.aplico coii pahicularuiad .1 I4 
ipaesia Espajiola;^ sacando k ruz ien ella un'poenaa et6; 
cante y bien seguido y con? el titulo de iz BspafiaUbeti 
iaddy como asimismo uq tomo de comedias « y otro di 
Varias poesU^ De ptras iritKhas eIejQ;ahtIsjm 

jRloriarse el PariMSo Eispanol. De elias liaSce hlorijros^ nienf»' 

^ , - , . . , . *■..■-> -, • ' • ..-.,■•..• 

ttoii el docto Valencianb Pedro Pablo Ribera Cisterciensji 
^« ei libro que escribio eii idipifaa Italiano ;i y publico fitt 
Venecia en x6b$. con ftl titulo : glorias , inmortales^ triurU 
fos y he^Qicui buioAas dt 845. mugeres ilustrcs anttgudsv 
fiiodemas. ■'•:■ ■ i '' •■ • ' ^' ' "-^ 

'ivAla athenidad dd k^ bellas letras y al trabajo^Q est% 
dio deilas lenguds y agregdiron ocras esdareddas Espaiiolas 
las profundas meditadon^ de la filosofta. 5 y las especu«~ 
lacionea subUm^d de las sagradas ciencias; Regtstrense los; 
anales literarii^s de Italia > y no se halktrk una muger ci^ 
p^z de compajtarse con la itiembr able Cecilia Moxillas^ 
^otvi de la £!iudad de Salamanca > la .qiial junt6 i la, 
V^ tbdas lUs habtlidddea que hacen. el ornato del 8ex6 
fememnd> y lanta cthdicion en las 'ciencias y que poc(i,a 
hacei fkmosd literato & qualquiera hombre* Tan diestrii 

erila OTUsicaV q«^ 6 bi6n con la vox 5 6 eon los ins^, 

' . . ■ . .■■*•■•• 

tfitimentdS' erhbelesaba el noble aiiditbrio f . la ahuja era 
io tnismo ^n sii thand , que d pincel en la de >un Pin- 
tor insigne i sus bocdados podian exdtar ia.enyidla de 

^ . ■,- . r...\7V v' las 



•.- -,> 



/ 



468 dedanladas trabajadoras cle Frigia, Eif^e las "dbris asojia-. 
^rosas de sus nianos ^ se tuba por prodigio del ;arte 4ui 
Jffapapiundi qua bordo : con ;|fiint& petf&cdohj ijue que^ 
darpn ftdmirados los mga irxcellgenles, pero estas pren^w 
^eroQ vulgares en esta muger swgular > si ^e consjdeni 
4Ue ap^odiota^ lenguas latina ^ griega ^ italiann y |r«a^ , 
^fesa , la filo5ofiai> la teologia escotostica y positivaf.y 
^^ aplicp d^ tal suerte al estiidio de Jos libro^ sagrado^^; 
-que Iw sebia casi todos de memoria. Tuva CeieUw nuew 
J^jjos, h: los qual« parece que en cicrta mjaneracorou^ 
oiico con la saugre cl talento y 4a aabidiufa, puesapenw 
<lJe€£sitaron .d0 maestro^ para loniiafM instrtiidoSf i»ama^ 
tdre convirtio six Casa eu Uniyei!siddd ii oeupando ella $(Am 
i|ais Catedras d* Gramatiea latina y griega> de RetoriGat 
cde Musica, dc FUosofia yTeoIogiaf De e$ta escuela ma*- 
tiema salieron iaa^'apro(v:ecbados aquellos dichosos l»jo% 
que se hicieron celebres en las ciencias > y ocuparoa disi* 
;#^dguidas digaidadeTs »%i EcksimkAs Coma Sftculaies. Fe«i 
-Hpe H; i quien lleg6 la faroa de la vittud y: emdidon 
•ili^csta incomparable liter*ia^ le ofipecio el cargo boiii^ 
-iroso de MaSstra de las Infa«ita$, pero ellarTdgo.alRey 
-qiie se digiw«e reievarla de este honors para poder pee- 
^fiifefdn* l^edt^^ de sm bjiJos. Murio eti Valladolhl 
^a fis^ ^li Ja mediana ei^ad <te 

■ ?4li- -afioSf"! ^■*- ■ 'v.'.:.' 

^tik .f^sfifli Sd^ causado en nuestros dias 



(9e Bobriln > '^cito ed Espaila en el sigb t& la inaigm 
h^loiofa Oliva, de Sabuco. liustro e€ta Espanola la Filo^ 
«bfia natural y la Medicina con utiles clescubrif&iexm)^^ 
d%nos cte las meditaciones deun profuado filosofo'j lew 
itestimonios de isu feliz ihgenia que se consetran impresos> 
4e aiianzan.ixa asiento hoiiroso en la Republica literarlib. 
^ Los titulos de los: tratados que pufofico con separaciMt^ 
«y que deques se dteroo a la prensa en un cuerpo en M» 
drid alio isSS*' son' esbosesVera PbUosopUade natura mix^^ 
torunty bominis ^ .& immdi amiquis ificognita^ssIHakgos sobrig 
ia medicina ocului d hs ttn$igHOS3sitratado d0 la composiciim 
-del Mmdo^.y' de Uisr^x^sM^m pued^n mejc$far ius RepAi- 
Micas ^ bumanas^^fotado ; id pr^io cm$cimignt6 ^ en que xr 
jdanlos mediosde conocer porque causas vh^eei ^Wibrcyy 
for quales mtiefie &i>. No se si la celebrada^ Botonesa nos^ 
;Jia : dejadi(>- pptiebi^ e<MW«ioam:es^^ )»u sobresalienta 
^ingaiio; ••■':-■'■/*•• ^- • ■ -: i -•"■■ . -^ • • : ■ ■ 
^ No^uedsron Tedueidas dentro de Espana las empresat 
Mterarias die las Esp^fiblas r hubo'^algaiias de efl^^^^^ c|ae fue^ 
.ron k causar admiracion en Ids Reyn<^ «xtran^i^os« Joas 
^m Morella natciral de Barcelona ^i que k la tieTiia edad de 
t2. aSbs fu& en cottipafiia de su padre ii Leon de Francia^ 
^ea^HBdltla disptita pubifea erudifas conclnsiones deFilti^ 
>8ofia > las i|tte^dic6 H Maf^krita d« Austria Reyna de Es^ 
j)afia J y Andt^s EsGoto fifirma habetlas leicjo^ Mereciai^ ^ 
aplausos de los Franceses la solid^^ , ingeniosidad ^ y ele- 
^ancia con que r^spondia a las- dudas propuestas. Pero 



tniyof fue la admiracicm de todos quandp sepreseoto ^ta 

s^ibia Catalana k la edad deij. aiios docta en h teokh- 

gla y jurisprudencia > versada en el estudlo de las len-* 

^as>enlamusica> y el dibuja Gompuso algunas obtm 

eruditas j mks hallandose movida de una inspiracion divi- 

na ^ en el mismopunto de daf las a luz > renuaci^ a las 

lisongeras esperanzasdelmuadoj y ae .ccKisagc 6: Ji ^Dios 

en el Conyento de Santa Praxedes deReligiosj^s Domini- 

«as de la Ciudad de Avinoa:i hacieisdo mas admitable el 

aacrificto con no d&r al pi^pJIico sias. £5f dgas litfirar ias. . . 

/ Tambien Roma aplaqdid en* el roisn)oj$iglo k;QCriEi lit^fa* 

4:ft Qstalana > kistmda en la^fil^Qiia>y teologia> y Qceir 

^neoie en la ;sagrada eloq^encia.; Isabel ide Joya que^l^ciS 

en Lerida en 1508. es la mugerde quien h^blcj^ Consiguio 

^ran donqepto eo Rpna^ por la coiive^ion4d a^g^nos Jui- 

4los> triunft) de.^u eloqueoeia*, De»eaw)q p%i«jo«iC«tder 

^aales airla disGUrr^ en materias graves de filosofip > .^ 

teologia; y ell^sin desam(naraepoi?;;!esto> se piesftatoi 

la: Quniei^osay augusta asamtflea ^ de la qiial' saco. apl^y^ 

^s y admiraeion. (a) . . / > r r> 

c :?Y' que divh\ ^ algunas nobles SenorasBspaftoIas qi^ 

iltis^raron la Italia no menos con el esplendor de las. lei" 

tras qoe c(»iel de su $aagre?i:^Qi:^.:noinbi:eno^adq 

en^e los literaios Mencia de ^M^ndoza hija del Marques 

dc Zieqeiie^ ^ muger de Fernando d& Ara^^ Duque^ide 

'..;■: ■■^■— C^;-^ . 

'\ .. . • • ' ' ■ ' . 

"' ' ' " ' i" ' '•- . *.-•'- 

la) Ripoll memorias acerca de las mugere» ilustres dc Catal^^au 



C^ti^rii V ^*a<J^ «fi las lenguas latiria > griega? ^Qi* 
tflogio puedeleerse mas- rfiigflifico que el que hizo Pai*.^ 
ib ^Manucb de Mkria de^ Mendoza hermaoa del celebr^ 
'Diego Huriado de Meaddza? C«^#f C ascribe ymilUaniafih 
-cifiofci cum (tudimus y^uivis dam nostra attatis viro ammi 
tnagkitudine odn^aramus i 4:14m autern ea ^ qua scripfit legi^ 
n^^^i (im^uh Hriptorikui ing^il ^ juh 

^Umvtsl (i) La to^ana no i^odra mentE^s 4e recordar coa 
6€f|{)l^ xieligfadacimtento el nombre de Ooaa L^ohdf Ri^ 
miipi de Wk»ntaIvo\> - FuQda<Jora del Convento de Ir En^ 
camacibn y de la Tf fQlda^ ; poetisd sqgrada > que escrlbid - 
tHi dctavas irsirias vidas de Saiwos y otras coit^stcioTitt 
pb^ticlis'^ qu6 merecieron k aprobacioa de I03 ctilRifs ii»- ' 
l^nibs de Italia; . j 

- rAiiada$e que algunas de la$ niugeres mas celebradas', 
t)^yo lr]tgemQ tluitto las letrab Italianas ^ o fuetbn de fa^ 
Ipriilias 6Hund^& de EspaSa ; 6 emp^rerttadas cc«[ famiUaa 
£i^aaolas« |>e e^tfe nuoierb fueron Lucreciade Bo^a> TuIlJi 
deATagon> Cotjstansa 0avalas > y Victoria Colona casada 
c6li et Marques de Peseta, ' - ! 

IRAaliceflios este >tpendice trayeqdo a la themotia los 
id^tinguidos hombres de aigunas Sefioras EspanOlas > que \ 

• 

babrehdo dedicado isus d|a$ al e$ttidio dh Iki verdad^s m^ - 
tii|{K>rtantes > Uegaron ^ ■ ser maes^^^ Jde U peclecdbiT b^ '' 
tiana. Por tal fa^ e^tinaada en Batcd(^na-1« jai^ 

iuf^ ft9f. xd oper. PhiU Ciccr^ 




Hipolita de /Jesus, llameda: esh! el «igto .feiibfelftQcabe«k 

en Zaraeoza Dona J^uisa dQ Borja h^rmaqada SaiQ,Fran$ 
9^c6. de Borja Duqiiesa de Villahermpsa. ;. llsnjoda pb? ex^^ 
C^encia la Santa Duqu^sai en Valenda Jbabfel de. Viileiii* 
dela SkjingreiReal de Castilla yAragonien Cdsuils^ jf^ 
casi en todo el jnundo Cristiaifio la incompj^cable Teresa de 
Jesu^ 9 digna de OQMpar jjn asieftto muy altp entre l6s pr^ 
ttierps maestros d^ la vida espijdtual Esta inmortal hetQina 
basta por si, sola para y indicar. a su i$ex6 de dquella nota qu^ 
fi^ cree hereditaria de la primfera muger J estocs > de ser; 
$^4ifCtpr de Iqs hombres ^ pues lar gran Teresa fde segorft 
gMia'(]leje$tos para la mas ' ele vada perf^cion. Me; persua-^ 
do 4^ que haran poco aprecio de feste tia)bxe cieria cla$eiie 
iri)j|;eres , que tnoy saiisfechas con eJ vano titulo de beUpi 
sfsst y casi tienen rubor de of rse Uaxmi sexddetioto. 
REFtEXIQNES SORRB TODO LQ DIG HO EN ESi^ 

tps dosTmos* ; 

Quitenemos dibujadp. SQlamente en esie breve Ensa-i 
yp el retratode la literatui-a Espanola del siglO:i6.^ 
9I qiual espefamos ver pintado con jfnas vivos j elegantes 
colorespot mano maestra. Entre tantb ruego a mis fcCr 
tores hagan alguna^ redexiones sobre quanto foe dicho eri^. 
gloria de nuestra nacion* Reflexionese en, primer Iqgar/ 
qukn cierto ef ,, que a pesar de la bu6na intencion de. 
k)$ Escritores modemos Italianios qi^e impugno > su modp; 
df escribir y causa ba$tante descredito a la e^timacio^ qut 
se merece la literatura fopafipla^ ,7 

.. - •"" -^ ■■""■■■ - ■•" .To-- 




'"'^Tomese la liistdria literaria de Italia , y en\$ pTirti€fSL y 
segilnda parte del tomo 7. correspk)ndiente al siglo i6.^ise 
Vtra la id^ que se dii de nuestra nsteion m, aquei sigIo«' 

^Se advertira y que Espana redbio ios ptimerds rilyos dft 
fa ctiltd llteratura de un Icaliano y y de un Espanol y^^qtie 

Mn6 ^ Italia k adquirir la sabiduria qu6 de^pues cbmuni^ 
CO k 16s suyos ; verase k Espaila t$ti terkata Stlh\i6fi 
guslto en la latinidad y qu6 uH Italiano no muy cdltiS^ Ipasd 
l»ntre Ios Espaiioles por an diestro y ^bio restaur atdor de 
ks letras. Se ' verli a un Cabbto instruyenifo k Ios £^iii. 
jioles en la Nautica > y solicitar estos la p9tetti6 &e ^pm^ 
bacion de aquel Examinador Italiano^ pdra poddr 'iia^ 
gar k las Indias* Se verk k un Contareno expliciitidi> ftp 

liiethente clerto secrete de A^tronomia > inexplicable ante^ 
de el en toda Espanau Se v^rk deudora Espana k Ios Iia^ 

Hahosi del descubrimicnto del huevo mundo ^ de la cori-*^ 

" quista de nuevos Reynos , y de Ios tesoros de la Ame- 
rica. Quandb se trata de lois Principes protectol*es de hs 

^biienas letras 3 se advertirk honibrado h Carlos V. no para 
iiamarle Mecenas de las letras^ cottio se dice de FraMcli^b 
I; Rey de Francia , stno i fin de informarhos dei que esfO» 
dbs Monatcas tubieron en las cosas' de Italia^ mas partes 

' de la qiie convenia i^ra la trariquilidad de esta. Si ti^va. 
Cari6s V. k Espana al celebre Anattoico -Vesalio, se ha« 
Hark que fue para dafio de la anatomia > y del misma 
Vesalio ; y con este motive se leera un cuemecillo cu- 
ripso 9 que bace poco hon<»r a Ios Espaoelesic -Dcmda con- 

viene ^ 



•^ .. .». 



irteno pdfa gloirii de Bembo nombrar al ilustre Juan M&iU 
t4$ (ie Oca 9 mas benenierito en Italia de la FUosofiaqu^ 
W$ lAas insigne^ luliimos^ se le vera nombrado coq j^ 
eotths exptesioa de tm cierto Jtfan EspaAoU Si el famo3<i 
Cardeoal Ascanio Colona ^ ahandonaodo la Italia maesttiir 
de todo el .tnundo> va a estudiar el derecho Canonica 
^:Espafui> no obscame de haber salido excelente Can^*^ 
wsXA^y de haber 4ado pruebas piiblic^ en^Koro^ \p(i 
obstante > repito 3 de haber sido ademas de esto gra^ 
Mftenas de los literate^ ^ hl^brV de sufrir que di^^an t^, 
il > que^ dchio su elevacidn mas a su ^ nacim(enta jf^ alfori 
vor de M Cone d6 Bspi^Aa ^ qtie 4 su int^O&nciu en Iqa 
Canones ; (a) eii^icacioji que no usa el autor dje la historia 
literaria con otros Cardeiiales inferiores en muchp^alinQ^ 
ijto Hterario.deJ di^iidino Ascotio Cplonai ... . 

Esto 6$ quanta cdo buena intencioQ nos dice este iiiiH 

toriador.«n orden k Espa&i. $i con |a misma sana intent 

: cioo no hubi^ra callado itodo lo qi|jedebi5 Italia k loa 

J&s^anOlen que h Uustcafon to el sig|p ;«. jque divjef;^ 

id^a fiK'marian dejiueptra liter atura los qi^ ley^ea aquelM 

4tgni^in}a historia? Sinohubiarapasado en silendo <el cqA^ 

cepto que tenian de la litetatura Italiana 4e aqiiel iiglOt 

Hebrija ., Viv^s , FinqianQ ^ Oliver y £l Brqcensieji Jhsatf 

llletan vi^to w$ lec(ore$ » qu6 l(i lu^ tV^M ^par^aiojii JB^fi 

paiia aabre las cultas letras^ 1^0^^ la de|)i6 . a Italij^ .;m situ> 

•5 TdmiJff^/ :--.^ '.-Aaii..- /... ,^. \ ^.. . . 4^- 

.CalK^ffom. 7« part* z. pag. i5o« 



tSr perspiclz ingeoib / exqekita gusto y ^ in&tigable tstii^ 
dio: dd aqueUos iiHnortoIesf^* EspaAol^? A no liab^r ooii^ 
tido:io8 miichn <9scFitar6ft^tegant«9 qiietiibo Espaiiaeai; 
tiempo: de Marine0.S%ciik>>^se adv^rdria^ciue e) hM^r dplHu^^ 
didoi la^elegancia. de este Italiano pbco culto > no |ii^ p<Hrit 
%lta. de i^uen gusto ^ stno poi* tin efecto d^ At^iiQion hew 
aquel; Itatiano^ behemeritb de la* nacion Espsfiola* Si ba^, 
Uecs ma^e&tado Ja: Hiteligencia de IbS E^panoles en kx 
AstconoQida y^ «n Ja Nautica al princqpio del siglo it. y n(» 
K<afnbuim.^ Caboto ^ Contar eno d timbre de ilumi*^; 
MG^res^enaqueUas ckncia^. A no haber escageraido «i nie^i^: 
fito de Cubota > de Gtdemosro y de Vespiucio , qa apdi^' 
Kceria Espanfi deudorA k estos Italianos de los nuevot . 
Reynos y tesoros de la America. Si no hubieira qixti^ii 
ignardr. que Portugal fti^: la escuPela de Colon ^ y que all! 
fec^it^^ste memouble GoK^fesJotc^nocimieiitos pr^bi*^ 
90s> no se creeria bbra de solo el ingenioy Valpt Itfr^ 
liano d descubrimientD de un nuevb aiundo. } 

I M^Qiib e$iQmacion y qu^ i&ctos de j^ata loi^moria b^M^ > 
l^ierp: exckaicio ea lc» animos de^^sus P&y«anM el eiiidita 
AbLp 91 ert cumplimiensD de la bbUgaclon de histbriadQir 
£4 hubiese dado el debido lagar a t^tos Eipanoles fk-* ; 
mofkos '^ustr^dorei deiki Jifeiiatuta Xtaliaa^l A^^ : 

^^ Jo$ Espaiioles etiYiorp^^^ h <|^iin»f« I^HglotiJ 

i^lebjpss.^ icoki li qual.estimulwbiii- al estudto^ de las len^v 
g^a« y de las Santav EscHtwas > y ocMpjortan el"!^ 
§m^sft €jancei1e al.» A.tttar del Saltegjo fy44i»liagMr Se v^ 



.r • c r-.>, . 






JUb . antes: ctel ^CtmciUo de Tx^Qta ^ jr ique «e 4iiragam;ai>^ 
<ri» /^pone rse eo su .preaeocia los/Tedogos xl^canocidos'li 
^nienes di^ el Sc»; Ab. ^ Admhaxian en <tqaBl CdAcilifi^ 
istaptpt £$pafiQl« 4iimortale6 . que compiwcnm la. ^aftfe 
anas ooble de ^esta augusta asamblea^ y Meccmoceriii tmt 
jblen luUa . que no fueron el sistetna de rnuestros Teolo^ 
igos 1m JU]tilets$ e^colaatkas > doo la .pro&ndiddjd ^ pM^ 
jiicacta 9 ciittni yjerudicicin y ek)(|biendfl^ : veria repiavtaitcA 
iba estudiostJteoiQgiqas des{H«?a del C<RicUia' de Treptb |)dir^ 
los es&erzos de^los £s{uinolds colocadoa sobre iasipritnerab 
Ci|t$dsas de JEloma >. se acordaria ile ^ue Id 4Rimiracioo i^taib 
idlaaar6nk:Manucio.:te$, f«^ Roomiasiise^sbiiKiliIi^ 
ciiee Mafi»tn>$ JE«pa5^ que eosenaban en ellas; Tendfii 
«iibQr Italia de iiacer ostemkm de moo 6 9ei9 Exposi^ 
jlpres die los Jibros Santos i poco se^^os en su 4o<E^tHi)a^- 
4 vista de I09 dpce celebres J&^anolea que ilustraron eii' 
arlla Jus Sa^das Sseritueas :conx>br% qtie jamils perecef^ 
j^my se C0n£eiejria jQbiigada k nuestros literatoa^ por^ 
sqse quitendo ^l polto i las Bibliatecas Jtalianad^^ dieroA 
ifctliMBi vark>s v£^us£ulo$ ineditos deitos P.Pi y corrigi^ 
MO its<e<|iccione3 ^nti^as de; «ut iifbras. ^:^Y en qu^^ ble^^ 
attidb' asMQta no jQQlQii}i(tta i. nue^as literatos qae' toA 
•iiaiortiks dra€k>f«$ ileSsDdleron la Religion de stis enemif 
^ I 1% |f (ipag»v«Q eiure lo$ ingles: > y b promo vierdit 
|^c<^)nft(ll«<m^<fl«Er^i'iof (C«tsUc6s?.''{. ;r.;_-..-''.-.,r-.t ■-■'•• i- ■. -> h 

• ... Aaa % . re^ 



>Ai?. al in^igoe. Antonio. Agustin -jel lugar que le corrn^ 
{)bndid? Se hiibiera atrevido k decir,(|Qe despues 4e muertQ 
Aidato recayo ia Jumprudencia en laacostumbrada bfp* 
^^rhj ti liubiese manifts^de a Italia 9 como debiij qi]» 
4Qiichos ajios despiie^ de Alciato mantubtavcm b ilustraron 
MpL cioficia con k ertididon y la critical Agustin Gouvea;^ 
^QYHtxC^ Qiiintan^nfefias y otros Espanolcs? ^Qoe id^ taa 
tirftitt^st' n6- coQcdMTfaui lbs Italiaiios 4e msestf os Lcioa- 
4of y « sfltiek hiibiese he^o presente ^ que ws antepasadoa 
Jlafntton h los EspaSolea en: el ilustrado siglo 16. paf« 
ocupar las prilxteiFas Cfttisd^ susUnwersidades*^' y ioa 

jV€(ri6r!irba como oraculos en undi^ y dtro demchof Si ctaflrie 
liiabla de la correccion de Grscl^no > )iabieni^tf otileiaiab 
jQOe los Espsanoles tobieroli^k parte nubs trabajosa de a^io-^ 
v))a qbra; y que detHez extrangeros (^ iitterykiiefoi^ 
]oj$ iHieve &ef on Espafioles? - v - 

^* 3^fffm ^aalmenteltvlit qtie 00 «dn tos fil099las Ar«bei 
losi unicos.de que puedehacdir vainidad fispafia i si ,s^ hmt- 
foria literaria refiriese los cel^bres ^loso&>s fispafioles tfojt 
dictaron k los balianos sobre- las Csitedras de Roma ^^ fi» 
Johia , FlQfeAcia y Padua la Fito^yOa^pBiificadB 4$ la eat* 
figuft barbarie , y tVidtfza , daiMto de iulevo al: Lwao qIm-jni , 
lUosoficas escritas con eldgancia GiceroaUma. NOxpod^aii 
iQ^^frar los l|aliiinps.8iblcis '^1 pcKd^ecoro^oii qu&«tJ^ 
mado el ilustre Uormi& ^ 'Oct^^j»<bimiP^^ 

. i ..... • hxy ' 






%fty ::an.i>oiquejil en jssie Eissaya Muclio niafot ^tem^^ 
derian hacer aparatp de la gloria de CardaoOxy de Bruao^ 
por ^ haber sacudido el yugo de la antiguedad :^ ^si se ^a 
•pu^ran delutte. aqu^os £spanoteaquest3pieron^ar<roj«ttie 
i^ite dramas de el{os[> con la apttdable. circun^Qcia^ilp 
tiipie no sacndieronal misiQo. tiempo el jde^la. x^Ugitm ir , 
I : Si . en compietehcia de los • Medicos Italianos que qUerc^ 
taqtolhodoor » su patria elevadoa a las eatedr aa d^: lai , 
<Uaiveisidades * eaueangecas; ^ . . se ; haUa&cxi > en >laqaella./ift« 
<rna«atal historin los MediMMi Espafioles qu^ oregeittaron Jak 
pirmecascatedras de Italia > y esti^ietoii cercade Ida 
£apa9 pof cuatqdios des^ sdod^y idesu vlda^enolugar 
: ^f ipaf,^«Ulai36^^^^ vde qtie no JjiesB^vilam 

^ kurMedicos^ ?ias C^odcas y Cdrfe dp Espaiia > ie:ayLa(% 

fi^ianjfe que^ los.ni^ fnesen llamad<Mi>a ;las ;C<Nrtesty 
^Universidddes de Italia para eiiseaarja\pctanaci^^ 
itaaest£a^de todod mnndo. Yenanae por consistence aU 
,CPiin|i.<ffcalt8nd6cteBpc9adc^ de la glor» qfmMs: atiibtiyv 
^ Tifajboiehrtfe nmcbos descubrim^ atika h la fiil0di$% , 
cia i ODOio'de fa gran daridad que<^ comqnico^ k la bi^ , 
iMittia}tmtuiai.> si: hn^ae condQes^^ pBOeiafioenfeei ^ > i^ 
ef|K'>6J<a<)taquello6mib£CPDn<}a ptimapal jparte ^lOs EspiEraoM ^ 
1m^ No^senparsuadiriBn Joa Itali^ntfsi^ qub l^s^cieoelaa mateH 
iii|BiM9 son teri^^ la$ £^$pan)olea> ai loa 

eatico^ci^ai empleadoa^ ea Italia en ili^stca^rlaa !^i< po^ 
drian dejar de alabar la sana politico (|p ioa^ nuestrosj $i 
«lf dfoctS Itistftria^ callase el^tfifJiK^J^^^ mr.^^ 



tAbstc con !pi^98enan}a8<dbs,IttUaii^ j)or |Mrtt»Br98.fe«t8i|* 

U9« ]N^^PtaV'i^htr«^ el deredu>*(|ae ^eiie aqiieUftii'C^ 
^^IpsQ4iinWe? ^<^i^ 1^^ inmartai 

jjjpieriio d? Amonio J^gusiia 9 ^xniltwdq hsibet wkf^ el ^<:aIIl- 
-d«cior «p flas ' ecmdlios ^ do -la t aia6s»Rsfadv de 3o6 ^mkinds 

'lis ** ^j^^ 

ftal|aiio» i '^e^ wn^t^a: owno. prioiems > rost4arada« 

:i^ , no prjjra k toptos ^ili^stcea aEsp«{|iDl« : m^. ^ con $Q$%^ai^ 

4|ioi' dflisyci^ India eOL la liisttsjajsagnicfai^r 

|ir^pGnial ^V -cqiiio podrk itpi9>b^ 
Y$€^iftfecido piegQ de Mendo^a ^ tan bcofmeriio ^: JaJc*- 
tKi^ttra ludi^ de «&t9i]^t^ liadon^ J 

* f!. ^0 ^ iatDe«>;j a^<ad^4nar. ^^joe ic<!mdiiGCa - j^bssfiwA 
21^^ Id: sig<4eftt»^ taoiQ-i: ids Itafafac^ cmgnoanpma^iifwdqy 
^y^drla cbfxfroiitar io jqpie bo escilto acasspa cftr kie^ofo.;- 
<di de4^ C^paSok^^^^^^^^^ do aqgiai^ »lglo> ico« it» 

^|i|e djii:^Mde^$tosiiy ^toiltaA )dg;aq^ 

tia inaajsi^a^de lodael monda ^ 6:^v usatk^ gf^oeitlatdad 
de :adirei:ta: jqur lbs iEspanolQ^UQmi^tMspm:^ I4 ogbite ido^ 

cm 



'■VrTl 



chi impresa en TAodeMy paVa) mahiifescanr j^ah^ p^ nii 
zon tengo de quexarme de que hay^ oculta^o" todp 16 

* * 

que puedi^ servir de sirnio Honor k nuestrar fiteratura^^eti-t 
cfBrgjsi a 611 corresponsal que lea los dps 'tomos:pertene-t 
denies al siglo i6. Yo ruego al Senor Abate amigo de^ 
Tjraboschi , qtie set tome el trabajo de notar todo lo que^' 
su erudlto amigo h? 6mit;do en dichos tottios acerca d^ 
ttGfirito litKi^rib d& Ids £spa5oles en Italia , y senfenci^ 
desptrei^^si merec^h tais quejas que se haga burla d[iai> 
tl^s corAo de tidicvAus puerilidades. ; 

«^hbM&^ en ^sfgundo Ingar > que en eftttr Ensayca^ babljy 
]^incipalmente de los Espaflole^ qtie ilustraron lb Raltsy 
y^qiie^ni aun de estos puedo ti^tar con la exteta^iGrn que . 
Aereceni AI contf acio el Seiior Abate hade uil retrato- dom*> 
f\€to de tbdD9> k>^ltdlilglnos ihsighids que foeron ipt^nameil-; 
Holder si^k) H»'^8in eiaibatgo'ine'^dciy par satlsfSeeho c^' 
4^ $0 tega el plralelo del solos los £spanoIes que^ t&^ 
sidieroir €n Itiilia ^^ y dieron en ella iDuestra^ itittern 
tieaa de< su imtrtrccion en- las denciasv cdn Ids mas fa^ 
liio^os Iialtsm<)S que prodiya en. aquel tiempb au privl^ 
kgiiido t lima y T despues ie . decide y si puede aceffcars^ 
Bipivni a Italia sin riesgo de exponerse a un rubor efemoi 
PlH'a bacer este cotejb Whan de totnar los dos ulcimoa 
t^aaot^de^la hktoria literaria de Italia .^ en qtier estk pin^^ 
tadb ^n tankveleganda el sigl^ne. y y* dekaii^oi uiTilaw 
do los bellos preambulos y elogios rna^nificos^ coi) (^tf 
te ensalza la gloria de aquel siglo &ttz^ vayanse:.saxH|i;iM 

\ do 



(37^ 

4a de cada Cftpitald de lasciencias las c^Iebres ItaUaiftfs 

qiie aplaude. el hiatoriador como literatos de mas claro:: 

npmbf e ; separense despues de los respect ivot lugares de* 

itii Ensayo los Esps^ales que ilustraron las ciencias parr> 

ticulares; y hecho esco se podra juzgar del merito de 

linos y de ottos y y pot consiguiente de la gloria titerar; 

Via de ainbas naeiones en el referido siglo/ 

' Tengase tatnbieo.presente que lo« Imliani^s moderiiosi 

dg^udsq el glorioso timbre debido a Italia de maestra di^i 

tbdo el mundo> de las colonias de literatos Italianos eii^ 

yiadas It difeuentes Pxoviqcias de Eutopa para ilustrarlas 

eon Ja antorciw de -ks ciencias* !^ K . :. *1 

t AlK>ra bien: si secucntan todos los Italianos ttoinbra-* 

dos en la historia literaria cbmo ilustradores qniversales 

para compacarlos con sdlos^ los Espanoles^ que. iluminaroft^ 

%Italia ea todo genero deciencias> ^e-ballac^ >que estoe 

exeeden k los primeros en iiumeroy merfto. BasU: qi»^. 

t^ntre todos los Espanoles benemeritps de Ia& Jetrjis ixx, 

Italia 9 se forme una: noble lis^ en que se t<^ptfBoAm 

Agustin j( Sepulveda> PefpiSan'> $ucio> Saimeroa > P^re- 

la^ vTurriano 9 Maldonadei^ Mariana >:Suarez.> Vageqiis^^ 

Valencia j Toledo , Navarro > Pedrp y Alfonso .\Chacon^'^ 

Fomiduena 9 Goiivea >v Osc^ Arias Montanct 

y Aiidrfes I>agQQa;;>pi:e$anteii::lo$;I{aIianos otra Jista igual^ 

mente noble dQ f0dos $^ litt^atbs que, salieron a iluarr 

trar^ el imtndb > y se vera qual de las do & merece el primeCr 

-v.. . f.\.i. nos 




^■Mii*:^i eepeciidisd titulo><lfe Mtestra^ tbda!e};jAHindlib^ 
'l^an(d«:lQdtMflos' 'ilu3trai^ «ft aqoA tMeek^^K^ eV -m^ 

ij^^t,..'! .j' »;i. J-.'l i •...■':■: :•> ';>:--'v :> :.■•■:-:.• -^/i- ■•'.^vV ' vvi>j 

X.: Yo' iq^istera en es«fe lugiie '(^e ti Diiatisrii> de fhrencky 
para confirnJai*se mail y miks -eA idvprdpOsito xi<6 tcniel £i 

cef-mas ingemiat y duradera su d^bmbrdsa C0iiversiofti>Tef4 
fk^ei^hase que aqui nO supone- el Ab* Latmpilla^' 4a^ ^/€ik 
j^'diee bomBHs que -viviefori cfi iifhkmes si0o^ fuz^ (^\ 
Viifk'tHr'd' p^^ tjue pretende^^ y qiie. 

lelj^i de cien ESpanotes qtie vivieron en Italia ;^r«r si4 
^Wi6. iy dbtuvieiron ta'dia las primerasCat^dr^s cb toc^ 
ias; cieiicias ^ que «e emplearon eri efia en instroir h i(Mt 
ttaliahos^ y^ qutf en ^Ua /estubieiran ocupados etf ' pul^icaif: 
obra« ihmdrtkles^ ddben cohsiderai^se cdmo bidhbecHbres 
de ia liteiratura Italiana dev aqi^! siglo; Riiega /adem^^dl 
Abate lAmpillns id inuy sabio Diariista quii^r a taostiW 
iguatmeritd iiterark) eh Ids l^bttudores Aelmar rojo > h ^ 
I& iid<iionf$ Dinainaripiesa i SueM y Mosboiffta: BesptfjCsf 
djh «stb asfegtafFA al dkcreto I^arista y qde Ids insignds E$p^^ 
iible^ dtiados en e^te JBnsayoi^nb ^oii nOEoBres entetaine^itd 
dSSlftr^dds '^4j|s BibHc^echs Icaiidiia poi^ne tfb'Soid 
les Aiil()«»;*iad^fattibfeh ^¥as^:dbSter-^as«em4oi BreReg«i 
No fendria ii^es&diui^de es&r n^ 
7Mk.IK Bbb de 



trado yo todas egtas pbras ^reciables ; siendo :asi que n^ 
•he logrado diyipar eo .ellas ei . nombre df 1. ^Digri^t? , m. 
J|08 dpce tprooft.qpn fl«? I» en?iqjU.§eid0i l«.Re^iifeJi!?* lij- 
j«rari» , :?pdria; d^^epf «e . qi^jalgap bo^n HmmiVS(S>(^ctof_ 
del honor del nombre Italiano , cerrase el paso de los AI7 
pes ii senMjantes- fibros^'par^-qpe no tie ob#CMr^^a,la,fipBa 
Que goza pacifk:amente Is liceratiKs ItaUani^ :. 
., Reflexi^nesi^ poir ultjoj<?. cop duanjta ^a^poe ji^M Qll*^ 
;p4<> del agrayiQ que.hacenk Espaoa los escritores mo-f 
dernos en olvidarse ^e ella dpnde habliMn <fe. las n^oiff^ 
lijss cultivadora^ de lastietrafi ^ y qon jK> sepd]»rjKK^ 
Qfieppca g^riQ^a k Espana^ji $ii^do asi que JiaUa^i^^I^ 
d$ oro en todas las naciones. No pbstaate desafio a]l min 
flQcto que : busque en qual^iera . {lacioxrlan $igIo A^i&o 
qpe mere2ca, eete. bella titulo con mas; justic^ qoe el sigl^^ 
)6. de lar ^^panar X^eKiipo ei^ que. ll^gd^^ h Ip,$uip9od«j 
lienor la gloria military m^tenida por tantps, Capitanoif 
fsiforzados ^ quantos nui|ca vieron unidpsr Qrefi? ^ ni Hp^ 
ma^5 yen que . laf conquisi;«^ai ,.de 1^ ac^5'#f I^pl9^ ^- 
cedi(pron Jo^. linjitesf de: la$ :4e U^ Ai€m^^m ^jM Pm^: 
^s. ,Siglo en- quTj S9 f?patt:i^^,K^i^>-^«, /Europe )a liW-f 
t^tura Espau^la i y ,Basaii4o, ejr Oceano s«. comiiiuc^ atui 
Bueya muwio. SigtociBi qiietJ^.J^spanajqw nwltitod c|i| 
9bras Vjnwftalsa , (^J^o^g.ypm.'^l4\A'J|^ shoy :i«p»?^ 
tadas jppr lo$ Vtix^adepd^. 'jsa^fos icomo pr«$(0!S«$ prpdiKSf 
^hMK$del injteoio hu^aa0r,Sigk> ^:v^^ 



JteM^R^ m lidbtes flr»s bajo la* p>oteccioTi die Tiii^'^tftJj 
pioderosos Mohspcas , y petpetuaron su iri^rito con ibs^tft^s* 
«obervio8 «rioiiuBientQ;s. Sigbeh que las gbricis slirtifei 
taohmtop^i -y- al »iueVo inmidO' de lis labdi-es maidsti^ 
fwadas.5' y.«ff ijiie^d <K)nlerdo'dfe 16s • EtpafJbfes exdto fa 
feB.vidia. y -emulaci6I^ d€! todas^ las : Provindas de Etiropa^ 

5Lsi?.^"!!^?*^ «n3"« ^^^««j5'on estubo defendida, pra* 
pagada, promovida , e ilustrada por Principes , ppr C^, 

pitanes, ^(»^fit6rato§,;y.jEior tamas jdnjas santas ,;^ iiieiieg 
al presente se tributan piiblicas veneracipn^s sobre losalta-- 
tts. gY. iio. se podri llamar un tiempo como este el si^lo 
de oro de Espana co^ ^Biyqfiindai^ento quando raenos, 
como con el que se llama siglo de oro de Italia el'de' 
JiBon X , y el' de hmsXlY: «i- siglo <ie dro" de TVaacia*- 
. l?ejo al reepetable tribunal de los JiferatosdeTtalia li" 
deeMpfrde-qual de Jas -dos'ftaciones-debe'iipitfekrse deu ' 
Oot^ j-MlaEspaeote a la- IiaJiaira, '6 csta^^& ^ueUai C6- 
fejese: ef .merito de Marined ,: de Gabdto ;, de Navagero'' 
y de ComiaiBi en iltamtnar h Espa5a> coii el de cien Es-^^ 
pafiefesjiHBortalesque en-aquel sighj iliiibarbnla' jtal' 
Ua «i> todo" genero- de-ciencias y y la IfenHi'oa 'ndae Ver? 
aoky prosas -de amorei , 6 de ocib f slud d^' obf^s niuy* 
apreciadas que ooiitienen documentos ' utiiisitnPs" ; itie- 
Ataciones profufldas , eradicioa escogida , nuev6^des- 
oobrimi«i«ps ,, mueKa ^olid^E y clegaBdayTambieii bo? 
4c&n JTBs^lver los mismos 'jueces j si es mpfl que OTiid,' 
la »bia.y emdiiaIt«Uavlt.ios miaerables ingenioii' due-se 



atre* 



ftreven Ji pubjiiqir y ^ue. $i ^amo te eficfUOra algo det htmuf. 
fn loi eserpps de hs EsfiaARle^ ^ no4»y. com u^ha que pu€^ 
d(iponerse enp^r(^l^lo cop los:que baiproiuisido Ii^liajm ttukt 
generp ^ Hems todgs- de,€f^s»ncia HtH fo si^ifQ \ 4ii>:yiqnQ 
la nacion Espanola no pi4ed<^ aqerearjse k la lQiUana.>-F]aiH 
^f^a^ 6 lajgtesa > W9 riesgp de mponerse d un etemo rMfof^ <b) 

... • • % . • . . . , . . ^ ,. . 

jiiii ' I *i • • ^ ■ - ■ - - ■ T — nr 

# ' • J ■ 

, r ' ^ ■ • ^ • ' • . . •: ' - V t ' % 

" '(a) Noticia Enciclopedica de Brescia^ mim. 6^. de ^77tf# . . ; 

; <W Diari0 literarid de Flbrencia. Julio de 177S. " 




» 



ERiRATAS. 



i 






p 



> • « 



•- » . 



> 



P9g««,.4^*^..4o« lin.* I ^•••••Bo0^oiiipagn^oiM#«i**M.>.Bd|ict>ji^ 

Pag.»..*.*.....7 1 . lin«. i5.i..TolengQ..«*iit*«**««**^«««««^*«-#*«. vt^^^tf^F^Imgoy* 
Pag»**««M«o 1 07* lin«4i 9ou**pu j jU(p6«««*«*«iM.««M*^*i^«>M^*#«««Uf«ipul)I^^ 

Pag.M«M.M« 1 74* ' lin««#3>*MM#«****^fi niat«i«««fMMA**«MM*««^iMi»>t««8««<«4ra^ 

Pag«..,.....,253« lin^3Mo,»{....Cen$idera/fQA«i<^»K!^*.i^.€0m^ 
P9g—v««M«?^54* lin**a6«M<**«M.Cai;dena i^-vf«^*^^*^«^^*'»^*^*^^^^^^ 
Psi^^f^M^So* Ecu** i«f •iittMMiie ••««^iUt»^*i^!«>>»M^ 






\ 



* / 



/ 



•' u - ■• • •I'm. 1 • ■ m" ■* '■ K-j : * ^ 






INDICE 



• * .• » • ^ 



DISERTACION IV. *^ 




•n •> 



■-:<- 
'.>i 



Espafiales restmrMpn'^pronk^iiiron i ikistfardi^) 

hi tsfUd^s sagraios eh Italia en el siglo 16/ Mmori^w 

qtMt puideA ierviit de supemefOo dltw^ sepHrk&^ddlA^r 

^^^hisnria Mterwria.de .luaia ., ..^ .-• .. .v. /V.^fl^^^af^ 

§. L i^ojt UterMos Bspafiohsilustr adores y prwwtedQt'^ \ 

^- i^s.l&fai e»\\Iudiaeri::et^^ig^i6^:tUA^ 
^Kfficl^o.a AcuparunJugardUtmguidaen'l^h^^ 

rMdel:Abate( Tmaboscbi^ que^ Jos pafa pioratto, /i^r^^ 
|p II. .J^;/^4p. filfi. Josestiidios sagrados en tMiay m 

p^mdei^ el pfipiiph del pg basta €l X^nciik^^^^ 

di^TfffltQ^ Bfl$e n0iaia ds. fdgunas Esp^Ues Htmrn^ 
^resdfi, estos estudios^ei%JtdUa.\en aqueila epccA : A i^ Si^t%» 
%. III» Xa Im qtie: recihUron ^l ConciUo de^ Trento hi is* * 2 
^^^tudfos sagrados en Italia y encode eh Mundane ddbi^r 

etk [la. mayor, pfirte, 4 los. Bspafk^lesi* •il.^^i;,'^ 
f. IV* pjeAtflhlecimiem de losestiidios Ttohgim tV^lHiUA • 

d^Spugsdel Concilhde TrentOy^Juiobra dehs UspaUdleifri^ 
JjtV* iotf Santas Eserituras y y las vbtas del6i P4P.y 
. reciffkrqn^mM clGiTidad de losiiterapos Sspanol^'^ti Jta^' ' i 

li^;§fh:el:^igh 1 6i ^ 4iue de hswM cilekrW Is^dnK>siy. 7^* 
iu\h t^ V^ntiijus of^ r4i^Mper hi Iftit^^ 

rfntos ^spafU>lfis del liglo 1 6. hs bfi^ett jifpefhr^s-^ 4as^ . «^ 

- --^ 






de Italia t y^it lui 'dfiflas nacloms,'* ,,'\ ». S7. 






DISERTACION V. 



• •* * ..,^4.-1. 



jtJH mas dt los ilustr adores de los estudios sagrados , ttpf^r 
i^ Italia en fil iigh le.tantos pitt^ret EspiEpnokrH- 
nfimeritos de todds las ciencias serias^ qw sola ta Na^ 
vififi'Msft^iAola bastaiia fara en^izar fa g/orfo 4e aquei^ 

.sigh litef:(ito.K».** #..^*^ *••#•»••• /,♦. ^ ♦.» .v . v lor^ 

§. l^ l^ Jurisprudencia^ Civil y E$lesi(istica tube eif tta^ • 
U^ entre hs Bspafioles itustradares tan famoso^ cotikf 

lofi.mAf exeelet^s Jtalianox. • ...... ••♦ .,l^t6%. 

j^ Ih^Varangm de Don Antonio Agustin 4:on >^r^ /*r-^ 
V. ciMom la cieijcia del derecbo. , . • ..• .. . , • , , • ^ w /. . ii^^ 
$• lU^ Algimos t^Uosofos EspaAoles en fit iigh i6p ocup^ 
fm tl primer lugar en Italia i sibi0nmtabtitorSutHtrd^* 
^ tiif, Asl .miismoPais ni wnM ultimo^ ban cbtenidonWi^^ 
J. lYe Si estub0resem>ada a los Italiamslagtortade saeu- ' 
Aireiyugode laantiguedad en las materiAs filoscficas. i6^. 
$,-y.;Zr(7{ Medicos. Espanoles ban sido eleva^ a las Ca-^ 
! tedx0S mas fantosas delas Uhiversidadfis de haUa^ y ' 
,ikan Hustradoia Hediiina eon obras eruditas^estandocer^': 
• C0 de" los Papas como custodios de su salud y de su i>!da. 1 8 1 ; 
$. Wliltfdia debio d los Espafioks en el sigh i6.algunos 
^^^scubrjm&iaQSiVentdjososddii MediKfina ^y^opocuiAa^ 

tidad de la que se i^fundiiaaobre el Arte Andsmica. I. dou 
f yiL La mayor pme'deladaHifa que se espAfciden'^ 




. :It&li» *«*r<'/» binnria nuturnl .€in W .^^- W. se de- 
bid al ingentQ y difigencia de hs Eipofides... .. . . n^ 

S* yill. Las. Matimaticas no fuerotuterreno desconocidb 
. .a los Espanoles.:Estffs fitefQn Maestres de Ms Itkh'd. 
nos en el Arte Militar. ....••.*. 233. 

DISERTACION VI. 

p^' tttdicas^ la memria.de diferentes Espaitolefilustrei r 
qui se bicierott celehres en Itaiid en el sigh 16. comet V 

■ euUivo de Ids Bellas tetras* 

> Como asitrrismo de otros que eomptUeron la gloria de. : ^ 

-yjos lialinnos en las Artes* . , .».. * , * ., . , . . ..a^j^. 

it:l<'lM Espanates puedenaspirar uliimbre de rextattra-. ^ 
: dAret d6 las lengUas Orieniales que el Abate Tirafiot^ : ^ 

■ cbi eimeidedlos Italianos . . . * ,, . 25.1/ 

• >Elhsfueronbenemeritos en ttdtiadelaliteraiuraGriegaisk > 
S. n.' Lot halianos no abridron el camino al estudh - de'tk : ' 

anttgmdad. sin la diieccion y ayitda de hs EspaMes. . 272;^ 
$. HI. La bistoria asi Eclesidstica coma prof ana recibid '■ 

en TtaUa mucba , claridad de los Espafioles. , ... ; . , ijif^ 
fi iV. EspaHa^ did a Italia en el- sigh t<6. -Jos :Tuliofi y r'» ■ 

■ Qttintilktnos que no tenia por si. > ; . . i . , s^y- v ^ 

$. V. Ettorden d la Mitsica del sigh 16, iubieron hs B^ '■■ 

• fa0Qles. ian bien formados hs organos com hs Ita^ v 
lianos. ....... #1. .... ...,,.. /... i" • ., ■ ,«.■, 

$. VI. Los MspaMes Discipuhs de hs Italianos en las be^ 
lias Artes compitieron la gloria desus Maestros. . . 337. 

Apen- 



jV^-5* 



am 

Zot M^eres ilustfes SspoAolas. no c^cUeron d las tta-> 
lianas en kl cultivo de lai tetras aii sdUdas cotm bellas, 55 1\ 
JRefltki(mBs^brt t^do'h dicbo. m estos 4os tokas.'. ios, 

AVISO j>B'LAVr an"' " 



E 






2^ e/ t(mo primero de la segunda parH de^spe lEmi^ i 
y lA ia pags l^s* ie balla tm apenidiae mbri la pretrndidtfj 
jadtancia.de hi EspoAoks. AUi.baUo sobn el iiommiio^M^) 
ma nota que se balla a la pjog. 157; de /a, Hi«tojri« 0ri-- 
tictf.de losT^aurofide/ Sr. Dr. Don PedM N4^^s Sf&^- ^ 
teUi 9 . creyendo .que . esta • noia^ era de esth. eradita Atdtm,^ co^ 
mo Jo son otrar Hmcbas qn^ ba^ eh la mencionada Hfsiofia$ 
pero babiendo Jeido\la cartBk,de Francisco Antonto S»id*al ; 
Sr* Dott.Carlos Vespasiano yiitnpresa> al principh de lare^ 
firida Historiaf pag. 15. oHerve , que lasnotas fatestaseft 
la fiUtoria de loiTeatros yy senaladasL.con und.esirelUixi^, 
no son efectivamente del Sr.Napoles. Signe^Mi^sino d^ Don 
Carlos Vespasiano, docto Italiano iy imigd del \4Ute^r.lDem: 
cksro f ^pues.^ que quaftto b<f censumdo y \ dsi en el Apen^^ 
ce > cjMno . en M nota que \ corresponde 4 U^pag: i%7^ydel: 
t0mo primero 9 na lo ba^ escrito el Dr. Don Pedro Napolps 
SignoreHi 49^ sino Don .Carlos J^cs^Osiano. Rwga encarecidar: 
mente al. politico, Autjor deks Histpria ^\los Teatri^ it 
iirya Aisimt4ar esta.imcente. equivacacionf 



* ' <* . ' 



F-l-N, 



• • ♦ t « ■ ' » 



^•■> L.u'\\ : '. 'U)^..^:.i: -l^ 



j^ 



'i 



*' 



/ 



I 

I 



\ 



/ 



/ 



• * 



f ., 



>v 



»»; '•?' 




\